''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 19 de agosto de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Inevitable

JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liberalismo: las cuatro caras del enemigo (y II)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Dejen a los niños en paz


Esto de meter a los niños en medio de las disputas políticas es una de las más repulsivas malformaciones del sufragio universal.
Jesús Laínz

9 de junio de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS LAÍNZ


Esto de
 meter a los niños en medio de las disputas políticas es una de las más repulsivas malformaciones del sufragio universal. Pues cuando la soberanía residía en el soberano, ni a él ni a nadie le importaba lo que opinaba la gente, y mucho menos aún los niños. Pero desde que hace dos siglos y medio el mohoso Antiguo Régimen se desplomó bajo el peso de su propia ineficacia, la opinión de la mayoría pasó a ser el epicentro de cualquier sistema político. Y por eso todos los partidos, aunque algunos intenten disimularlo, acaban intentando sembrar votos futuros en el virgen terreno infantil.
Ya en aquellos fundacionales días, el jacobino Louis de Saint-Just planificó un modelo educativo –gracias a Dios inaplicado a causa de su temprana cita conmademoiselle Guillotine– en el que el papel de los padres habría de interrumpirse cuando el niño cumpliese cinco años. A partir de esa edad "los niños pertenecen a la República", tutor universal encargado de su formación. De hecho, el niño no debía regresar a la casa de sus padres hasta que cumpliera veintiún años. La militarización republicana implicaba tal grado de control por parte del Estado que todo joven estaba obligado a declarar quiénes eran sus amigos. Y si posteriormente quería romper una amistad, tenía que explicar los motivos ante el pueblo.
Sus discípulos soviéticos tomaron buena nota. Lenin manifestó: "Por mal que vaya todo, si me dejan a los niños en mis manos durante unos años, no habrá nada después que derribe el régimen soviético". Y su ministro Lunacharsky estableció:
Debemos convertir a los niños en una generación de comunistas. Los niños, como blanda cera, son muy maleables y es necesario modelarlos como buenos comunistas. Debemos rescatar a los niños de la dañina influencia de la familia. Debemos nacionalizarlos. Desde los primeros días de su corta vida, deben encontrarse bajo la benéfica influencia de la escuela comunista. Obligar a las madres a entregar su niño al Estado Soviético: ésa es nuestra tarea".
En la otra orilla del totalitarismo, Hitler declaró en 1933:
Cuando veo a esas gentes de derecha e izquierda encerradas en sí mismas pensando: a nosotros no nos conseguiréis nunca, pienso, me da igual, a vuestros hijos sí los tendremos. A ellos los educaremos desde el principio en el ideal.
Junto a los modélicos totalitarios comunistas y nacionalsocialistas, losseparatistas vascos y catalanes también lo tuvieron muy claro desde el principio. Un ejemplo entre mil: el periódico ¡Nosaltres sols! explicó el 14 de noviembre de 1931 sus propuestas para conseguir el apoyo mayoritario de las nuevas generaciones:
La única solución sería la de instruirlos, algo casi imposible si pasan de la treintena: árbol que creció torcido, difícilmente se endereza. Pero si de las generaciones de ahora no podemos esperar gran cosa, ¿cabe pensar lo mismo de las que llegan y las que vienen? Los niños y los jóvenes son dúctiles como la cera, y adoptan la forma que se les quiera dar.
Algunos años antes Jesús de Sarría había dado a la imprenta su Ideología del nacionalismo vasco, estudio en el que subrayó la importancia de la escuela en la formación de la conciencia nacionalista:
Que ninguna energía se pierda. Que en adelante ningún joven deje de caer en sus garras –garras de amor–. Multiplicar los institutos técnicos, las escuelas especiales, las bolsas y pensiones, las organizaciones educativas y atrayentes de todas clases es la obra más viva, la más segura que puede hacer el nacionalismo para que la Patria utilice a todos sus hijos y desde la niñez los conquiste. Los adolescentes y los niños deben ser objeto preferente de nuestra atención. Debemos hacerlos nuestros, debemos captarles el corazón, la inteligencia y la energía para dárselos a la Patria. Tenemos que apresarles amándoles, protegiéndoles, abriéndoles un camino en la vida que les conserve dentro de la Patria. Que ninguno huya a servir a extraños. Todos son nuestros y los queremos todos (…) En adelante no podemos consentir que se robe a la Patria sus hijos. Nuestros niños son nuestros. Son de la Patria. Nuestro amor les conquistará a todos.
Pasaron los años, y con ellos la época clásica de los totalitarismos. Pero lavoluntad manipuladora sigue muy viva en algunos proyectos políticos. La insistente reclamación de las competencias educativas –apuntalada, no se olvide, por los crímenes del Terrorismo Nacionalista Vasco– durante las negociaciones constitucionales y estatutarias no fue un capricho sin importancia. Según ha revelado José Bono en sus memorias, Jordi Pujol explicó al ministro socialista Francisco Fernández Ordóñez:
La independencia es cuestión de futuro, de la próxima generación, de nuestros hijos. Por eso, los de la actual generación tenemos que preparar el camino con tres asuntos básicos: el idioma, la bandera y la enseñanza.
Pero no son solamente los separatistas los ideológicamente incapacitados para comprender que la educación debería ser políticamente neutra y que cualquier otra opción es eso que se supone que todo el mundo rechaza: totalitarismo. Pues la izquierda, incluida ésa que se supone moderada, nunca ha abandonado sus pulsiones totalitarias, como demuestra, por ejemplo, su insistencia en introducir contenidos ideológicos en las asignaturas escolares y en fijar por decreto la interpretación del pasado.
Pero no podemos concluir estas líneas sin recordar aquellas jornadas de las Juventudes Comunistas en marzo de 2013 en las que un asistente preguntó aPablo Iglesias:
–¿Hasta qué punto queremos que nuestro movimiento social esté basado en herramientas de propaganda equivalentes a las de los opresores? En otras palabras, tal vez deberíamos plantearnos si lo que queremos es propaganda o educar.
Ésta fue la respuesta de Iglesias:
–Propaganda, sin lugar a dudas. Educar, cuando controlemos un Ministerio de Educación.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 17 de junio de 2016

No solamente en la política

Desde la muerte de Franco, se han anunciado a bombo y platillo promesas y discursos del neo-lenguaje para liberar a los niños de las hordas publicitarias y televisivas; sin embargo, el esperpento abunda y crece a mayor ritmo que el nivel del mar. Normativas de toda índole que o bien se saltan a la torera o bien carecen de eficacia. Porque, al cabo, el niño es la fuente más importante de ingresos de esta tragicomedia que nos ha tocado vivir. Muchas reglas de horarios y de edades para lo audiovisual pero no se ha prohibido en casi los cuarenta años de democracia de fachada que lasirme criaturas sean protagonistas de anuncios -recuerdo cuando se prohibieron los anuncios en los que se utilizaba el cuerpo femenino simulando un objeto, letras en concreto, tras una algarabía mediática, que no en la calle, de escandalizadas-, que la chabacaneria verbal y la violencia sean objeto de programas, series, películas y videojuegos a cualquier hora y de venta o disposición gratuita en internet y que cada fecha señalada se bombardee por doquier de publicidad para que los padres satisfagan el hábito de consumir aunque no se disponga del dinero. Y nadie se escandaliza y nunca pasa nada. Se trata del mismo método que los antidemocráticos y no deja de ser un suma y sigue en un país sin rumbo ni visión de futuro.

# Publicado por: RODRIGO ALVARGONZÁLEZ PICÓN (Las Palmas de Gran Canaria)
miércoles, 15 de junio de 2016

afán de control

Desgraciadamente, ese afán de control vienen de muy lejos. Ya Platón, en la República hablaba de que el estado debía educar a los niños, al menos los de la élite elegida, y que debería desaparecer la figura de la maternidad. Los hombres, en su afán de imaginar una sociedad perfecta, creen que ésta se lograría bajo el control total de los individuos por el Estado desde su nacimiento, quitándoles poder de decisión a padres y familias. No se da cuenta de que el control por los padres y las familias, dada su variedad, crea una sociedad más rica, compleja y libre, mientras que lo contrario uniformiza y esclaviza a la sociedad. Los hombres nunca crearían de por sí una naturaleza y humanidad tan variada como la que les ha sido dada, por Dios o por el azar.

# Publicado por: Blanca Rodríguez (Huelva)
jueves, 09 de junio de 2016

Fumanchú

Y que la gente pierda el culo con este fantoche de Fumachú! si es el anticarisma. Sólo provoca risa.

# Publicado por: Progre descarriado (Madrid, España)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús Laínz
"El engeniosu jidalgu don Quijoti la Mancha"
Ríos de sangre
El mito de la España de las Tres Culturas
Homo calambrensis
Violación por tradición
Los de Euskal Telebista tienen razón
Los vascos en el 98: lo que nunca se recuerda
El Gran Macho Blanco
La palabra que empieza por ene y otras inquisiciones
Jalogüín
El hombre que fue Chesterton
Los bárbaros somos nosotros
La Virgen María es lesbiana y separatista
El potito demagógico
300 años
¡Fora Don Quixot!
Yo te bautizo Terminator
Demasiado amor
La peste española
Nuestro caballo de Troya
Cataluña era la región más patriótica de España en el siglo XIX
Contra la tontería
Catalonia is not Scotland
¿Por qué puede caer España?
Allons, enfants de la Catalogne!
¿España contra Cataluña?
Francia y Cataluña, historia y disparate
De la Cruzada a la Estelada
El chantaje independentista
Un libro fuera de lo común: esclavos, abstenerse
La "libertad de costumbres", esa lacra de la modernidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Dixie
2 SERTORIO
Inevitable
3 JAVIER R. PORTELLA
¡A por los (verdaderos) culpables!
4 Locas, encoñadas y desarraigadas
5 Aquel niño sirio y este niño europeo



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |