''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 25 de mayo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota

SERTORIO
El khmer rosa
 
Homo calambrensis

JESÚS J. SEBASTIÁN
La agenda oculta de la globalización
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Cataluña era la región más patriótica de España en el siglo XIX


El orgullo por una lengua y por una riqueza desencadenaron el nacionalismo. El nacionalismo fue una reacción contra el fracaso de España. Su diagnóstico fue certero; pero el tratamiento propuesto, catastrófico.
Jesús Laínz

24 de octubre de 2014
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS LAÍNZ


Jesús Laínz
 escribe sobre nacionalismo, sobre sus “verdades” y “mentiras”; sobre el poder nacionalizador de las palabras. La historia de España contra Cataluña la tituló como “Historia de un fraude” y la escribió en forma de libro. Esta conversación empieza en su tierra, en la Plaza del Cañadío, ya entrada la noche, justo después de que Laínz, también firmante de Libres e Iguales, explicara a sus paisanos en el Ateneo de Santander las claves de la cuestión, las verdades y mentiras del desafío secesionista catalán.
Una vez escribió acerca de la “verdad y mentira de los nacionalismos”. ¿Cuál es la parte de verdad?
Los nacionalismos fueron una reacción regeneracionista de la España de finales del siglo XIX. Este siglo entraña la historia más negra de España. En la mayor parte del país, el regeneracionismo se plasmó en la generación del 98, con aquellos intelectuales que querían sacar a España de aquel fracaso. Sin embargo, en las dos regiones más industrializadas y exitosas, que habían conseguido ponerse al paso de los países europeos, surgió la tentación contraria: “Yo me largo de aquí porque España es un país fallido y no quiero ser español”. Por eso, el fenómeno del separatismo surgió en País Vasco y Cataluña y no en otras comunidades. Apareció en aquellos sitios que tenían un mayor orgullo regional por el éxito del que disfrutaban y, también, por la recuperación de las lenguas regionales que habían estado en segundo plano desde finales de la Edad Media. El orgullo por una lengua y por una riqueza desencadenaron el nacionalismo. Esa es la parte histórica de verdad. El nacionalismo fue una reacción contra el fracaso de España.
¿Y la parte de mentira?
El diagnóstico fue certero. Sin embargo, el tratamiento propuesto fue catastrófico. España estaba mal estructurada y necesitaba una regeneración, pero lo que propusieron, el irse y desentenderse de la cuestión, fue catastrófico. El caso más ilustrativo fue el de los catalanes. Cataluña fue la región más imperialista, más belicista y más patriótica del S.XIX. Eran los primeros en ir de voluntarios a las guerras de Cuba y Marruecos. Además, la prensa catalana en su conjunto, sin excepción, fue la que más clamó por no ceder un solo milímetro a los separatistas cubanos. Sin embargo, esa misma prensa, al día siguiente de la derrota del 98, dijo: “España es un barco que se va al fondo del mar, tenemos que romper amarras”. Se desentendieron de aquello que habían defendido. El caso de la prensa catalana es muy llamativo. Incluso los periódicos de extrema izquierda eran patrióticos. Sin embargo, en tan solo unos días se olvidaron de eso y echaron la culpa al resto de los españoles, como si los catalanes no hubieran tenido nada que ver con ello.
Antes, en la presentación del manifiesto, ha comentado dos anécdotas con las que ha pretendido ilustrar la “inactividad de los dos grandes partidos en el Gobierno frente al nacionalismo”. ¿Podría recordarlas? Empecemos por el PP.
Por supuesto. Fernando García de Cortázar, cuando era director de la serie “Memoria de España”, tuvo que discutir con el Gobierno de Aznar porque el Ejecutivo consideraba que el hecho de que apareciera “España” en el título era una provocación a los nacionalistas. El Gobierno proponía “El hilo invisible”, en lugar de “Memoria de España”.
¿Y la del PSOE?
Un periodista de la Gaceta de los Negocios se entrevistó con Rubalcaba antes de aprobarse el Estatuto de Cataluña de 2006. Dijo Rubalcaba: “Con este nuevo Estatuto vamos a tener entretenidos a los nacionalistas otros 25 años, igual que han estado entretenidos hasta ahora”. Le contestó el periodista: “¿No cree que dentro de 25 años la situación estará todavía peor?” A lo que respondió Rubalcaba: “Dentro de 25 años yo no estaré aquí. El que venga detrás que arree”.
También suele referirse en sus escritos al “poder nacionalizador de las palabras”. ¿En qué consiste este poder y cómo se usa?
Buena parte de la ingeniería nacionalista ha consistido en utilizar la lengua como elemento separador, y no como elemento de comunicación. Se han dedicado a marcar el territorio con topónimos absolutamente ajenos al castellano, como si así se nacionalizara el territorio. Le voy a poner un ejemplo. Había una localidad vasca que siempre se llamó Pedernales, pero a Sabino Arana se le ocurrió que podía llamarse Sukarrieta. Un pedernal es una piedra de la que se hace fuego. Fuego en euskera se dice “Sua” y piedra, “Harri”. De ahí se sacó este nombre, que no tiene ningún sentido histórico, pero hoy día se llamá Sukarrieta y no Pedernales. De este modo se desespañoliza. ¿Cómo se hace esto? Marcando el territorio con palabras que no tienen ningún sentido. Esto no quiere decir que no haya localidades cuyo nombre original sea en catalán o en euskera.
A día de hoy, ¿somos libres e iguales?
Evidentemente no. Empezando por el régimen fiscal. No somos iguales. Esto, desde un punto de vista jurídico, es aberrante. Hoy en día no tiene sentido que se paguen impuestos en una misma cantidad y se reciban servicios de forma distinta. No somos libres e iguales. La manifestación más clara de ello es que los nacionalistas catalanes pretendan ser los únicos que puedan decidir sobre el futuro de España. Si somos iguales, todo aquello que afecte al futuro del país en su conjunto, debemos decidirlo entre todos.
© ABC

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 25 de octubre de 2014

El manejo de la psicología de las masas

Divides y reinaras, es una estrategia empleada por los centros de poder, pero quienes son los que están manejando esa campaña de difamación, resulta extremadamente difícil conocer a los que manejan las palancas del dominio porque usan los conocimientos que tienen de los humanos y sus debilidades para crear socios esclavos o cómplices que se manejan en las sombras. Esto de Cataluña es un claro ejemplo de la psicología de las masas

# Publicado por: Eduardo Luis Aprea García (Córdoba-Argentina)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús Laínz
Homo calambrensis
Violación por tradición
Los de Euskal Telebista tienen razón
Los vascos en el 98: lo que nunca se recuerda
El Gran Macho Blanco
La palabra que empieza por ene y otras inquisiciones
Jalogüín
El hombre que fue Chesterton
Los bárbaros somos nosotros
La Virgen María es lesbiana y separatista
El potito demagógico
300 años
Dejen a los niños en paz
¡Fora Don Quixot!
Yo te bautizo Terminator
Demasiado amor
La peste española
Nuestro caballo de Troya
Contra la tontería
Catalonia is not Scotland
¿Por qué puede caer España?
Allons, enfants de la Catalogne!
¿España contra Cataluña?
Francia y Cataluña, historia y disparate
De la Cruzada a la Estelada
El chantaje independentista
Un libro fuera de lo común: esclavos, abstenerse
La "libertad de costumbres", esa lacra de la modernidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 El chollo de ser inmigrante en España
2 SERTORIO
El khmer rosa
3 JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |