''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 18 de enero de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
"Soy feminista moderna"
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JOSÉ JAVIER ESPARZA
La conquista de Granada

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Don Claudio Sánchez-Albornoz: República vs. Frente Popular

ANTONIO MARTÍNEZ
¿Tienen futuro los periódicos de papel?

ALBERTO BUELA
Nicolás Gómez Dávila: elogio del reaccionario
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
EDITORIAL
Regenerar la vida pública... ¿Pero quiénes y cómo?

Corrupción, indignación y demagogia


No es de extrañar que la mayoría de los españoles piense que el principal problema de nuestra nación es la corrupción política y que los políticos sean el grupo peor considerado y con peor imagen de cuantos componen nuestro entramado social.


5 de febrero de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

El titulado por los medios de comunicación “Caso Bárcenas”, con las posibles implicaciones que puedan surgir a lo largo de la investigación y que, presuntamente, involucrarían a dirigentes del Partido Popular y pondrían en entredicho la transparencia y legitimidad de algunas fuentes de financiación de dicho partido, es un escalón más, un añadido más y un nuevo escándalo en la imparable sucesión de irregularidades, chanchullos, corruptelas, abusos, nepotismos, prevaricaciones y delitos económicos que en los últimos años han salpicado a nuestra clase política, degradándola como tal, envileciendo el que debería ser noble ejercicio de la administración de la cosa pública y situando a los representantes electos para gestionar las instituciones del Estado bajo sospecha permanente. No es de extrañar que la mayoría de los españoles piense que el principal problema de nuestra nación es la corrupción política (más grave incluso que la crisis económica), y que los políticos sean el grupo peor considerado y con peor imagen de cuantos componen nuestro entramado social.

 Lo que tiene de especial el “Caso Bárcenas” es que ha ido a estallar en plena línea de flotación del partido del gobierno, en el que la mayoría de los votantes confiaron hace poco más de un año para salir de la exasperante, irresponsable y devastadora “gestión” de los sucesivos gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero, con la confianza de que la acción de gobierno del PP, al menos, enderezaría el rumbo desquiciado, sectario e incompetente de sus predecesores. Resulta lógico que las reacciones a este escándalo sean clamorosas por cuanto, en buena medida, frustran de raíz la esperaza de que el gobierno del PP sea capaz no sólo de remontar la crisis sino de poner coto a la corrupción en las filas de su propio partido. Y si este partido y este gobierno se deslegitiman a sí mismos con asuntos como el de Bárcenas, la quiebra de confianza en los mismos resultará inmediata. Pocas expectativas fiables quedarán a la ciudadanía de superar esta situación de crisis y, lo peor de todo, arraigará la certidumbre de que nuestra clase política no sólo se manifiesta impotente para resolver los gravísimos problemas de la nación sino que, a mayores males, no están en el poder para arreglar lo que no funciona sino para enriquecerse con irritante descaro y ampararse en la impunidad que les confiere su posición de privilegio respecto a los demás ciudadanos.

Ahora bien, si preocupante es la sombra de la corrupción que el “caso Bárcenas” ha extendido sobre el gobierno del PP, más preocupante nos parece la actitud de la mayoría de partidos y movimientos opositores a este gobierno, por cuanto todo ellos, en vez de formular alternativas y propuestas que contemplen en sus pretensiones y alcance la solución a este caos político, económico y sobre todo moral en el que estamos obligados a sobrevivir, se han limitado a reaccionar al viejo y conocido estilo de siempre, convirtiendo el “Caso Bárcenas” en una causa general contra el PP cargada de demagogia y griterío (algunos colectivos “indignados” piden incluso la ilegalización del partido y, ya puestos, del PSOE); una desatada histeria con trazas antisistema y tufos golpistas que surge saturada de retórica, oportunismo y, en la mayoría de los casos, una desfachatez intolerable. Que políticos como Rubalcaba, Cayo Lara, Artur Mas o Gaspar Zarrías arremetan ahora contra “la corrupción del PP”, es ni más ni menos un acto de solemne desvergüenza. Recordar aquí, en este artículo, los innumerables casos en que se encuentran inmersos, acusados y procesados dirigentes del PSOE, IU y de los partidos nacionalistas sería tan prolijo como inútil. Lo desolador de todo esto es comprobar cómo quienes se postulan a sí mismos, sus programas y organizaciones, como recambio al actual gobierno, lo hacen con cínico olvido de su propio enfangamiento en el lodazal de la corrupción, convencidos de que ellos, por lo menos, “son menos corruptos” y por tanto tienen más derecho a gobernar. Al pueblo se la da a elegir, según esta lógica perversa, entre lo malo y lo peor, entre bandidos o gatopardos, entre el delito pregonado por medios de comunicación afines y el delito silenciado por esos mismos medios, “dormido” en el limbo de la administración de justicia, olvidado entre los miles de expedientes que colapsan el funcionamiento de nuestros tribunales.

Por otra parte, es de señalar la incapacidad de otros movimientos no vinculados (al menos en teoría), con los partidos citados y otros de similar trayectoria, para aportar alternativas reales a la presente situación, iniciativas que vayan más allá de la protesta airada, la algarabía y la multitudinaria exigencia de ruidosas vaguedades. El movimiento de “indignados” hace mucho que se escindió en cuantiosas ramificaciones o fue fagocitado por los partidos “de izquierda”. Atendiendo a su breve historia y conocidos usos, lo que surja ahora de este movimiento (si es que alguna vez lo fue), aportará ruido y nada más.

Nos encontramos pues ante una situación realmente penosa. No existe en puridad ni hay atisbos de que pueda emerger un sujeto real y confiable que realmente pueda hacer frente a este disloque de la crisis y la corrupción. Durante muchos años la clase política que ha gobernado España se ha dedicado asimismo, con notable éxito por cierto, a dividir y compartimentar a los españoles en distintas categorías artificiales que, al mismo tiempo y casi por obligación, los situaban en irreconciliables extremos ideológicos y no menos irreconciliables sentimientos “identitarios”: la furibunda exacerbación autonómico/nacionalista, las diferencias de “género”, la desigualdad de hombres y mujeres ante la ley, la forzosa partición de los ciudadanos entre “izquierdas” y “derechas”, entre homosexuales y heterosexuales, entre “feministas” y “machistas”, “miembros” y “miembras”, laicistas y clericales, taurinos y antitaurinos, los que reclican y los que no reciclan... Al final han conseguido su propósito: no existe una ciudadanía cohesionada capaz de vertebrarse en torno a un proyecto común que vincule de manera mayoritaria las conciencias y articule la acción colectiva en pos de objetivos generales. Esto último es una quimera, un absoluto imposible en la España actual, donde cada cual se sitúa rabiosamente anclado en “su colectivo” y posición ideológica y señala a los demás como culpables de cuantas calamidades suceden.

En definitiva, para que España pudiera superar la crisis política, económica, moral, de principios y valores que padecemos desde hace ya tantos años, como condición primera y necesaria tendría que haber españoles capaces de ponerse de acuerdo, señalar metas y actuar en consecuencia, dejando de lado las divisiones artificiosas, los enfrentamientos ideológicos vacíos de contenido, la demagogia y la aversión hacia quien piense distinto aunque los intereses de unos y otros sean los mismos. Y todo ello, como antes se indicaba, nos parece hoy, en España, extraordinariamente difícil. Ni siquiera los términos “España” o “españoles” tienen ya sentido para muchos, después de que durante décadas nuestros hábiles políticos los hayan sustituido por la grosería de “el Estado” y el folclore de “los andaluces y andaluzas, los vascos y las vascas... etc, etc....). Lamentamos decirlo, pero así, con este adoctrinamiento previo y el calado que ha tenido en la sociedad, resulta imposible no sólo superar la crisis y poner freno a la corrupción, sino recomponer unas bases medianamente sólidas y duraderas de convivencia cívica; convivencia y civismo indispensables para esbozar siquiera enunciados coherentes sobre el “¿Qué hacer?” respecto a nuestra dignidad como ciudadanos.

La inmensa mayoría seguirá estando integrada por súbditos de los dirigentes corruptos aunque, eso sí, continuarán muy felices y orgullosos de pertenecer a sus respectivos “colectivos” y, por supuesto, sus milenarias y gloriosas comunidades autónomas. De España como entidad histórica y política, y de los españoles como sujeto sobre el que recae el destino de nuestra sociedad, ya se acordarán el día en que se supriman ambas palabras del diccionario.

Y es lo que hay, de momento.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 07 de febrero de 2013

GRACIAS

Muy bueno éste artículo, felicito a su Director Javier Ruiz Portella. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que en él se manifiesta y con los comentarios que se hacen.

# Publicado por: José Joaquín Vázquez de Castro (El Escorial)
miércoles, 06 de febrero de 2013

VIEJOS ESQUEMAS

El veneno que tenemos encima no se va a quitar de hoy a mañana. Puede ser que se requiera un fuerte antídoto como puede ser la muerte de la partitocracia por desgaste o la prohibición de los partidos políticos como enemigos públicos. Todo lo que no sea eso, será solo un lavado de cara. Tenemos que conseguir que la gente no siga pensando que estamos en la cúspide de la pirámide de la evolución sociopolítica y que el sistema ha muerto de viejo sin remediar los problemas del pueblo.

# Publicado por: M Luisa Ottomano Queraltó (Alcalá de Guadaíra)
martes, 05 de febrero de 2013

LA SITUACIÓN ES DIFÍCIL

No es fácil que las estructuras politicas actuales propongan soluciones pués, incluso las de vida más reciente, están cortadas por el patrón tradicional. Pero si hubiera quién propusiera listas abiertas para las próximas elecciones, podría marcar un camino de solución.
Tengo envidia de las dimisiones que se producen en otros países y aquí no hay manera de que exista alguna porque no hay vergenza en los protagonistas ni orgullo ciudadano.

# Publicado por: fuente (fuentealbilla)
martes, 05 de febrero de 2013

Tirando a dar

Cada disparo un blanco, si señor. Pero como no hay peor ciego que el que no quiere ver, cada cual seguirá encastillado en su posición y seguieremos igual por mucho tiempo.

# Publicado por: Alfredo (Madrid)
martes, 05 de febrero de 2013

DIGNOS REPRESENTANTES DEL PUEBLO

no sé como al pueblo le va a preocupar la corrupción, los gobernantes son tan pícaros como cabe esperar de un pueblo como éste, con mala fama en casi todas partes

# Publicado por: enrique (madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Editorial
¡HISTÓRICA VICTORIA!
Se reactivan los comentarios de artículos
El horror en la discoteca Bataclan
La visita de Alain de Benoist
Fe de erratas
Victoria del Frente Popular
Dominique Venner, ¡presente!
Este sábado, ¡todos ante los ayuntamientos! Por el honor de la patria (con perdón)
"Podemos", primer partido en intenciones de voto
Pídele a Tele5 que retire de su programación "El Gran Debate"
"El Manifiesto" consigue desactivar un ataque de hackers
Lo único seguro con Obama: nada fundamental cambiará
El boom especulativo-inmobiliario hace ¡bum, pataplum!
La Mano Invisible, obligada a pedir limosna
El PP quiere deshacerse de la única tele que aún controla
¡Acabemos ya con la Guerra Civil!
Italia: ¿por fin la esperanza?
Zapatero se pone búlgaro y farruco
Los progres y el fútbol: patriotismo descremado
El Gobierno no sabe, no contesta; pero ahí sigue, tan pancho
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Julien Freund o la imaginación del desastre
2 Intrusos en casa y otras impotencias
3 Defensa de los populismos
4 Un capitalismo sin límites



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |