''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 24 de abril de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
¿Y ahora qué?

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?

JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
El vuelo del águila

elmanifiesto.com

31 de agosto de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

Hay mitos populares abiertos, lo que entre otras cosas significa que nunca van a darse por zanjados. En realidad, la esencia del mito es su continuo aprestado para la hermenéutica y la suma de nuevos elementos, datos, aportaciones o “descubrimientos”. Por ese motivo, los mitos contemporáneos son objeto de atención recurrente en obras de ensayística y narrativa. Es el caso de este singular libro de Felipe Botaya, El vuelo del Águila. Y lo defino como singular porque de verdad es un libro raro, no por lo extraño sino justo por lo inusual. Pero antes, hace siete líneas, he dicho que los mitos contemporáneos, abiertos, son cauce permanente de atención y (re)creación. Hay que explicarse.

Si un novelista, o un historiador, trabaja sobre la hipótesis de que el III Reich tenía y de hecho ejecutó un plan, minuciosamente concebido y perfectamente organizado, para perpetuarse tras la derrota de 1945 y sentar las bases de su reentrada en la Historia cuando las circunstancias objetivas y condiciones subjetivas así lo permitieran, el enunciado resulta verosímil. Si se detallan las acciones y empresas concretas de dicho plan, el asunto se pone un poco más difícil: establecer bases operativas y de coordinación en la Luna, en Suramérica y en la Antártida; desarrollar armas nucleares; perfeccionar y dar uso eficiente a una máquina del tiempo. Para llevar a cabo estos descomunales propósitos, el moribundo III Reich reclama y consigue la colaboración de los principales empresarios y financieros que hasta ese momento han apoyado a la Alemania nazi, obteniendo interesantes beneficios como es lógico. Se les garantiza, de nuevo, la prosperidad de la inversión, con lo cual el plácet de los poderes económicos es, otra vez, cosa hecha. Pero todo esto resulta complicado de exponer y argumentar. El autor, Felipe Botaya, con muy buen criterio y bastante pericia, recurre de inmediato al artificio de la novela; porque en la obra narrativa es real todo cuanto pueda contarse con solvencia literaria.

Pero hablamos, decía, de una novela rara. En la misma, además de una construcción dramática convincente, hay vertida una considerable documentación sobre los esfuerzos (que fueron reales, o acaso pudieron serlo), del III Reich por evitar su borrado de la Historia tras la debacle del 45. Esa documentación, sin duda, podría haber servido para escribir un ensayo especulativo sobre aquellos afanes y cómo de una forma u otra, y con distinta fortuna, consiguieron plasmarse en la realidad y configurar algunos ejes fundamentales del mundo en que hoy vivimos. Pero el autor, de nuevo sagaz, prefiere esquivar la etiqueta de “brujo retornado”; se instala con libertad absoluta en el ámbito de la ficción. El resultado: una novela de raíz mitológica sobre una de los grandes mitos de nuestra contemporaneidad: la persistencia del “poder” nacionalsocialista alemán tras la II Guerra Mundial.

Tiene Felipe Botaya, incluso, la habilidad de introducir personajes muy vivos, entrañables, cuyas biografías van a ser marcadas por aquel plan de supervivencia de la antigua élite, la vieja guardia nacionalsocialista. Dos de estos personajes me han llamado la atención, como le sucederá a cualquier lector: el viejo Franz Köster y su nieto Arno. El primero, enfermo en un hospital de Barcelona (la capital y costa de Cataluña, otro refugio para los cuadros del partido y dirigentes del Estado), muchos años después, confidencia a Arno el antiguo plan de expansión y supervivencia, su verdadero alcance, las condiciones actuales del mismo y el compromiso que exige su aceptación: la nueva tarea de la juventud vinculada a la tradición. Pues ese es el papel que Arno desempeña en la novela: el de continuador, receptor del ideal y nuevo “héroe”, en tanto que aceptar la tarea implica, desde luego, un alto grado de idealismo y coraje. Arno, desde mi punto de vista, es el más logrado acierto literario de El Vuelo del Águila. Y lo más notable de esta obra, el argumento, desarrollado bajo la preceptiva del género narrativo y argumentado con la precisión de un ensayo. Si dejamos a un lado nuestras cómodas, cotidianas ideas preconcebidas, y nos adentramos en El Vuelo del Águila con curiosidad despierta e intención de conocer, sea cual sea el cariz de lo hallado, sin duda la lectura de esta novela va a alcanzar lo que muchísimas otras no consiguen: el asombro del lector y la placentera, apasionante sensación de dejarnos arrastrar por una historia que absorbe nuestro interés y despierta nuestra inquietud por "saber más" desde la primera a la última página.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 31 de agosto de 2015

El Vuelo del Águila

Totalmente de acuerdo con el artículo. He disfrutado este verano de su lectura y ha sido apasionante ya que nos adentra en un mundo desconocido que se produce después de la guerra.
¡Felicitaciones!

# Publicado por: Javier Gonzalez (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Lejos de Itaca
¿Madre no hay más que una?
Del azul nacen los caballos
Por qué Le Pen no va a ganar en Francia
Heterodoxia
Control mental - El arma oculta de las élites
Cervantes, inventor del doctor Watson
Cicatriz
La dependencia de Cataluña
Un país imaginario
Muerte o muerte
Capitalismo, mentira, mito y realidad
"Rebeldes", la seducción de la aventura
La fantasía de la razón en el universo holmesiano
Los bárbaros
Autores indie
El PP se suicida
Este artículo, hace cuatro días, se titulaba "El PP salva los muebles"
Podemos, un partido para los días de fiesta (II)
Podemos, un partido para los días de fiesta (I)
Algo por la vida, la verdad y la belleza
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
¿Madre no hay más que una?
José Vicente Pascual
1 FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?
2 Los nuevos reaccionarios
3 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias
4 ¿Rusia o América? Metapolítica de dos mundos aparte
5 Todo se juega hoy (y 15 días después)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |