''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 25 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
"Imagine"

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta

JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
DINERO
¿Quién vive en la City?

Los que acechan detrás de los mercados


¿Quiénes son los que mueven la Bolsa? ¿Cómo son y qué piensan de su trabajo? El periodista y antropólogo holandés Loris Luyendijk estuvo una larga temporada viviendo en el ecosistema peculiar de la City de Londres.
CARLOS MIER

20 de septiembre de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

CARLOS MIER


¿Quién se esconde detrás de los mercados? ¿De quién son los dedos que mueven los hilos del mundo financiero? Si hiciéramos esta pregunta al más común de los mortales, quizás no alcanzara más que a vislumbrar un par de territorios comunes en los que seres desprovistos de humanidad conspiran en la trastienda de la civilización guiados por oscuros motivos perversos. Como todos los tópicos, puede que solo tenga una mínima parte de verdad, y por eso el periodista y antropólogo holandés, Loris Luyendijk, se propuso pasar una temporada en ese supuesto infierno dantesco para averiguar si todo lo que huele mal es inequívocamente basura.
De esa inmersión de dos años de duración y más de 200 entrevistas con ejecutivos y trabajadores del centro financiero global de la City londinense emergió con un libro bajo el brazo, Entre Tiburones (Editorial Malpaso). “¡Bienvenido al mundo real!, bromeaban a veces los ejecutivos de inversiones cuando veían cómo me costaba aceptar que en la City todas las relaciones se entiendan como intercambios mercantiles: entre los accionistas y el banco, entre el banco y sus empleados, entre ejecutivos y clientes”, cuenta el periodista.
El libro es un trabajo periodístico que se propuso desterrar el mito que pesa sobre el mundo de las finanzas y romper el pacto de silencio imperante echando mano de la protección de identidades para acabar por enterrar su tesis inicial en una profunda tumba de incertidumbre y desasosiego. Sus conclusiones hablan por sí solas: el error de la crisis de 2008 se volverá a repetir, porque sorprendentemente casi nadie parece tener muy claro lo que hace, y porque la permisividad de las normas que rigen los mercados y la ausencia de castigo a los banqueros ha acabado por reforzar su sensación de inmunidad.
Un mundo donde cada uno debe valerse por sí mismo
“Todos dicen que quieren seguir comportándose como seres humanos, pero los que lo conseguían no llegaban muy lejos. Los otros sí cambiaban, a veces de un día para otro. El lunes eran seres humanos y para el viernes ya se habían transformado en unos energúmenos. Cuando me fui me dijeron: ‘Ahora vas a volver al mundo real, con gente normal. En los bancos no hay gente normal, pero algunos bancos son peores que otros al respecto”’, escribe el autor.
A través de las páginas del libro, Luyendijk descose una compleja y enorme tela de araña de acuerdos opacos, fraudes constantes, sueldos desorbitados y sofisticadas trampas financieras. Pero aporta un elemento nuevo y esencial: el factor humano. Los innumerables dueños de una mano invisible que sigue teniendo su dedo en el detonador, a la espera de la siguiente explosión aleatoria. Aquellos que en medio del apocalipsis de Lehman Brothers, en 2008, hicieron acopio de provisiones, convirtieron sus ahorros en oro y prepararon la evacuación de sus hijos al campo, mientras sus vecinos iban a trabajar como si nada estuviera pasando. Un mundo desprovisto de ética (y de lógica) pero habitado, obviamente, por seres humanos que viven, sienten y se relacionan.
Un empleado de banca recuerda los dos días del derrumbe de Lehman Brothers y el estallido de la peor crisis financiera mundial desde 1929: “Recuerdo que estaba mirando por la ventana, viendo pasar los autobuses. Por todas partes, a gente seguía la rutina habitual de un día de trabajo, o al menos eso parecía. No sabían nada. Yo sí, y mis colegas también. Por primera vez en mi vida llamé a mi padre desde la oficina para decirle que transfiriese todos sus ahorros a un banco más seguro, algo que hizo inmediatamente. Cuando me fui a casa estaba realmente asustado. Pensé: esto es lo que se debe de sentir cuando hay una amenaza de guerra”.
Sin embargo, Luyendijk rechaza los estereotipos: “Es inmensamente popular la idea de que lo único que mueve a la gente de la City es la avaricia, sin duda alimentada por todas las historias sobre las primas y bonificaciones que salen en los medios de comunicación o en películas como Wall Street o, más recientemente, El Lobo de Wall Street. Pero después de interrogar a los entrevistados sobre sus motivos, la avaricia no parecía ser una explicación adecuada para su conducta. (…) Centrarnos en la avaricia es la mayor equivocación que hemos cometido quienes desde fuera hemos intentado entender lo ocurrido tras el colapso de Lehman Brothers”, asegura el periodista holandés.
“Me he dado cuenta de que a mucha gente ajena a los bancos le cuesta aceptar que el mundo de las finanzas no está lleno de individuos que hacen el mal intencionadamente, sino de conformistas que simplemente han dejado de preguntarse sobre el bien y el mal. Las cosas les van bastante bien y en su burbuja solo tratan con gente que piensa como ellos”, afirma.
Un libro que contiene un completo catálogo sobre ‘especies’ humanas que habitan el mundo de las finanzas según el estudio del avezado antropólogo. Los “rezongones”, aquellos que se sienten “atrapados” por un modo de vida que no les agrada pero del que es difícil escapar; los “neutrales”, que justifican sus actos bajo la premisa de que aunque ellos cambiaran, nada iba a cambiar; los “amos del universo”, que disfrutan con lo que hacen y mitifican su profesión; Los “cortos de miras”, siempre dispuestos a dejar caer la culpa sobre el incauto que se deja engañar; y los psicóticos, aquellos banqueros que han perdido todo contacto con la realidad.
El exbanquero de inversión Rainer Voss vivió así durante muchos años, según lo describe Luyendijk: “Conduces el coche directamente hasta el garaje situado en el sótano. Subes unas escaleras hasta tu lugar de trabajo y verdaderamente no hay ninguna necesidad de preocuparse o interesarse por el mundo exterior. Los hijos van a la misma guardería. Las vacaciones se hacen en los mismos sitios. Se esquía en Gstaad o se va a las Islas Seychelles o Mauricio. Es un sistema cerrado que te aleja de la realidad. ¿Tenía Voos amigos fuera del sistema? Cuando ganas 100.000 dólares al mes, básicamente dejas de tener intereses comunes con tus amigos”.
Pero, sobre todo, se trata de un mundo sin solución en el que los errores se repetirán. Porque aquí no ha pasado nada. Como lo resumen las palabras enfadadas de un agente de calificación de riesgos jubilado, citado en el libro: “Si en medio de la crisis le hubiéramos dicho a la gente que años después no habría ningún cambio importante nadie nos habría creído. El pánico y el terror que había eran brutales. Pero aquí estamos. Todo ha vuelto a la normalidad, como si no hubiera sucedido nada. Hemos pasado de pensar que estábamos a punto de morir a creer que hemos sobrevivido”.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 21 de septiembre de 2016

¿Qué tienen que ver los judíos?

La banca internacional, como (y) las grandes corporaciones, son un entramado de acciones e intereses entre los que se hallan los propios de los altos ejecutivos. Dudo del estudio, en cambio, que no se rijan estos últimos por la avaricia -a diferencia de los pertenecientes a las grandes familias que controlan las acciones de los grandes bancos y/o compañías trasnacionales. Éstos no van a perder su status ni riquezas y actúan, a la manera de reyes y nobles medievales, más por soberbia que por avaricia -que no significa excluirla de la ecuación.

# Publicado por: RODRIGO ALVARGONZÁLEZ PICÓN (Las Palmas de Gran Canaria)
martes, 20 de septiembre de 2016

Es muy jodío vivir bajo el judío

La banca judía debe ser nacionalizada.

# Publicado por: Progre descarriado (Ciempozuelos, España)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Dinero
¿De verdad la economía pública es el demonio?
Falacias neoliberales
La presidenta del Banco Santander habla de su compra del Banco Popular
El secreto de los populistas
Un capitalismo sin límites
El desarrollo sostenible es un eslogan falaz
Contra la ´lex mercatoria´
La rendición de Syriza
Con sus sacrificios, Grecia ha salvado a los bancos europeos
La Deuda infernal
Islandia: banqueros a la cárcel y victoria sobre la crisis
David Rockefeller: la cruzada mundial de la banca-imperio
El Parlamento Europeo va a aprobar el tratado que nos somete a EE. UU.
La quiebrocracia bancaria
La utopía del Mercado
Más de 15.000 lobistas influyen en las decisiones políticas de la Unión Europea
Terremoto: Rusia y China abandonan oficialmente el petrodólar
El ´infierno´ laboral de Goldman Sachs: "Los ´traders´ no se inmutaron ante el infarto de un compañero"
El nuevo capitalismo criminal
Petróleo en Canarias y Renta Básica
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
"Imagine"
2 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta
3 Patente de corso
4 ¿De verdad la economía pública es el demonio?



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |