''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 25 de mayo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota

SERTORIO
El khmer rosa

JESÚS LAÍNZ
Homo calambrensis

JESÚS J. SEBASTIÁN
La agenda oculta de la globalización
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
CULTURA
El tango, lo erótico y lo sagrado


¿Qué es lo que se juega ahí: entre esas piernas que se cruzan, esas miradas que tocan cuerpos y palpan almas, ese ritmo que golpea, esa lujuria que se arremolina (pero tan distinta, tan verdaderamente ahí…)?
Alberto Buela y Carlos Rodríguez Moreno

12 de septiembre de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ALBERTO BUELA Y CARLOS RODRÍGUEZ MORENO


Nos complace reproducir una reciente emisión de Disenso, el programa de la cadena televisiva TLV1 que dirige en Buenos Aires el conocido filósofo y también articulista de este periódico Alberto Buela.
 
En el diálogo que se desarrolla entre Buela y el profesor de música y tanguista Carlos Rodríguez Moreno, se aborda la cuestión esencial: el transfondo de lo que se juega en esa danza que es más que una danza, en esa danza que es toda una forma de ser y de sentir, en esa danza que, creada y vivida en Argentina, lleva el nombre de tango.
 
¿Qué es lo que se juega ahí: entre esas piernas que se cruzan, esas miradas que tocan cuerpos, que palpan almas, ese ritmo que golpea, esa lujuria que se arremolina (pero tan distinta, tan verdaderamente ahí…)? ¿Qué es lo que se juega cuando se entra en una Milonga (un salón de baile de tango) y se abre —dicen dialogando los dos compadritos— todo otro mundo, todo otra dimensión, toda otra manera de ser y de vivir? Se abre todo otro mundo que se expresa —señala el filósofo— en “las poderosas fuerzas eróticas que cruzan la pista de una Milonga”. Fuerzas eróticas tanto más poderosas —añado por mi parte— cuanto que nada es explícito, descarado, descarnado. Todo es insinuado, aguijoneado… en esa lacerante punzada del deseo a través del cual, por debajo del cual, lo que late…
 
¿Qué es lo que late, lo que se juega, en esa danza que entrelaza al más aguerrido y macho de los hombres y a la más sensual y hembra de las mujeres? Lo que se juega —apunta el musicólogo— es algo como un hurgar, un buscar, un tratar de alcanzar lo que está al otro lado, lo que no se ve: ese gran enigma del mundo al que, dándole formas y modalidades bien distintas, algunos han llamado “Dios”, otros “orden sagrado”, u otros —antes, mucho antes— “Mito”. Lo que se juega —añade— es “toda la potencia vital, pulsional del tango, una potencia que responde a la lógica del Mito. El Mito: ahí donde lo sagrado, contrariamente a lo pretendido por la religión que vendría luego, es inmanente al hombre, inseparable a él”, inherente al mundo.
¿Qué tendrá que ver con lo sagrado, se preguntarán algunos, toda esa alta pulsión erótica que late en el tango? Se lo preguntarán como si no supieran —no, no lo saben— que el erotismo, o confina con lo profundo y sagrado, o es de una pasmosa trivialidad gimnástica.
 
Javier R. Portella
 



Y AQUÍ UNA ILUSTRACIÓN DE LO DICHO



¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Cultura
La gran pintura europea culpable de violencia de género
Dead white men
Los nuevos reaccionarios
"El Manifiesto" cumple 10 años
¿Es de extrema derecha la Edad Media?
Diálogo entre Ferrer-Dalmau y Pérez-Reverte
Sexo libre y salvaje en la antigua Roma
El triunfo de lo inmundo (o del «in-mundo»)
Las lecciones de Gramsci
Julien Freund o la imaginación del desastre
Vivimos en la era de la ignorancia
La hora de Bizancio
Morir en Venecia
El soldado, el trabajador, el rebelde, el anarca
Ernst Nolte y su revisión del fascismo (y II)
Isla de Lobos
Ernst Nolte y su revisión del fascismo (I)
No lea, emociónese
Víctor Barrio, ¡presente!
Ha muerto un torero. La plebe animalista lo celebra
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 El chollo de ser inmigrante en España
2 SERTORIO
El khmer rosa
3 JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |