''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 20 de octubre de 2014 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier Ruiz Portella  
Ya os diré lo que les pasa a los independentistas...
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JAVIER RUIZ PORTELLA
Debate sobre paganismo y cristianismo

ALAIN DE BENOIST
La Era de las Redes

PERE SERRAT
100.000 catalano-españoles se lanzaron a las calles de Barcelona

JOSÉ JAVIER ESPARZA
La cosmocracia española
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Publicar un libro gratis
 Cursos de Atención
 al Cliente
TRIBUNA
El sectarismo político

Juan Pablo Vitali

5 de julio de 2012
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JUAN PABLO VITALI

El sectarismo político es a veces una gran tentación. Puede basarse en cosas ciertas: por ejemplo en cómo está el mundo, en la degradación de las masas, en la falta de voluntad del conjunto. Motivos nunca faltan. Y aún motivos válidos que todos sufrimos y conocemos.

Compartiendo esos motivos llegamos a constituir en ocasiones un grupo muy especial. Nos amurallamos en un círculo estrecho y a poco andar nuestra actitud nos parece la única correcta. Terminamos entonces ordenando nuestro pequeño grupo al modo de una secta, estableciendo unas jerarquías la mayoría de las veces inútiles y ridículas, sobre todo tratándose de tan poca gente y tan especial. Gente por lo demás bastante reacia a admitir jefaturas, porque cada uno se cree con una capacidad innata de liderazgo. A su vez el jefe sectario suele ser patético, creyéndose el elegido de los dioses y dando voces a diestra y siniestra, las que a menudo nadie oye y menos aún obedece.
Todo esto lo he visto muchas veces y en gente a la que en el fondo estimo. Quizá por eso me cause tanta tristeza. Las sectas suelen creer que los que están dentro de sus límites son los únicos que sufren el mundo y comprenden lo que pasa. Y esto de ningún modo es así. Aunque insulten al que crean equivocado, que suele ser todo aquel que está fuera de la secta, no por eso las cosas cambiarán.
El absoluto fracaso político siempre se debe a un hecho exterior para los sectarios, y cualquier éxito de quienes pueden competir con los espacios que la secta ha marcado como propios, siempre es sospechoso de todo lo peor y pasible del insulto. Y el insulto es algo más triste aún, cuando proviene de gente en absoluta soledad. Aunque en política los resultados nunca son absolutos, cabe preguntarse si es normal no tener jamás un resultado positivo sin plantearse una autocrítica.
Otra de las características sectarias es buscar siempre un resultado directo. Vale decir hacer la revolución en una noche de gloria o en una marcha triunfal. Algo que muy pocas veces se da. En política se conduce en el desorden, porque así es la vida. Un desorden relativo en el que se avanza y se retrocede, en un constante movimiento de aproximación indirecta en torno al objetivo.
La actitud sectaria suele volverse en contra. Las energías cercadas y limitadas por el sectarismo, terminan dañando las fibras internas que no encuentra más salida que la constante autolesión. Se termina odiando todo aquello que ha tenido la capacidad de desarrollarse políticamente “extra muros”. Es un problema de actitud psicológica.
La idea de pueblo siempre está por definición extra muros y nunca se compadece con la proyección teórica que nos hacemos. La energía y la dinámica creadora de los hechos siempre suele venir de sitios bastante imprevistos. La realidad es tan cambiante y compleja como la vida, y el modo como desarrollamos nuestras ideas políticas debe adecuarse a la realidad. Es una cuestión de actitud.
Si esperamos estar de acuerdo en todo y que las condiciones sean óptimas nunca comenzaremos a actuar. El sectarismo me produce cierta tensión desagradable como si siempre me estuvieran vigilando. Y lo peor es que consume una energía que podría utilizarse en algo mejor.
Fracasar en lo que se emprende es siempre una posibilidad. Ser sectario es haber fracasado antes de empezar. Y de todos modos, a la naturaleza de las cosas no le interesa ni le preocupa nuestro sectarismo. Seamos amplios y generosos al menos con quienes compartimos objetivos fundamentales. Para apretar los dientes ya tenemos demasiados enemigos irreconciliables.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 06 de julio de 2012

occidente

Nosotros en occidente hemos inventado las izquierdas derechas, nos matamos por eso, en el resto del mundo , un chino ayuda a otro chino, un islámico a otro islámico etc. Quizás sea hora de empezar a darnos cuenta de que nuestros enemigos políticos están fuera de occidente, aquí mismo solo tenemos rivalidades,sobre como hacer determinadas cosas, pero nada mas.

# Publicado por: elio cesar (Uruguay )
jueves, 05 de julio de 2012

Efectivamente

Efectivamente. Personalmente tengo, muy cercano a mi circulo, un caso de cerrazón absoluta. br Es persona a la que aprecio y en la que tengo una gran confianza. Es, además, persona culta, de carrera universitaria y con un cargo de responsabilidad en el pueblo donde vivo. br No hay forma de hacerle entender que, quien ostenta ideas contrarias no es, en absoluto, opositor u oponente sencillamente politico. todo el mundo que no es de izquierdas es, sencillamente, enemigo. br Se me ocurre hacer el comentario de: ´´Quien a los veinte años no es de izquierdas no tiene corazón. Quien a los cuarenta sigue siendo de izquierdas, no tiene cerebro. O tiene un cargo publico que defender´´ br Casi fue motivo de ruptura de nuestra relación de amistad. br Efectivamente, pues, el reportaje es la cruda realidad que nos rodea.

# Publicado por: niolvidoniolvidare (Valencia)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Juan Pablo Vitali
Los histéricos
Cultura y militancia
"Ellos y nosotros"
Argentina: de país europeo a país sudaca
Europa vista desde el otro lado de la mar
Es hora de definiciones
Ser criollo
¿Una religión única, verdadera y universal?
El mundo nunca fue un lecho de rosas
Separarse, ¿para generar qué?
Del comunismo al capitalismo. O de oca a oca, y tiro porque me toca
El criollismo
La lengua, la fuente de todo
Brasil y Egipto: dos malos alumnos del mundo globalizado
El último hombre blanco
La identidad de los pueblos indígenas
Matar al Otro
Saludo, desde el otro lado del mar, a Dominique Venner
Ruina
Se le apareció el pajarito de Chávez
Inglaterra y Argentina
Escupir sobre los padres. Odiarse a sí mismo
El Papa y nuestros amigos argentinos
En la muerte de Chávez
El racismo antiblanco y anticriollo en América
Argentinos y españoles
Cierto sentido romano de la vida y del poder…
Tampoco la Guerra Civil de EE. UU. fue lo que nos han dicho
El gran destino de una lengua
España y América. América y España
¿Cree usted en el Progreso?
El arraigo
20-N: Gran huelga general (en Argentina)
Argentina se echa a la calle
Si alguien quiere hacer algo... ya seremos dos
Crear un mundo
12 de Octubre de 1492
12 de Octubre de 2012
Los Estados-empresa
¿América Latina = América romana?
Los griegos no necesitaban la ecología
Muere Gore Vidal. "Crece el desierto"...
La homosexualidad
De dioses y religiones
Los "top manta"
Europa: pagana y cristiana
Todo son negocios
Pobres los hombres sin mitologías
¿En manos de quién está el poder?
Contra la muerte de la Tierra y del espíritu
Los mercaderes del Templo navideño
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Los dientes del espíritu
José Vicente Pascual
1 JAVIER RUIZ PORTELLA
Debate sobre paganismo y cristianismo
2 El judío que dudaba del Holocausto y acabó reconociendo la verdad
3 España, ¿Estado de derecho… o de desecho?
4 ALAIN DE BENOIST
La Era de las Redes
5 "Es mi decisión." El adiós de una joven enferma de cáncer



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |