''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 24 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
De marimantecas y lloronas

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Juan y Medio

JAVIER R. PORTELLA
Ya que tanto les gustan las leyes…

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Nunca hubo genocidio español en América
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Crónica de Roma

De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad

© Foto: Alicia R. P.

«O sea, que de las Tablas de la Ley esgrimidas por Moisés hemos pasado a las tablets de la ley que esgrime el hombre de hoy», exclamó soltando una carcajada Mauricio Wiesenthal, tan agudo como siempre, cuando le conté el despropósito.
Javier Ruiz Portella

25 de marzo de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER RUIZ PORTELLA

 
Estuve hace poco en Roma, esta ciudad a la que tan apegado me siento. Tanto por lo que es como por lo que fue, por lo que representa. Ir a Roma es como volver a las fuentes, al origen. Es como regresar a casa. No por Italia, que en esto nada tiene que ver. Tampoco por el Vaticano, o por el Papa.
 
Si volver a Roma es como volver a casa, es por la Urbs, por el Imperio: por esa cuna ancestral de la que venimos todos y sin la cual nada seríamos —o seríamos algo inimaginablemente distinto… Volver a Roma es volver a sentir el pálpito lejano de esa civilización admirable  que, habiendo conquistado a nuestros antiguos pueblos, nos dio aliento, configuró a Europa, nos hizo crecer, ser, afirmarnos.
 
(¿Por qué se empeñarán nuestros buenistas tiempos en que toda conquista de un pueblo por otro es, por principio, cosa abyecta, deleznable? Todo depende de quién conquista a quién. Bienvenida sea la conquista si una civilización superior es la que, triunfando, aporta sus virtudes y grandeza. Lo siento por nuestros bravos, heroicos defensores numantinos, ese símbolo de la Celtiberia conquistada. Si hubiera que elegir entre ésta y Roma, si hubiera que optar entre la lengua, la literatura, el arte, la ingeniería, el derecho… de Roma, por un lado, y… ¿y qué, por otro? Ah, sí, La Dama de Elche  (y alguna que otra obra), la verdad es que, francamente… No todas las culturas valen igual. La misma Roma lo reconoció en su propia carne: esa Roma que, habiéndose impuesto políticamente a Grecia, tuvo la grandeza de inclinarse y dejarse conquistar —colonizar es la palabra— por la superior cultura helena.)
 
Volvamos a mi viaje. Todo había partido de una idea de mi hija, que confabulándose con mi mujer, quiso depararme tal sorpresa.  Lo que no constituyó, en cambio, ninguna sorpresa —salvo la que luego se dirá— fue Roma: siempre la misma, siempre luciendo su aire de vieja dama digna, de aristócrata venida a menos que, pese a los achaques de los años y de los hombres, sigue conservando su clase, su elegancia, su saber estar: ahí, en medio de una luz mediterránea tan densa y tan nítida que hasta parece que la vaya uno a tocar; esa luz que conocemos de sobra en nuestros lares, pero que en Roma —ya sea por las piedras, por los mármoles o por los años— parece como si se adensara aún más, como si se hiciera aún más aterciopelada, más cálida, más nacarada.
 
La vieja dama, es cierto, ha perdido su grandeza de otros tiempos. A veces parece tan decrépita… Las ruinas —Foro romano, Coliseo, Arcos  de Triunfo, Circo Máximo, Termas de Caracalla…, ¡son tantas!— no dejan de ser eso: ruinas, restos de palacios y templos que te sobrecogen por su belleza a la vez que te estrujan de rabia por lo que el tiempo…; no, por lo que sus vencedores —hablemos claro— les han infligido.
 
Y, sin embargo, con todas sus arrugas y achaques, la vieja dama aún deja sentir lo que fue su antiguo esplendor: tanto el de la Roma imperial como el de la que acabó con ésta. Hay un lugar —por ello, sin duda, lo llevo tan hondo en mi corazón— donde las dos Romas se conjugan de forma admirable: la piazza Navona y su casi inmediato Panteón, el único templo que, gracias a haber sido transformado en iglesia, no ha acabado convertido en gloriosa ruina.
 
¡Cómo se respira en la Piazza Navona el aire del Renacimiento! Quiero decir: el de ese renacer cuyo espíritu, entroncándonos con la Antigüedad grecorromana, se mantuvo —durante siglos siguieron los poetas invocando dioses y mitos— mucho más tiempo que el que corresponde a sus formas canónicas. Y así Bernini, el célebre artista barroco, será, junto con Borromini, el gran artífice de la plaza. Bernini, con su Fontana dei Quatri Fiumi, que coronada por un obelisco romano de imitación egipcia, le imprime todo su aire al lugar. Bernini, con sus formas pletóricas, henchidas, desbordantes de jubilosa, gozosa voluptuosidad.
 
¡Ah, esos éxtasis —en otras partes de Roma— de santa Teresa y de la beata Ludovica Albertoni! ¿Cómo se los permitieron, por cierto? ¿No se dieron cuenta de que el éxtasis de esas mujeres, además de místico, es descarnadamente carnal?… ¡Ay, esas duplicidades de la Iglesia! Celebrémoslas, pese a todo. No sólo le dieron durante siglos su gran fuerza a la Iglesia: también contribuyeron a que en el mundo se pudiera respirar mejor.
 
Y si hablamos de Bernini, y de su columnata en la plaza del Vaticano, y de su Baldaquino en San Pedro, y de su Fontana di Trevi —otro barroco desbordamiento de agua, dioses, mármol, voluptuosidad…—, ¿cómo no hablar también del otro, de ese otro monstruo —estrictamente renacentista esta vez— que lleva por nombre Miguel Ángel?
 
Miguel Ángel y su bóveda de San Pedro: la más perfecta, armoniosa bóveda jamás construida (hubo tiempos en que, al buscar lo bello, los hombres buscaban lo armonioso, no ansiaban lo deforme, lo contrahecho). Miguel Ángel y su Piazza di Campidoglio, con su escalinata que asciende majestuosa y en suave cuesta; con su museo Capitolino, entre cuyas maravillas —el augusto Marco Aurelio, la sensual Venus capitolina, el conmovedor Niño de la espina…— destaca también (pero no lo pude ver: estaba en una exposición temporal) ese Galo moribundo que tanto le gusta a Leddys; ese guerrero vencido por las armas de quienes, plasmándolo con tal belleza, supieron honrar al enemigo derrotado y, sin embargo, tan digno…: ese enemigo la grandeza de cuyo porte hace que casi parezca él el vencedor. Moribundo, está resignado a su suerte; pero se mantiene con la entereza de quien, en un último esfuerzo, parece que aún pudiera volverse a alzar. Moribundo como nosotros —me dijo cuando lo vi por primera vez—, moribundo como esa civilización nuestra que algún día, sin embargo, se volverá a alzar.
 
Y si hablamos de Miguel Ángel, ¿cómo no hablar de la Capilla Sixtina?, esa cumbre de la belleza que hace que, «después de haberla admirado —exclamó Goethe— ya no encuentro siquiera agrado en la naturaleza, puesto que no la puedo contemplar con ojos tan grandes como los de Miguel Ángel». Esa Sixtina para acceder a la cual —¡pillos que son!—  el Vaticano, deseoso de congraciarse con los tiempos, le obliga a uno a pasar por todo un museo… de «arte» contemporáneo.
 
El contraste es despiadado, brutal. La fealdad resulta aún más insoportable que de costumbre. ¡Ahí, precisamente ahí!, al salir de las Stanze di Raffaello, donde uno ha recibido el impacto de La escuela de Atenas y de los demás frescos. (Un impacto que, ¡ay!, queda amortiguado, sin embargo, por otro: el de las masas de turistas que, apretujándole a uno hasta la asfixia, sólo permiten vislumbrar la belleza que llena las estancias que hiciera decorar Julio II.)
 
Es al salir de ahí y en el camino hasta la Sixtina donde el visitante recibe el otro impacto: el de las producciones de «arte» contemporáneo. Recuerdo que para no verlas —te obligan a pasar a su lado— llegué a ponerme las manos como orejeras a ambos lados de la cara. Era, por supuesto, el único que lo hacía, lo cual no significa que la demás gente prestara a aquellas cosas la menor atención. Al contrario, «todo el mundo pasa siempre de largo, no les interesa para nada», me comentó un conserje. Y uno no puede entonces sino congraciarse, un instante, con los turistas y sus rebaños.
 
¿Cómo siguen éstos, por cierto?, se preguntarán ustedes. Bien, muchas gracias. Ahí están, atiborrándolo, ahogándolo todo. Como siempre. Sin novedad en el frente, se podría decir… si no fuera por el novedoso hecho cuyo descubrimiento nos dejó boquiabiertos tanto a mi hija como a mí.
 
Nos encontrábamos en el famoso patio Octogonal de los Museos Vaticanos. Estábamos contemplando, absortos, toda la apolínea serenidad (valga la redundancia) del Apolo del Belvedere, a cuyo lado se desata el dionisíaco, estremecido grito del grupo de Laocontes. Y he aquí que de repente una guía china se puso a blandir una tablet en la que se reproducía —enterita, para que los turistas más rezagados no se perdieran detalle— la imagen del grupo escultórico que, ahí mismo, frente a ellos, desplegaba toda su tangible realidad de mármol —pero… ¿es mármol?, ¿no es carne viva aquello?, ¿no es carne aún más viva que la carne mortal? La increíble duplicación nos hizo estallar en una carcajada (estábamos al aire libre) que nadie, sin embargo, comprendió y que a nadie molestó. Ni a chinos ni a europeos, ni a amarillos ni a blancos les sorprendía en lo más mínimo la vejación que la vulgaridad electrónica estaba infligiendo a la más alta Realidad.
 
Tampoco nadie estaba sorprendido, el día siguiente, en la Basílica de San Pietro in Vincoli, donde  no ya uno, sino tres o cuatro tablets —de turistas individuales, no de guías— alzaban su insolencia ante el Moisés de Miguel Ángel. No lo hacían para tomar la consabida fotito (papá, mamá y el nene ante «el tío ese, tan serio y con barbas», decía uno). Al menos, tomar la fotito sólo dura unos segundos, mientras que las tablets, no. Ésas duran todo el tiempo en que, alzadas ante el tío con barbas, se dedican a reproducir en forma de imagen la realidad del mármol que ya sabemos que es carne, que es Vida.
 
¡Ah, la hermosa contradicción! Porque esas formas inertes (el tío con barbas no se ha movido ni un milímetro desde 1509) ¡no sólo están vivas, sino que son la más alta expresión de la Vida! Todo el misterio del arte está ahí: en ese abrazo de contrarios, el más decisivo de todos; en ese abrazo estremecedor, sobrecogedor, grandioso… ¡Pero ellos son tan pequeños!… No lo soportan. Y como no soportan la confrontación —directa, sin ambages— con la más alta Realidad, no les queda más remedio que interponer ante ella sus imágenes, sus artilugios, sus gadgets.
 
«O sea, que de las Tablas de la Ley esgrimidas por Moisés hemos pasado a las tablets de la ley que esgrime el hombre de hoy», exclamó soltando una carcajada Mauricio Wiesenthal, tan agudo como siempre, cuando le conté el despropósito.
 
 
 

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 24 de marzo de 2014

Roma e Italia

´´Ir a Roma es como volver a las fuentes, al origen. Es como regresar a casa. No por Italia, que en esto nada tiene que ver.´´

Recoge Chamfort en uno de sus aforismos la siguiente frase de un contemporáneo y compatriota suyo: una cosa es un romano y otra muy distinta un italiano de Roma.

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
lunes, 24 de marzo de 2014

Todos los caminos conducen a Roma.

El legado del mundo romano en el idioma, la cultura literaria, la arquitectura, el gobierno, incluso con una visión más amplia a través del mundo griego cristiano de Bizancio es inmenso. Pero me pregunto si para las hordas de turistas todo eso tendrá algún valor, algún significado, o si simplemente será otro entretenimiento más que fotografiar y colgar en algún portal de internet. Bajo mi modesto punto de vista, a Roma uno se debe acercar con reverencia cuasi religiosa, en silencio, sin hacer alharacas. Y dejarse llevar por las ruinas, las iglesias, las estatuas, los cuadros, las plazas, agradeciendo que una vez un pequeñito pueblo del Tiber, se hiciese dueño del Mundo.

# Publicado por: Alicia Ruiz (El Escorial- Madrid)
lunes, 24 de marzo de 2014

judeocristiana

Lleva usted razón.Se debe decir como mucho Grecoromana,no judeocristiana

# Publicado por: miguel (melilla)
lunes, 24 de marzo de 2014

DAD AL CESAR LO QUE ES DEL CESAR


La frase tan conocida de ´´dar al Cesar lo que es del Cesar´´ es un reconocimiento de la autoridad legitima de aquel entonces. Enunciada por el mismo Jesucristo, queriendo decir ROMA , CAPITAL DEL IMPERIO, autoridad gobernante legitima sobre las ´´provincias´´ mediterráneas.-(Medio Oriente).-
.-La Iglesia Catolica llama a esa epoca PLENITUD DE LOS TIEMPOS, pues el orbe conocido estaba UNIDO, unido bajo un unico gobierno: ROMA.-
.-La Iglesia Catolica siempre se llamó asi mismo ROMANA. Pues decidio establecer su sede en la ciudad capital del Imperio.: Iglesia Catolica Apostolica Romana.-
.-La insistencia de hablar de judeo cristianismo responde, como siempre ocurre , a diferentes corrientes de pensamiento dentro de las mismas religiones, pero es una desvirtuacion: ´´antiromana a proposito´´.-
.-El chiste de las tablas, es bastante literal (¡¡),,,si de actualizar LEYES se trata, EL VATICANO ESTA HACIENDO MERITOS. El tema lleva a hablar (por oposicion) de Tradicion, etc etc,,,,-(Por ej. Rene Guenon, por citar autor muy conocido).-
.-.-(100 de sangre italiana, aun ME DEBO VISITAR ´´mi tierra´´).-


# Publicado por: oscar ghiso (buenos aires)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
Ya que tanto les gustan las leyes…
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
La Cataluña sometida a la dhimmitud
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
A degüello
2 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Nunca hubo genocidio español en América
3 FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Elogio de Polonia
4 La Cataluña española se afirma y resiste
5 ¡Suena el Himno Nacional —con su letra— en las calles de Barcelona!



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |