''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 25 de mayo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota

SERTORIO
El khmer rosa

JESÚS LAÍNZ
Homo calambrensis
 
La agenda oculta de la globalización
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La Nueva Derecha: en la senda de la Revolución conservadora alemana

Jesús J. Sebastián

20 de julio de 2010
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

Nietzsche, uno de los grandes iconos
de la Revolución conservadora alemana
JESÚS J. SEBASTIÁN

Revisando el otro día en este periódico el blog de Josep Carles Laínez me topé con su reflexión titulada ¿Nueva Derecha?, en la que desmontaba la ilusión de una “revolución conservadora americana” a la española, desde Aznar a Rajoy. La derecha española lleva años intentando dar el gran paso para salir de su anclaje ideológico y desembarcar en el estilo futurista –pero incoloro– del neoconservadurismo inaugurado por aquel presidente norteamericano llamado Ronald Reagan y su staff de grises cerebros postuniversitarios. ¿Es esto una “nueva derecha” o la derecha sempiterna que debe cambiar para que todo siga igual?

La Nueva Derecha (Nouvelle Droite) es un movimiento cultural –una escuela de pensamiento, según sus fundadores– que nació en la Francia de 1968 y que nada tiene que ver con los presupuestos de la derecha clásica europea. Ya en 1979 se desató un formidable debate acerca de una corriente de pensamiento bautizada, no muy acertadamente, como “Nueva Derecha”. A comienzos de la década de los ochenta, se registraron en España diversos comentarios al respecto, que debemos a Manuel Fraga, Vintila Horia, Garrigues. Aviraneta, por su parte, calificaba a la “nueva derecha cultural” como el repudio de los dogmatismos, la formulación anti-igualitaria, el doble rechazo del modelo ruso y americano, la defensa de los particularismos regionales.
 
Y Aquilino Duque en ABC hablaba en términos diferenciales: la nueva derecha, si es que lo es en absoluto, es una derecha impugnadora de la derecha, la derecha que le ha salido respondona a la derecha. Por aquellas fechas aparecía un libro, titulado La nueva derecha en una descuidada traducción española, con textos de Alain de Benoist, y posteriormente, la recopilación de Carlos Pinedo con trabajos de Benoist y Faye. De este libro, fundamental en la introducción –y fallida evolución– en España de este movimiento ideológico, hablaremos en un próximo artículo. Lo único que de momento cabe ya señalar es la recentísima publicación por parte de Áltera de una nueva antología del pensamiento de Alain de Benoist que, editada por Javier Ruiz Portella y traducida por Alejandro Salvatierra, ya ha sido ampliamente comentada en varios artículos publicados en este mismo periódico. Su interés estriba en particular en que permite al lector descubrir toda la evolución del pensamiento de este insigne ensayista: desde sus primeros textos de los años setenta hasta los de más inmediata actualidad.
 
La Nueva Derecha, liderada intelectualmente por Alain de Benoist, aparecía así bien pertrechada ideológicamente, joven y resueltamente moderna, muy difícil de asimilar, por tanto, a las versiones derechistas conocidas: a saber, una derecha economicista, gestionaria y abierta a las mutaciones ideológicas del igualitarismo y del universalismo; y una vieja derecha nostálgica, crispada en sus rencores, errores y prejuicios. En este marco, el “neoconservadurismo” de importación americana sólo fue una reacción de los valores tradicionales contra la caduca modernidad. La “nueva derecha”, sin embargo, explora los caminos abiertos por los autores de la Revolución conservadora alemana para ofrecer una alternativa distinta a la tradicional dicotomía izquierda-derecha. Autores representativos de esta corriente de pensamiento, como Heidegger y Jünger, calificaron de “interregno” al período en el que se dilucidará cuál de las dos concepciones, el neoconservadurismo de derechas o el de izquierdas, encuentra su máxima expresión en el mundo de las ideas políticas: la consecución de una regeneración histórica y cultural o la culminación de las utopías igualitarias.
 
La debilidad de la derecha clásica estriba en su inclinación al centrismo y a la socialdemocracia (“la seducción de la izquierda”), en un frustrado intento por cerrar el paso al socialismo, simpatizando, incluso, con los únicos valores posibles de sus adversarios (igualitarismo, universalismo, falso progresismo). Un grave error para los que no han comprendido jamás que la acción política es un aspecto más de una larvada guerra ideológica entre dos concepciones del mundo completamente antagónicas.
 
En fin, la derecha tradicional no ha captado el mensaje de Gramsci, no ha sabido ver la amenaza del poder cultural sobre el Estado y como éste actúa sobre los valores implícitos que proporcionan un poder político duradero, desconociendo una verdad de perogrullo: no hay cambio posible en el poder y en la sociedad, si la transformación que se trata de imponer no ha tenido lugar antes en las mentes y en los espíritus. O bien se apuesta por el “neoconservadurismo consumista”, industrial y acomodaticio, o bien recreamos una “revolución conservadora” con patente europea que, en frase de Jünger, fusione el pasado y el futuro en un presente ardiente.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 26 de julio de 2010

La Nuerva derecha es decadente

La Nueva derecha es el resultado de la rendicion no asumida de la derecha al posmodernismo, movimiento este ultimo absurdo y decadente, la N. derecha lo es incluso más ya que creen presumir de estar fuera de la decadencia general del mundialismo moderno pero exhiben la misma o peor irracionalidad y utopismo en sus planteamientos. Benoist, Faye, y tantos otros no ofrecen ninguna idea o teoria aplicable, se llenan con predicas resentidas e inutiles contra los poderes reales, y se dedican a hacer boutades ¿podria resultar viable lo que predica Banoist por ejemplo? no sin duda no, y por eso es que esta nueva derecha no calza mas alla de los dilatantes de derecha que siempre estaran fuera de la realidad criticando y sin poder hacer mas que eso

# Publicado por: Antonio (Madrid)
lunes, 26 de julio de 2010

La Nueva Derecha.

Entramos en la opción de aquellos que pretenden encasillar la realidad.
La misma no está ni a la derecha ni a la izquierda(tendríamos que preguntarnos a quiénes sirve este planteo.) Siendo los medios de ´´confusión´´ una herramienta de acción psicológica, este planteo les viene como anillo al dedo.....la izquierda,los elegidos y la derecha, lo sucio,lo malo y lo feo......Y encima agregar el término ´´nueva´´ como si
lo recién llegado tuviera algún valor, estamos ´´validando´´ un concepto
caro a la modernidad.Además,implícitamente se están reconociendo errores, supuestos errores de la ´´vieja derecha´´. La persona, como ´´zoon politikon´´ en su vida comunitaria o se esfuerza en buscar y alcanzar el Bien Común o se aparta del mismo, se desvía, allí encontraremos el meollo de la lucha política cotidiana y no aceptando ser de derecha o de izquierda.Los seres humanos, se quiera aceptar o negar, ideología mediante, naturalezas caídas, y nuestra lucha es esa,levantarnos y ayudar a levantarse y sobre todo evitar arrodillarnos ante el Becerro de Oro y que otros lo hagan.En síntesis, desde diferentes direcciones intentar llegar al Bien Común, como?, estando alertas y en tensión constante, nuestra vida debe ser una vigilia plena.

# Publicado por: Edmundo Rastellini (La Lucila.)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús J. Sebastián
La agenda oculta de la globalización
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
El laberinto de la identidad europea
El enigma Georges Sorel
El «pensamiento ambidiestro»
Hacia el Imperio interior
La revolución biotecnológica
Arqueología del fascismo
El enemigo americano
El Mito Indoeuropeo
El reverso del comunitarismo
¿Ciudadanos o átomos?
Contra el mundialismo neoliberal
¿Un antirracismo diferencialista?
¿Qué Nación?
¿Demos contra Aristos?
Homo agonalis
El sexo de los ángeles
Elogio de la disidencia
¿Para cuándo una economía alternativa?
El dilema igualitarismo / anti-igualitarismo
El TTIP: amenaza neoliberal
La soberanía digital
El fin de la soberanía
Verstrynge: o la misteriosa deriva de un náufrago político
Contra Occidente
Ortega y la catástrofe regeneradora del 14
Un relato sobre la «Nouvelle Droite» y el «Front National»
¿Una Europa alemana?
Ramiro de Maeztu
Alain de Benoist en español
España, ¿federación o autodeterminación?
Carl Schmitt, ¿otra corriente de la Revolución Conservadora?
La fascinante experiencia de la Revolución Conservadora alemana (1919-1932)
La crisis de la modernidad en España
El principio aristocrático en Ortega y Gasset
El eterno retorno al mito nacional europeo
Mishima o la redención por la muerte
Pío Baroja, una antropología del dolor
El Manifiesto de Unamuno contra las dos Españas
Ortega: Europa y la Revolución Conservadora alemana
Los gitanos, ¿un problema hindu-europeo?
El inasible concepto de raza (y II)
El inasible concepto de raza (I)
Darwin: evolucionismo o creacionismo
Conservadurismo revolucionario
frente a neoconservadurismo
El orden de las castas
El mito nórdico
Patrón oro o patrón riqueza
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 El chollo de ser inmigrante en España
2 SERTORIO
El khmer rosa
3 JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |