''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 26 de abril de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)

JAVIER R. PORTELLA
¿Y ahora qué?

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
NACIÓN
Hoy se cumplen 79 años

Viaje al fondo de la noche


Cuando el pistolero socialista que formaba parte de una cuadrilla, engrosada con guardias de asalto, asesinó a Calvo Sotelo, aquella no era una noche más, sino el inicio de una sola, de una inmensa, de una atroz noche, a cuyo fondo de miseria moral y de conciencia a oscuras avanzó España entera.
FERNANDO GARCÍA DE CORTÁZAR

13 de julio de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

FERNANDO GARCÍA DE CORTÁZAR


El 16 de junio de 1936, José Calvo Sotelo, líder del Bloque Nacional, realizó una de sus postreras intervenciones en las Cortes. Con un Gil Robles desplazado por la radicalización de la sociedad española, los discursos del diputado monárquico alcanzaban una gran resonancia por lo que tenían de oposición absoluta a las acciones y omisiones del régimen republicano y a  su propia legitimidad de origen y ejercicio Entre todas las personalidades de la derecha más intransigente, el tribuno gallego fue ganando fuerza tras el regreso de su  exilio y recoger  el  acta de diputado  conseguida en las elecciones de 1933. Su oposición a la estrategia posibilista del caudillo de la CEDA le permitió  adquirir un rango de singular potencia y proyección social cuando el triunfo del Frente Popular y el crecimiento de la violencia política en España clausuraron las expectativas e ilusiones que se habían forjado en los  ámbitos más abiertos  de la derecha. Sin haber tenido fortuna en su  esfuerzo por reunir  a todos  los  grupos  resueltamente antirrepublicanos en el Bloque Nacional, sí pudo hacer que su palabra constara, en el  relato profundo  de la historia, como la voz de quienes estaban dispuestos a enfrentarse a aquel trance, convencidos de que la pasividad ante el desbordamiento de los sectores moderados del gobierno solo conduciría a una catástrofe nacional.
En la  que fue la  más tensa y aguerrida de sus intervenciones parlamentarias, interrumpida reiteradamente por las protestas de los diputados de izquierda, Calvo Sotelo estaba jugándose la vida. Se levantó para increpar al gobierno por su debilidad ante los desórdenes  públicos  y no dudó en  declarar ilegítima la victoria del Frente Popular  de febrero de 1936, lograda con los votos de una CNT que se consideraba ahora desligada de cualquier compromiso con el republicanismo. Denunció la agitación revolucionaria del marxismo que no pretendía  alcanzar la mejora de las condiciones de vida de la clase obrera, sino la pura y simple captura del poder para establecer la dictadura del proletariado. Criticó la pasividad del Estado ante los conflictos sociales,  manifestando  lo que en el mundo occidental de los años treinta iba a convertirse en evidencia: la necesidad de que los gobiernos intervinieran enérgicamente en las relaciones  laborales para corregir las injusticias, aplacar las demandas inasumibles y proporcionar un orden económico al servicio del progreso de la nación y el bienestar de todos los ciudadanos. Era urgente, pensaba, modificar concepciones políticas  basadas en un ingenuo  liberalismo que  perseguían  volver la espalda a los fenómenos de intervención estatal que estaban dándose en Estados Unidos,  Francia o  Bélgica, y que se habían convertido en norma de las potencias fascistas.
La  excitación del debate llevó a Calvo Sotelo a proferir unas palabras que, recogiendo en buena medida el extremismo de su propio pensamiento, iban a resultar fatales para su suerte personal: “Frente a ese Estado estéril, yo levanto el concepto del Estado integrador, que administre la justicia económica y que pueda decir con plena autoridad: no más huelgas, no más lockouts, no más intereses usurarios, no más fórmulas financieras de capitalismo abusivo, no más libertad anárquica, no más destrucción criminal contra la producción. Si ese es el Estado fascista, yo, que participo de la idea de ese Estado, yo, que creo en él, me declaro fascista.”
Podemos imaginar el alboroto que se produjo entre los diputados al escuchar una palabra que representaba el punto de ebullición de la política europea de aquellos años y que había sido el eje central del alegato de Casares Quiroga al tomar posesión de la presidencia del  gobierno. Para  algunos fascistas de primera hora, como el encarcelado José Antonio Primo de Rivera, poco amigo del dirigente monárquico, se trataba de una impostura  más que denunció en su boletín  clandestino de vida efímera y nombre retadorNo importa.Para hombres como Gil Robles, venía a corroborar el proceso de fascistización en el que se refugiaban sectores de la clase media conservadora, que se sentían indefensos, y amplios ambientes de juventud que creían ver brillar en él una esperanza de patriotismo.  
El debate parlamentario llegó a su momento de máxima tensión cuando el primer ministro advirtió al líder del Bloque Nacional del alcance subversivo de sus palabras: “Después de lo que ha dicho […] de cualquier cosa que pudiera ocurrir que no ocurrirá, le haré responsable ante el país”.  La respuesta de Calvo Sotelo adquirió una premonitoria vehemencia : “Me doy por notificado de la amenaza de su señoría. […] yo acepto con agrado y no desdeño ninguna de las responsabilidades que se puedan derivar de actos que yo realice, y las responsabilidades ajenas, si son para bien de mi patria y para gloria de mi España las acepto también. Yo digo lo que Santo Domingo de Silos contestó a un rey castellano: ‘Señor, la vida podéis quitarme, pero más no podéis.’ Y es preferible morir con gloria a vivir con vilipendio.”
Antes de cumplirse un mes de estas palabras, una noche de julio se adentró en el aire de Madrid. Parecía una noche más de aquel estío lleno de inquietud, atestado de incertidumbre, hundido en la cólera, el resentimiento y la conspiración. Era una  noche que, cuando se inició, ni siquiera sabía que estaba destinada a ser la primera de una larga serie de noches de espanto que se abrieron paso en la atmósfera española desde aquel mes de julio de 1936. Cuando el pistolero socialista que formaba parte de una cuadrilla, engrosada con guardias de asalto, asesinó  a Calvo Sotelo, aquella no era una noche más, sino el inicio de una sola, de una inmensa, de una atroz noche, a cuyo fondo de miseria moral y de conciencia a oscuras avanzó España entera, en un largo viaje sin orillas morales, sin cauces de compasión, sin horizontes de esperanza.
© ABC

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 13 de julio de 2015

Habitual en el tiempo.

Gracias por aclarar quien diò el golpe ya que siempre los verdaderos
culpables de cualquier crimen,tratan de que otro pague el pato,como
en los paises balticos,que hicierón creer que francotiradores soviéti
cos fuerón los causantes de los muertos en las manifestaciones anti
rusas ya que la URRSS ya era historia,pero la CIA y sus guates fas
cistas o de la organización Gladio,a saber,se montarón la mentira,aho
ra descubierta como consecuencia de emplear la misma tactica deses
tabilizadora en Kiev,en los hechos que llevarón al golpe de estado a
prinípios del pasado año.Siempre lo mismo,la manipulación y la mentira para ganar,así acaba según que política.

# Publicado por: josep xicot (Barcelona)
lunes, 13 de julio de 2015

¿Quién dio el golpe?

El golpe de Estado fue el 13 de julio. Y lo dio el Frente Popular. Lo del 18 de julio fue un contragolpe de Estado para salvar la República. Luego las cosas derivaron e incluso degeneraron.
Y lo reconozco yo, que soy de izquierdas.

# Publicado por: Izquierdista heterodoxo (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Nación
Gibraltar no existe
No confundamos "patria" y "patrioterismo"
La crisis de la derecha política: modernidad y posmodernidad
La Leyenda Negra. Esa inmensa falacia de España genocida de América
España, o la dictadura perfecta
«Trump y Putin lo arreglarían de otra manera»
La derecha política ha desaparecido en España
Falangistas incómodos
Fascismo rojo
El caso Rufián
El 12 de octubre Barcelona se afirma española
¿Es España un país de funcionarios?
Los dueños del harén
Vuelve el Justiciero
Extirparán las "malas hierbas" de Podemos. Pero con mucho amor
El Cid era catalán
Podemos: de Kant a Ikea
Laín Entralgo: España como problema
"Blas de Lezo": iniciativa popular para nombrar un buque de la Armada británica
¿Un tercer partido en discordia para España?
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
¿Madre no hay más que una?
José Vicente Pascual
1 Los nuevos reaccionarios
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Y ahora qué?
4 JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)
5 Todo se juega hoy (y 15 días después)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |