''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 25 de mayo de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota

SERTORIO
El khmer rosa
 
Homo calambrensis

JESÚS J. SEBASTIÁN
La agenda oculta de la globalización
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
El hombre que fue Chesterton


Aunque por aquí haya pasado bastante desapercibido, el 14 de junio se ha cumplido el septuagésimo quinto aniversario del fallecimiento de aquel espíritu bondadoso y jovial que llevó en su existencia terrena el nombre de Gilbert Keith Chesterton.
Jesús Laínz

11 de octubre de 2016
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JESÚS LAÍNZ


Aunque por aquí haya pasado bastante desapercibido, el 14 de junio se ha cumplido el septuagésimo quinto aniversario del fallecimiento de aquel espíritu bondadoso y jovial que llevó en su existencia terrena el nombre de Gilbert Keith Chesterton, GKC para los amigos –y también para sus enemigos, que no fueron pocos, como corresponde a todo hombre grande.
Y, efectivamente, muy grande fue desde varios puntos de vista, empezando por unas medidas corporales que le convirtieron en el hombre más cortés de Inglaterra, capaz de ceder su asiento en el tranvía a dos mujeres de una vez.
También fue grande como novelista, ensayista y polemista de pluma infatigable: escribió más de cien libros y varios miles de artículos que algunos editores británicos, empeñados en publicar sus obras completas, siguen desenterrando tres cuartos de siglo después de su muerte.
De Chesterton podrían recordarse muchas cosas: su incesante búsqueda de la verdad; su esencial influencia en la conversión al Cristianismo de muchas personas, célebres (como C. S. Lewis) o anónimas, tanto en sus días como en los nuestros; su incansable batallar por la justicia y la bondad; su influencia en la cultura, la religión y la política sobre todo en su patria; su talento literario; o, lo que sin duda será menos conocido pero también es especialmente valorado por el que suscribe, su desinterés por el llamado verso libre, al que consideraba una revolución en el arte poética equivalente a la que representa en la arquitectura el dormir a la intemperie; y su malestar por la música de fondo que, ya en sus días, comenzaba a invadirlo todo, lo que le sacaba de quicio porque, según explicó en alguna ocasión, cuando iba a comer a un restaurante lo que le interesaba era comer y charlar con sus acompañantes, no escuchar música, del mismo modo que cuando iba a un concierto no se llevaba la fiambrera.
Pero ya que de todo esto seguro que se ha hablado más y mejor en lugares más autorizados que éste, quizá corresponda mencionar aquí su amor por una España no siempre bien comprendida y valorada en la tierra que le vio nacer.
Por ejemplo, apuntando a la línea de flotación, combatió la muy arraigada creencia que en Inglaterra se tiene de que Felipe II fue la encarnación perfecta de la más sombría intransigencia religiosa. Durante muchas generaciones los ingleses han mantenido la imagen de España como una nación despótica e intolerante y la de dicho monarca como un tirano contra el que la pacífica nación inglesa no tuvo más remedio que enfrentarse. Esta idea de Inglaterra como último reducto de la libertad en tiempos tiránicos está grabada a fuego en las conciencias de sus ciudadanos a través de la condena sin matices de figuras como el citado Felipe II, Napoleón, Guillermo II y Hitler y del simultáneo enaltecimiento de sátrapas como Enrique VIII o vándalos como Oliver Cromwell. Chesterton, por el contrario, advirtió en varias ocasiones a sus compatriotas que “olvidamos que los enemigos religiosos de Felipe II eran en su mayoría calvinistas y hombres todavía más sombríos que él, y sombríos por principio tanto como por accidente”.
Reflexionando sobre el monasterio de San Lorenzo del Escorial como símbolo de la España imperial, opinó Chesterton que “durante mucho tiempo el Escorial ha representado a Felipe II y Felipe II ha representado a España. Todo lo que es duro y sombrío en ese palacio en particular de ese príncipe particular ha sido asociado con todo un pueblo que no es en realidad duro ni sombrío, sino, en muchos aspectos, sumamente cordial y generoso. España es la patria de la novela picaresca y de la comedia de enredo, y no es triste como el Escorial, sino alegre como Tom Jones”.
Y, del ensayo al verso, escribió un maravilloso poema destinado a alabar el empeño de España en su lucha contra la amenaza musulmana mientras otros países europeos, como Francia o su propia patria, se desentendieron de ello o incluso llegaron a dar su apoyo al turco. Vaya el recuerdo de estas estrofas, de una incorrección política que hoy le habría valido el anatema de la Santa Madre Iglesia Progre, como el mejor homenaje que se le puede hacer desde tierra española:
“Corren las blancas fuentes en los patios soleados
y, mientras juegan, ríe el Sultán de Bizancio;
en su temido rostro, cual las fuentes, su risa,
que la maraña obscura de sus barbas agita
y abre la media luna sangrienta de sus labios
porque al cerrado mar estremecen sus barcos,
retaron las repúblicas de los cabos itálicos
y echaron del Adriático al León de San Marcos.
Tendió el Papa los brazos entre pena y quebranto:
la Cruz pide su espada a los Reyes Cristianos.
La Reina de Inglaterra se remira en su espejo;
y el enclenque Valois en misa da un bostezo;
truenan en lejanas islas los cañones de España,
y el rey del Cuerno de Oro al sol ríe y solaza.
[…]
Y se ríe a través de su barba galana
de los tronos del mundo, su cabeza levanta
cual bandera de cuantos aman la libertad.
¡Bese el sol a nuestra España,
y a África mal rayo parta!
Don Juan de Austria
cabalga hacia el mar.
[…]
Cañonea Don Juan –su nave tinta en sangre
las olas cual bajel pirata torna almagre–
va la púrpura en ríos sobre el oro y la plata;
saltan las escotillas a recios golpes de hacha,
y surgen los cautivos: son cientos, millaradas,
pálidos y dichosos, cegadas las miradas.

¡Dómino gloria!

¡Viva España!

¡A los cautivos
libró Don Juan de Austria!

[…]

En la galera envaina Cervantes su tizona
(regresa Don Juan de Austria, de lauros se corona)
y se ve sobre las tierras fatigadas de España
un caballero flaco que incansable cabalga,
y sonríe, y retorna el acero a la vaina
(pero Don Juan de Austria vuelve de la Cruzada)”.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Jesús Laínz
Homo calambrensis
Violación por tradición
Los de Euskal Telebista tienen razón
Los vascos en el 98: lo que nunca se recuerda
El Gran Macho Blanco
La palabra que empieza por ene y otras inquisiciones
Jalogüín
Los bárbaros somos nosotros
La Virgen María es lesbiana y separatista
El potito demagógico
300 años
Dejen a los niños en paz
¡Fora Don Quixot!
Yo te bautizo Terminator
Demasiado amor
La peste española
Nuestro caballo de Troya
Cataluña era la región más patriótica de España en el siglo XIX
Contra la tontería
Catalonia is not Scotland
¿Por qué puede caer España?
Allons, enfants de la Catalogne!
¿España contra Cataluña?
Francia y Cataluña, historia y disparate
De la Cruzada a la Estelada
El chantaje independentista
Un libro fuera de lo común: esclavos, abstenerse
La "libertad de costumbres", esa lacra de la modernidad
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 El chollo de ser inmigrante en España
2 SERTORIO
El khmer rosa
3 JAVIER R. PORTELLA
Reflexiones después de la derrota



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |