''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 20 de agosto de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
Inevitable

JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!
 
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (y II)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Elogio de la diferencia

¿Un antirracismo diferencialista?


Ediciones Fides ha publicado un libro recopilatorio de Alain de Benoist, titulado "El derecho a la diferencia. Para acabar con el racismo", en el que se analizan los modernos fenómenos del racismo y del antirracismo y se diseña un diferencialismo cultural en el que prevalece el respeto del derecho a las diferencias étnicas y culturales.
Jesús J. Sebastián

9 de octubre de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS J. SEBASTIÁN

Alain de Benoist y los autores de la Nueva Derecha (ND) siempre han criticado explícitamente las teorías racistas, esto es, aquellas que jerarquizan las razas en función de prejuicios fundamentados en las características biológicas o genéticas y que, presuntamente, legitimarían la dominación de unas razas sobre las otras, o la creencia de la existencia de unas “razas puras” que se contaminarían por el mestizaje con las “no-puras”. En cambio, la ND ha rechazado siempre el racismo en nombre del respeto al “derecho a la diferencia cultural”.

Sin embargo, varios autores como Taguieff, Dummet, Barker, Balibar o Wieviorka han considerado que el discurso neoderechista, aunque se articule fundamentalmente en torno a argumentaciones relacionadas con la idea de cultura y no recurra a categorías raciales, constituye, en realidad, un “racismo clandestino” o “encubierto”, un “nuevo tipo de racismo”, un racismo “culturalista”, “cultural” o “diferencialista”. El cambio de registro que ese discurso opera (sustitución de categorías biológicas por categorías culturales) vendría a ser, en realidad, una estrategia ideológica para encubrir su racismo, eludir la acusación de “racismo” y dotar a sus planteamientos de respetabilidad ante el descrédito científico e histórico sufrido por la “raciología”.

Así, por ejemplo, Wieviorka opina que conviene reservar el término “racismo” sólo para fenómenos en los que hay referencia a elementos de naturaleza biológica. Atendiendo a esas exigencias, habría que cuestionar la conceptuación del discurso culturalista como un tipo de racismo, sobre todo cuando, en ese discurso la biologización ha sido sustituida por la culturalización y aparece sólo una lógica diferencialista. El análisis que Wieviorka realiza del discurso culturalista de la ND presenta enfoques diferentes con respecto al efectuado por Taguieff. Mientras que para éste el diferencialismo culturalista de la ND constituiría un nuevo tipo de racismo, como resultado de una metamorfosis en el fenómeno racista, para Wieviorka, el llamado racismo culturalista o diferencialista sería el resultado del reforzamiento de una de las lógicas tradicionales del fenómeno racista, la lógica de diferenciación, la cual, en tanto que constitutiva del fenómeno, habría estado siempre presente a lo largo de toda la historia del racismo.

El caso es que Alain de Benoist no ha cuestionado nunca el hecho de la existencia de razas. Esto es, que la existencia de diferencias intraespecíficas en el género humano, de grupos que se definirían por la frecuencia de determinados componentes genéticos, resulta incontrovertible. Pero reconocer este hecho no significa, de modo alguno, postularse en el bando del racismo. Alain de Benoist fijó, muy tempranamente, los términos del debate y el relato de una crítica diferencialista del racismo que, inmediatamente, se convertiría en una de las señas de identidad de la escuela de pensamiento de la Nueva Derecha. 

El racismo, según De Benoist, es una doctrina bipolar. Como actitud, el racismo se manifiesta en un cierto reflejo de exclusión, al que, dada su extensión universal, habría que reconocer el valor de una disposición innata, natural, integrada en las estructuras filogenéticas de la especie humana. Pero, según Alain de Benoist, lo que define, de inicio, al racismo como actitud, es la combinación de este impulso primigenio con una concepción monoteísta del mundo. «La actitud racista –escribe– aparece ligada a la convicción de que no existe más que una verdad. Al mismo tiempo, se presentan reunidas las condiciones de justificación de una intolerancia absoluta respecto de quienes se encuentran en el error». De esta forma, el racismo identifica al propio grupo de origen o pertenencia con la norma absoluta y universal a la que deben someterse los otros grupos, revelando simultáneamente una incapacidad, no sólo para reconocer las diferencias existentes en esos otros grupos, sino las propias de su grupo.

«Esta tendencia a interpretar al otro a través de uno mismo es tanto más absurda cuanto que impide no sólo la comprensión del “otro”, sino también la comprensión de uno mismo, en la medida en que no se puede ser plenamente consciente de la propia identidad sino es mediante la confrontación con una variación exterior: necesitamos al “otro” para saber en qué nos diferenciamos de él». La ceguera del racismo para percibir en la “alteridad” de los otros un valor en sí mismo, niega toda posibilidad para identificar la propia “mismidad”.

Por otra parte, como pensamiento, el racismo, frecuentemente y a pesar de sus muchas variantes, se identifica con el reduccionismo biológico, con la idea de que lo determinante en la historia de las sociedades humanas es la raza. Este reduccionismo racista se olvida de lo esencial, de lo específicamente humano, que es, justamente, lo que no puede ser reconducido a parámetros puramente biológicos de explicación. «Los factores biológicos –afirma Alain de Benoist– no desempeñan en el hombre más que un papel de determinación potencial; no definen más que un marco, un zócalo, una base». Lo específico del hombre no es la naturaleza ni lo biológico, sino la cultura y la historia.

Pero según sus críticos, la estrategia de cambiar el término “raza” por el de “cultura” no haría sino enmascarar lo que Taguieff llamaba un “racismo diferencialista”. La retorcida hipótesis consiste en defender que la absolutización y esencialización del valor de esas diferencias –de todas, no sólo las de un grupo humano– sería la versión moderna de un racismo que siempre ha estado presente en el acervo ideológico de la derecha radical y que la Nueva Derecha intentaría camuflar para legitimar –y dotar de respetabilidad– su discurso neorracista. Una acusación que no deja de ser un simple juicio de intenciones: no se intenta “comprender” al adversario y, en una fase inmediatamente posterior, “criticar” sus posturas, sino de “desenmascarar” un supuesto trasfondo ideológico equiparándolo con la maldad intrínseca de la xenofobia.

Tan singular hipótesis parte de la base de que el racismo puede expresarse tanto en términos de rechazo como de elogio de la diferencia (cultura, tradición, religión, etc.), sólo que siempre sería “mixofóbico”, es decir, contrario al mestizaje. Según Taguieff, el racismo diferencialista «no puede ser reducido a la teoría y la práctica de la desigualdad que legitima la dominación y la explotación. Más bien se encuentra imbuido del imperativo categórico de preservar la identidad del grupo, cuya pureza lo hace sagrado».

Como respuesta, la ND denuncia, sin embargo, el racismo de sus críticos, que puede tener dos tipos de manifestaciones. Una primera, que identifica con el llamado “racismo de asimilación” –conceptualizado por oposición al “racismo de exclusión”–, según el cual no se trataría tanto de “destruir al otro” como de negar sus diferencias o, incluso, de negar su propia existencia. Y una segunda, que denomina “alteromanía”, el respeto de todas las culturas excepto de la propia de los que hacen el juicio de valor, y que sería típica de la izquierda antirracista europea. Se apoya la emergencia y el redescubrimiento de las raíces de otros pueblos, mientras se denigran los mismos esfuerzos para que los europeos encuentren las suyas, lo que, en última instancia, supone una actitud de rechazo de sí mismo, de “autoodio” y de etnomasoquismo: el típico etnocentrismo occidental invertido. En este retorcido contexto, Alain de Benoist se pronuncia por un “antirracismo diferencialista” (no desigualitario), frente al izquierdista y biempensante “antirracismo” que, en realidad, no sería sino una versión del “racismo heterófobo”, esto es, una creencia basada en el odio a las razas y en un programa de erradicación de todas las diferencias raciales y culturales que se disolverían en una gran civilización universal, fruto de un crisol nivelado por el mestizaje, la igualación y la aculturación.

 © Ediciones Fides


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
domingo, 11 de octubre de 2015

Y que me perdone también la redacción de El Manifiesto...

... por tomarme la licencia de aprovechar este medio para dar a conocer estas alarmantes noticias:

Peter Sutherland, pontífice de la globalización, insiste en que hay que acabar con la soberanía nacional:
http://www.thenewamerican.com/world-news/item/21730-insider-eu-u-s-must-take-more-refugees-get-rid-of-sovereignty

Y estas son solo algunas de las consecuencias:
http://www.gatestoneinstitute.org/6668/germany-migrant-crime-wave

Ante este panorama, ante estas elites claramente hostiles, ¿tiene sentido seguir argumentando sobre sutilezas filosóficas acerca del racismo?

Yo creo que ya hemos pasado esa fase y que estamos llegando al punto del ´no va más´, y que va siendo hora de plantarse ante esta gente, y estas organizaciones, acabar con su mandato, llevarlos ante un tribunal y condenarlos a las penas más duras, aunque sea necesario elaborar nuevos conceptos jurídicos y aplicarlos de manera retroactiva.




# Publicado por: El Disidente (Madrid)
viernes, 09 de octubre de 2015

Que me perdone el señor De Benoist, pero...

´Antirracismo diferencialista´. Uf, qué manera de complicarse la vida.

Yo creo que resulta más eficaz, y más accesible para la gente corriente, exponer el callejón sin salida al que nos conduce la ideología antirracista. Aquí no tengo espacio para explicarlo ni nadie me lo ha pedido.

Por otro lado, sabemos que la etiqueta ´racista´ es un arma dialéctica que se utiliza principalmente contra los europeos (léase ´caucasoides´, hombre blanco o como prefieran), y solo de rebote contra otras poblaciones; que, en manos de individuos o de grupos que representan intereses étnicos no europeos, es un instrumento de guerra étnica de demostrada eficacia; cuando es utilizada por los propios europeos contra si mismos, es una forma de señalización moral, de competición por el status (´soy mejor persona que tú´); a menudo es puro fariseísmo, pero otras veces se trata de la expresión del verdadero creyente, que ha asumido el ´antirracismo´ como una religión, con sus intensas respuestas emocionales ante argumentos sospechosos de querer ´justificar lo injustificable´, es decir, la defensa de sus propios intereses étnicos (porque estos creyentes, suelen ser, casi siempre, europeos ellos mismos).

En todos los casos, es una herramienta fundamental para el programa de sustitución demográfica. La izquierda y los intereses globalistas del Gran Capital van nuevamente de la mano en este asunto, junto con la Iglesia Católica y los protestantes.


# Publicado por: El Disidente (Madrid)
viernes, 09 de octubre de 2015

Judíones de La Granja

Yo no soy racista, me da igual un goy que un marrano judío.
Pero ahora en serio: ¿se han preguntado por qué en España no hay antisemitismo? Porque no hay judíos desde 1492.

# Publicado por: Progre Descarriado (Madrid (España))
viernes, 09 de octubre de 2015

Espléndida narración

Mejor dicho: Magistral.

# Publicado por: Papaluna (Barcelona)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús J. Sebastián
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (y II)
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (I)
La agenda oculta de la globalización
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
El laberinto de la identidad europea
El enigma Georges Sorel
El «pensamiento ambidiestro»
Hacia el Imperio interior
La revolución biotecnológica
Arqueología del fascismo
El enemigo americano
El Mito Indoeuropeo
El reverso del comunitarismo
¿Ciudadanos o átomos?
Contra el mundialismo neoliberal
¿Qué Nación?
¿Demos contra Aristos?
Homo agonalis
El sexo de los ángeles
Elogio de la disidencia
¿Para cuándo una economía alternativa?
El dilema igualitarismo / anti-igualitarismo
El TTIP: amenaza neoliberal
La soberanía digital
El fin de la soberanía
Verstrynge: o la misteriosa deriva de un náufrago político
Contra Occidente
Ortega y la catástrofe regeneradora del 14
Un relato sobre la «Nouvelle Droite» y el «Front National»
¿Una Europa alemana?
Ramiro de Maeztu
Alain de Benoist en español
España, ¿federación o autodeterminación?
Carl Schmitt, ¿otra corriente de la Revolución Conservadora?
La fascinante experiencia de la Revolución Conservadora alemana (1919-1932)
La crisis de la modernidad en España
El principio aristocrático en Ortega y Gasset
El eterno retorno al mito nacional europeo
Mishima o la redención por la muerte
Pío Baroja, una antropología del dolor
El Manifiesto de Unamuno contra las dos Españas
Ortega: Europa y la Revolución Conservadora alemana
Los gitanos, ¿un problema hindu-europeo?
El inasible concepto de raza (y II)
El inasible concepto de raza (I)
Darwin: evolucionismo o creacionismo
Conservadurismo revolucionario
frente a neoconservadurismo
El orden de las castas
La Nueva Derecha: en la senda de la Revolución conservadora alemana
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Inevitable
2 SERTORIO
Dixie
3 JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!
4 Aquel niño sirio y este niño europeo
5 Locas, encoñadas y desarraigadas



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |