''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 23 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos

SERTORIO
Muerte de un poeta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
A veces conviene saludar al enemigo

Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico


30 millones de turistas al año, diez veces, pues, la población de Barcelona, seis camas de hotel por cada diez residentes en el Barrio Gótico, las Ramblas, la Sagrada Familia, el Parque Güell… invadidos por muchedumbres de mirada bovina, pantalones cortos, chanclas en los pies y selfies a punto de disparo.
Javier R. Portella

16 de marzo de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER R. PORTELLA

 
30 millones de turistas al año, diez veces, pues, la población de Barcelona, seis camas de hotel por cada diez residentes en el Barrio Gótico, las Ramblas, la Sagrada Familia, el Parque Güell… invadidos por muchedumbres de mirada bovina, pantalones cortos, chanclas en los pies y selfies a punto de disparo. Pero no les basta. Aún quisieran más, muchos más, siempre más, más, más… ¿Hasta cuándo, hasta dónde? ¿Tiene algún tope este delirio? No, no lo tiene. La lógica del capitalismo es la de la hybris más desenfrenada, es la de un no acabarse nunca el más, más, más. Más acumulación, más ganancia, más codicia. Hasta el final, hasta que todo reviente, hasta que todo se vaya al mismísimo carajo. Hasta que un día todo se acabe. ¿La belleza de la que, antes de la invasión (iniciada más o menos a partir de aquella catástrofe sin paliativos que fueron las Olimpiadas) era una tan hermosa, acogedora ciudad? ¿La degradación del tejido social de barrios en los que antaño había tiendas, y gentes, y vida —y ahora hay repelentes, grotescos, insultantes chiringuitos de souvenirs? Nada les importa, nada les dice. Todo sea en aras de convertir una ciudad en un parque temático generador de dinero.
 
Tal es la lógica del capitalismo. Pero entendámonos bien: la lógica de todos. La lógica de quienes la imponen desde arriba y la de quienes, callando o aplaudiendo por lo bajines, la comparten desde abajo. Oh, sí, algo molestos sin duda los directamente afectados por el ruido y los fastidios que les origina el monstruo. Pero ¿qué quiere usté, oiga, qué quiere? Son miles de puestos de trabajo, y son miles de millones de euros para la Economía, la Economía, la Economía…
 
Una voz, sin embargo, se ha alzado para intentar al menos contener un poco el avance de la jauría. La de la alcadesa Ada Colau, podemita de pro, cuyo ayuntamiento sólo va a autorizar para el año que viene —¡una catástrofe para la industria!, clama ésta, ¡una calamidad para el progreso y el desarrollo!— la construcción de 12.000 nuevas plazas hoteleras, todas situadas en los barrios más periféricos de la ciudad.
 
En un reciente artículo de este mismo periódico atacábamos duramente las injurias que la misma señora había proferido en contra del Ejército, como podríamos atacar también los ataques de Podemos contra la fiesta de los toros —la última y única gloria cultural que nos queda—, o su defensa de la ideología indiferenciada de género, o toda su concepción, en una palabra, del mundo y de la vida. No nos van a doler prendas para hacerlo. Pero cuando el enemigo adopta, como en el caso del turismo, una medida tan sana como indiscutible, sólo a los sectarios se les ocurriría no saludarla con entusiasmo.
ADDENDUM
Y, sin embargo, las medidas propuestas por la alcaldesa de Barcelona se quedan bien cortas ante la magnitud del desastre.
Así lo expresa Fernando Sánchez Dragó en su Blog "Dragolandia" del periódico El Mundo, Después de reproducir la totalidad del anterior artículo, añade: "Bien está enviar el incremento de las plazas hoteleras al extrarradio de lo que otrora fuese la ciudad más viva, junto a Nápoles, del Mediterráneo, pero mejor aún sería prohibir tal incremento y cerrar, así fuese manu militari, doce mil camas turísticas en el corazón de la ciudad. Y si las putas, los macarras, los pícaros, los  viajeros de verdad con su curiosa impertinencia y los grandes escritores, como Genet, las ocupan, mejor aún. ¡Ojalá volviera a convertirse el Raval en Barrio Chino y la Barceloneta, con sus templos de Lúculo, su olor a fritanga y sus rastreadores de homosexualidad playera, saliese del sarcófago de cemento, bullipolleces y tonterías en el que ahora yace sepultada!".


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 16 de marzo de 2016

Sectarismo no

El identitarismo y la izquierda radical a veces se encuentran para bien: véase Le Pen y Bové en Francia. No hay que ser sectarios, Malraux fue un muy querido ministro del grande, muy grande general De Gaulle.

# Publicado por: Progre descarriado (Navalcarnero con esteroides)
miércoles, 16 de marzo de 2016

El síndrome de Venecia

Barcelona corre el riesgo de acabar sufriendo el síndrome de Venecia, una ciudad de la que huyen sus habitantes a causa del turismo masivo, con riesgo de acabar convirtiéndose en un parque temático hipercontaminado y maltratado por la masa de turistas que llega cada año como plaga de langosta. En cuanto a Ada Colau, bueno... Incluso un reloj parado da la hora correcta dos veces al día.

http://www.elconfidencial.com/cultura/2014-11-15/los-venecianos-huyen-de-venecia_453839/

# Publicado por: El Disidente (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás
El Proyecto de un mundo nuevo
De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad
No, no ha muerto
Segunda carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
"Cásate y sé sumisa"
Carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Philippe Muray y la demolición del progresismo (y II)
2 Vuestro 18 de Julio
3 SERTORIO
Muerte de un poeta
4 ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |