''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 27 de julio de 2016 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
"¡Lárgate, traidor!", le gritan los alemanes a su ministro de Justicia
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

AQUILINO DUQUE
Crisis general y mitología política

PERE SERRAT
Carecemos de normas sociales

ADRIANO ERRIGUEL
Cómo se puede ser antiamericano (IV)

JAVIER R. PORTELLA
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Publicar un libro gratis
 Cursos de Atención
 al Cliente
CULTURA
Una cosa es la Historia, y otra la memoria

Gonzalo Esteban

14 de marzo de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

GONZALO ESTEBAN

Hace algunos años Áltera publico un estudio de Alain de Benoist titulado Comunismo y Nazismo. 25 reflexiones sobre el totalitarismo en el siglo XX (1917-1989). En la introducción, encontramos una interesante reflexión acerca de las diferencias entre dos conceptos capitales para entender el pasado a la luz de la historia. Estos conceptos que, a primera vista, pueden poseer cierta similitud; un estudio en profundidad nos revelerá su distinta naturaleza.
 Creo que es pertinente aclarar este punto para profundizar en el estudio que el pasado sábado 23 de febrero nos propuso El Manifiesto acerca de nuestra guerra civil.
 El texto es el siguiente:
«Antaño ciego ante el totalitarismo, el pensamiento es ahora cegado por él”, escribía con razón Alain Finkielkraut en 1983 [1] El debate inaugurado en Francia por la publicación del Libro negro del comunismoconstituye un buen ejemplo de esta ceguera.
»Otros acontecimientos que, regularmente, obligan a nuestros contemporáneos a enfrentarse con la historia reciente, también ilustran la dificultad de determinarse en relación con el pasado. Esta dificultad se ve hoy acentuada por la confrontación entre un enfoque histórico y una “memoria” celosa de sus prerrogativas, la cual tiende en lo sucesivo a afirmarse como valor intrínseco (habría un“deber de memoria”), en moral sustitutiva, o incluso en nueva religiosidad. Ahora bien, la historia y la memoria no tienen la misma naturaleza. Desde diversos puntos de vista, incluso se oponen radicalmente.
»La memoria dispone, por supuesto, de su legitimidad propia, en la medida en que aspira esencialmente a fundar la identidad o a garantizar la sobrevivencia de los individuos y los grupos. Modo de relación afectiva y a menudo dolorosa con el pasado, no deja de ser ante todo narcisista. Implica un culto del recuerdo y obsesiva remanencia del pasado.
»Cuando se basa en el recuerdo de las pruebas sufridas, estimula a quienes se reclaman de las mismas a sentirse titulares de la máxima pena y sufrimientos, por la sencilla razón de que siempre se siente con mayor dolor el sufrimiento experimentado por uno mismo.
»(Mi sufrimiento y el de mis allegados son, por definición, mayor que el de los demás, puesto que es el único que he podido sentir.) Se corre entonces un gran riesgo de asistir a una especie de competencia entre las memorias, dando a su vez lugar a una competencia entre las víctimas.
»La memoria es necesariamente selectiva, puesto que se basa en una “puesta en intriga del pasado” (Paul Ricoeur) que implica necesariamente una elección — por lo cual el olvido es necesariamente constitutivo de su formación —, imposibilita cualquier reconciliación, manteniendo de tal forma el odio y perpetuando los conflictos. Al abolir la distancia, la contextualización, es decir, la historización, elimina los matices e institucionaliza los estereotipos. Tiende a representar el encadenamiento de los siglos como una guerra de los mismos contra los mismos, esencializando de tal modo a los actores históricos y sociales y cultivando el anacronismo.
»Como lo han señalado certeramente Tzvetan Todorov y Henry Rousso, [2] memoria e historia representan en realidad dos formas antagónicas de relacionarse con el pasado.
»Cuando esta relación con el pasado avanza por el camino de la memoria, nada le importa la verdad histórica. Le basta con decir:“¡Acuérdate!” La memoria empuja de tal modo a replegarse identitariamente en unos sufrimientos singulares que se juzgan incomparables por el solo hecho de identificarse con quienes han sido sus víctimas, mientras que el historiador tiene, por el contrario, que romper en toda la medida de lo posible con cualquier forma de subjetividad.
»La memoria se mantiene mediante conmemoraciones; la investigación histórica, mediante trabajos. La primera está al abrigo de dudas y revisiones. La segunda, en cambio, admite por principio la posibilidad de ser cuestionada, en la medida en que aspira a establecer hechos, aunque estén olvidados o resulten chocantes para la memoria, y a situarlos en su contexto con objeto de evitar el anacronismo. El enfoque histórico, para ser considerado como tal, tiene, con otras palabras, que emanciparse de la ideología y del juicio moral. Ahí donde la memoria exige adhesión, la historia requiere distanciación.
»Es por todas estas razones, como lo explicaba Paul Ricoeur en el coloquio “Memoria e historia”. Organizado el 25 y 26 de marzo de 1998 por la Academia Universal de Culturas de la UNESCO, por lo que la memoria no puede sustituir a la historia. “En un Estado de derecho y en una nación democrática, lo que forma al ciudadano es el deber de historia y no el deber de memoria”. Escribe por su parte Philippe Joutard.[3] La memoria, por último, se hace exorbitante cuando pretende anexionarse la justicia. Ésta, en efecto, no tiene como finalidad atenuar el dolor de las víctimas u ofrecerles algo equivalente al dolor que han sufrido. Tiene por finalidad castigar a los criminales en relación con la importancia objetiva de sus crímenes, y habida cuenta de las circunstancias en las que han sido cometidos. Anexionada por la memoria, la justicia se convierte inevitablemente en venganza, cuando es precisamente para abolir la venganza por lo que fue creada.
»Después de la publicación del Libro negro, hay quienes han reclamado un “Nuremberg del comunismo”. Esta idea, presentada por primera vez por el disidente ruso Vladimir Bukovski,[4] y generalmente recuperada con fines puramente polémicos, es como mínimo dudosa. ¿Para qué juzgar a quienes la historia ya ha condenado? Por supuesto que los antiguos países comunistas, si así lo desean, pueden perfectamente hacer comparecer a sus antiguos dirigentes ante sus tribunales, pues la justicia de un país determinado garantiza el orden interno de este país. No ocurre lo mismo con una justicia “internacional”, de la que se ha demostrado con creces que se basa en una concepción irresista y adormecida de la función jurídica, y más concretamente en la idea de que se puede desvincular el acto judicial de su contexto particular. Más profundamente, también se puede pensar que la función de los tribunales consiste en juzgar a hombres y no a ideologías o a regímenes.“Pretender juzgar un régimen — decía Hannah Arendt — es pretender juzgar la naturaleza humana”. Hace cuatro siglos, el edicto de Nantes ya proclamaba en su artículo primero la necesidad de acallar la memoria para restaurar una paz civil descompuesta por las guerras de religión: “Que la memoria de cuantas cosas acaecieron por un lado y por el otro, desde el comienzo del mes de marzo de 1585 hasta el advenimiento de la corona, y durante las algaradas anteriores y con ocasión de aquestas, mantendráse apagada y adormecida, como cosa que acontecido no hubiere; y ni derecho ni potestad tendrán nuestros fiscales generales, ni otras cualesquiera personas, en momento alguno o por la razón que fuere, de efectuar mención, acusación o proceso ante la audiencia o la jurisdicción que fuere”.
»El pasado ha de pasar, no para caer en el olvido, sino para hallar su lugar en el único contexto que le conviene: la historia. Sólo un pasado historizado puede, en efecto, informar válidamente al presente, mientras que un pasado mantenido permanentemente actual no puede sino ser fuente de polémicas partidarias y de ambigüedades.»
[1] )- Le Messager européen, 7, 1983 .
[2] )- Tzvetan Todorov, Les abus de la mémoire, Arléa, 1995; Henry Rousso, La hantise du passé. Entretiens avec Philippe Petit, Textuel, 1998.
[3] ) - «La tyrannie de la mémoire». enL’Histoire, mayo de 1998, pág. 98.
[4] )- Jugement à Moscou. Un dissident dans les archives du Kremlin, Robert Laffont, 1995 (2.ª ed.), Hachette, 1996.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Cultura
Ha muerto un torero. La plebe animalista lo celebra
Los griegos y nosotros
Aforismos para hacer frente
Así era la vida en una casa de Pompeya
El Gran Pan ha muerto
Cioran, ¿pensamiento reaccionario?
Aproximaciones al desarraigo
Pienso, luego… ¿estorbo?
Voluntad. La fuerza heroica que arrastra la vida
La crisis de lo divino y el laicismo
Invitación al ridículo
Telebasura y sociedad
Un nuevo realismo en lengua inglesa
Nosotros, los modernos
Pasolini: el retorno de lo sagrado
Thibault Isabel: un "anarquista conservador"
El eclipse de lo sagrado
Cernuda: la realidad y el deseo
¿Igualdad?... ¿Ha dicho usted "igualdad"?
Algo sobre lo bello
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Impactantes revelaciones sobre EE. UU. y el terrorismo islámico
2 GEORGE CHAYA
Occidente, víctima de su corrección política con el islamismo radical
3 AQUILINO DUQUE
Crisis general y mitología política



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |