''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 22 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos

SERTORIO
Muerte de un poeta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia

Javier Ruiz Portella

27 de junio de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER RUIZ PORTELLA

  

La aprueban exactamente, según un reciente sondeo publicado por Le Parisien, el 89% de las personas interrogadas, porcentaje que entre los mayores de 65 años —cuando ya se empieza a atisbar la nariz de la Parca…— asciende a nada menos que al 98%.
Las cifras son impresionantes y hablan por sí solas. Pero es cierto, amigos cristianos: por mayoritario que sea el sentir de las masas, el mismo no justifica nada. Pasemos, pues, a justificar… no la buena muerte (en griego se llama eu‑tanasia) que nadie pretende imponer a nadie. Pasemos a justificar lo ilegítimo que es  imponer la mala muerte a quien la rechaza categóricamente.
Lo haré en el marco del caso Vincent Lambert, un tetraplégico cuyo cuerpo lleva cinco años reducido al más puro estado vegetativo. El asunto ha despertado un gran revuelo entre nuestros vecinos franceses. Por una sencilla razón: aunque durante su vida el bueno de Vincent Lambert había declarado claramente estar a favor de la eutanasia, había omitido lo que nadie debería omitir: efectuar un testamento vital en tal sentido. Consecuencia: tanto su mujer (su viuda, más exactamente), como sus hermanos desean que se acabe con el suplicio al que está sometido. Pero sus padres, fervientes católicos, se oponen a ello. Después de varias peripecias judiciales, el Conseil d’État acaba de dar la razón a la esposa y a los hermanos; pero los padres han apelado ante el Tribunal Europeo de Estrasburgo…
Las siguientes reflexiones —publicadas en Boulevard Voltaire— se ciñen, pues, a los casos en que, desvanecido el espíritu, un ser humano queda transformado en materia vegetativa. Es obvio, sin embargo, que tales consideraciones podrían extenderse a cualquier tipo de buena muerte: ya sea pasiva o activa. Siempre, ni que decir tiene, que sea inequívocamente consentida.

¿Se nos puede obligar a convertirnos en un cadáver que respira?
¿Qué es la vida cuando el espíritu se va de ella? Porque hace ya cinco años que el espíritu ha abandonado el cuerpo del pobre Vincent Lambert. Tal es el fondo de la cuestión que se plantea cada vez que alguien se encarniza en mantener el funcionamiento vegetativo del cuerpo que perteneció a lo que fue un ser humano.
¿Está todavía en vida alguien en quien, desde hace años, todo pensamiento, toda palabra, todo sentimiento ha dejado de brotar y ya nunca más brotará? “Claro que sí: los aparatos así lo certifican”, pretenden algunos (aunque no el 89% de los franceses). Pero ¿qué es entonces la vida, qué es lo humano para ellos? Si una materia corporal reducida a su simple materialidad es aún vida, es aún humanidad, ello nos aboca al más pavoroso de los materialismos.
Un materialismo que nos aboca también a la más abracadabrante de las paradojas. Resulta que, en el debate de sociedad que así se abre, dicho materialismo es defendido las más de las veces… en nombre de la espiritualidad de la religión aún dominante. En cambio, quienes pretenden que es legítimo (¡siempre, por supuesto, que haya consentimiento!) acabar con el simulacro de una vida privada de espíritu, son generalmente los más insignes depredadores del espíritu: gente que chapotea en el hedonismo vulgar de un mundo sin alma que ellos son los primeros en aplaudir o en crear.
La paradoja es inmensa y nos obliga a abandonar tan pantanoso terreno. Volvamos a la cuestión esencial. Sólo la visión más burdamente materialista puede dar el nombre de “vida” al conjunto de funciones que permiten —digámoslo crudamente— que aún no haya fallecido el animal vegetativo en que se ha convertido el pobre Vincent Lambert.
Se alzan, sin embargo, dos objeciones. “Pero ¿quién le asegura, señor asesino, que tales seres no sienten realmente nada de nada?” Hagamos un esfuerzo y supongámoslo. ¡Sería lo más abominable de todo! ¿Habría algún suplicio más cruel, más refinado que el de estar más o menos “consciente” de semejante degradación, de semejante impotencia, de semejante silencio?
Segunda objeción. “¡Olvida, señor criminal, que siempre queda una esperanza, por ínfima que sea! ¡Siempre cabe que Dios, en su infinita misericordia, obre un milagro!” Tales milagros, en efecto, se han producido… un número ínfimo de veces. En la mayoría de los casos todo se limita a que el desventurado llega a esbozar un pequeño gesto, o a pronunciar una palabra o dos.
Quien quiera agarrarse a tal posibilidad (¿qué porcentaje representa?, ¿un 0,000000000001%?) que se agarre a ella. Todos tenemos derecho a pedir que, en caso de ocurrir tal desgracia, nuestros familiares (si no nos apiadamos de su suerte) nos sacrifiquen su vida y mantengan durante años y años nuestro cuerpo reducido al estado de materia.
¡Nadie pretende imponer la eutanasia! Sólo se pretende una cosa. Cuando no se teme a la muerte sin la cual no habría vida; cuando se considera que sólo vale la pena vivir una vida intensa, poderosa, grande; cuando se piensa y se vive así, sólo se pretende una cosa: que nadie te imponga la mayor afrenta a la vida. La consistente en convertirte durante años en un cadáver que, aún no descompuesto, respira todavía.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 28 de junio de 2014

.

´´Dueño el hombre de su vida, también lo es de su muerte´´. Leopoldo Lugones.

# Publicado por: Fernando Fernández Garganta (La Plata - Argentina)
viernes, 27 de junio de 2014

DAR MUERTE O DEJAR MORIR : son dos puntos diferentes.

.-Como católico siempre me han enseñado que en los casos extremos, como suele decirse : ´´personas en estado vegetativo´´, podria DESENCHUFARSE EL MECANISMO QUE LO SOSTIENE. Pero esto no significa que es muerto por alguien, significa que hecho todo lo posible para recuperarlo SE JUZGA QUE NO HAY MAS CHANCES, lo que implica justificar la quita DE LOS APARATOS QUE ARTIFICIALMENTE LO MANTIENEN EN ´´STAND BY.´´-
.-El prinicipio que se aplica es QUE NO SE JUSTIFICA MANTENER POR MEDIOS EXTRAORDINARIOS (tecnologia)la vida de una persona , que en realidad NO SALDRA JAMAS DEL COMA.-
.-Uso la palabra JAMAS , muy intencionalmente, pues pensemos en el caso del automovilista SCHUMACHER, que esta saliendo del mismo,,,,,,y pensemos tambien en un CERATI, (cantante famoso argentino) actualmente en estado de coma.- Su hermana afirma, a pesar de los años ya transcurridos, que NO SE JUSTIFICA ; la desconeccion, pues cree que recibe de su hermano señas de vida,,,,.-
LA EUTANASIA COMO LO PLANTEA LA CALLE, habitualmente.: SON ASESINATOS.-
.-Recomiendo a los interesados que recuerden el CASO DR. KEVORKIAN, en USA, (muy conocio).-

# Publicado por: oscarghiso (buenos aires)
viernes, 27 de junio de 2014

Luis Gil-Lambert

http://www.abc.es/familia-padres-hijos/20140227/abci-viaje-luis-201402131714.html
Tal y como nos indicaron los médicos, su madre y yo le acariciábamos, le hablábamos, en un intento de estimularle, PERO NO HABÍA NINGUNA MUESTRA DE MOVIMIENTO EN SU CUERPO

http://www.nacion.com/mundo/europa/Francia-autoriza-eutanasia-hombre-vegetativo_0_1422857714.html
´´Lambert solo puede mover los ojos y siente dolor´´
Por cierto, si siente dolor también podrá sentir placer, vamos digo yo.

´´Los médicos consideran que el paciente no se recuperará y que algunos de sus comportamientos dejan entrever que rechaza seguir con vida.´´...¿qué comportamientos?
Los médicos de Luis Gil no impidieron a su padre que le hiciera a su hijo lo que le hizo (sólo habría faltado) pero no le animaron a ello y no prescribieron para su hijo el tratamiento que le ha salvado. Y es que, como todos sabemos, los médicos no se equivocan nunca.


# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
viernes, 27 de junio de 2014

lo más dificil

Es un tema terrible. A mi modo de ver, todo está en si el afectado tiene o no conciencia libre para decidir vivir... o desenchufar. Sólo él lo puede hacer y, desde luego, rechazo que lo hagan los familiares, por muy bien intencionados que sean. Pero reconozco que es sólo una primera toma de posición y caben muchos matices. No obstante, el artículo es interesante.

# Publicado por: miguel (madrid)
viernes, 27 de junio de 2014

Pues si

La conciencia humana, en realidad, no existe. No existe porque el hombre, en realidad, no razona; posee intenciones y siente. Siente de aquella manera. (Hablo en general, siempre hay excepciones). Por tanto; tanto, (valga la redundancia) la vida de un hombre ´´consciente´´, ´´inconsciente´´, ´´medio muerto´´, sintiente, sólo convertido en materia, (líquido, sólido o gaseoso), o en el estado en que quiera encontrarse; es equivalente. Piénsese en lo mucho que una madre tiene que sufrir por un hijo tonto; y ninguna o muy pocas, lo matan. (Aunque si lo mataran tampoco debería pasar nada).


# Publicado por: Miguel (Toledo)
viernes, 27 de junio de 2014

Una pregunta

Si, sin duda, la vida es un valor a defender, pero ¿Tenemos derecho a mantenerla artificialmente hasta más allá de los dictados de las leyes de la naturaleza?

# Publicado por: Alfredo (Madrid)
viernes, 27 de junio de 2014

vida.

Nadie es quien para disponer de la vida de nadie sr, Portela, ni siquiera el mismo. La vida siempre es un valor a defender, aunque no podamos entenderlo. Así se acaba toda discusión. La enfermedad, el sufrimiento. el sacrificio también tienen un valor en si mismo.No volvamos al régimen nazi, por favor. No solamente los mas fuertes y dotados tienen derecho A VIVIR.

# Publicado por: norberto (ZARAGOZA)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás
El Proyecto de un mundo nuevo
De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad
No, no ha muerto
Segunda carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
"Cásate y sé sumisa"
Carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Philippe Muray y la demolición del progresismo (y II)
2 La carga de los tres reyes
3 Vuestro 18 de Julio
4 SERTORIO
Muerte de un poeta
5 ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |