''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 24 de marzo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36

JAVIER R. PORTELLA
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
 
El laberinto de la identidad europea
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La rebelión de las masas

El principio aristocrático en Ortega y Gasset

Jesús J. Sebastián

16 de diciembre de 2010
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS J. SEBASTIÁN

Con toda seguridad La rebelión de las masas de Ortega y Gasset es, si no el libro más importante de su ingente obra, sí el de mayor repercusión. Al respecto, su publicación causó gran sensación entre autores destacados de la Revolución Conservadora alemana: Thomas Mann se sintió sacudido por la lectura del libro, admirado también por Friedrich Freck y Ernst Niekisch; Carl Schmitt recomendó la obra a su amigo Ernst Jünger y citó a Ortega en su ensayo La tiranía de los valores.

En La rebelión de las masas, Ortega nos anuncia un acontecimiento terrible que comienza a asolar Europa: la aparición del hombre-masa y su pleno dominio sobre la esfera pública. “Europa se ha quedado sin moral. No es que el hombre-masa menosprecie una anticuada en beneficio de otra emergente, sino que el centro de su régimen vital consiste precisamente en la aspiración a vivir sin supeditarse a moral alguna”.
 
Un inciso: ni de izquierda ni de derecha, se define Ortega, quien  advierte que ni él ni su libro son políticos, sino que se remite a la obra intelectual (que aspira a aclarar) por oposición a la del político (destinada a confundir), efectuando una confesión que, después, será la identificación política de muchos revolucionario-conservadores: “Ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil; ambas, en efecto, son formas de hemiplejia moral”.
 
La persistencia en la utilización de estos calificativos contribuye, según Ortega, a falsificar aún más la realidad, “como lo demuestra el hecho de que hoy las derechas prometen revoluciones y las izquierdas prometen tiranías”. El filósofo español pensaba que, antes de adscribirnos a una corriente ideológica, debíamos preguntarnos sobre cuestiones tales como qué es el hombre, la naturaleza y la historia, la sociedad y el individuo, la costumbre, la tradición, el estado y el derecho: “es preciso que el pensamiento europeo proporcione sobre estos temas nueva claridad”. Un anhelo que fue común entre los autores de la “Revolución Conservadora” en Europa.
 
Para empezar con La rebelión de las masas -siguiendo a Julián Marías- hay que resolver ciertos malentendidos sobre el aluvión de ideas lanzadas por Ortega en este libro. Y es que cuando Ortega habla de “masas”, el pensador no está hablando de clases sociales (mucho menos de la clase trabajadora), sino de “clases de hombres”. Para Ortega no hay división en clases sociales, sino en clases de hombres.
 
El hombre-masa, esto es, el hombre medio (o mediocre) emergente y descubierto con la revolución industrial y el triunfo de la democracia liberal, es un tipo que se encuentra en todos los grupos sociales y en todas las categorías profesionales. Porque al hablar de hombre-masa hace referencia a una dimensión vital y moral, un estado del alma. Y cuando se refiere al “hombre-masa”, distingue entre éste y otra cosa que es la masa, porque toda sociedad está compuesta de una masa y de una minoría y que el “hombre-masa” es una anormalidad, una deformación patológica que, lamentablemente, se produce con bastante frecuencia.
 
La sociedad es una unidad dinámica de dos factores: minorías y masas, lo cual constituye un hecho natural. Y la función natural de la minoría –la élite dirigente natural de Weber o los conductores de masas de Le Bon– es guiar a la masa y el destino natural de la masa es acatar las directrices de la minoría. Pero cuando habla de minorías selectas o rectoras, Ortega explica también que no se trata de clases sociales, ni siquiera de grupos sociales, sino de “funciones” (¿no nos recuerda a la ideología trifuncional indoeuropea de Dumèzil?), de tal forma que a una élite dirigente puede pertenecerse solamente de manera transitoria para ejercer una función o competencia para la que se está especialmente cualificado, debiendo reintegrarse en la masa una vez cumplido el objetivo y dando paso a los que cumplan mejores condiciones para abordar una nueva empresa. Aristrocracia, pues, en su etimología griega, como “gobierno de los mejores”.
 
Para Ortega y Gasset no merecía la pena discutir el problema de la existencia de clases sociales, pero hacía una original matización: incluso dentro de cada clase hay masa y minoría, los hombres creadores y los consumidores. El aristocratismo orteguiano es esencialmente dinámico porque establece el ciclo de la civilización como fruto del esfuerzo de una minoría egregia que ofrece al hombre-masa las ventajas y comodidades que, de otro modo, jamás hubiera alcanzado, y sobre cuyo origen “no puede ni quiere conocer”. Por ello, las diferencias de clase de su doctrina no están basadas en la desigualdad económica, sino en la distinción máxima de la inteligencia, la voluntad, la exigencia en sí mismo y el servicio a la comunidad.
 
La “rebelión” de la masa no es, pues, una revolución contra la tiranía o la opresión –con la que Ortega estaría de acuerdo– , sino una rebelión “contra sí misma”, una reacción contra su propia condición y función, una no-aceptación de un nivel inferior que intenta compensar –mediante la falsedad y la inautenticidad- mediante una elevación de su posición o mediante una nivelación de la élite con el resto. Se trataba, en suma, del mismo fenómeno que Ratheneau calificaba como la invasión vertical de los bárbaros o la revolución por lo bajo (Revolution von unten) de Spengler.
 
En este concepto dinámico de sociedad se integra mediante dos polos opuestos que originan en ella un movimiento de tensión-extensión: minorías y masas, formadas por hombres-señores o por hombres-esclavos, estos últimos seres mediocres en los que se repite un tipo genérico definido de antemano por los valores imperantes de la moral burguesa o progresista triunfante en cada momento o por los dictados de la modernidad, siervos de una civilización decadente que pugna por la nueva nivelación-igualación consistente en rebajar o disminuir a los que se sitúan por encima atrayéndolos a un estrato inferior. El hombre-masa es también el hombre “libre y moderno”, heredero de la decadencia cultura europea, según Evola el “esclavo emancipado”, un ser asocial, aséptico, profundamente desequilibrado y vacío.
 
El problema de la Europa entonces contemporánea es, precisamente, que el hombre-masa ya no reconoce ninguna instancia superior fuera de sí mismo ante las que subrogar su vida y su moral: “El hombre es un ser constitutivamente forzado a buscar una instancia superior. Si logra por sí mismo encontrarla, es que se trata de un hombre excelente; si no, es que es un hombre-masa y necesita recibirla de aquél”. Y buena parte de culpa de las posibilidades de ascenso del hombre-masa la tiene la ciencia europea que, en su progreso, ha hecho imprescindible la especialización, la parcelación de la sabiduría y el conocimiento en unidades cada vez más pequeñas y desconectadas de las demás, perdiendo con ello una visión global del saber humano. Así que, según Ortega, el prototipo del hombre-masa no es el obrero o el burgués, sino el especialista, el experto, algo así como un sabio-ignorante, en suma un auténtico “bárbaro” fácil de manipular, el hombre heterodirigido de Riesman. Es, en definitiva, la perfecta descripción del hombre característico del siglo XX.
 
Por eso dirá Ortega que “fascismo y comunismo son dos típicos movimientos de hombres-masa” que, lejos de ser verdaderas innovaciones, repiten un guión histórico reiterativo. Para él, el comunismo es una “moral extravagante” y aspira a oponer a esa “moral de esclavos” una nueva moral occidental que incite hacia un nuevo programa de vida. Y es que estos fenómenos políticos se explican por la tendencia del hombre-masa a la violencia y el aplastamiento de la libertad, una nueva forma de “primitivismo” que se abandona a la necesidad de una “vida vulgar” frente a las “vidas nobles” presididas por el esfuerzo, la voluntad y la exigencia. Ya Nietzsche había expuesto su antítesis entre una “moral de señores”, aristocrática, propia del espiritualismo en sentido europeo intrahistórico, y una “moral de esclavos”, de resentimiento, que correspondería al cristianismo, al bolchevismo y al capitalismo demoliberal.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 22 de diciembre de 2010

LA MUERTE DEL ESPIRITU

Naturalmente que Ortega habló siempre desde el hombre que habitaba en él y nunca desde opción política alguna. Hoy sigue vigente por acuciante su pensamiento. El hombre-masa pretende vivir sin moral alguna y por ende sin límite alguno. La idea del límite del mundo griego se ha eliminado como se ha eliminado el espìritu y éste y no otro es el problema más grave del hombre de hoy, es licito matar, es lícito aplicar la pena de muerte, es lícito violar, es lícito imponer en todas las facetas conocidas o no, da igual.El espíritu no es más que la condición endógena de dar luz, de aclarar la total ignorancia sobre nuestra condición y existencia. Urge la rebelión,sí, pero la rebelión contra la muerte del espíritu y no puede hacerse de otro modo si no es creando espíritu y para eso están los escritores, cineastas, pensadores, científicos y un Estado que debe, al menos escuchar las aclaraciones de éstos. También ese hombre solitario que pasea sin rumbo y se pregunta qué diablos hacemos aquí. JAVIER CORRES, Escritor.

# Publicado por: JAVIER CORRES (ALSASUA)
jueves, 16 de diciembre de 2010

HACE FALTA UN RUMBO NUEVO

Gran artículo por lo ignorante de muchos autores que cita pero sobre todo por ese movimiento tan especial que fue y es la rev. conservadora ; A mi me da que simpre hay gente dispuesta a llevar y creer en este estilo de vida, pero que siempre será minoritaria,porque apela a lo excelso que todos tenemos en el equipaje,pero ay,,,exhige sacrificios,,,Quizá con la nueva situación de paro generalizado y violencia in crecendo que se avecina Tengamos que mirar mas pronto que tarde a la tierra que nos da de comer material y espiritualmente y rendirle pleitesia continua,,, br Quizá sea demasiado tarde...... br Hay que desde luego qyue llenarse de energia o de sapienciapara torear el estoque diario a diestro i siniestro br br Una pregunta don Jesús... br ¿que autores...de los citados se dejaban llevar por el humor de vez en cuando? br

# Publicado por: alejandro (alicante)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús J. Sebastián
El laberinto de la identidad europea
El enigma Georges Sorel
El «pensamiento ambidiestro»
Hacia el Imperio interior
La revolución biotecnológica
Arqueología del fascismo
El enemigo americano
El Mito Indoeuropeo
El reverso del comunitarismo
¿Ciudadanos o átomos?
Contra el mundialismo neoliberal
¿Un antirracismo diferencialista?
¿Qué Nación?
¿Demos contra Aristos?
Homo agonalis
El sexo de los ángeles
Elogio de la disidencia
¿Para cuándo una economía alternativa?
El dilema igualitarismo / anti-igualitarismo
El TTIP: amenaza neoliberal
La soberanía digital
El fin de la soberanía
Verstrynge: o la misteriosa deriva de un náufrago político
Contra Occidente
Ortega y la catástrofe regeneradora del 14
Un relato sobre la «Nouvelle Droite» y el «Front National»
¿Una Europa alemana?
Ramiro de Maeztu
Alain de Benoist en español
España, ¿federación o autodeterminación?
Carl Schmitt, ¿otra corriente de la Revolución Conservadora?
La fascinante experiencia de la Revolución Conservadora alemana (1919-1932)
La crisis de la modernidad en España
El eterno retorno al mito nacional europeo
Mishima o la redención por la muerte
Pío Baroja, una antropología del dolor
El Manifiesto de Unamuno contra las dos Españas
Ortega: Europa y la Revolución Conservadora alemana
Los gitanos, ¿un problema hindu-europeo?
El inasible concepto de raza (y II)
El inasible concepto de raza (I)
Darwin: evolucionismo o creacionismo
Conservadurismo revolucionario
frente a neoconservadurismo
El orden de las castas
La Nueva Derecha: en la senda de la Revolución conservadora alemana
El mito nórdico
Patrón oro o patrón riqueza
Una biología histórica de España (I): mitología
La bancarización del Estado
¿Democracia o usurocracia?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Quieren prohibir las procesiones de Semana Santa: "esa ofensa al islam"
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Perderéis como en el 36
3 Google, Facebook, tu portátil, tu televisor... te ven, te escuchan, te siguen
4 La crisis de la derecha política: modernidad y posmodernidad
5 El secreto de los populistas



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |