''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 20 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
A degüello


JOSÉ JAVIER ESPARZA
Nunca hubo genocidio español en América
 
Elogio de Polonia
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
AL HILO DE LOS CLÁSICOS

¡A degüello con la Giralda!


Está claro que nuestros políticos autonómicos no creen en Dios, pero sí en Alá.
Francisco Núñez Roldán

5 de enero de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN


Está claro que nuestros políticos autonómicos no creen en Dios, pero sí en Alá.
De haber saludado la lengua árabe, sabrían que Alá es simplemente el nombre de la divinidad en ese idioma, y dirían menos sandeces referidas a la mezquita de Córdoba y a su uso o confiscación.
Parece que además están encontrando el apoyo de países de impecable trayectoria cívica, tales como Irán o alguno de los Emiratos.  A la Junta no sé, pero a mí me preocuparía el aplauso de compañeros de viaje de ese jaez. Lugares donde se ahorca a los homosexuales, se discrimina a las mujeres y prácticamente se tolera la esclavitud no son quizá los más apropiados para emitir juicios de valor hacia países en los que el Renacimiento primero y la Ilustración después, pasando por la Reforma protestante, han colocado a la religión en las esferas de la opción personal, de la libertad de culto y de la posibilidad o no de practicar ninguna. Recuerdo a nuestros ignaros políticos andaluces que en el Islam no se permite el ateísmo ni la apostasía, esta última castigada sencillamente con la muerte. Mírense la legislación al respecto.
Tampoco he de referir a los sabios que gobiernan nuestra comunidad que últimamente, cuando los del turbante se han hecho con el poder en algún país, los primeros en caer son los laicos y los autodenominados progresistas, cosa que pudo comprobarse en Irán y Afganistán, pongo por caso.
Por todo eso, a fin de que se ganen aún mayor cariño por parte de gentes tan respetuosas con las creencias ajenas, exijo a nuestros inquietos próceres que no se queden en una minucia como la mezquita cordobesa. La Torre del Oro está pidiendo a gritos que se le desmoche la cupulilla que la afea desde el siglo XVIII, en los Reales Alcázares hispalenses urge una restauración que derribe todo lo añadido de los siglos XV al XIX, capillas incluidas, y deje solo los escasos restos almohades y las construcciones mudéjares de Pedro I. Y sobre todo, de verdad, lo que no puede aguantarse es el indigno apósito que corona la torre mayor de la ciudad de Sevilla, todo ese horrible cuerpo de campanas, rematado encima con la estatua de la fe, símbolo de idólatras donde los haya, por más que Hernán Ruiz lo construyera y Bartolomé Morel fundiera la escultura en unos tiempos en los que el enemigo turco señoreaba el Mediterráneo y desde las costas españolas se tenía enfrente a un rival expansivo e implacable. Más o menos en la misma época en el que se embutió la catedral cristiana dentro de la Mezquita cordobesa, que por cierto se construyó sobre la iglesia visigoda, cosa que a lo mejor también habría que revisar para hablar de ello.
La Giralda de Sevilla, tal como hoy la vemos, es pues un insulto a la tolerancia, una falta de respeto hacia una religión respetuosa y respetable. Ese símbolo de la ciudad requiere que alguien de tan sutil espíritu y tan elevado nivel cultural como nuestra Junta de Andalucía gestione de nuevo sus venerables ladrillos y recupere su imagen primigenia, respetando, eso sí —por la cuenta que le trae a la torre— todas la basas y piedras romanas sobre las que está cimentada y a cuyo pie asoman algunas, escritas en latín, un idioma obsoleto al que nada debemos y nada nos dice a los hispanohablantes de hoy.
Por eso, insisto, lo de la mezquita me parece, con todos mis respetos, el chocolate del loro. Una vez comenzada la reivindicación islámica, se precisa un Plan Andaluz de Urgencia que, desde Huelva hasta Almería, restituya a cualquier precio el esplendor de las edificaciones musulmanas y se las prive de los usos religiosos —quiero decir politeístas— o civiles que se les están dando ahora. Alcázares, iglesias, recintos murados, baños, etcétera, recuperarán así, gracias a muy sesudos políticos, la función que una vez tuvieron y que en mala hora les arrebató la piojosa horda idólatra venida del norte, una horda cuya evolución acabó produciendo basuras tales como el estado de derecho, la igualdad de la mujer y la opción a cualquier religión, o al ateísmo, cosas todas que, a la vista está, andan muy superadas en los paraísos aplaudidos por las últimas disposiciones de nuestra administración autonómica.
Que Alá nos coja confesados.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 06 de enero de 2015

Enterado

Mis disculpas para el señor Núñez Roldán, tras su amable explicación,- no exenta de la ironía que debe caracterizarle, ya que, sin conocer mi opinión al respecto, desea que Alá me colme de dichas y los Reyes Magos de ´´Oriente´´ se sobre entiende, me traigan mucha felicidad. Qué puedo decir ante tantos buenos deseos. La verdad es que, en efecto, prefiero a Los Reyes Magos, aunque sean o vengan de Oriente antes que a Papá Noel aunque guarde las armas bajo el sayón rojo. Gracias. Lo de Alá, mejor lo dejaremos descansar de momento, si no le importa. En cuanto al hecho de borrar o censurar comentarios en este lugar ... en fin, quién o qué habrá podido pasar ... Lo dejaremos pasar. Y ahora dos lineas en plan comentario propiamente dicho a su artículo, sr. Roldán. Mi opinión es, en casi todo coincidente con su razonamiento, ya digo, irónico como él sólo, pero yo no mataría ni tan pronto ni tan categóricamente a los países islámicos mencionados. No al menos, sin antes mirarnos de cerca a nosotros mismos. Mucho me temo que nuestros logros no sean tan de admirar. Ya digo, si los observamos de cerca y con la actitud adecuada correspondiente. Gracias por todo señor Roldán. ´´Jaque al peón´´; hoy mismo me lo he comprado. ¡Ah!, Feliz día de Reyes Magos!, con perdón.

# Publicado por: Miguel (Toledo)
martes, 06 de enero de 2015

Alianzas

Cuando la ideologia impera sobre el sentido común, ocurren éstas cosas. No creo que simpaticen con dioses que nos son ajenos, sino simplemente, derribar a los propios. Para éste fin vale cualquier alianza.

# Publicado por: Alfredo (Madrid)
lunes, 05 de enero de 2015

No ´´sólo´´ Francisco N. Roldán

Estimado Miguel, de Toledo, ya ve; usted sabe mi nombre completo y yo, dentro de esa ilustración que usted me atribuye pero entrecomilla, ignoro el suyo. Gracias, de todos modos, por leerme, y le recomiendo vea en Google las obras que tengo publicadas, por si el adjetivo tiene sentido o no. Por otra parte, lamento comunicarle que no soy en absoluto responsable de la posterior selección y publicación de comentarios. Sólo del artículo en cuestión. Que Alá le colme de las dichas que sin duda merece, y los idólatras Reyes magos le traigan mucha felicidad.

# Publicado por: Francisco Núñez Roldán (Sevilla)
lunes, 05 de enero de 2015

Empanada mental.

¿ Qué les pasa a nuestros ´´progresistas de salón´´? Que desprecian lo nuestro, y se desviven por lo foráneo.

# Publicado por: carlos (Zaragoza)
lunes, 05 de enero de 2015

Sólo Francisco N. Roldán

Ya son dos veces los que este ´´ilustrado´´ señor hace borrar dos comentarios a uno de sus artículos mostrando así grande respeto por este periódico y por sus lectores. Cómo puede pasar una cosa así. Y cómo se permite impedir la opinión de la gente este señor. Por lo demás que se puede decir ...

# Publicado por: Miguel (Toledo)
lunes, 05 de enero de 2015

aviso a navegantes

Luego no digan que no se lo advirtieron.

# Publicado por: sonia (madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Francisco Núñez Roldán
Elogio de Polonia
Queipo de Llano: "En bien de la patria y la República"
Mi patria es el islam (reflexiones de un creyente)
Mi mundo de ayer
¿A cambio de qué?
La oclocracia que viene
Don Claudio Sánchez-Albornoz: República vs. Frente Popular
Derrota y victoria del islam
Miseria y grandeza de la literatura
"Muertos por la democracia y la libertad"
Mi isla mínima
Goya y los goyas
¿Quién va contra Montesquieu?
Hay pueblos que, llenos de autoestima, honran a sus muertos
Antonio Machado y los españoles de segunda
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Palabras
2 JAVIER R. PORTELLA
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
3 Retorno sentimental de un catalán a Gerona
4 JESÚS J. SEBASTIÁN
Contra "Occidente"
5 El pueblo moral



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |