''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 29 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  

En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
La fiel infantería

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta

JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
IDENTIDAD
Redeker, una víctima del Islam

En el país de Voltaire


Hemos de ser muy vigilantes ante el germen del totalitarismo y no aceptar las idioteces del multiculturalismo, porque no es verdad que todas las culturas sean iguales o todas las ideas sean respetables. Hay culturas que se basan en la violencia, el sometimiento de la mujer al hombre, la represión de los homosexuales, la cerrazón mental y el secuestro del pensamiento.
XAVIER PERICAY

26 de octubre de 2015
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

XAVIER PERICAY

Hace unos años, Robert Redeker filósofo, escritor, profesor de instituto estuvo en Madrid. En fin, estuvo y no estuvo. Estuvo, porque vino a presentar «¡Atrévete a vivir!», la versión española de su último libro, editada por Gota a gota, y porque la presentación se desarrolló, como suele decirse, según el programa previsto. Y no estuvo, porque Redeker, que visitaba la ciudad por primera vez, apenas alcanzó a verle la cara y a tomarle el pulso. Es verdad que Redeker no es un ciudadano cualquiera; entre otras cosas, es un superviviente, un condenado a muerte que sigue felizmente con vida

Su drama tiene fecha: el 19 de septiembre de 2006. Ese día, el periódico «Le Figaro» publicó un artículo suyo titulado «¿Qué debe hacer el mundo libre ante las intimidaciones islamistas?». No era su primer artículo, ni en éste ni en otros periódicos. Ni siquiera era el primero en que iba contra corriente. Ni el primero que, en consecuencia, podía traerle problemas. Pero su autor, un espíritu libre, escribía lo que a su juicio debía escribir, sin pararse en barras. ¡Faltaría más! ¿O acaso no estaba en el país de Voltaire?

Pues, a juzgar por lo que vino después, estaba y no estaba. Porque ese artículo, en el que Redeker denunciaba el intento del Islam de obligar a Europa a plegarse a su visión del mundo o, lo que es lo mismo, el intento de limitar en el mundo occidental la libertad de expresión y de pensamiento, le valió a su autor un reguero de amenazas mortales, desde la proferida al día siguiente por un jeque islamista a través de la cadena Al Jazira hasta el sinfín de páginas web o de correos electrónicos particulares que le ponían, sin ningún tapujo, en el centro de la diana -aunque mejor sería decir, en su caso, con la cabeza separada del tronco. Y he aquí que esas amenazas, lejos de provocar la reacción unánime de la sociedad francesa, empezando por la de la propia máquina del Estado Redeker, en tanto que profesor de instituto, además de ciudadano francés es funcionario del Estado-, derivaron, desde el primer momento, en la más infame de las claudicaciones. Como si aquel país no fuera ya el país de Voltaire

«¡Atrévete a vivir!» es el diario de los dos meses y medio que siguieron a la publicación del artículo. Se trata de un libro asfixiante, como corresponde sin duda a las condiciones en que ha sido escrito: las de un hombre permanentemente encerrado, y encerrado contra su voluntad. Pero esa asfixia, omnipresente en el relato, no lo es todo. Ni siquiera puede considerarse lo más importante del libro. En el fondo, ya desde las primeras páginas, uno tiene la sensación de que la angustia destilada por esa prosa maravillosamente clara debe mucho más a lo absurdo de la situación que a la situación misma. Está, por supuesto, la fatalidad de la condena. Y están, por supuesto, las condiciones de máxima seguridad en que el condenado y su familia deberán vivir en adelante y quién sabe si para siempre. Pero está, sobre todo, la gran, la incomprensible, la inaceptable paradoja de que ello le esté ocurriendo a un intelectual en el país de las Luces y de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

Y es que, desde el principio, a Redeker le fallan, uno tras otro, todos los asideros. A saber: el ministro de Educación, de la UPM; la mayoría de sus compañeros de trabajo y de profesión; el alcalde comunista del municipio al que pertenece su instituto; la práctica totalidad de los vecinos del pueblo donde reside, encabezados, al poco, por el mismísimo alcalde socialista; los medios de comunicación regionales y nacionales; gran parte del arco político, sin distinción de color, y de los intelectuales llamados «de gauche»; y la propia seguridad del Estado, cuyo desconcierto inicial llevará al condenado de Herodes a Pilatos. Bien es verdad que en todos estos colectivos se da también alguna excepción. Como la del entonces ministro del Interior, Nicolás Sarkozy, que se interesa enseguida por su situación; o la del centrista François Bayrou, o la del socialista Dominique Strauss-Kahn, que participa incluso en el acto solidario del 15 de noviembre de 2006 en Toulouse, acto al que también asiste Redeker, en lo que constituye su segunda salida al exterior después de casi dos meses de cautiverio. O como las de Claude Lanzmann, Bernard-Henri Lévy, Alain Finkelkraut, Pascal Bruckner, Luc Ferry, Michel Onfray o André Glucksmann. Pero todos estos apoyos lo son a título individual. Tristemente individual. La República y cuanto representa no sabe, no contesta.

Este desistimiento de lo que el propio autor llama «el bloque republicano» desistimiento que alcanza, en determinados casos, la categoría de franca acusación suele revestirse, por lo general, con la fórmula del «sí, pero». En otras palabras: no hay derecho a que alguien sea amenazado de muerte, es cierto, pero tampoco lo hay a escribir según qué acerca de según quién. De lo que se sigue, claro, que la víctima no es sólo víctima, sino también y sobre todo culpable. Hace más de medio siglo, en «L'homme révolté», Albert Camus ya describió la naturaleza de este mecanismo: «El día en que el crimen se viste con los despojos de la inocencia, por efecto de una curiosa inversión propia de nuestro tiempo, la que se ve forzada a justificarse es la inocencia». No estará de más añadir que el tiempo del que habla Camus sigue siendo el nuestro. En el país de Voltaire y -bien lo sabemos- en el de Cervantes.

Con todo, si algo resulta especialmente lacerante en el relato de Redeker son los pasajes que tratan de la reacción de sus colegas de instituto. Lacerante para el propio autor, claro está, pero lacerante también para quienes siempre creímos que, en situaciones de este tipo, el mundo de la enseñanza, y en particular el de la enseñanza media y superior, debería ser el último baluarte de la libertad. No es el caso. Ni remotamente. Redeker lleva diez años en el instituto, enseñando filosofía. Pues bien, cuando uno de sus escasos amigos, un profesor de letras, trata de recabar firmas de apoyo, nadie quiere firmar. Pero es que, encima, otro colega ha utilizado su clase para criticar el artículo de marras aparecido en «Le Figaro». Y otro éste, para mayor vergüenza, profesor de filosofía ha escrito un texto explicando su desacuerdo con Redeker, lo ha colgado por todas partes en el instituto y hasta ha conseguido que se lo publicaran en «L'Humanité». Sobra decir que esos comportamientos se han reflejado igualmente en las demás instancias educativas: en la dirección del centro, que no ha enviado representación ninguna a los actos de solidaridad; en los sindicatos de docentes, tan proclives a salir a la calle por cualquier cosa, que no han querido movilizarse a favor del reo; y en el propio Ministerio de Educación, que lo ha abandonado a su suerte. ¡Ah, si Jules Ferry levantara la cabeza!

Hace unos años, Robert Redeker estuvo por primera vez en Madrid. En fin, más que estar, pasó. Aun así, el tiempo le alcanzó para ir al Prado y visitar la exposición sobre Goya en tiempos de guerra. «Três émouvant», me dijo luego en un correo. Y apostilló: «Inoubliable». Como su libro. Como su ejemplo.

­­­­­___________________________________

El germen del totalitarismo

Según Redeker, «hemos de ser muy vigilantes ante el germen del totalitarismo y no aceptar las idioteces del multiculturalismo, porque no es verdad que todas las culturas sean iguales o todas las ideas sean respetables. Hay culturas que se basan en la violencia, el sometimiento de la mujer al hombre, la represión de los homosexuales, la cerrazón mental y el secuestro del pensamiento», denuncia.

«Estas culturas no son respetables; son despreciables, de la misma forma que el fascismo, el nazismo o el comunismo no son ideologías respetables y tienen que ser combatidas con firmeza y rigor si queremos seguir viviendo en democracia».

Esta víctima del fanatismo político y religioso considera que es «una barbaridad y una injusticia confundir mi rechazo del islamismo radical y de sus valores reaccionarios y antidemocráticos con los musulmanes». Asegura que respeta a los musulmanes y a las personas de otras confesiones y que se opone abiertamente “al racismo, porque desprecia al ser humano”, pero pone como condición para vivir “en una sociedad laica y democrática que todos aceptemos sus reglas de funcionamiento”. En caso contrario, “nos hundiremos y acabaremos con los valores de la igualdad, la libertad y la fraternidad”.

Redeker reconoce que la integración de los inmigrantes musulmanes en los países europeos no es un asunto fácil de resolver. Está a favor del diálogo y el entendimiento, pero advierte que «es el Islam el que se tiene que adaptar a la democracia, y no al revés, de la misma forma que el catolicismo y otras confesiones cristianas lo han hecho». «Si los demócratas no somos valientes –sentencia– vendrá la extrema derecha racista y solucionará los problemas de mala manera. Es decir los empeorará».

«La Europa democrática no debe bajar la guardia, ni tampoco decirles a los musulmanes que no necesitan compartir valores comunes a toda la humanidad, los valores de la dignidad, la libertad de pensamiento y de culto, la igualdad de sexo y la lucha contra toda forma de opresión», concluye.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
martes, 27 de octubre de 2015

Vaya tela

Pues sí que es complejo el tema. Tanto como para desbordar cualquier solución ´´individual´´. Pero es que las soluciones ´´colectivas´´ no son soluciones, ni el ´´todos fuera´´, ni el ´´vivamos todos en tolerancia´´. Ciertamente sabemos que no todas las culturas son iguales ni tienen el mismo valor. El problema es que una cultura inferior como la de estos sátrapas medievales acaba equiparándose a una cultura superior como la nuestra porque simplemente los sátrapas están dispuestos a inmolarse por su delirio, y nosotros no. Esa es su fuerza, o sea, nuestra debilidad.

# Publicado por: miguel (madrid)
lunes, 26 de octubre de 2015

DEMOCRACIA, LIBERALISMO... CONCEPTOS MOMIA

El profeta de Sils Maria describía tales conceptos como huecos, vacíos; que no encierran nada vivo.

Si la solución a la disolución de la cultura europea radica en el llamado ´´democratismo´´... El ´´espíritu´´ que sostenía nuestra cultura ha desaparecido. Espíritu e Identidad.

# Publicado por: Gonzalo Esteban (Madrid)
lunes, 26 de octubre de 2015

Nuestras mujeres

La extrema derecha nos puede hacer el trabajo sucio a los progres.

Por cierto, la invasión no será masiva gracias al ´´vientre de SUS mujeres´´, sino al vientre de NUESTRAS mujeres, preñadas de los moritos.

# Publicado por: Progre Descarriado (Madrid, España)
lunes, 26 de octubre de 2015

No nos engañe, por favor

Si los demócratas no somos valientes sentencia vendrá la extrema derecha racista y solucionará los problemas de mala manera. Es decir los empeorará. Pericay cae en la trampa al dar pábulo a Redeker en ésta su errada sentencia premonitoria. Los que están en contra de la invasión silenciosa de origen musulmán (sobre todo afroasiático, pero también albano-kosovar y de la ex URSS, ahora empeorada con los cientos de miles de ´refugiados´ que penetran en la U.E. por la fuerza) no son necesariamente de extrema derecha, ya que suelen ser ciudadanos que defienden su país, sus familias, sus bienes y su cultura, con toques inequívocos de patriotismo (que no de patrioterismo); que es algo que debería ser respetado, admirado y protegido por el grueso de europeos con un mínimo de auotestima y dignidad identitaria.

Por favor, dejen de confundir al Lector con semejantes patrañas. Estamos en guerra contra un invasor hostil que nos quiere eliminar a través del ´vientre de sus mujeres´ y de otras imposiciones coactivas o directamente violentas basadas en la sharia y demás fanatismos islamistas. ¿Qué no lo ven?

# Publicado por: Papaluna (Barcelona)
lunes, 26 de octubre de 2015

O eres parte del problema o eres parte de la solución

Redeker es un liberal, pero no le gustan las consecuencias del liberalismo, ni las soluciones a esos problemas. Es un liberal atrapado en sus propias contradicciones.

Hay un país al norte de Europa que está, como se suele decir, a punto de caramelo; unos años más y el experimento saltará por los aires. Su sacrificio servirá de ejemplo a toda Europa.

No nos sacarán de esta los liberales, de eso podemos estar seguros.








# Publicado por: El Disidente (Madrid)
lunes, 26 de octubre de 2015

Y al final resulta...

...que lo que le preocupa al ser Redeker es la ´´extrema derecha´´.

# Publicado por: Osvaldo (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Identidad
Europa estará muerta en 20 años
El chollo de ser inmigrante en España
Si es usted progre, debería hacerse de la derecha populista
Bastiones musulmanes de Francia que ya no son franceses
Quieren prohibir las procesiones de Semana Santa: "esa ofensa al islam"
Maestras con hiyab y otros disparates
La Gran Sustitución
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Priority Pass
La Comunidad de Madrid felicita la Navidad con multas de 45.000 € por ofensas "xenófobas"
"Soy feminista moderna"
¡Deplorables de todos los países, uníos!
Lo que el latín une, que no lo separe el progre
Materialmente mejor que nunca
Un informe de la ONU llama a sustituir la población europea con inmigrantes
Alemania: epidemia de violaciones por parte de los "refugiados"
Orlando: los agentes de seguridad, ¿un peligro para la seguridad?
Austria: nunca un partido identitario había llegado tan lejos
Autoflagelarnos
"¡Gloria a Alá!", rezan ya los autobuses londinenses
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Metapolítica de Corto Maltés
2 SERTORIO
La fiel infantería
3 En 1958 daba risa el islamismo



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |