''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 19 de diciembre de 2014 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier Ruiz Portella  
Sigue el delirio. También Leonardo da Vinci era catalán Y la Mona Lisa
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JAVIER RUIZ PORTELLA
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros

ALAIN DE BENOIST
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios

JESÚS J. SEBASTIÁN
La soberanía digital
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Publicar un libro gratis
 Cursos de Atención
 al Cliente
IDENTIDAD
Esto no es sólo un ejercicio de memoria

Tu vida cambió cuando cayó Constantinopla (aunque no lo sepas)


Fue un 29 de mayo del año 1453. La capital del imperio bizantino, Constantinopla, caía en manos de los turcos. Se hundía así el baluarte oriental de la cristiandad frente al expansionismo del Islam. En España ya no se estudian estas cosas, pero ese día cambió la historia del mundo. Porque, desde entonces, buena parte de la historia de Europa fue inseparable de la amenaza musulmana en Oriente. Hoy tenemos a Turquía en las puertas de la Unión Europea. Buen momento para recordar qué significó la caída de Constantinopla. Y para evocar a los españoles que murieron allí; porque los hubo, faltaría más.
elmanifiesto.com

29 de mayo de 2007
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

RODOLFO VARGAS

El 29 de mayo de 1453, tras largo asedio de los turcos selyúcidas, caía Constantinopla, capital del Imperio Bizantino, reducido por entonces ya a una mínima expresión, pero todavía símbolo y baluarte de la resistencia cristiana contra la potencia creciente del Islam. El ejército de Mahomet II tomó la ciudad –defendida heroicamente hasta la muerte por el propio basileus Constantino XI Paleólogo– a sangre y fuego, como dos milenios y medio antes los Aqueos habían hecho con Troya al otro extremo del Bósforo. No es ésta la única coincidencia entre las dos ilustres metrópolis: Roma sería la heredera de Bizancio, como lo había sido de la antigua Ilión. En efecto, la amenaza islámica que se cernió sobre el Imperio de Oriente –y que finalmente se resolvió en su conquista por la cimitarra– provocó un éxodo masivo a Occidente de sabios bizantinos, los cuales llevaron consigo valiosos códices con las inmortales obras de los autores griegos de la Antigüedad. Su redescubrimiento en el ámbito latino de la Cristiandad dio un decisivo impulso al Humanismo, constituyendo asimismo una importantísima fuente de inspiración del Renacimiento, movimientos ambos patrocinados y promovidos por los Papas. Muchos de aquellos sabios llegaron con Juan VIII Paleólogo al Concilio de Florencia (1439-1445), convocado por el papa Eugenio IV para lograr la unión con los cristianos griegos rota por el cisma de Miguel Cerulario desde 1054. El florecimiento de la ciudad y corte de los Médicis, dicho sea de paso, se debió en gran parte a este magno evento.

El Imperio Bizantino había conocido un período de esplendor en la era de Justiniano (siglo VI), el cual logró reconquistar a los bárbaros parte de los antiguos territorios del Imperio Occidental. Después del emperador Heraclio, las disputas teológicas y las revoluciones de palacio debilitaron el poder constantinopolitano (quedó frustrado, por ejemplo, un interesante intento de unión de Carlomagno con la emperatriz Irene). El golpe más rudo lo recibió, sin embargo, de los venecianos, que desviaron la Cuarta Cruzada de su objetivo de liberar los Santos Lugares para hacerse con la opulenta Bizancio en 1204. Ello provocó, además, un recelo y un odio prácticamente invencibles de los griegos hacia los latinos. A pesar de todo, Constantinopla siguió constituyendo un valioso baluarte de la Cristiandad contra el avance de los mahometanos, cuya ambición era hacerse con Europa, como se habían hecho con Asia Menor y con el norte de África. Su caída produjo un gran vacío y un peligroso desplazamiento de la frontera defensiva cristiana (a Hungría y Polonia). Por otra parte, la Península de Anatolia, cuna que había sido de San Pablo y de las primeras y más florecientes comunidades cristianas (arrasadas por los seguidores de Alá), se convirtió en Turquía, el más potente centro del expansionismo musulmán. Lo cual nos lleva a una reflexión sobre un tema de gran actualidad. 

De Bizancio a la Unión Europea

La Unión Europea se ha ido ampliando desde su constitución hasta llegar a más o menos el ámbito que la geografía política conoce como “Europa”, a excepción de Suiza, Noruega, Islandia, la Rusia aquende los Urales y los países eslavos del ámbito balcánico. Los actuales candidatos a ingresar en el megaclub son Croacia, Macedonia y Turquía. Este último país, con una exigua parte de su territorio de la parte de acá de los Dardanelos (dato geográfico en el que se basa sus pretensiones), es hoy de indudable importancia estratégica para Occidente, por lo cual no puede desdeñarse una especial relación con Europa. Negamos, sin embargo, que esta relación deba ser a título de estado miembro de la Unión. A ello se opone la Historia, que nos enseña cómo el antiguo Imperio Turco fue un activo adversario de la Cristiandad (nombre con el que hasta un reciente pasado se conoció a Europa). No puede soslayarse el hecho de que la identidad europea se corroboró y consolidó en su secular lucha contra el agresor turco. Los hitos de esta lucha están ahí para demostrarlo: no sólo las tristes derrotas cristianas de Bosnia (1463), Rodas (1522) y de Mohacs (1526), sino los brillantes y decisivos triunfos de la Cruz en Belgrado (1456), Lepanto (1571) y Viena (1683). Sólo la Paz de Carlovitz de 1699, impuesta a la Sublime Puerta, marca un franco retroceso de los turcos, que deben renunciar en lo sucesivo a sus ambiciones de extenderse más allá de sus dominios balcánicos (donde continuarán oprimiendo a las poblaciones cristianas hasta la rebelión de éstas a lo largo del siglo XIX). 

El estatus de la actual Turquía en relación con la Unión Europea puede ser el de un estado observador, pero a condición, por supuesto, que no sea una cabeza de puente del actual expansionismo de la Medialuna, hipótesis que no debe descartarse a pesar del oficial laicismo del moderno estado turco (fundado por Kemal Ataturk) y de las manifestaciones en contra del fundamentalismo coránico (recordemos el elocuente caso de Irán, que pasó del régimen moderado del Sha a ser el exportador de la revolución islámica). Ya la fuerte presencia de poblaciones de origen turco en países como Alemania y Suiza –debida a la primera oleada inmigratoria musulmana– habla de una penetración sociológica que se ha ido fortaleciendo con los núcleos árabes de los extrarradios franceses y la ya importante implantación en España. Lo que no lograron las armas en el pasado, lo está consiguiendo la proficua natalidad de poblaciones que no creen en el control de la natalidad ni saben de aborto y que creen firmemente en su religión, en el seno de un Occidente al que ven con desprecio como autosuficiente, opulento, materialista, impío y ateo, es decir, con todas las condiciones óptimas para ser conquistado. Lo malo es que, desde el momento en el que la propia Europa ya no sabe o no quiere saber de dónde viene ni cuáles son sus raíces, cualquier cosa puede pasar. La efeméride de hoy –que es tradicionalmente considerada un importante mojón divisorio en la Historia de Occidente– nos puede ayudar a reflexionar sobre nosotros mismos y sobre los peligros que nos obstinamos en no ver.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Identidad
Frente a la inmigración, reemigración
Ya os diré lo que les pasa a los independentistas...
¡Es la guerra santa, idiotas!
Tradiciones traicionadas
Niños musulmanes se entrenan degollando muñecas blancas
Dejan que pakistaníes abusen de 1.400 niñas. Por miedo a pasar por «racistas»
La raza de las mujeres ha desaparecido
Aumenta el uso del español en Cataluña.
Los barceloneses se sienten españoles
Llamamiento del Congreso Europeo de Religiones Étnicas celebrado en Lituania
El Dalai Lama sí entiende lo que es la Gran Sustitución
¡Alá es grande! "La Monumental" de Barcelona convertida en mezquita
El Front National: el partido de la juventud (30%) y de la clase obrera (43%)
Religión y cerebro
La incomparable riqueza de la lengua española
¿Quién autoriza la venta de souvenirs tan freakis?
Un asombroso sondeo sobre la inmigración
Sin cultura española, ¿qué queda de la catalana?
Navidad, Solsticio y consumismo
Estados Unidos también es Hispanoamérica
El Descubrimiento de América, un "conceto" lleno de grandeza y, por ello mismo, aborrecible
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios
2 JAVIER RUIZ PORTELLA
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
3 Lenin, el caudillo bolchevique (III)
4 Lo de Zemmour en Francia no es un fenómeno cultural sino social
5 Alegría de caballo capado



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |