''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 24 de abril de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
¿Y ahora qué?

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias
 
¿A cambio de qué?

JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Al hilo de los clásicos

Miseria y grandeza de la literatura


Fue la insatisfacción lo que hizo a Cervantes regalarnos la culminación de su novela. Es el desasosiego lo que impulsa a gastar el tiempo, la vida, en rellenar páginas que...
Francisco Núñez Roldán

22 de mayo de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN


Como casi todos saben, cumplimos este año los cuatrocientos desde que se publicó la segunda parte de El Quijote. Es un año como otros, pero como contamos en base diez, estamos obligados a celebrarlo.

Celebrar que quien está leyendo estas líneas, quien las escribe, quien lee El Quijote y por supuesto quien lo escribió están y estaban descontentos con la vida, y que justo por eso se comportan y comportaron así.

La gente feliz no lee, y menos escribe. Pessoa asegura que no hay felicidad falsa, que mientras dura es verdadera. Y tiene razón. Otra cosa es la catadura de esa felicidad, si puede considerársela tal o raya en la estupidez. Pero es innegable que cuando uno está verdaderamente contento se dedica a disfrutar y no a comerse el coco con elucubraciones.  Quien reza no lo hace cuando lo está pasando bien, sino cuando está fastidiado.

Y sin embargo, leemos. Algunos. Una vez terminado nuestro crecimiento físico, no nos queda otro lugar para expandirnos que el mundo interior, la inmensa finca por cultivar que todos llevamos dentro. Si estamos contentos con su extensión y producción no la trabajaremos. De lo contrario, nos afanaremos en mejorarla mientras tengamos vida. Si nuestra insatisfacción es aún mayor y nos vemos con fuerzas y capacidad, no sólo leeremos sino que, mal o bien, nos lanzaremos a escribir, a tratar de descubrirles a otros el multiplicado paisaje que puede existir gracias a la asamblea de esos más o menos cien mil millones de neuronas que llevamos en el ordenador craneano.

Si encima hemos escrito una novela decente y un listillo se ha apresurado a construirnos una segunda parte, nuestra insatisfacción y angustia pueden ser mayúsculas, y nos empujarán a escribir una verdadera segunda parte para nuestra obra que supere y silencie  a la apócrifa.

Tengo por eso cierto cariño al muy mediocre Quijote de Avellaneda. Sin él no tendríamos completa la mejor novela de nuestras letras y de muchas más, un libro tras el cual todos los libros se obligaron a ser distintos. Sin el pícaro Avellaneda puede estarse seguro de que sólo habríamos tenido la primera parte de El Quijote, una novela excelente, desde luego, trufada con otras historias menores que es recomendable saltarse en su relectura. Pero lo que completa y culmina la obra es sin duda la parte segunda, donde los dos protagonistas alcanzan el grado de canon humano y literario que todos más o menos conocemos, donde la calidad y la calidez llegan realmente a lo genial.

Fue la insatisfacción lo que hizo a Cervantes regalarnos la culminación de su novela. Es el desasosiego lo que  impulsa a gastar el tiempo, la vida, en rellenar páginas que uno de entrada no sabe si las disfrutará alguien, siquiera si las leerá alguien, pero que nacen con esa intención. No se crean a quien dice escribir para sí. Para sí uno simplemente piensa. La literatura es un acto que nace con vocación comunicativa y heurística, de descubrirnos algo del mundo, y sobre todo de nosotros mismos, de los autores y de los lectores. Los mejores poemas, por ejemplo, son aquellos que nos resumen alguna verdad que habíamos barruntado, sospechado, y de pronto nos topamos como pensamiento cabal y enterizo. Podemos así hacerlo ya nuestro y repetirlo, encima con la eufonía del ritmo o de la rima, de la música.

De ahí que esa grandeza de la literatura, de los clásicos, del Quijote en su segunda parte, haya nacido de una miseria en este caso documentada, como fue la publicación del libro de Avellaneda.  Claro que no es el único semidesconocido a quien debemos la obra de Cervantes.  Sin el fraile que lo liberó de Argel, sin el funcionario que le negó el paso a Indias hubiésemos tenido un silencioso cautivo o quizá un rico aposentador o encomendero en las Américas, sin oportunidad o ganas para haber escrito.  Alegrémonos por ello de esos disgustos cervantinos que se materializaron, entre otros, en el libro que hoy celebramos y que también a nosotros, dentro de nuestras miserias cotidianas, nos hace partícipes  de su grandeza.

Quizá no sólo en El Quijote suceda así. Quizá el único esplendor que nos es dado alcanzar a los humanos en la vida diaria tenga que surgir de imponernos tareas, de la insatisfacción de lo que vemos o sufrimos, de las muchas miserias en la puñetera política nuestra de cada día, de querer ser mejores, aunque no sepamos exactamente cómo, pero no olvidando nunca que debemos serlo.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 28 de mayo de 2015

400 y 2400 años!!!

Estimado amigo Francisco,la gente feliz también lee y escribe, para muestra basta un botón. Me gustó su reflexión sobre Cervantes, me impulsa a leer la segunda parte en mi próximo desasosiego. En fin, todos le debemos un gallo a Esculapio, no solo Sócrates, sabremos cumplir.
Cordiales saludos

# Publicado por: Roberto Crespi (Montevideo Ururguay)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Francisco Núñez Roldán
¿A cambio de qué?
La oclocracia que viene
Don Claudio Sánchez-Albornoz: República vs. Frente Popular
Derrota y victoria del islam
"Muertos por la democracia y la libertad"
Mi isla mínima
Goya y los goyas
¡A degüello con la Giralda!
¿Quién va contra Montesquieu?
Hay pueblos que, llenos de autoestima, honran a sus muertos
Antonio Machado y los españoles de segunda
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
¿Madre no hay más que una?
José Vicente Pascual
1 FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?
2 Los nuevos reaccionarios
3 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias
4 ¿Rusia o América? Metapolítica de dos mundos aparte
5 Todo se juega hoy (y 15 días después)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |