''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 26 de abril de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)

JAVIER R. PORTELLA
¿Y ahora qué?

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Entre mito y totalitarismo

¿Qué Nación?


Particularmente interesante fue el debate suscitado entre intelectuales alemanes y franceses sobre la cuestión de Alsacia, pues la doctrina germánica no admitió jamás la concepción voluntarista francesa, sino que subrayaba la idea de pueblo como comunidad natural.
Jesús J. Sebastián

16 de septiembre de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS J. SEBASTIÁN


Particularmente interesante fue el debate suscitado entre intelectuales alemanes y franceses sobre la cuestión de Alsacia, pues la doctrina germánica no admitió jamás la concepción voluntarista francesa, sino que subrayaba la idea de pueblo como comunidad natural procedente de un origen y un idioma comunes constituida en unidad espiritual. Por el contrario, los franceses defendían una concepción más amplia en base a la conocida sentencia de Renan, según la cual “la existencia de una nación es un plebiscito cotidiano”.
Desde entonces y hasta ahora, se ha teorizado sobre la “nación cultural” Fichte, Herder, la dialéctica nacional sobre el “historicismo” Bauer y el “socialismo” Marx, Engels, Lenin, Stalin, Luxemburg, austromarxistas, etc. En la misma línea, Renán enfatizaba la idea de nación como la conjunción de un pasado y un presente comunes, cimentados sobre una unidad política de voluntades. Y Ortega y Gasset entendía la nación como una empresa, como un “proyecto de futuro”, como un auténtico “programa”, que es aceptado voluntariamente por la colectividad y sustentado en lo que el pensador español denominaba “identidad hipostática” entre el poder público y la colectividad a la que sirve.
La ciencia política es prolija en definiciones del concepto de nación. Acosta lo define como “la proyección en el mundo de una sociedad territorialmente delimitada, no necesariamente constituida en Estado, actuando para dominar las condiciones materiales y culturales de su existencia, mediante fuerzas ideológicas y políticas que forjan para ella una identidad y una voluntad colectivas, a base de elementos culturales, étnicos e históricos”. Por su parte, Solozábal concibe la nación como aquélla “comunidad intrínsecamente diferenciada de las demás, que es consciente de su especificidad histórico-cultural y capaz de generar una relación de lealtad superior y excluyente”.
La línea común que subyace en cada uno de los intentos conceptuales es la existencia de elementos culturales y sociopolíticos. Desde esta perspectiva, puede definirse la nación como “una sociedad articulada en torno a unas ideas-fuerza, a un sistema de valores propios de contenido político, trasunto colectivo del propio sistema de valores que los miembros de esa sociedad utilizan en la solución de sus interrelaciones e instituciones privadas”, matizado por el “autorreconocimiento” de pertenencia a dicho colectivo.
Ahora bien, una conceptualización terminológica de los sujetos colectivos del nacionalismo, nos proporciona un amplio elenco de posibilidades: nación, nacionalidad, región, etnia, Estado. Nación y nacionalidad son dos términos ambivalentes y polisémicos, con una específica conexión entre el “hecho” y el “derecho”, esto es, entre pueblo organizado políticamente y grupo étnico no realizado políticamente, lo que, en última instancia, coincide con las ideas de “nación política” y “nación cultural”. De ahí que ”nación” se distinga de “región” -hecho condicionado por la geografía- y “etnia” una especie de nación natural, es decir, su basamento cultural. Y de ahí también que no exista una nación en tanto lo natural no sea sustituido por lo político. Herder dirá que “la política crea los Estados, la naturaleza las naciones”.
El intenso debate sobre la idea de “nación” no sólo es rico en definiciones, también en la enumeración de los elementos, más o menos objetivos, componentes estructurales de dicho concepto. Por eso, aunque pueda aventurarse una clasificación sin pretensiones globalistas ni excluyentes de los indicios etno-nacionales, nos encontramos simplemente ante una mera aproximación, que de tomarse de forma totalizadora, estaría negando la solidez de la propia idea que se intenta definir.
En definitiva, el resultado de la investigación étnica debe basarse en la búsqueda de una combinación mínima de componentes nacionales que exterioricen y garanticen la existencia de una identidad diferencial. Así, una etnia como ente vivo puede adoptar diversas manifestaciones, en las que unas veces predominarán rasgos diferenciales como la lengua, la raza o la religión (determinismo étnico) y otras prevalecerán la historicidad, la comunidad o la voluntariedad (relativismo étnico).  De todos ellos, hay que afirmar que historia, cultura y territorio constituyen las referencias fundamentales, la materia base sobre la cual el resto de los elementos, combinados o interrelacionados, desarrollarían una determinada personalidad o identidad colectiva.
Todos los teóricos sobre la “nación” aportan en sus definiciones una serie de elementos que representan una constante. Aun así, el profesor Laporta ha criticado esa insufrible insistencia en determinar -de forma inapelable- los símbolos etno-nacionales y ha tenido el valor de cuestionar todas esas pautas de identidad la raza, la cultura, la lengua, conservándolos críticamente, esto es, concediendo al individuo -como agente histórico y moral- un protagonismo en la aceptación o rechazo de las señas de identidad como algo sobre lo que puede -y debe- producirse controversia.
Todos los elementos que integran la particularidad de una nación se fraguan en la historia  ese pasado común de hechos y vivencias que, en ocasiones, adopta la forma de “mito”, la cual se presenta como momento dialéctico fundacional en la constitución de la etnia (comunidad cultural) y como referencia de su consolidación- lo que se conoce como proceso de “etnogénesis”. De esta forma, historia como génesis y etnia como resultado, se identifican en el discurso nacionalista. En este sentido, la historia se identifica también con la naturaleza del ser colectivo (cultura), con el sentimiento comunitario de esas raíces legendarias y la aportación a la humanidad de unos eventos gloriosos.
El territorio aparece como el soporte físico donde se desarrolla la etnia, el medio natural al que el pueblo debe adaptarse por referencia a la naturaleza y a su dominación. El marco territorial, no sólo aporta ciertas pautas culturales, sino que se configura como la base de un posible soporte estatal y como principio de uniformidad de sus habitantes. El territorio aparece, muchas veces, teñido de un auténtico simbolismo -pueblos del mar, pueblos de la montaña, etc- que se cierra con el concepto de “frontera”, línea imaginaria que une y separa al mismo tiempo, y cuya inconsistencia provoca fenómenos como el expansionismo, la diáspora o el irredentismo.
La cultura se manifiesta como el elemento definidor por excelencia de la etnia, hasta el punto de que ambos conceptos se identifican habitualmente. La cultura sirve como núcleo de autoidentificación colectiva por contraposición o confrontación frente a otra identidad rival o predominante, la diferenciación entre el “grupo-de-nosotros” frente a los “grupos-de-los-otros”, pero que sirve también para la asimilación endógena del extranjero o foráneo. En dicha dinámica, la lengua autóctona aparece como el vehículo a través del cual se manifiesta la cultura, y aunque en la actualidad no puedan identificarse unidad lingüística y nación consolidada, su carácter instrumental no permite prescindir de su virtualidad autoconservativa de la identidad y homogeneidad del grupo étnico.
Así, desde luego, no es posible sostener hoy en día que una lengua particular constituya un elemento esencial, la “sustancia” de una nación, como lo demuestra la existencia de naciones plurilingües o de comunidades perfectamente autoidentificadas en el interior de auténticas unidades lingüísticas. Ahora bien, la lengua es un importante referente en el proceso de construcción y unificación nacional y de ahí su trascendencia en la mayoría de los nacionalismos europeos. Así, la lengua aparece como factor de identificación cultural que coadyuva a crear la sociedad civil, pero sólo cuando la clase nacional dirigente la instrumenta como vehículo, no ya de aquélla cultura particular, sino de una determinada ideología nacionalista.
En definitiva, la “nación” es un sentimiento difícilmente racionalizable o reducible al sentido o a la razón. El mismo hecho nacional parte siempre de un mito fundacional, impreciso y por tanto manipulable.  La “nación” está siempre rodeada de mitos, símbolos y leyendas. Es la propia naturaleza histórica la que crea las naciones, la política hace lo propio con los Estados. De ahí que una nación no pueda dotarse de un soporte estatal, en tanto la naturaleza no se transforme en política.  Y por eso también, sólo las naciones donde una minoría política ha llevado a cabo la difícil tarea de “racionalizar un sentimiento”, puede dotarse de una interiorizada comunidad nacional. Dicha tarea es sumamente compleja, puesto que la cuestión nacional se encuentra siempre acechada de enemigos dignos de un irracionalismo peligroso, como son la identificación de la “nación” con la raza o con la lengua.  La nación es un mito y como tal no puede explicarse mediante parámetros racionalistas. La nación se siente a través de la sangre, el suelo, el paisaje, la costumbre, la familia, mediante una abstracción de sentimientos ancestrales, a veces incluso salvajes.
La “nación” constituye por si misma un auténtico sistema mitológico que arranca del concepto “etnia” como realidad comunitaria histórico-cultural para dar legitimidad a la razón del ser nacional, el hecho constitutivo de la nacionalidad. Se produce aquí un fenómeno de retroalimentación: el mito nacional constituye precisamente el núcleo fundacional de la nación. Ahora bien, el “mito nacional” no es algo que se invente o se construya, sino que se “descubre” como algo real que subyace en la misma esencia de la “nación”, pero que debe sustraerse de su estatismo para dotarle de ese sentido fundacional, creador, primigenio. La nación, por tanto, no es un producto ideológico, pero el nacionalismo que la reivindica sí que lo es y, por tanto, necesita de la política para poder manipular el mito. Las naciones son parte de la historia y de la civilización. Pero el nacionalismo conduce al totalitarismo.  

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 21 de septiembre de 2015

RE: A vueltas con Cataluña, ooootra vez.

Si puede hablarse de una ´´Europa de las etnias´´, ¿por qué no una ´´España de las etnias´´? Efectivamente, España puede ser un conglomerado de pueblos semejantes, pero en cuanto a cuestiones políticas y administrativas, un contrato debería ser bilateral: puede haber un alejamiento político, pero eso no quiere decir que haya un alejamiento étnico.
No hay que escandalizarse tanto, pues la sangre es una cosa y lo político es otra.

# Publicado por: Francisco Albanese (Chile)
viernes, 18 de septiembre de 2015

A vueltas con Cataluña, ooootra vez.

Los que reivindican el carácter nacional de Cataluña suelen concebir a España como Estado (es decir, ente político) sin verdadera sustancia nacional. De ahí las continuas referencias al ´Estado Español´. Uno de los problemas que plantea esta concepción es que deja a la mayoría de los españoles en una especie de limbo, privados de nacionalidad. Si España no es una nación, sino un mero Estado, entonces ¿cuál es mi nación? He hecho esta pregunta a varios separatistas catalanes que negaban a España el carácter de nación y no han sabido responderme de manera satisfactoria.

Resumiendo, esto es lo que hay: para que Cataluña sea nación, España debe renunciar a su carácter de nación, porque no tiene sentido una ´nación de naciones´. Un catalán puede ser siempre español si rechaza el separatismo, pero uno de Burgos, de Zaragoza o de Granada se queda huérfano si renuncia al carácter nacional de España.

Otros podrán alegar que España es una nación, pero que Cataluña no forma parte de ella; el mismo argumento se podría emplear para el País Vasco, Galicia y otras regiones; esto conduciría a una serie de amputaciones hipotéticas que dejarían, como remanente, un conjunto de regiones en las que el sentimiento español es claramente dominante; a ese remanente con capital en Madrid se le llamaría España, desde este punto de vista. A mí todo esto me parece un despropósito.

España es todo o nada.

Apocalipsis 3.16: ´Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.´

# Publicado por: El Disidente (Madrid)
jueves, 17 de septiembre de 2015

El concepto y la vida

El hombre occidental necesita ´´conceptualizar´´, necesita una dialéctica en la cual apoyarse y a partir de allí situarse en una realidad casi siempre artificial. Así quienes obran más allá de toda duda, tienen siempre las manos libres. Como alguna vez se ha dicho: ´´La duda es la jactancia de los intelectuales´´ La nación ´´es´´ cuando existe un poder en movimiento, un poder sin nombre en medio de la tragedia del mundo, una identidad dinámica que autodefine sus objetivos y su identidad sobreviviendo.

# Publicado por: Juan Pablo Vitali (La Plata)
miércoles, 16 de septiembre de 2015

.

Muy buen artículo, aunque me gustaría que profundizara en el final (´´el nacionalismo conduce al totalitarismo´´).
Por otro lado, no comprendo en la necesidad imperante de algunos de querer que Cataluña siga dentro del Estado español. Creo que esa decisión corresponde a la nación catalana.

# Publicado por: Francisco Albanese (Chile)
miércoles, 16 de septiembre de 2015

Otro ladrillo en su muro

No creo que el reconocimiento como nación colme las aspiraciones catalanistas. Sería un pasito mas en sus aspiraciones independentistas.

# Publicado por: Alfredo (Madrid)
miércoles, 16 de septiembre de 2015

Son una nación

Dejemos que Cataluña sea una nación si ellos quieren. Pero siempre dentro del Estado español.

# Publicado por: Progre Descarriado (Madrid (España))
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús J. Sebastián
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
El laberinto de la identidad europea
El enigma Georges Sorel
El «pensamiento ambidiestro»
Hacia el Imperio interior
La revolución biotecnológica
Arqueología del fascismo
El enemigo americano
El Mito Indoeuropeo
El reverso del comunitarismo
¿Ciudadanos o átomos?
Contra el mundialismo neoliberal
¿Un antirracismo diferencialista?
¿Demos contra Aristos?
Homo agonalis
El sexo de los ángeles
Elogio de la disidencia
¿Para cuándo una economía alternativa?
El dilema igualitarismo / anti-igualitarismo
El TTIP: amenaza neoliberal
La soberanía digital
El fin de la soberanía
Verstrynge: o la misteriosa deriva de un náufrago político
Contra Occidente
Ortega y la catástrofe regeneradora del 14
Un relato sobre la «Nouvelle Droite» y el «Front National»
¿Una Europa alemana?
Ramiro de Maeztu
Alain de Benoist en español
España, ¿federación o autodeterminación?
Carl Schmitt, ¿otra corriente de la Revolución Conservadora?
La fascinante experiencia de la Revolución Conservadora alemana (1919-1932)
La crisis de la modernidad en España
El principio aristocrático en Ortega y Gasset
El eterno retorno al mito nacional europeo
Mishima o la redención por la muerte
Pío Baroja, una antropología del dolor
El Manifiesto de Unamuno contra las dos Españas
Ortega: Europa y la Revolución Conservadora alemana
Los gitanos, ¿un problema hindu-europeo?
El inasible concepto de raza (y II)
El inasible concepto de raza (I)
Darwin: evolucionismo o creacionismo
Conservadurismo revolucionario
frente a neoconservadurismo
El orden de las castas
La Nueva Derecha: en la senda de la Revolución conservadora alemana
El mito nórdico
Patrón oro o patrón riqueza
Una biología histórica de España (I): mitología
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
¿Madre no hay más que una?
José Vicente Pascual
1 Los nuevos reaccionarios
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Y ahora qué?
4 JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)
5 Todo se juega hoy (y 15 días después)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |