''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 26 de marzo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36

JAVIER R. PORTELLA
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario

JESÚS J. SEBASTIÁN
El laberinto de la identidad europea
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
EDITORIAL
Los idus de Mayo (68)

elmanifiesto.com

18 de mayo de 2008
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos


Cambió el mundo, sin duda. No inmediatamente, sino después, poco a poco. Y no empezó a cambiar desde el poder, ni siquiera desde los movimientos tradicionales de masas, sino desde las escuelas, la prensa, la edición, las universidades, el cine…

Mayo del 68 fue un perfecto ejemplo de “revolución cultural”, ese tipo de fenómenos que se incuban lentamente, que eclosionan sin que nadie lo espere y que, acto seguido, se extienden por todas partes sin que nadie sea capaz de ponerles freno. No hubo “director clandestino”; ni siquiera lo fue la estrategia de ocupación del poder cultural desplegada por la izquierda desde veinte años atrás, que tanto ayudó a asentar el “fenómeno 68”, pero a cuya influencia escapó rápidamente el movimiento., Después, el sistema lo asumió. De esta manera nació una sociedad mentalmente de izquierdas en un sistema económico inequívocamente capitalista. El zapaterismo, en España, es hijo de esa mentalidad.

Un fenómeno como el de Mayo del 68 sólo puede contrarrestarse con otro fenómeno gemelo, aunque en sentido inverso. A una revolución cultural sólo se le puede oponer otra revolución cultural. Ésta, sin duda, llegará. De manera tan imprevisible como la anterior, pero llegará. Quizás esté llegando ya.
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Editorial
¡HISTÓRICA VICTORIA!
Se reactivan los comentarios de artículos
El horror en la discoteca Bataclan
La visita de Alain de Benoist
Fe de erratas
Victoria del Frente Popular
Dominique Venner, ¡presente!
Este sábado, ¡todos ante los ayuntamientos! Por el honor de la patria (con perdón)
"Podemos", primer partido en intenciones de voto
Pídele a Tele5 que retire de su programación "El Gran Debate"
Corrupción, indignación y demagogia
"El Manifiesto" consigue desactivar un ataque de hackers
Lo único seguro con Obama: nada fundamental cambiará
El boom especulativo-inmobiliario hace ¡bum, pataplum!
La Mano Invisible, obligada a pedir limosna
El PP quiere deshacerse de la única tele que aún controla
¡Acabemos ya con la Guerra Civil!
Italia: ¿por fin la esperanza?
Zapatero se pone búlgaro y farruco
Los progres y el fútbol: patriotismo descremado
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36
2 Google, Facebook, tu portátil, tu televisor... te ven, te escuchan, te siguen
3 La crisis de la derecha política: modernidad y posmodernidad
4 El secreto de los populistas



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |