''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 24 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
"Imagine"

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta

JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
CULTURA
Alain Finkielkraut

Nosotros, los modernos


Alain Finkielkraut nos permite explorar en profundidad, precisamente, las razones últimas del taque sistemático que el pensamiento moderno ejerce contra lo único, lo singular, la excepción, como primer paso para la liberación de las cadenas de una modernidad desequilibrada.
RAFAEL FUENTES

20 de octubre de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

RAFAEL FUENTES

Alain Finkielkraut es profesor de filosofía en la Escuela Politécnica francesa, además de uno de los intelectuales actualmente más polémicos en el panorama cultural; sencillamente porque no dice lo que todos dicen. En este libro nos habla de quiénes somos, hace emerger la identidad del posmoderno como hijo del moderno. Nos dice de dónde venimos y nos advierte del peligro que corremos de seguir siendo modernos si “matamos al padre”, si perdemos el contacto con ese pasado que nos permite estar hoy en este mundo, con sus bienestares y sus amenazas. Como decía De Lubac, “la muerte de Dios supone la muerte del hombre”. Como decía Giussani: “nadie puede ser padre si antes no ha sido hijo”. Como dice Botturi: “la libertad es humanamente descubierta en una relación con otra libertad que nos reconoce gratuitamente.” Es decir, que la autoridad no es la hipoteca sino la posibilidad de la libertad del hombre. La tendencia de nuestros tiempos es la de no pertenecerse más que a uno mismo, mientras que Finkielkraut reclama la pertenencia a un relato occidental del que nos da las claves para su lectura.

En estas cuatro lecciones, el polémico filósofo francés nos muestra su faceta de profesor. Analizando de manera vibrante los diferentes problemas de nuestra época, desgrana el concepto de modernidad basado en la racionalidad técnico-científica: “los procesos que la razón desencadena no tienen nada de razonable”. Conjugando filosofía y literatura, Finkielkraut plantea el grito ante la muerte como primer paso para la liberación de las cadenas de una modernidad desequilibrada.

Nacido en París en 1949, Alain Finkielkraut es Catedrático de Letras Modernas, profesor de filosofía en la prestigiosa Escuela Politécnica de París. A finales de los 70, empieza a colaborar con Pascal Bruckner, con quien escribe una serie de ensayos sobre el fracaso de la aparente liberación de las costumbres. Se cuestiona también la indiferencia ante la memoria y el papel del intelectual contemporáneo, etapa que culmina con la publicación de La derrota del pensamiento (1987), que marca su debut en la crítica de «la barbarie del mundo moderno», en el mismo horizonte de pensamiento de Hannah Arendt. Reivindicando su admiración por Hannah Arendt, Emmanuel Levitas o Milan Kundera, está hoy considerado como uno de los más grandes filósofos contemporáneos. Entre la docena de ensayos que ha publicado destacan El judío imaginario (1981), La sabiduría del amor (1984), La humanidad perdida (1996), La ingratitud (1999), Una voz que viene de la otra orilla (2002), L’imparfait du présent (2003), Internet, el éxtasis inquietante (2006), o La identidad desdichada (2014).

Ensayos como La derrota del pensamiento o La humanidad perdida, ya habían convertido a Finkielkraut en una de las más codiciadas piezas a cobrar en la actual cacería contra los intelectuales que se atreven a disentir frente al progresismo oficial. Una cacería, como señala Jon Juaristi, que no se basa en una auténtica discusión intelectual, sino en las armas del libelo o del linchamiento mediático. Nosotros, los modernos, nos permite explorar en profundidad, precisamente, las razones últimas de ese ataque sistemático que el pensamiento moderno ejerce contra lo único, lo singular, la excepción.

La modernidad surge en la época renacentista con el afán de convertir la razón humana en el sujeto soberano del universo, sometiendo a su dominio tanto las leyes de la naturaleza, como el curso de la Historia. Ante todo, la matemática y el inexorable progreso técnico hicieron creíble la promesa de un paulatino control humano del cosmos: la prevención absoluta de cualquier catástrofe, la erradicación gradual e inexorable de toda enfermedad.

Pero el transcurso del tiempo ha mostrado que esta presunción hiperbólica se revuelve contra el propio ser humano. El desarrollo apoteósico y unilateral de la tecnología desembocó en la tormenta de acero de la Primera Guerra Mundial, y desde ese instante aquel instrumento de propósitos benéficos no dejó de manifestar su capacidad mortífera, hasta amenazar letalmente a todo el planeta, dada la falta de conciencia de su desmesura y su negativa a establecer unos límites.

Similares consecuencias desencadenó el propósito de un control racional de la Historia. En el mismo comienzo del siglo XX, la revolución soviética demostró que el afán de crear sociedades racionalmente perfectas presuponía la anulación del individuo, su manipulación como una simple pieza de recambio y llegado el caso su ejecución. Los redentores sociales desplegaron desde entonces un amplio abanico de resortes terroríficos para conseguir sus fines, entre los que figuran las deportaciones, los exterminios, los genocidios y toda clase de crímenes contra la humanidad. Las promesas de felicidad racional se han vuelto irracionalmente peligrosas y destructivas: esta es la ironía de la razón.”

Finkielkraut, que explora esa contradicción, sólo encuentra un contrapunto a tal desmesura racionalista en la experiencia estética del arte y en la sabiduría del relato novelesco. Cuando Lenin estampa las etiquetas genéricas de: el burgués, el capitalista, el noble, el reaccionario, esas abstracciones preparan el camino y justifican los golpes asesinos que harán correr la sangre. En los relatos de Chéjov, por el contrario, no encontramos esas entidades abstractas, sino personas únicas, de vidas irrepetibles, cuya existencia es por ello sagrada, y esta experiencia de lo concreto se repite en Tolstoi, en Proust, o en el testigo de la revolución bolchevique Vassili Grossman. La novela, de ascendencia cervantina, nos permite entender la singularidad irrepetible de cada vida humana, lo excepcional de cada momento y cada acto, el carácter radicalmente imprevisible de la existencia, la presencia de lo oscuro, de lo incomprensible o contradictorio, y por lo tanto, nos enseña la imposibilidad de someterlo todo a nuestro dominio, así como el carácter enfermizo de ese propósito y sus consecuencias inevitablemente malignas.

Quizá por eso el autor de La derrota del pensamiento sea tan enérgico adversario del relativismo posmoderno.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Cultura
¿Tedio existencial o "Sí a la vida"?
La gran pintura europea culpable de violencia de género
Dead white men
Los nuevos reaccionarios
"El Manifiesto" cumple 10 años
¿Es de extrema derecha la Edad Media?
Diálogo entre Ferrer-Dalmau y Pérez-Reverte
Sexo libre y salvaje en la antigua Roma
El triunfo de lo inmundo (o del «in-mundo»)
Las lecciones de Gramsci
Julien Freund o la imaginación del desastre
Vivimos en la era de la ignorancia
La hora de Bizancio
Morir en Venecia
El soldado, el trabajador, el rebelde, el anarca
Ernst Nolte y su revisión del fascismo (y II)
Isla de Lobos
Ernst Nolte y su revisión del fascismo (I)
No lea, emociónese
El tango, lo erótico y lo sagrado
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
"Imagine"
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta
3 JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
4 Patente de corso
5 ¿De verdad la economía pública es el demonio?



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |