''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 28 de noviembre de 2014 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier Ruiz Portella  
Sigue el delirio. También Leonardo da Vinci era catalán Y la Mona Lisa
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JOSÉ JAVIER ESPARZA
Goytisolo o el odio a España

JUAN PABLO VITALI
Nostalgia de Europa

ANTONIO MARTÍNEZ
¿Qué le queda a España?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Publicar un libro gratis
 Cursos de Atención
 al Cliente
TRIBUNA
Arriba España

José Javier Esparza

5 de junio de 2008
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

Eso, “Arriba España”, es lo que el barón canario del PP, José Manuel Soria, contestó irónicamente a María San Gil, vía SMS, para enjuiciar las posiciones de la “popular” vasca sobre la unidad nacional. El SMS de Soria es bastante bobo por lo que dice, pero, sobre todo, es muy preocupante por lo que no dice, por lo que deja intuir, a saber: que una parte del PP ha sido abducida por la propaganda de la izquierda sobre la cuestión nacional.
 
¿Qué quiere decir Soria con su irónico “Arriba España”? Quiere decir esto: “Eres una franquista, María”. ¿Es María San Gil una franquista? No: no defiende la monarquía tradicional, ni la democracia orgánica, ni los principios fundamentales del Movimiento ni nada de eso. Al revés, San Gil defiende el actual sistema constitucional. Además, defiende una España unida en una sola nación, es decir, algo que es tan democrático como franquista, tan republicano como monárquico, tan liberal como carlista. Pero Soria considera que eso es específicamente franquista. ¿Por qué?
 
Soria considera que defender la unidad nacional de España es franquista porque vive en un mundo ideológico ajeno: el mundo construido desde hace treinta o cuarenta años por la izquierda española. Esa izquierda, que no fue capaz de derribar al general Franco en vida, terminó identificando –por resentimiento- a España con el franquismo. El discurso crítico contra España, la acusación contra España por su mera existencia, es un tópico de nuestra izquierda que, por otro lado, enlazó con las posiciones de los separatistas. De ahí resultó, a partir de la transición, una cultura política completamente suicida donde lo nacional-español se identificaba con la dictadura y por tanto debía ser atacado, como si no hubiera existido España antes, como si no mereciera existir después. España, como se sabe, fue sustituida por “este país”; cualquier defensa de la identidad nacional quedó excluida del debate público. La derecha aún mantenía, siquiera formalmente, un cierto vínculo con la idea de unidad nacional. Ahora incluso esto va desapareciendo.
 
No es irrelevante que quien así piensa sea un “barón autonómico”. Treinta años de práctica del Estado de las Autonomías han conducido a una situación donde las taifas regionales engordan a costa de la nación común. Esas taifas ven ahora como un peligro para su propia supervivencia cualquier reafirmación de la unidad nacional española. Este elemento no es de los que menos pesan en la crisis presente del PP.
 
Aquella gente que gritaba “Arriba España” creía que España era una unidad de destino en lo universal. Es una opción intelectualmente tan legítima como pensar que España es una nación de ciudadanos libres e iguales, como cree María San Gil. Es, por otro lado, más legítima que creer que España es un artificio histórico llamado a desaparecer para liberar a los oprimidos pueblos que la sufren, según afirman los aliados del Gobierno socialista en Cataluña y Galicia. Y es, por supuesto, mucho más legítima que entender España como una agregación inestable de taifas al servicio de las castas políticas autonómicas, según hoy va empezando a creerse en una cierta porción del PP. Soria pertenece a esta última “escuela de pensamiento”, da la impresión.
 
María, sí, tienes razón: viva España. O, al menos, sobreviva, que ya sería bastante.
 
(Nota para curiosos: el lema “Arriba España” se atribuye al regeneracionista Macías Picavea y José Antonio Primo de Rivera lo recuperó para Falange Española. El bando nacional lo adoptó durante la guerra civil y, tras la victoria, se convirtió en lema oficial del Estado. José María Pemán explicó su sentido con verbo marcial: “No servimos para cosas bajas, pequeñas o menudas. No servimos más que para las cosas altas y grandes. Por eso cuando decimos "Arriba España", en esas dos palabras, a un tiempo, resumimos nuestra Historia y ciframos nuestra esperanza. Porque lo que queremos es que España vuelva a "su sitio": al sitio que la Historia le señala. Y el sitio es ese: "Arriba". Es decir, cerca del espíritu, del ideal, de la fe... Cerca, sobre todo, de Dios”).

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de José Javier Esparza
Goytisolo o el odio a España
Las de Femen profanan Paracuellos
Largos, afilados cuchillos en el PP
Ahora el problema ya no es Cataluña: es España
La cosmocracia española
Pablito Iglesias quiere partirnos la cara so pretexto de "justicia proletaria"
Estado Islámico: ¿quién le pone el cascabel al gato?
Vomitivo festival de demagogia
¿Por qué la "sociedad abierta" no funciona frente al nacionalismo?
Putin es de otro mundo. Yo también. ¿Y usted?
Operación Urbano, 2
La verdad sobre la "Operación Urbano"
Elefante blanco (y no estaba en África)
Pedir perdón a los judíos
Dominique Venner y el destino de Europa
Soluciones a la crisis: ¿Y si liquidamos España?
La derrota de Sarkozy… y el callejón sin salida de todos
Noruega. Acabemos ya con el psicópata
Oslo: ¿Es posible que todo sea como nos han dicho?
Aborto: razones para un no
Contra la "Educación para la Ciudadanía", derecho a la desobediencia
Contra la "Educación para la Ciudadanía", derecho a la desobediencia
El hombre de la maza y la libertad primordial
El hombre de la maza y la libertad primordial
Penúltima carta palestina sobre lo de Gaza y el realismo político
Más sobre lo de Gaza (y usted y yo)
¿Degeneración? ¡Regeneración!
El Gobierno de la muerte
El día que Santiago apareció en un caballo blanco
Toda la verdad sobre la Reconquista, que para nada fue "insidiosa"
Defensa de la nación española
Cosas que han estado pasando en España mientras mirábamos la Eurocopa
Los últimos de Filipinas: los héroes de Baler
Crece el divorcio entre el PP y la derecha social
La verdad sobre el caso Federico
A la Europa de los políticos le falta grandeza
Teoría del fútbol
La primera máquina de vapor fue española: Jerónimo de Ayanz
El largo viaje del PP al centro… de un agujero negro
Inés Suárez, la conquistadora de América
Un par de cosas sobre María San Gil y el PP
¿Pero qué le pasa al Rey en la cabeza?
Fútbol, separatismo y estupidez
Lo que nadie ha contado sobre Leopoldo Calvo Sotelo
España no nació el 2 de mayo
De la indigencia moral al totalitarismo blandorro: un camino a la izquierda
El Gobierno ZP, a favor de los afrancesados
Cuando España acabó con los piratas: el capitán Barceló
El lenguaje del odio en la izquierda española
Que le den morcilla al PP
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Revista Elementos
Nº 85. El dinero: deificación capitalista
Jesús J. Sebastián
Lejos de Itaca
Peña Amaya
José Vicente Pascual
1 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Las de Femen profanan Paracuellos
2 Sigue el delirio. También Leonardo da Vinci era catalán Y la Mona Lisa
3 ANTONIO MARTÍNEZ
¿Qué le queda a España?
4 JUAN PABLO VITALI
Nostalgia de Europa
5 Nº 85. El dinero: deificación capitalista



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |