''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 24 de abril de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JAVIER R. PORTELLA
¿Y ahora qué?

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias
 
¿A cambio de qué?

JESÚS J. SEBASTIÁN
La(s) Nueva(s) Derecha(s) y el movimiento identitario (I)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Cursos de Atención al Cliente
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La oclocracia que viene


Váyase usted aprendiendo la palabra, por si no la conocía, porque la va a disfrutar, la está ya disfrutando.
Francisco Núñez Roldán

30 de marzo de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN


Váyase usted aprendiendo la palabra, por si no la conocía, porque la va a disfrutar, la está ya disfrutando. De entrada verá el lector que no le tuteo, jacobinismo tan al uso últimamente en anuncios, aviones, tiendas, camareros y demás gentes que se dirigen a nosotros sin conocernos.
Oclocracia quiere decir simple y peligrosamente gobierno de la plebe, o de la muchedumbre, como aristocracia es en puridad el gobierno de los mejores, oligocracia u oligarquía el de pocos, plutocracia el de los ricos, y así. Pero por fin parece que no sólo en España sino en amplias zonas del planeta hemos superado el viejo concepto de democracia y hemos llegado al fondo, al gobierno de esa parte de la sociedad que llamamos la plebe, el populacho. Más concesión no se puede dar.
No es ajena a esta tendencia el buenismo, el postmodernismo y la teoría de lo políticamente correcto. Incluso podría decirse que esas tres tácticas constituyen ensambladas la estrategia común para que los estratos más pícaros, tatuados, vagos, envidiosos y subvencionados de la sociedad nos vayan poco a poco imponiendo sus códigos, su lenguaje, su conducta. Y a la postre su ley. Que tras esas masas cada vez más analfabetas haya una élite que las maneja y se beneficia de ello, haciéndoles creer que han llegado al poder, es una cuestión muy distinta, digna también de análisis.
El buenismo nos hace comprender a todos, amar a todos de manera no racional sino estúpida y peligrosa hasta la exageración, concediendo carta de igualdad a conductas francamente peligrosas en pro de un evitar conflictos que no hace sino posponerlos para que a la larga se resuelvan peor. Véase la legislación educativa en escuelas e institutos. El postmodernismo arrebata todo marchamo de calidad y valor a lo que lo tiene, por claro que esté, y rasa toda teoría de cualquier tipo, igualándola en validez con cualquier otra o con su contraria, excusándose en que de gustos no hay nada escrito, frase que lógicamente pronuncian personas que han leído poco y escrito menos. Pues anda que no hay nada escrito sobre gustos.
Y lo políticamente correcto, que complementa a las dos teorías anteriores, no sólo comprende lo incomprensible y perdona lo imperdonable, sino que se dedica a construir una legislación sui géneris en la que un feroz igualitarismo en todos y para todos persigue a quien destaca o discrepa, llamándole carca, fascista, sexista o machista.
Todo, en favor de un pensamiento débil, vago, subvencionado, fomentador del mínimo esfuerzo y por supuesto, a la larga, debilitador del impulso creativo para que la sociedad posea un mínimo nervio social.
No se le ocurra a usted meter en su vocabulario cotidiano palabras como orden, estudio, método, memoria, sistema, jerarquía, voluntad o disciplina.
Diga más bien opción personal, asimilación progresiva, igualdad, consensuar, colectivo, descanso, etc. Si no, le llamarán fascista, aunque por supuesto ni usted lo sea ni quien se lo diga sepa qué es el fascismo o cómo se originó.
Vuelvo a los dirigentes que fomentan y provocan una sociedad barriobajera, incívica y vaga, con el señuelo de estar haciéndola relajada, espontánea y feliz. En febrero de 1938, en plena guerra civil, Antonio Machado, uno de nuestros clásicos, escribía la siguiente reflexión en la revista Hora de España: “Siempre será peligroso encaramar en los puestos directivos a hombres de mediano talento, por mucha que sea su buena voluntad, porque a pesar de ella, la moral de estos hombres es también mediana. A última hora ellos traicionan siempre la causa que pretendían servir, y se revuelven airadamente contra ella. Propio es de hombres de cabezas medianas el embestir contra todo aquello que no les cabe en la cabeza. A todos nos conviene, amigos, que nuestros dirigentes sean siempre los más inteligentes y los más sabios”.
Es claro que la España actual y más de un país cercano en el idioma están muy lejos de tan sesudo requerimiento. Y así nos va y nos va a ir. Elegimos a representantes mediocres porque cada vez somos más mediocres. Y somos más mediocres porque el sistema educativo y televisivo nos va haciendo más mediocres, más ineducados, más groseros, más agresivos. En esa retroalimentación de electores y elegidos, la vulgaridad es algo que de evitable ha pasado a ser señal de identidad social. Ignoro lo que aguantará el sector que no comparte esas ideas, que quiere hacer una sociedad no más igual, sino mejor, porque de ahí saldría lo más que se despacha en igualdad y prosperidad. La pretendida igualdad absolutamente en todo solo puede abocarnos a la miseria espiritual, a la absoluta falta de estímulos para ser alguien, para ser mejores. Esa oclocracia que está llegando nos hará infelices a todos, empezando por los estúpidos que se creen que van a gozar el poder. “Ya era hora de que robáramos los pobres”, le oí comentar un día a una buena mujer a propósito del asunto Juan Guerra, “mienmano”. Lo que no sabía la muy infeliz era que también a ella le estaban robando. Y encima, en nombre de la democracia y el socialismo.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 01 de abril de 2017

La pinza maffia-asesores

Cuando se unen, gentes dispuestas a todo ( secuestras, matar, tortuas...) con aseores legales que les corrigen y perfeccionan sus actuaciones, se crea una pinza, un cascanueces que puede aplastar lo que sea. Sin limite.
Se puede ver en muchas peliculas americanas sobre maffiosos y sus abogado,.Las tretas, truicos, consejos... pafra salir impunes.
Aqui se puede vivir con el fenomeno okupa y sus abogados
.O con los que llevan tatuado en el pecho el numero de telefono al que llamar cuando les detienen. Como esa pinza, eas alianza da mucho,pero mucho dinero... es dificil de combator ´´a buenas´´. Porque con el que esta dispuesto a matar... .no sirven plazos, razones, leyes. a aplicar.. Ellos lo pasan mal, pero te matan. Y tu te has portado bien, pero mueres.

# Publicado por: Puig (Valencia)
jueves, 30 de marzo de 2017

plutocracia es la palabra

Son los dirigentes los que se empeñan en degenerar a sus naciones. Las reacciones más saludables contra lo que existe no han venido de la intelligentsia, sino del pueblo, por eso se llama ´´populismo´´ al movimiento contrario al igualitarismo, a la ideología de género y a las demás aberraciones de las élites académicas y económicas. La oclocracia no existe y no puede existir de forma duradera, salvo en períodos efímeros de caos. Lo que tenemos es plutocracia y contra ella se levantan los pueblos de Europa, o lo que va quedando de ellos. Son precisamente las élites las que nos han llevado a donde estamos, no los pueblos, que son los que se resisten a ser corrompidos. El rechazo a la barbarización es esencialmente democrático, no en el sentido que se da al término en los regímenes liberales de Occidente, sino como poder de la comunidad popular, como el ethos de la parte no degradada de la nación. La élite sin pueblo se llama plutocracia (cleptocracia en España): esa es la palabra .

# Publicado por: sertorio (cáceres)
jueves, 30 de marzo de 2017

Eligir una oclocracia

Esto va en los dos sentidos. Hay mucha gente que considera la victoria de Trump como oclocracia. Si en España tuviéramos un partido como el de Marine, se nos acusaría a los que le votásemos como pertenecientes a una sociología ´´torrentista´´ y ´´gilista´´, lo cual es hasta cierto punto cierto. La cuestión hoy en día no es elegir entre democracia aristocrática o democracia oclocrática sino elegir que clase de oclocracia preferimos,

# Publicado por: Derechón (Ciempo)
jueves, 30 de marzo de 2017

CRÍTICA A LA DEMOCRACIA

Para empezar cabría distinguir entre la democracia como ´´forma de gobierno´´ y la democracia como ´´fundamento del gobierno´´.

La primera es simple y llanamente un modo de elegir a los gobernantes.

La segunda -donde radica el meollo del asunto- sería la pretensión de que el ´´número´´ o la voluntad popular determinan el Bien y la Verdad. Y como dejó escrito Gómez Dávila: ´´Hay que repetirlo y repetirlo: la esencia de la democracia es la creencia en la soberanía de la voluntad humana´´.



# Publicado por: Gonzalo Esteban (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Francisco Núñez Roldán
¿A cambio de qué?
Don Claudio Sánchez-Albornoz: República vs. Frente Popular
Derrota y victoria del islam
Miseria y grandeza de la literatura
"Muertos por la democracia y la libertad"
Mi isla mínima
Goya y los goyas
¡A degüello con la Giralda!
¿Quién va contra Montesquieu?
Hay pueblos que, llenos de autoestima, honran a sus muertos
Antonio Machado y los españoles de segunda
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
¿Madre no hay más que una?
José Vicente Pascual
1 FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
¿A cambio de qué?
2 Los nuevos reaccionarios
3 FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
La guerra de las Galias
4 ¿Rusia o América? Metapolítica de dos mundos aparte
5 Todo se juega hoy (y 15 días después)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |