''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 26 de abril de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)

JAVIER R. PORTELLA
¿Y ahora qué?

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
MUNDO Y PODER
Un gran discurso de Viktor Orbán, primer ministro húngaro

El destino de Hungría y de Europa


Discurso importante, y no sólo por su contenido, por sus denuncias, por sus llamamientos. Discurso importante también por todo su estilo, por todo el aire que lo envuelve: ese aire en el que soplan nociones como la del Destino de Europa.
elmanifiesto.com

13 de abril de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos


Con ocasión de la fiesta nacional húngara, el primer ministro húngaro Viktor Orbán, pronunció el pasado 15 de marzo un importante discurso del cual nada ha dicho la prensa oficial. “El Manifiesto” se honra en reproducirlo seguidamente.
 
Discurso importante, y no sólo por su contenido, por sus denuncias, por sus llamamientos. Discurso importante también por todo su estilo, por todo el aire que lo envuelve: ese aire en el que soplan nociones como la del Destino de Europa. Un Destino que contrariamente a lo que hubiese dicho cualquier otro jefecillo de nuestros países nada tiene que ver con el único destino del que tanto los jefecillos como las masas son capaces de hablar: el destino de sus viajecitos y vacaciones.

 



El destino de la nación húngara está unido al de las naciones europeas, hasta tal punto que hoy en día ningún pueblo, incluido el húngaro, puede ser libre si Europa no lo es. Y hoy Europa, cual flor devorada por un gusano invisible, es débil, frágil y está enferma. ¡Hoy […] Europa, nuestra patria común, no es libre! Y no lo es porque la libertad comienza cuando se puede decir la verdad. Por más que sea de seda, una mordaza sigue siendo siempre una mordaza.
 
  • Está prohibido decir que los refugiados no son tales y que Europa está amenazada por estas migraciones.
  • Está prohibido decir que son decenas de millones los que se disponen a ponerse en marcha hacia Europa.
  • Está prohibido decir que la inmigración trae consigo terror y crímenes en todos los países en los que se instala.
  • Está prohibido decir que estas masas de hombres ajenos a nuestra civilización hacen peligrar nuestro modo de vida, nuestra cultura, nuestras costumbres y nuestras tradiciones cristianas.
  • Está prohibido hacer observar que quienes ya están aquí han construido su propio modo de vida paralelo, con sus propias leyes e ideales, lo cual está haciendo estallar la estructura milenaria de Europa.
  • Está prohibido hacer observar que ello no es la inesperada y accidental consecuencia de acontecimientos fortuitos, sino una operación planificada y orquestada, una invasión de masas dirigida hacia nosotros.
  • Está prohibido decir que Bruselas está reflexionando acerca de la manera de hacer llegar lo más rápidamente posible a estas masas extraeuropeas a fin de implantarlas entre nosotros en tierra de Europa.
  • Está prohibido hacer observar que el objetivo de esta colonización consiste en cambiar para siempre el paisaje religioso y cultural de Europa y hacer que se hundan sus cimientos étnicos, al tiempo que se elimina al Estado-nación, último obstáculo para el internacionalismo. […]
 
Los enemigos de la libertad utilizan actualmente otros medios para obligarnos a someternos: ya no nos encarcelan, ya no nos envían a campos de concentración, y sus tanques ya no ocupan los países que no quieren renunciar a la libertad. Les basta con enviar la gran artillería de una prensa internacional a sus órdenes, con sus denuncias, sus amenazas y sus chantajes. Pero los pueblos europeos están poco a poco despertándose, reagrupándose. Están empezando a romperse las bases del edificio de la Unión Europea cimentado en la supresión de la verdad. Los pueblos europeos han comprendido poco a poco que lo que está en juego es su futuro. […]
 
Esta invasión se ha puesto la máscara de una causa humanitaria, cuando no tiene otro objetivo, en realidad, que conquistar nuestros territorios, y cada palmo de terreno del que se ampara es territorio perdido para nosotros. Hordas de defensores de los derechos humanos, que se llenan la boca con tal palabra, pretenden darnos constantes lecciones al tiempo que lanzan un sinfín de acusaciones contra nosotros. Nos llaman hostiles y xenófobos, pero la verdad es que nuestra nación siempre ha acogido al otro y se ha basado en la fusión de diferentes culturas. Hemos abierto nuestras puertas a quienes querían venir como miembros de la familia, como aliados; hemos abierto nuestras puertas a los refugiados que temían por su vida, y todos han podido crear un nuevo hogar. Pero quienes han venido con la intención de cambiar el rostro de nuestra nación, de convertirla a su imagen, quienes han venido contra nuestra voluntad y con las armas en la mano, todos ellos se han encontrado con nuestra resistencia. […]
 
Si queremos poner término a esta invasión, debemos limitar absolutamente los poderes de Bruselas. El principal peligro que nos amenaza no procede de las masas que se agolpan a las puertas de Europa, sino de Bruselas y de su fanático empeño en pro del internacionalismo. No debemos aceptar que los eurócratas estén por encima de las leyes. No aceptaremos que nos obliguen a aceptar los frutos amargos de su política de inmigración y su cosmopolitismo a ultranza. No aceptaremos que Hungría importe el terrorismo, la criminalidad, la homofobia y el antisemitismo que incendia sinagogas. No habrá en nuestras ciudades barrios que pretendan estar por encima de nuestras leyes, ni atropellos del orden público, ni disturbios por parte de poblaciones inmigrantes. Nuestras mujeres y nuestras hijas no serán perseguidas como conejos por bandas alógenas. No dejaremos que nadie nos diga a quién debemos dejar entrar en nuestro territorio, quién puede vivir a nuestro lado y con quién podemos compartir nuestra patria. […]
 
Ha llegado el momento de hacer sonar la alarma. Ha llegado el momento de la oposición y de la resistencia. Ha llegado el momento de llamar a nuestros aliados. Ha llegado el momento de alzar la bandera de las naciones que aún se mantienen erguidas. Ha llegado el momento de impedir la destrucción de Europa y de salvar su futuro. Es por ello por lo que llamamos tanto a la unión de todos los ciudadanos húngaros, cualquiera que sea su orientación política, aco  la unión de todas las naciones europeas. Los dirigentes y los ciudadanos europeos deben dejar de vivir en mundos separados. Debemos restaurar la unidad de Europa. La victoria nos espera si unimos nuestras fuerzas, pero si cada uno juega por su lado, corremos a nuestra pérdida. Unidos somos fuertes; desunidos, débiles. O bien nos salimos todos juntos de ésta, o bien no salimos en absoluto de ella. No hay otra alternativa.
 
Húngaros, húngaras, en 1848 estaba escrito en el libro del Destino que nada se podía hacer contra el imperio de los Habsburgos, y si nos hubiéramos resignado ante ello, nuestra suerte habría quedado echada y las olas alemanas habrían engullido a los húngaros. En 1956 estaba escrito en el libro del Destino que nuestra suerte era seguir siendo un país ocupado y sovietizado hasta que se hubiese apagado el último aliento de patriotismo en el último de los húngaros, y si nos hubiéramos resignado a ello, nuestra suerte habría quedado echada y las olas soviéticas habrían engullido a los húngaros. Está hoy escrito en el libro del Destino que potencias mundiales, ocultas y sin rostro, quieren eliminar todo lo que es único, autónomo, nacional y secular. Mezclarán las culturas, las religiones y las poblaciones hasta que nuestra bella y orgullosa Europa, con sus múltiples de facetas, no sea más que una sombra dócil y sin luz. Si nos resignáramos a ello, nuestra suerte estaría echada y seriamos engullidos en la enorme panza de los Estados Unidos de Europa. La tarea que aguarda al pueblo húngaro, a las naciones de Europa Central, así como a las demás naciones europeas que aún no han perdido todo rastro de sensatez consiste en deshacer el destino que nos reservan. Consiste en reescribirlo, en transformarlo.
 
Nosotros, húngaros y polacos,[1] sabemos cómo esto se hace. Nos han enseñado que sólo quienes son lo bastante valientes pueden mirar el peligro de frente. Debemos, pues, arrancar del lodo del olvido la antigua virtud del valor. Debemos recuperar la antigua audacia de los corazones y responder claramente, con una voz que todos deben oír, a la pregunta más importante que determinará nuestro destino y decidirá el futuro de Europa: o bien su victoria, o bien su caída. Esta pregunta es la siguiente: ¿vamos a dejarnos reducir a la esclavitud, o vamos a ser hombres libres?
 
¡Arriba Hungría! ¡Arriba los húngaros!


[1]Una representación polaca asistía a la ceremonia.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
domingo, 17 de abril de 2016

Salvar a Europa

Orban dice verdades muy verdaderas en esta época de falsas verdades. Hay que salvar a Europa de las ´´potencias mundiales, ocultas y sin rostro´´ que mueven a sus títeres en Bruselas y en la OTAN. Europa sigue siendo la mayor potencia económica, científica y cultural, hay que destruirla antes de que despierte y se sacuda, antes de que se una con su parte rusa y su v asto imperio, que ofrece compartir.

# Publicado por: Umberto Mazzei (Echenevex)
viernes, 15 de abril de 2016

¿Defensa de la identidad o xenofobia?

reo que el discurso es acertado en algunas cosas, pero no todas. Creo que es acertado en el objetivo de Bruselas de hacer desaparecer una identidad tradicional de los países europeos en pro de una ´´multiculturalidad´´ que, paradójicamente y a pesar del nombre, conduce a una uniformación de la sociedad, y a la pérdida de la diversidad cultural europea que había hace algunos años. Creo que Bruselas impulsa esto con el objetivo de disminuir la cohesión nacional, y así atentar más fácilmente a su soberanía y con el último objetivo de destruir los estados, al menos, tal como existen ahora. Pero también opino que no creo que los inmigrantes sirios sean la manifestación de esta política, sino la desgraciada consecuencia de otra política expansionista por Estados Unidos. No creo que los sirios tengan la culpa de su situación, sino nosotros. Y creo que debemos ayudarlos. Otra cosa es que no renunciemos a nuestra identidad y que aspiremos a recuperar nuestra soberanía nacional. Los sirios podrán volver a sus países cuando se acabe esa guerra.

# Publicado por: Blanca Rodriguez (Huelva)
viernes, 15 de abril de 2016

la política del avestruz

Se sabe que los inmigrantes musulmanes no quieren integrase. Se sabe porque lo dicen expresamente. Se sabe porque nos desprecian. Se sabe que Erdogáns invitó a los turcos a no integrarse en Alemania. Se sabe porque existen enclaves extraterritoriales que los nativos no pueden pisar. Se sabe que la policía tiene miedo y no entra en estos enclaves. Se sabe que ahí se impone la sharía de 23 siglos atrás. Se sabe porque lo dicen ellos que viven de los ´´rollos´´ del Estado, es decir de las subvenciones por hijos y por eso se multiplican como los conejos.Se sabe que proclaman ´´al infierno la democracia´´. SE sabe que Gadafi reconoció que lo que Alá no les dio en Covadonga, Poitiers o Viena se lo está dando gracias al vientre de sus mujeres.Se sabe esto y mucho más. ¿Por qué los ciudadanos y los políticos que eligen no reaccionan?. No lo sabemos

# Publicado por: lusaot (cuenca)
miércoles, 13 de abril de 2016

Los húgaros están unidos

Cuando unas sociedades están siendo saboteadas por sus propios ciudadanos, el invasor lo tiene más fácil, le están allanando el camino para instalarse y, más tarde, si es islámico y tiene sueños irredentistas como el de la recuperación de Al Andalus que consideran tierra del Islam, es cuestión de tiempo la aparición de conflictos puntuales, al principio y, más tarde, abiertos y generalizados. Esto lo ve hasta un niño.
Afortunadament para Victor Orban y para Hungría los ciudadanos húngaros le apoyan, la iglesia allí lo entiende y las oeneges, los que apoyan lo política o lo ideológicamente correcto, los medios periodísticos, aunque bombardeen a los ciudadanos con las simientes de la culpa por no recibir a millones de necesitados, producen escaso efecto en un pueblo unido y cohesionado, porque estos han comprendido que, si hay que ayudar a la gente, se debe enviar la ayuda a sus países de origen, no integrando en nuestras culturas europeas otras que son extrañas, antagónicas a las nuestras y que acabarían destruyendo nuestra civilización o exponiendo a nuestros pueblos a grandes desórdenes y sufrimiento.

# Publicado por: P. Mújica (madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Mundo y poder
Macron-Le Pen, o el estruendoso regreso de la lucha de clases
Todo se juega hoy (y 15 días después)
¿Rusia o América? Metapolítica de dos mundos aparte
Tercera Guerra Mundial: ¿el principio?
Homenaje a Pascual Tamburri
Video electoral de Marine Le Pen
Donald Trump cumple sus promesas
Seis meses de cárcel por manifestarse contra una agresión sexual cometida por un migrante
¿En que consiste la Alt-Right?
Rusia: ese "pequeño país"… de mayor inteligencia
El Manifiesto de la Alt-Right (Derecha Alternativa) (y II)
El Manifiesto de la Alt-Right (Derecha Alternativa) (I)
La oligarquía sigue tropezando
Lo que ha pasado en Austria
Compañero Fidel
John Wayne cruza el Rhin
Sólo los kurdos luchan para liberar Mosul
Arabia Saudí invierte 8.000 millones en difundir el islam más sectario
1.700 emails de Hillary Clinton prueban que vendió armas a Daesh
Impactantes revelaciones sobre EE. UU. y el terrorismo islámico
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
¿Madre no hay más que una?
José Vicente Pascual
1 Los nuevos reaccionarios
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Y ahora qué?
4 JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (y II)
5 Todo se juega hoy (y 15 días después)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |