''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 24 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
"Imagine"
 
Y ya es una puta

JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
COMUNIDAD
China cañí


Pocas veces he sentido tanta vergüenza ajena y propia. Ajena por esos 2.500 mamarrachos chinos (no se me ofendan Confucio y Lao-Tse), invitados por un millonetis más hortera que unos pantalones de campana, que han invadido Madrid, Toledo y Barcelona.
Fernando Sánchez Dragó

10 de mayo de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ


No doy crédito a lo que en los tres últimos días he visto. Pocas veces he sentido tanta vergüenza ajena y propia. Ajena por esos 2.500 mamarrachos chinos (no se me ofendan 
Confucio y Lao-Tse), invitados por un millonetis más hortera que unos pantalones de campana, que han invadido Madrid, Toledo y Barcelona. Y propia, la vergüenza, por el recibimiento que mis compatriotas les han tributado. Imposible es discernir en esta ocasión quiénes, si los españoles o los chinos, se han llevado la medalla de oro de la imbecilidad. Los chinos vestían todos igual, con una camiseta azul (celeste, claro, por el Imperio) a modo de cencerro, desfilaban en compactas filas como si fuesen súbditos de Kim Jong-un, hacían aspavientos, emitían grititos, daban saltitos, asistían a simulacros de corridas de toros, devoraban arroz grasiento con despojos convencidos de estar tomando una paella, compraban llaveros, abanicos, banderillas, trajes de lunares, porrones y gilipolleces así, se dejaban fotografiar a troche y moche haciendo con los dedos el gesto de la victoria e iban a toda pastilla, Toledo arriba, Toledo abajo, Gran Vía abajo, Gran Vía arriba, como si fueran figurantes en una película de celuloide rancio. Sus anfitriones, políticos en su mayor parte, acudían a recibirlos al pie del avión, les ponían alfombra roja con ribetes dorados (una concesión al gusto chabacano de sus huéspedes) y les rogaban por señas, pues entenderse con un chino en castellano es tarea imposible, que pasaran por caja. Inenarrable fue el zapateado con jipidos, sombrero cordobés y falda de volantes que les ofrecieron en Barajas para poblar con pesadillas su jet lag. Los camareros, cocineros, taberneros, titiriteros, barquilleros, rateros, estatuas vivientes, limpiabotas y vendedores ambulantes de la Plaza Mayor se frotaban las manos antes de extenderlas para recibir la aportación del millonetis a la maltrecha economía doméstica. Sólo faltaba Berlanga. Pero lo peor de todo, lo más ridículo, era la atención que los presentadores de los telediarios prestaban a los recién llegados, la importancia que les atribuían y la sonrisita meliflua con la que les reían las gracias. Creía yo que entre nosotros no cabe un tonto más. Me equivocaba. Caben 2.500, y lo que te rondaré. Esto no ha hecho más que empezar. ¿Cómo se dice socorro en chino?
© El Mundo

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 11 de mayo de 2016

Teles Horteras

Bien está recibir a los turistas.
Pero 2500 turistas llegan a diario y no han recibido el trato mediático y político que han recibido.
Como el chiste... ´´Hemos venido seis mil catalanes a Pekin. ¿ Y en que hotel se alojan ? ´´
Yo fui en una charter a Nueva York, y un representante de la ciudad vino al hotel, mientras nos repartian las habitaciones y nos dio una bienvenida (Con lo cual, dejamos el vestibulo limpio para otros que llegaran) ´´en nombre del Alcalde´´. Eramos un avion,unos 160 pasajeros. Me gustó el detalle. Ràpido, económico. Luego cada cual su room y fin.

# Publicado por: Puig (Valencia)
miércoles, 11 de mayo de 2016

Discusro contradictorio

El discurso de Sánchez Dragó en este punto es contradictorio, pues siguiendo la doctrina ultraliberal que él tanto defiende deberíamos vendérselo todo a los chinos. Si quieren comprar campos de olivos enteros, que se los compren, viñedos, patrimonio nacional, románico soriano, y hasta el museo del Prado.

# Publicado por: Progre descarriado (Navalcarnero con esteroides)
miércoles, 11 de mayo de 2016

Lo ha calcado

Sin duda me ha leído la mente. Lo peor no son ellos sino nosotros acogendiendolos como a reyezuelos por unos euros......en eso hemos quedado de conquistadores a payasos de los turistas....

# Publicado por: Charly Brown (Murcia)
martes, 10 de mayo de 2016

El peligro amarillo

El ultramarinos de mi barrio ahora es un chino, la taberna de la esquina la han comprado unos chinos y han hecho una cosa horrorosa, la tasca también la han comprado y han hecho un restaurante de fideos, y para más inri el otro día me fui a una casa de putas china por una propaganda que tiran por la calle y en la que viene unas chinitas de 20 años, y llego a la casa de putas y me salen unas chinas viejas de 60. Huelga decir que salí corriendo. Esto es el peligro amarillo del que hablaban antaño.

# Publicado por: Progre descarriado (Navalcarnero con esteroides)
martes, 10 de mayo de 2016

turistas chinos

Mirémoslo de otra manera. Los 2500 currantes que han venido a pasar unos días distintos en un país que les atrae por las distintas costumbres, espectáculos, gastronomía, no son más horteras que cualquiera de nosotros cuando nos embarcamos en un crucero, todo incluído, por el Mediterráneo, Van, lo que se dice, curiosos, algo que parece que se nos ha olvidado por estos lares y son bastante respetuosos, aunque vayan con esa sonrisa tonta que parece que molesta a algunos. Quizás deberían poner cara de preocupación para parecer más auténticos Exceso de tipismo y exaltación de los tópicos,quizás, pero yo los cambiaba por los de Magaluf o por los hooligans ingleses, sin pensarlo dos veces.

# Publicado por: Carlos (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Comunidad
Patente de corso
Fornique usted con robots
De hippy a facha
Del matrimonio conservador al progre
Nenes mimados, adultos blandengues
Google, Facebook, tu portátil, tu televisor... te ven, te escuchan, te siguen
Ratas y excrementos en la comida del súper
El caos
La homofobia progre
Marine Le Pen
El progresismo, enfermedad terminal del izquierdismo (y II)
El progresismo, enfermedad terminal del izquierdismo (I)
Todos al cole
Los periodistas progres apoyan a las multinacionales. Pero sus lectores las atacan
Una aproximación al populismo
Defensa de los populismos
Intrusos en casa y otras impotencias
La salvación de la cultura europea. ¿A través de la comunidad o de la individualidad?
Mi reputación
Un joven obrero explica su paso de la extrema izquierda al patriotismo de derechas
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
"Imagine"
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta
3 JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
4 Patente de corso
5 ¿De verdad la economía pública es el demonio?



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |