''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 23 de julio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
En 1958 daba risa el islamismo
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos

SERTORIO
Muerte de un poeta
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
DINERO
El secreto de los populistas


El secreto de los populistas a ambos lados del Atlántico, la clave de su crecimiento imparable en todos los rincones de Occidente, se llama globalización.
José García Domínguez

24 de marzo de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JOSÉ GARCÍA DOMÍNGUEZ


El
secreto de los populistas a ambos lados del Atlántico, la clave de su crecimiento imparable en todos los rincones de Occidente, se llama globalización. No hay otro. Y es que ese súbito cambio de piel del capitalismo que comenzó a producirse a principios de la década de los ochenta de la centuria pasada ha dejado a su paso un número de ganadores muy superior al de los perdedores. Lejos de constituir un juego de suma cero, la globalización ha beneficiado a muchas más personas en el mundo de las que haya podido perjudicar. El problema es que los ganadores de ese juego viven a miles y miles de quilómetros de distancia. Y por el contrario, la mayoría de los perjudicados están aquí mismo, a la vuelta de la esquina. Branco Milanovíc, acaso el mayor experto mundial en desigualdad, ha estimado que nueve de cada diez beneficiarios de la globalización resultan ser habitantes de Asia. Son esos ciento cincuenta millones de chinos de las zonas rurales que durante los últimos treinta años han más que doblado sus ingresos reales.
Pero también hay unos cuarenta millones de indonesios que igualmente han logrado doblar su renta en el mismo tiempo. A su vez, treinta y cinco millones de indios han consumado aumentos de nivel de vida superiores al 50%. Y otro tanto de lo mismo se constata entre las emergentes capas medias de Vietnam, Filipinas y Tailandia. Sin embargo, la clase media occidental no ha conocido ninguna mejora significativa en sus condiciones de existencia desde que se inició el proceso de la mundialización de los mercados. Hoy, los ingresos reales medios de un obrero manual norteamericano que trabaje a tiempo completo son inferiores a los de hace más de cuarenta años. Eso explica Trump. Pero es que en la mítica Alemania las cosas no resultan ser muy distintas. De hecho, en las últimas tres décadas la renta del estrato más modesto de la población solo ha crecido un escaso 4%. Pero es que en Japón el crecimiento ha sido negativo: un japonés pobre vive peor hoy que hace cuarenta años. La globalización, sin duda, ha tenido un éxito notable a la hora de crear riqueza, pero la ha creado demasiado lejos.
En Europa, y sin duda por simple inercia, la derecha y la izquierda tradicionales siguen leyendo la realidad en términos de lucha de clases. Los unos, señalando a los sindicatos como principal enemigo a batir; los otros, identificando al capital como origen último de todos los males. Sin embargo, a estas alturas del colapso de la segunda globalización, los términos de la genuina confrontación son muy otros. Hoy, aquí y ahora, la verdadera disputa es la que enfrenta en el tablero mundial a dos clases medias con intereses objetivos antagónicos. Por un lado, las viejas clases medias europeas y norteamericanas, cada día que pasa más estancadas y precarizadas. Por el otro, las emergentes de Asia que han visto en la liberalización de los movimientos de capitales, mercancías y personas la gran palanca para dejar atrás la miseria. Esa lección, tan simple por lo demás, es la que han aprendido los populistas de todo pelaje (salvo Podemos, un grupo de izquierda solo emparentado con los genuinos populistas por recurrir a muy similares técnicas de agitación mediática). La globalización tiene los días contados.
© Libre Mercado

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 25 de marzo de 2017

¿a quién beneficia la globalización?

Qué globalización? . A quién favorece más? Occidente ha alcanzado los niveles actuales gracias a su aspiradora mundial de los recursos de qué carece. La globalización es un instrumento impuesto al mundo por medio de la ONU para asegurar su bienestar actual y futuro en franca decadencia. Es un intento de asegurar su supremacía. Los hasta ahora países pobres se han desarrollado porque han adoptado la técnica occidental de todo tipo que les permite un pequeño autodesarrollo. De hecho no han sido estos supuestos beneficiarios los promotores de la globalización. ¿Y la reacción populista?. Para mí es una reacción contra los políticos de la ONU y Bruxelas que no logran controlar a los que nos pisan los talones consumiendo recursos. De aquí la política mundial de control de natalidad para que no nos coman la tarta. Así los dice el informe: El Estado de la población mundial 1n 1998. ´´hay demasiados pobres inútiles´´. Véase http://www.UNfpa.org. Pero no se equivoquen con el lenguaje bonito que utiliza. Busquen también ´´La cara oculta de la ONU´´ de Michel Schooyans.

# Publicado por: lusaot (cuenca)
viernes, 24 de marzo de 2017

días contados

Los que tenemos los días contados somos nosotros. O reaccionamos con una energía extrema frente a estos tiranos mundialistas o vamos listos. Ya Spengler predijo en ´´Prusianismo y Socialismo´´ la muerte de los pueblos y tiranía mundial de los comerciantes y su ´´schweigende Befehl´´ (mandato tácito) hoy en vigor por obra de la ONU y otros sicarios del mundialismo. Ellos lo tienen muy claro: llegarán hasta la guerra de aniquilamiento con tal de impedir la libertad de los pueblos. Somos nosotros los que todavía seguimos sin enterarnos.

# Publicado por: sertorio (cáceres)
viernes, 24 de marzo de 2017

El negro del mundo

Parafraseando a John Lennon: ´´White Christian straight working class man is the nigger of the world´´.

# Publicado por: Derechón (Ciempo)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Dinero
¿De verdad la economía pública es el demonio?
Falacias neoliberales
La presidenta del Banco Santander habla de su compra del Banco Popular
Un capitalismo sin límites
Los que acechan detrás de los mercados
El desarrollo sostenible es un eslogan falaz
Contra la ´lex mercatoria´
La rendición de Syriza
Con sus sacrificios, Grecia ha salvado a los bancos europeos
La Deuda infernal
Islandia: banqueros a la cárcel y victoria sobre la crisis
David Rockefeller: la cruzada mundial de la banca-imperio
El Parlamento Europeo va a aprobar el tratado que nos somete a EE. UU.
La quiebrocracia bancaria
La utopía del Mercado
Más de 15.000 lobistas influyen en las decisiones políticas de la Unión Europea
Terremoto: Rusia y China abandonan oficialmente el petrodólar
El ´infierno´ laboral de Goldman Sachs: "Los ´traders´ no se inmutaron ante el infarto de un compañero"
El nuevo capitalismo criminal
Petróleo en Canarias y Renta Básica
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Philippe Muray y la demolición del progresismo (y II)
2 Vuestro 18 de Julio
3 SERTORIO
Muerte de un poeta
4 ALAIN DE BENOIST
La política, la moral y la moralina
5 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
El hombre sin atributos



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |