''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 29 de julio de 2014 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier Ruiz Portella  
También Santa Teresa era catalana. Y Cervantes, y Colón, y los Tartessos (de Tortosa), dicen los separatas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


ALAIN DE BENOIST
Dos Américas. La que amamos (y II)

DAMIÁN RUIZ
Libertad política y libertad psicológica

JOSÉ VICENTE PASCUAL
Master Class
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Psicólogos Madrid
 Psicólogos Mundo
 Cursos de Atención
 al Cliente
IDENTIDAD
Este 16 de julio se han cumplido 800 años

Las Navas de Tolosa: la victoria que salvó a España y a Europa


Y pese a la importancia decisiva de la gran batalla librada al norte de la provincia de Jaén, su aniversario ha sido ignominiosamente silenciado. Pero si los políticamente correctos se callan, nosotros, en El Manifiesto, no lo hacemos. Ahí está este artículo extraído de "La gesta española" de José Javier Esparza.
José Javier Esparza

30 de julio de 2012
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ JAVIER ESPARZA

En la Historia de España hay algunos hechos que son absolutamente fundamentales porque cambiaron el curso de las cosas. Uno de ellos es la batalla de las Navas de Tolosa, en 1212, durante la Reconquista. Allí, en el norte de la provincia de Jaén, se frustró el último intento islámico por recobrar el terreno perdido en la península. Y allí combatieron, codo con codo, caballeros de todas las tierras de España contra el enemigo común. La batalla dejó escenas épicas que durante mucho tiempo alimentarían las crónicas. Fue un episodio esencial de la gesta nacional española.

Vamos a situarnos hacia 1200. La Reconquista está atascada. Una sucesión constante de luchas y treguas ha llevado a un punto muerto. En Al-Andalus hay un nuevo poder: el de los almohades. Toda la historia de Al-Andalus responde al mismo esquema: una invasión africana lleva al poder a una nueva élite religiosa y guerrera; esa élite se instala, florece una España mora, el poder se suaviza y, acto seguido, viene una nueva invasión, cada vez más fundamentalista, que vuelve a someter la España islamizada a un yugo férreo, para descomponerse después. Así, tras el hundimiento del Califato llegaron los almorávides; cuando los almorávides se suavicen, llegarán los almohades; después vendrán los benimerines. Ahora estamos a finales del siglo xii y los que han llegado son aquellos almohades, procedentes del sur de Marruecos. Al frente del nuevo poder hay un hombre importante: Abu Abd Allah Muhammad Al-Nasir, hijo del primer gran jefe almohade en España y de una esclava cristiana. Era el emir de los creyentes, es decir, el Amir-al-muslimin. Las crónicas españolas lo llaman el Miramamolín.
Frente a este poder amenazante, la España cristiana atraviesa momentos delicados. Durante los decenios anteriores, la frontera había descendido hacia el sur hasta situarse aproximadamente en Sierra Morena. Alfonso VII de Castilla había logrado pactar con los almorávides para contener a los almohades. Cuando el rey muere, le sucede su hijo, Alfonso VIII, que busca prolongar la obra de su padre, pero sufre una gravísima derrota en Alarcos, en 1195. Eso va a crear un deseo permanente de revancha en Alfonso VIII. Alarcos no fue sólo una derrota militar: fue también un desastre político. Los almohades tuvieron a su alcance Toledo, y si no llegaron a tomarlo fue porque no lograron asegurar el abastecimiento de sus tropas más allá de Sierra Morena. Al mismo tiempo, el prestigio del nuevo rey castellano cayó en barrena y empezó a verse acosado por reclamaciones fronterizas de sus vecinos navarros y leoneses. Aragón seguía siendo firme aliado de Castilla, pero eso era lo único estable en la crisis de la España cristiana.
La Cruzada
Como los moros no tenían fuerzas suficientes para superar el Valle del Tajo ni los cristianos recursos para pasar Sierra Morena, ambas partes firmaron una tregua por diez años en 1197. Pero nadie ignoraba que las hostilidades se reanudarían. En Al-Andalus se producen movimientos importantes: muere el viejo Miramamolín y le sucede ese al-Nasir del que antes hablábamos, hijo de una esclava cristiana. Al-Nasir es duro y fanático: ha jurado llegar a Roma y que su caballo abreve en el Tíber. El nuevo Miramamolín no duda: pronto recluta un formidable contingente de almohades en Marruecos, al que se suman millares de bereberes, árabes y andalusíes; con ese refuerzo espera dar el asalto final a la potencia castellana. La enorme hueste mora cruza Andalucía y llega a Sierra Morena, pero al-Nasir recuerda los problemas de abastecimiento que sufrieron los ejércitos de su padre, así que no cruza las montañas, sino que dispone sus tropas en torno a Despeñaperros: ahí, desde lo alto, aguardará a unas tropas cristianas que previsiblemente llegarán exhaustas.
Respecto a los cristianos, que saben lo que está pasando, reaccionan con la natural inquietud. Alfonso VIII sigue obsesionado con tomarse la revancha de Alarcos y terminar la obra que empezó su padre. Pero su ejército es mucho menos numeroso que el contrario y, además, mantiene sus problemas fronterizos con Navarra y León. Así las cosas, y por consejo del arzobispo de Toledo, Antonio Jiménez de Rada, Alfonso VIII toma una decisión trascendental: se dirige al Papa, Inocencio III, para pedirle que proclame Cruzada su campaña contra el Islam. La proclamación de la Cruzada significaba dos cosas fundamentales: una, que miles de combatientes de toda la cristiandad acudirían a engrosar la fuerza castellana; la otra, que cualquiera que atacara a Castilla durante la Cruzada quedaría excomulgado, lo cual permitía a Alfonso VIII despreocuparse de lo que navarros y, sobre todo, leoneses pudieran hacer en la retaguardia.
El Papa proclamó la Cruzada en mayo de 1212; en seguida empezó a predicarse por toda Europa. Mano de santo: el Rey de Navarra, Sancho VII, terminó prestando su apoyo a Castilla. El de León no le imitó, pero sí permitió que cientos de caballeros leoneses y gallegos acudieran a la batalla y, desde luego, se abstuvo de cualquier hostilidad en la retaguardia castellana. El rey de Aragón, Pedro II, un caballero de los pies a la cabeza, apareció con tres mil guerreros. Y sobre todo: durante varias semanas, miles y miles de combatientes europeos afluyeron hacia Castilla; venían muchos de Provenza, encabezados por el arzobispo de Narbona, pero los había también italianos, lombardos, bretones, alemanes… Junto a ellos, una ingente muchedumbre de mujeres, jóvenes y otras gentes recorren los caminos de Aragón y Castilla para asistir a la cruzada.
Lo de la Cruzada europea, con todo, salió bastante mal. Los europeos estaban acostumbrados a unas reglas de guerra extremas: saqueo y degollina. En España, por el contrario, se había hecho norma casi general respetar la vida del vencido cuando éste abandonaba sus fortalezas. Este asunto creará problemas serios en Malagón, donde los europeos acuchillaron a los vencidos, y en Calatrava, donde Alfonso VIII no permitió que se hiciera. Entonces los europeos la emprendieron contra las juderías locales, y eso creó un nuevo conflicto. Para colmo, la marcha de los ejércitos hacia el sur se vio afectada por los habituales problemas de abastecimiento, lo cual sometió a los cruzados a privaciones que para los españoles ya eran costumbre, pero que los europeos no aguantaron. Algunos caballeros provenzales se quedaron con la hueste; el resto de los cruzados se marchó. Las tropas cristianas quedaban reducidas a un tercio.
A este contratiempo de los cruzados se añadió otro nada menor, y es que cuando los cristianos llegaron a las montañas descubrieron que los pasos de Despeñaperros —que entonces se llamaba el Muradal— estaban tomados por los moros. La situación era endiablada: para dar batalla al ejército moro había que atravesar un desfiladero —el de La Losa— atiborrado de enemigos. Alfonso VIII teme un nuevo Alarcos. Pero entonces ocurre algo providencial: un pastor aparece en el campamento de las avanzadillas cristianas, bajo el mando de Lope de Haro, hijo del Señor de Vizcaya, y les revela que existe un paso desguarnecido. Es el desfiladero que hoy se conoce como Puerto del Rey y Salto del Fraile. A través de él, los cristianos franquean Despeñaperros y llegan al otro lado, frente al ejército del Miramamolín.
La batalla más grande
Todo está ya dispuesto para la batalla; probablemente, la más numerosa librada hasta entonces en tierras españolas. Hoy se calcula que por parte almohade combatieron más de 100.000 hombres, y del lado cristiano unos 70.000. Podemos quedarnos con una estampa: la de casi todos los reyes de España (el de Castilla, el de Aragón y el de Navarra), con sus ejércitos y, además, con caballeros de León y de Portugal, y con las milicias de las ciudades. Es ya toda España la que está ahí, junta, por encima de las querellas entre reyes y patricios. España no sólo está junta, sino que además está sola: casi todos los cruzados europeos que habían venido a echar una mano han abandonado el campo. Y es esa España junta y sola la que derrota al mayor ejército musulmán que había aparecido hasta entonces en Europa. Eso fue la batalla de las Navas de Tolosa. Jiménez de Rada, arzobispo de Toledo, contó sus primeros compases:
Alrededor de la medianoche del día siguiente estalló el grito de júbilo y de la Confesión en las tiendas cristianas, y la voz del pregonero ordenó que todos se aprestaran para el combate del Señor. Y así, celebrados los misterios de la Pasión del Señor, hecha Confesión, recibidos los sacramentos y tomadas las armas, salieron a la batalla campal. Y desplegadas las líneas tal como se había convenido con antelación entre los príncipes castellanos, Diego López con los suyos mandó la vanguardia; el conde Gonzalo Núñez de Lara con los freires del Temple, del Hospital, de Uclés y de Calatrava, el núcleo central; su flanco lo mandó Rodrigo Díaz de los Cameros y su hermano Álvaro Díaz y Juan González y otros nobles con ellos; en la retaguardia, el noble rey Alfonso y junto a él, el arzobispo Rodrigo de Toledo. […] En cada una de estas columnas se hallaban las milicias de las ciudades, tal y como se había dispuesto. El valeroso rey Pedro de Aragón desplegó su ejército en otras tantas líneas; García Romero mandó la vanguardia; la segunda línea, Jimeno Cornel y Aznar Pardo; en la última, él mismo, con otros nobles de su reino. El rey Sancho de Navarra, notable por la gran fama de su valentía, marchaba con los suyos a la derecha del noble rey, y en su columna se encontraban las milicias de las ciudades de Segovia, Ávila y Medina. Desplegadas así las líneas, alzadas las manos al cielo, puesta la mirada en Dios, dispuestos los corazones al martirio, desplegados los estandartes de la fe e invocando el nombre del Señor, llegaron todos como un solo hombre al punto decisivo del combate.
Cuando uno repasa hoy los movimientos de la batalla, tiene la impresión de estar ante una partida de ajedrez. El Miramamolín juega sus piezas: una tropa más numerosa, sin caballería pesada, pero con formaciones muy ágiles que atacan a la caballería cristiana por los flancos y, sobre todo, con arqueros letales que desorganizan a la vanguardia enemiga. Alfonso VIII tampoco es manco: la caballería cristiana despliega refuerzos en los flancos para protegerla de ataques, los infantes combaten mezclados con los caballeros para que el ataque enemigo no desorganice a las gentes de a pie. Son las tácticas que tanto los musulmanes como los cristianos han ido perfeccionando en Tierra Santa, en las batallas de las cruzadas, y que unos y otros conocen ya a la perfección. Para la historia militar, la batalla de las Navas de Tolosa es un ejemplo de libro. Para nosotros, y por decirlo en dos palabras, la cosa consistía en lo siguiente: los españoles tenían que procurar alcanzar en masa compacta de caballería las líneas centrales enemigas, para aplastar al moro; los moros, por su parte, iban a intentar por todos los medios destrozar el ataque cristiano, dividiendo su fuerza, desorganizándola y, acto seguido, aniquilándola.
Las tres alas del ejército cristiano cabalgaron contra el enemigo. La caballería española arrasó sin contemplaciones las primeras líneas de la fuerza mora, compuestas sobre todo por voluntarios que habían acudido a morir en la Yihad, en la guerra santa. Pronto llegaron al pie de las lomas donde se hallaba la fuerza central del Miramamolín. Pero ese era el momento que el hábil moro esperaba: con la caballería cristiana cansada por la cabalgata y ahora combatiendo cuesta arriba, al-Nasir ordena la carga de su mejor fuerza, los veteranos almohades, que se lanzan pendiente abajo, chocan con los cristianos, los clavan en el terreno y empiezan a desorganizar sus líneas. Era el movimiento previsto por el Miramamolín: con los cristianos inmovilizados, ahora todo sería tan sencillo como aniquilarlos a fuerza de flechas y piedras.
La última carga
El primer movimiento cristiano parece haber fracasado. Alfonso VIII, el rey de Castilla, ve banderas en retirada. Le vuelve el recuerdo de Alarcos y cree que esa enseña que se retira es la de Diego López de Haro y sus vizcaínos. Pero no. Con el rey, en el puesto de mando, están el arzobispo de Toledo y un concejal de Medina del Campo que le sacan del error. Sabemos lo que pasó. Esta fue, más o menos, la conversación. Habla el rey:
El rey. — Mirad, Arzobispo, como vuelve la seña de don Diego. Todo ha fallado.
Arzobispo. — ¿Estáis seguro?
Concejal. — Perdonadme, Señor.
El rey. — Decid, ¿quién sois?
Concejal. — Andrés Roca, señor, de Medina del Campo. Y esa no es la enseña de don Diego. Mirad más adelante y veréis vuestra enseña, y don Diego con la suya. Los que huyen, los villanos somos, que no los hidalgos. Esa enseña que huye es la de Madrid.
El rey. — Cierto. Don Diego y los suyos se baten a pie firme. Pero no podrán aguantar mucho tiempo: el moro los ha envuelto y los ha fijado al terreno. Pronto los arqueros de Miramamolín los exterminarán. Ha llegado el momento. ¡Caballeros! ¡Disponed la carga! ¡Señales a Aragón y Navarra! ¡Santiago y cierra, España! Y vos y yo, Arzobispo…
Arzobispo. — Decid, Señor.
El rey. — Arzobispo, vos y yo aquí muramos.
Ese era el movimiento que Alfonso VIII se tenía guardado: una nueva masa compacta de caballería, salpicada de infantes y con el propio rey al frente, arrolla la línea de combate, disgrega la resistencia mora y se planta ante la última línea de defensa del Miramamolín, el palenque. Aquí se encuentran con algo que a nosotros hoy nos sorprenderá, pero que ellos ya conocían: una gruesa empalizada fuertemente amarrada con cadenas y protegida por una línea de guerreros enterrados hasta la rodillas. Eran los imesebelen, que quiere decir los «desposados». No se trataba de esclavos, como dicen muchas fuentes, sino de voluntarios fanáticos que habían jurado dar su vida en defensa del Islam y que se hacían enterrar así, hasta las rodillas, para evitar la tentación de huir y asegurarse el sacrificio luchando hasta la muerte. Murieron, claro.
Todo el éxito de la táctica mora dependía de una sola cosa: que la fuerza cristiana que llegara al palenque no fuera demasiado numerosa y, por tanto, no pudiera perforar la defensa. Para eso deberían haber bastado las reservas de veteranos almohades movilizadas por el Miramamolín. Pero Alfonso VIII había calculado muy bien los tiempos: ordenó su última carga cuando a los moros les quedaba ya muy poca fuerza por movilizar, de manera que las tropas cristianas que llegaron hasta el palenque, protegido por la empalizada y aquellos imesebelen, fueron muy numerosas. Los cristianos perforaron las defensas. La tradición dice que fue Sancho VII de Navarra el primero en romper aquellas cadenas, y aquí respetaremos la tradición. Una vez dentro, los moros ya no tenían nada que hacer: sus arqueros y honderos no tenían espacio físico para usar sus armas y nada podía oponerse entonces a una carga de caballería pesada. La escabechina debió de ser terrible. El Miramamolín, derrotado, huyó a toda prisa a lomos de lo primero que encontró: un burro. El arzobispo de Toledo y los demás clérigos presentes en el campo de batalla entonaron el Te Deum laudamus.
La batalla de las Navas de Tolosa fue fundamental en la historia de España y de Europa. Cualquier intento musulmán por recuperar el terreno perdido quedaba definitivamente desarbolado. Los pasos de Castilla hacia Andalucía quedaban en manos cristianas. Las querellas entre los reyes cristianos se resolvieron en la euforia del triunfo. Vencidos los almohades, Europa neutralizaba el peligro musulmán en occidente. Por eso 1212 es una fecha decisiva en la historia de Europa y de España, un hito clave en la gesta nacional española.
No lejos de aquellos campos de Jaén, seiscientos años después, brotará otro de esos hitos: la batalla de Bailén. Pero esto es otra historia.

© Ediciones Áltera

Para más información sobre La gesta española


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 03 de agosto de 2012

Democracia concejil YA!!

Sr Beato: corro raudo a estudiar las sociedades concejiles de la alta Edad media hispana

# Publicado por: Alberto (Badalona)
miércoles, 01 de agosto de 2012

felicitaciones

felicitaciones a los pueblos de España por ser escudo contra el islam, como antes fue bizancio.

# Publicado por: elio cesar (Uruguay )
martes, 31 de julio de 2012

Falso de toda falsedad

Falso de toda falsedad que los ´´derechos´´ de los individuos hayan surgido de las ´´constituciones´´; bueno, los FALSOS DERECHOS a los que usted se refiere sí, esos sí. Lo que realmente ha surgido de las constituciones es un sistema de dominación más perfecto, más práctico, más indetectable. Y en cuanto a democracias y derechos, le invito a que estudie bien las sociedades concejiles de la alta edad media hispana.

# Publicado por: Beato de Liebana (Madrid)
martes, 31 de julio de 2012

Defensivo?

¿Defensivo de qué, sr. Beato? Según su tesis las únicas civilizaciones legítimas son las puramente vernáculas (o sea, ninguna), alevosamente agredidas por las imperialistas (todas). No se sostiene. La legitimidad es una inflexión histórica que rompe la lógica de la violencia e instaura el imperio de la ley mediante un referente Constitucional. A partir de ahí la violencia es ilegítima. Los derechos de los individuos no nacen de la Historia sino de las Constituciones. Eso, en el mundo civilizado...

# Publicado por: JviPascual (Sanntorini)
martes, 31 de julio de 2012

La Naturaleza Humana

Sr.Beato.Hay que bajarse de la nube y pisar tierra.Desconocer o engañarse sobre la naturaleza humana es la primera condición para autodestruirse.El hombre no puede ser distinto de los animales,porque lo es antes de nada.Lo de racional hay que ponerlo en solfa,y me atengo a la Historia.¡Y la Crisis actual!.

# Publicado por: Ferredo (La Coruña)
martes, 31 de julio de 2012

Ningún Estado es legítimo, señor JviPascual

1- El concepto ESTADO no tiene nada que ver con el concepto CIVILIZACIÓN.
2- Ningún ESTADO es legítimo, por el mero hecho de ser una creación de minorías que tienen el objetivo de MANDAR sobre el pueblo. Un PODER que, indefectiblemente, conlleva CORRUPCIÓN. En definitiva, no existe ni puede exisitir el ESTADO BUENO, dada la naturaleza del mismo.
3- Obviamente la historia de la humanidad está plagada de ´´legitimizaciones´´ por la fuerza; pero si entendemos por legítimo el uso de la fuerza con intenciones IMPERIALISTAS -valga la expresión-, es decir, ofensivas, esto es un contrasentido con el concepto del PROGRESO, los derechos humanos, etc. etc. etc. con los que el SISTEMA se llena la boca.
4- Si realmente queremos diferenciarnos de los animales, el único uso LEGÍTIMO de la fuerza es el DEFENSIVO, y aún así su uso deberá ser siempre el menor posible y jamás ensañarse con el enemigo derrotado.
5- Volviendo al caso que nos ocupa, la creación de ESPAÑA el resultado de las disputas entre minorías poderhabientes, y fue POR LA FUERZA y contra la voluntad de la inmensa mayoría de los habitantes de las regiones que componían lo que los fenicios, romanos (y otros) llamaban Hispania. Y esto es una VERDAD DEMOSTRADA.


# Publicado por: Beato de Liebana (Madrid)
lunes, 30 de julio de 2012

Gracias Beato por iluminarnos

Beato, sus sentancias apodícticas y sus afirmaciones tremebundas, enunciadas con la clarividencia pétrea del pensador atiborrado de berzas, han de nuevo derramado sobre nosotros su caudal de sabiduría para denunciar el verdadero problema: las ELITES DE PODER, el ESTAADO!! Grande Beato!!!

# Publicado por: Alberto (Badalona)
lunes, 30 de julio de 2012

legitimidad

Todos los estados y civilizaciones se legitiman, en última instancia, por un acto de poder que nace ´´de la boca del fusil´´. Ponga ud. un ejemplo de lo contrario y podremos hablar de la ilegitimidad del poder surgido tras las Navas. Saludos.

# Publicado por: JviPascual (Santorini)
lunes, 30 de julio de 2012

Mentiras y más mentiras

1- En aquella época no existía España, y, por lo tanto, tampoco españoles; esto sólo fue una invención-imposición posterior de las élites de poder.
2- Aquella lucha contra el islam fue llevada a cabo, sobre todo, por las milicias concejiles, aunque en el caso concreto de Navas de Tolosa (y otros casos) lucharan unificadas y junto a las tropas reales.
3- Se derrotó al islam, sí, pero las minorías poderhabientes locales, igualmente ILEGÍTIMAS, que salieron victoriosas, tenían las mismas intenciones que las alóctonas: DOMINAR y SOMETER al PUEBLO.
4- Ese fue el error del pueblo: no tener una visión de conjunto, no tener una estrategia propia, y creer que el islam era su único enemigo.
5- Todo lo bueno (como diferencia del mundo islámico) que hay en nuestra cultura (y que ahora agoniza) se debe al legado de aquellas sociedades concejiles libres, y no a la realeza, al clero, a la nobleza, y mucho menos a la posterior ilustración, revoluciones liberales, democracias parlamentarias y demás sistemas de dominación creados por las minorías poderhabientes ILEGÍTIMAS, cuyo único objetivo es precisamente DESTRUIR todo aquello que hace a las personas LIBRES.

# Publicado por: Beato de Liebana (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Identidad
Aumenta el uso del español en Cataluña.
Los barceloneses se sienten españoles
Llamamiento del Congreso Europeo de Religiones Étnicas celebrado en Lituania
El Dalai Lama sí entiende lo que es la Gran Sustitución
¡Alá es grande! "La Monumental" de Barcelona convertida en mezquita
El Front National: el partido de la juventud (30%) y de la clase obrera (43%)
Religión y cerebro
La incomparable riqueza de la lengua española
¿Quién autoriza la venta de souvenirs tan freakis?
Un asombroso sondeo sobre la inmigración
Sin cultura española, ¿qué queda de la catalana?
Navidad, Solsticio y consumismo
Estados Unidos también es Hispanoamérica
El Descubrimiento de América, un "conceto" lleno de grandeza y, por ello mismo, aborrecible
"España nos roba"
Ya está aquí, ya ha llegado el Ojo
1.000.000 de manifestantes en París
contra el "matrimonio" gay
Riesgo de anulación de la eliminatoria Barça-Paris St-Germain
La amenaza secesionista de Cataluña
¿Faltan o sobran?
Dos de enero: día de la Toma de Granada
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Revista Elementos
Nº 76. La cultura como objeto-mercancía
Jesús J. Sebastián
1 El gran Patriarca de la "Casa Nostra"
2 ALAIN DE BENOIST
Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)
3 JOSÉ VICENTE PASCUAL
Master Class
4 ALAIN DE BENOIST
Dos Américas. La que amamos (y II)


Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |