''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 23 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos

SERTORIO
Muerte de un poeta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano


Cuando cada año la Macarena enfila de pronto por la calle de Feria (la principal arteria de su barrio), deja de ser Virgen para convertirse en diosa.
Javier Ruiz Portella

2 de abril de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER RUIZ PORTELLA

 
“Cuando cada año la Macarena enfila de pronto por la calle de Feria (la principal arteria de su barrio), deja de ser Virgen para convertirse en diosa”, decía un amigo mío que me inició, hace ya años, en los secretos de la Semana Santa sevillana.
 
¡Qué bien y con qué razón lo decía! Es de esto de lo que se trata: de este milagro que cada año, al comienzo de la primavera, se obra en las calles de tantas y tantas ciudades y de Andalucía y de casi toda España: el milagro de que, bajo las formas y auspicios del cristianismo —en su versión católica: sería inimaginable en su versión protestante—, lo que resurge, lo que renace, vivo después de tantos siglos, después de tantas persecuciones, no es otra cosa que el viejo poso de “idolatría pagana”. “Idolatría” la llamaban: “idolatría” reivindiquemos.
 
Que la cosa es idolátrica, no cabe la menor duda. Sin los “ídolos”, sin las imágenes, sin el arte, sin las flores, sin la música, sin las cornetas y tambores, sin los cirios y ciriales, sin el incienso que embriaga el aire perfumado de azahar, sin el dorado y recamado de los suntuosos mantos de las Vírgenes que son diosas, sin sus pasos que avanzan contoneándose casi tan voluptuosamente como una hermosa mujer; o sin las saetas que estallan desgarradas, o sin los piropos que la gente lanza a las Vírgenes a las que aman, a las que idolatran con un fervor que les brota de lo más hondo del corazón —“¡Guapa, guapa, más que guapa!”, les gritan (¡qué irrespetuosos, ¿no, Monseñor?); sin todo ese sentir a pueblo que lo llena todo, sin la presencia de ese pueblo que por una vez, por una puñetera vez al año, se siente y es comunidad: pueblo unido en algo grande que les aúna a todos, apiñados ahí, todos juntos en la plaza pública; resumiendo: sin todo el ritual, sacro y profano que lo envuelve y da sentido, todo aquello no sería nada, ni siquiera existiría. Lo que conmueve, lo que estremece durante una semana el alma y el corazón de los millones —he dicho millones— de andaluces y españoles, lo que adoran, lo que les hace exultar, son unas imágenes, unos símbolos, todo un arte —un arte de vivir y de sentir.
 
Son imágenes, son símbolos de cosas tan vivas, tan reales como el amor de una madre, el desgarramiento de su corazón, la felonía de un Judas, el sufrimiento de un Crucificado… Imágenes: no ideas, aún menos dogmas, pecados o culpabilidades. “¡Ay, mi mare, cómo llega ese año de demacrá y cansá la Macarena a su casa, tan guapa, la pobre! ¡Si se le ve en el rostro todo el cansancio por tanto andar!”. Así oí una vez exclamar, un Viernes Santo al mediodía, a unas señoras sevillanas, en tanto sonaba el Himno Nacional y María Santísima de la Esperanza Macarena Coronada (tal es su título completo) se recogía parsimoniosamente en su templo después de haber estado procesionando desde altas horas de la madrugá por las calles de la ciudad.
 
La metáfora a la que habían recurrido aquellas señoras era preciosa. Una metáfora, en efecto, una imagen poética: la expresión del aliento, tan misterioso como maravilloso, que lleva al mundo: he ahí lo que late en el fondo de la religiosidad popular que envuelve a los millones de fieles que…
 
¿Fieles?... No, precisamente no lo son (al menos la mayoría). Es un sentimiento, un sobrecogimiento lo que les envuelve. No es la fe en un Dios sobrenatural, ajeno a ese mundo al que habría creado y al que regentaría; no es la fe en los dogmas que proclama la Iglesia lo que mueve a la mayor parte de quienes, partícipes de tales rituales, dejarán de frecuentar durante el resto del año iglesias y sacramentos. Tampoco participarán en sus creencias. Son en su mayoría tan poco —o tan vagamente— creyentes como el conjunto de nuestras sociedades. Una vez concluidas las celebraciones, cuando el runrún gris de la vida enmohezca de nuevo las calles que durante unos días se han convertido en teatro y plaza pública, también entonces volverán todos a la normalidad que no conoce ni dioses, ni poesía ni sobrecogimiento.
 
Una normalidad cuya banalidad triste tampoco habrá estado, sin embargo, del todo ausente durante los días de fiesta. ¡Ay, esos malditos flashes de los miles de móviles que, desde hace unos años, se encienden al paso de los pasos! ¡Ay, ese lado chabacano, imposible de erradicar tan pronto como el pueblo —“la plebe”, dirán algunos— salta a la calle, se apretuja, se pisa, se empuja, envuelto todo en un incesante bordoneo de voces que sólo se detiene cuando pasan, majestuosos y solemnes, los Cristos de las procesiones del “silencio”!
 
¿Y qué?… ¿Acaso alguien conoce algo en lo que todo sea perfecto, puro, absoluto, inmaculado? Afortunadamente no. Siempre hay un precio, alto o pequeño, que pagar en el altar del ser y del mundo —y quien no lo quiera pagar que cierre el chiringuito y se apee del mundo y sus estrépitos.
 
Es bien pequeño aquí el precio a pagar para que se deslice, en medio de la modernidad que lo rechaza, el aliento de lo sagrado. Un aliento —por ponerle un nombre lo he llamado “pagano”— que también desaparecerá cuando, terminada la Semana Santa, vuelva la vida a su trivialidad. Se esfumará entonces ese sobrecogimiento que no habrá sido más que una especie de paréntesis, como una rendija brevemente abierta por la que se habrá colado unos días el aliento de lo sagrado.
 
Pero se habrá colado, habrá estado ahí, habrá demostrado que la cosa es posible, factible, hacedera. La vacuidad apelmazada del mundo puede destruirse, llenarse de sentido, henchirse de plenitud, rebosar de fervor. Resulta que sí, que las gentes que, insulsas e indolentes, se arrastran por una vida triste y gris también pueden vivir intensamente, maravillarse altamente. Así sea durante los días que van del Domingo de Ramos al de Resurrección de cada año.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 04 de abril de 2015

PAGANISMO CRISTIANO, VALGA LA CONTRADICCIÓN.

Es una semana mágica la Semana Santa. Fernando Sánchez Dragó escribió un libro que todavía no ha trascendido lo que debiera y eso que lo escribió en 1978 y él sí que se declaró anarcoindividualista (pero ya se ha retractado de ello y ahora sólo se declara individualista). El libro es Gárgoris y Habidis y aunque despotrica delcatolicismoque asume ritos paganos como propios, comprende que el hombre es por naturaleza religioso y no podemos ir contra nuestra naturaleza (en España, Cristiana Católica y Apostólica Romana). Aunque exista un imán en Gran Bretaña, Anjem Choudary que se esté pensando interponer un recurso contra los Derechos Humanos a España por practicar la Semana Santa e ir contra la sensibilidad religiosa de los miles de musulmanes que viven en España. La Semana Santa es de las pocas cosas (como el fúrbor) que unen a los españoles (de izquierdas o de derechas), porque aunque digan que no, hasta los potemitos y los comunistas que antaño quemaron figuras religiosas de extraordinario valor artístico levantan tronos y van en penitencia. Que dure, que dure, porque cada vez van quedando menos cosas que unen a los españoles y la espiritualidad y los símbolos importan y mucho, más de lo que nos pensamos. Palabra de un ferviente pagano.

# Publicado por: españolito (Granada)
jueves, 02 de abril de 2015

Consuelo de tontos.

Desde luego, quien no se consuela es porque no quiere... este paganismo vacuo y gregarismo folclórico de nada sirven si no están respaldados- al menos en una parte algo considerable- por una fe y sentido de la trascendencia.
Esas marujas lo mismo se idenfifican con la Virgen como con Belén Esteban. Pura vacuidad e incongruencia típica de las masas.
Conociendo la mentalidad de las masas- y más las españolas- me declaro anarco-individualista confeso.Las masas-precisamente por su incongruencia , debilidad y estupidez- tienen lo que se merecen.

# Publicado por: Hesíodo (Thule)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás
El Proyecto de un mundo nuevo
De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad
No, no ha muerto
Segunda carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
"Cásate y sé sumisa"
Carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Philippe Muray y la demolición del progresismo (y II)
2 Vuestro 18 de Julio
3 SERTORIO
Muerte de un poeta
4 ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |