''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 24 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
De marimantecas y lloronas

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Juan y Medio

JAVIER R. PORTELLA
Ya que tanto les gustan las leyes…

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Nunca hubo genocidio español en América
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
DINERO
La utopía del Mercado


Una alternativa a la economía liberal no sólo es posible, es necesaria, porque como consecuencia de la aplicación de sus principios a los pueblos y las sociedades, se producen los irreparables desastres nacionales, culturales, espirituales, ambientales y geopolíticos actuales.
CHARLES CHAMPETIER

24 de marzo de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

CHARLES CHAMPETIER


La ciencia económica actual se encuentra dominada por las llamadas teorías "clásicas", es decir, las teorías que se basan en los principios del liberalismo económico. Los principios fundamentales de este tipo de economía, inicialmente formuladas por Adam Smith (1723-1790) son los siguientes: el actor principal del juego económico es el individuo (individuum), cada individuo es inherentemente racional, egoísta y prudente en su elección, sólo busca lo que es más rentable para él. El área económica representa un campo, completamente aislado y disociado de la realidad socio-histórica.
La economía se crea alrededor del mercado, que busca autorregularse cuando concurren las siguientes condiciones: atomicidad (un gran número de compradores y vendedores), flujo (flujo libre), transparencia (información a disposición del público en relación con la oferta y la demanda), uniformidad (las necesidades de todos los actores en el juego económico son idénticas o, al menos, se pueden reducir a una fórmula utilitaria especulativa), movilidad (libre circulación de mercancías).

Estas fórmulas, que son del siglo XVIII, se han mejorado continuamente de forma improvisada. Sin embargo, su esencia sigue siendo la misma.
Pero la gama completa de los principios liberales es posible que presente las siguientes reivindicaciones:
Las situaciones económicas antes mencionadas no tienen nada que ver con el cumplimiento de la "neutralidad en las evaluaciones", que es un requisito previo necesario para cualquier investigación científica genuina. Por el contrario, estos principios se corresponden exactamente con lo que Louis Dumont llamó "ideología económica." Esta "ideología económica" se basa en un conjunto de creencias: la evidencia y la objetividad de lo que parecía absolutamente inquebrantable hace 200 años, hoy se presentan como abstracciones científicamente dudosas e infundada. una serie de "utopías mecanicistas", como la ciencia moderna concibe hoy a la sociedad y su estructura de una manera mucho más compleja y multidimensional, en lugar de concepciones entonces primitivas de los mecanicistas de la Ilustración y sus sucesores inmediatos.
Estos principios, que se derivan de la ilusión de la autonomía de la esfera económica, son de hecho distorsiones graves y no tienen ninguna relación con la realidad. Las condiciones ideales para la existencia del mercado, de hecho, no sólo se producen con el desarrollo de la sociedad capitalista sino que, por el contrario, se van eliminando progresivamente y en mayor grado con el desarrollo exponencial de un número, cada vez mayor, de los monopolios y las cadenas monopolísticas, debido al selectivo agravamiento de acceso a la información comercial, así como debido a la falta de existencia de un "económica pura individualizada".
Estas fórmulas están, para Karl Polany, absolutamente alejadas de su contexto social. Al hacer que la esfera económica  sea totalmente independiente de todas las demás áreas de la actividad humana individual, estos principios conducen a la transferencia de toda la acumulación de criterios que se aplican únicamente en relación con el mercado (el principio de la "mano invisible", que informa la moralidad de la economía, desarrollado por los teóricos liberales modernos). Debemos contrarrestar las teorías económicas liberales clásicas y neoclásicas con los siguientes principios y las siguientes rutas destinadas a esta crisis social que es el liberalismo económico:
Es necesario denunciar y exponer los supuestos ideológicos que se sitúan en la base de los paradigmas económicos liberales, para trazar críticamente una fórmula (basándose en los escritos de autores como Louis Dumont, Max Weber, etc.) entre la macro-economía (la globalización, los complejos sistemas nacionales y las gigantes corporaciones empresariales) y la micro-economía (el individuo como protagonista del juego económico); aislar y estudiar la meso-economía, que debe incluir a todas las estructuras y fuerzas intermedias (grupos, comunidades, tradiciones y características étnicas, especificidad histórica de los grupos, etc.).
Siguiendo a la escuela de anti-utilitaristas franceses, tenemos que aprender y volver a crear todos los métodos ajenos al mercado de intercambio de mercancías (explorando y profundizando en los trabajos de M. Moss, J. Bataille, J. Heyzingi, K. Polanyy, etc).
Y llamar la atención sobre lo “heterodoxial” (no-ortodoxo), formas de desarrollo económico (en comparación con el crecimiento económico), priorizando las ideas de Schumpeter y su escuela. El principio fundamental consiste en el método de implementación del área económica en su contexto histórico.
Una alternativa a la economía liberal no sólo es posible, es necesaria, porque como consecuencia de la aplicación de sus principios a los pueblos y las sociedades, se producen los irreparables desastres nacionales, culturales, espirituales, ambientales y geopolíticos actuales; siendo así que, si no empezamos a enfrentarnos a ellos, en un futuro muy próximo van a situar a la humanidad y su historia bajo amenaza de extinción o, al menos, a convertir a las personas en "mutantes" económicos privados de su pasado, privados de su conciencia, carentes de alma, cuando no,  simplemente, a destruirlos física o psicológicamente a causa de un desastre social, militar o ecológico.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 02 de abril de 2015

Hace 200 años que hay liberalismo.

¡Ay el liberalismo!, o lo que e slo mismo, el prime egoísta del socialismo con el cual comparte origen y cosmovisión del hombre y del mundo en no pocas cosas...
Ese liberalismo y ´´la mano invisible dle mercado´´ que todo lo depura y reconoce , eso, eso es otra utopía barata como el marxismo.
La famosa´´mano invisible´´ es la de los agentes plutocráticos que realmente tienen poder de actuación e influencia en el mercado(finanza y grandes multinacionales)
Vivimos en un mundo socialista en lo económico a pequeña escala, liberal en lo etico-moral, y ultraliberal en lo económico a gran escala(entendiéndose como ultraliberal ese capitalismo de oligarcas y amiguetes, el único liberalismo realmente posible y existente)

# Publicado por: Hesiodo (Isla de Thule)
viernes, 27 de marzo de 2015

El liberalismo no tiene quien lo defienda

Es curioso constatar que el liberalismo (equiparado a ´´sistema económico basado en el mercado´´) no tiene apenas defensores. Porque no es necesario. El mercado no es una ideología, es un mecanismo automático que se produce en una parte de las relaciones entre los seres humanos. Desgraciadamente -para algunos- las leyes (en sentido científico, no jurídico)) no se pueden derogar. Desearíamos derogar la ley de la gravedad cuando nos caemos pero está ahí. No hay nada a hacer. La ley de la oferta y la demanda, como base del mercado, está ahí, nos guste o no. Existe en Venezuela y en Korea, en Estados Unidos y en Singapur. Lo constatamos por los efectos perversos que se producen cuando se intenta ignorar. Probemos a ignorar la ley de la gravedad, obtendremos resultados catastróficamente semejantes. Mejor sería sería centrarse en aspectos de propiedad o uso como el olvidado Oscar Lange planteaba.
En los años 20 no existían los medios de cálculo que un sistema socialista precisa. Hoy -curiosamente- es más factible un sistema de socialismo de mercado. Relean a Oscar Lange y empiecen a pensar.

# Publicado por: Víctor Amorós (Barcelona)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Dinero
Se acabó la Crisis
El milagro económico de la Alemania de Hitler
¿De verdad la economía pública es el demonio?
Falacias neoliberales
La presidenta del Banco Santander habla de su compra del Banco Popular
El secreto de los populistas
Un capitalismo sin límites
Los que acechan detrás de los mercados
El desarrollo sostenible es un eslogan falaz
Contra la ´lex mercatoria´
La rendición de Syriza
Con sus sacrificios, Grecia ha salvado a los bancos europeos
La Deuda infernal
Islandia: banqueros a la cárcel y victoria sobre la crisis
David Rockefeller: la cruzada mundial de la banca-imperio
El Parlamento Europeo va a aprobar el tratado que nos somete a EE. UU.
La quiebrocracia bancaria
Más de 15.000 lobistas influyen en las decisiones políticas de la Unión Europea
Terremoto: Rusia y China abandonan oficialmente el petrodólar
El ´infierno´ laboral de Goldman Sachs: "Los ´traders´ no se inmutaron ante el infarto de un compañero"
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
A degüello
2 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Nunca hubo genocidio español en América
3 FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Elogio de Polonia
4 La Cataluña española se afirma y resiste
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Juan y Medio



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |