''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 26 de junio de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza...»
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
La fiel infantería

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Y ya es una puta

JAVIER R. PORTELLA
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La pitada

La pitada a S. M. el Rey y al himno de España en la final del año pasado. Todo se volvió a repetir este año.

Somos una inanidad de destino en lo particular…
Sertorio

30 de mayo de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

SERTORIO


Coincidiendo con el desfile del Día de las Fuerzas Armadas, celebrado en Guadalajara para no ofender la sensibilidad del gobierno municipal de Madrid, tuvo lugar en el Calderón la final de la Copa del Rey — ¿de España?— entre el Alavés y el F.C. Barcelona. Como una venerable costumbre, como un usatge inmemorial, los aficionados de ambos equipos, y en especial los del Barcelona, acompañaron la ejecución de la Marcha Real con un soberbio toque instrumental de viento. No fueron trompas wagnerianas ni vuvuzelas mundialistas, sino pulmonares, atronadores pitidos los que acompañaron a la bicentenaria Marcha de Granaderos que anuncia siempre al Jefe del ¿Estado?... Nada fuera de lo normal. Todo dentro del tono correcto y amable que acompaña a estos grandes acontecimientos deportivos. S.M. El Rey y los distinguidos asistentes del palco escucharon cuadrados y respetuosos la resonante pitada, que se sazonó con un emotivo coro de voces que clamaban: ¡Independencia!    

El disfrutar de aquel espectáculo de unidad nacional en torno a la figura egregia de nuestro augusto monarca me dio una idea que espero que reciba algún eco (nunca mejor dicho): propongo que un acompañamiento de silbos se una a las bandas militares cuando ejecuten la Marcha Real. Imagínense el efecto estético de una banda de —por ejemplo—  legionarios que toque los sones de nuestro himno al tiempo que los caballeros del Tercio sueltan una gran pitada. Sería una forma muy conveniente de sustituir la carencia de letra de esta composición —un himno propiamente dicho se debe cantar. Lo que tenemos aquí es una marcha para presentar armas a las personas reales—. Por otro lado, el silbo es un lenguaje universal, que permite que estén incluidas todas las lenguas del ¿Estado?, incluso el silbo gomero.    

En pleno siglo de la holografía y el videojuego, esta iniciativa fomentaría nuestra imagen de país moderno y permitiría a ciudadanos de todo el mundo unirse a nuestros patrios coros. Si bien España es un ejemplo perfecto de Estado virtual, esta iniciativa, sin duda, nos permitirá servir de paradigma a otras naciones en vías de deconstrucción y se añadiría a otros logros ya obtenidos en este camino largo ya de casi medio siglo, pues tenemos Rey, pero no Monarquía; Fuerzas Armadas, pero no Ejército; Integridad del territorio, pero no unidad; Marcha Real, pero no himno.  Con orgullo podemos afirmar algo tan postmoderno como esto: Somos una inanidad de destino en lo particular.

 Miremos con alegre satisfacción nuestra trayectoria, la luminosa estela de cuatro décadas en las que estadistas de la talla del culto Adolfo Suárez, del íntegro Felipe González, del inteligente y sutil José María Aznar, del preparadísimo políglota Rodríguez Zapatero o del incorruptible y enérgico Mariano Rajoy han ayudado a nuestros reyes a construir un país más unido y más pleno de esperanza para las jóvenes generaciones. Gracias a ellos, España no es sólo una, sino diecisiete, que forman el próspero vagón de cola de la pujante Unión Europea y son un aventajado socio financiero de Gibraltar.  

¿No merece, pues, la Marcha Real los arreglos de una sonora pitada?


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
jueves, 01 de junio de 2017

esto es lo q hay

pues el Rey ha hecho lo que tenía que hacer, que es lo que hace siempre, y lo han hecho mal los que siempre lo hacen mal y siempre meten la pata. A mi me gusta mucho el himno nacional, la bandera y el propio Rey, ya que todos son símbolos de esta nación, una de las grandes históricas. Otra cosa son los españoles, cada día más ignorantes y menos respetuosos. Por desgracia, este episodio, que se repite cada año, es una manifestación de una situación real, cada vez más viva en la población joven, que no conoce principios, salvo para exigirlos a los demás, y casi todavía peor, que no conoce modales, ni para exigirlos a los demás

# Publicado por: enrique (Scheveningen)
martes, 30 de mayo de 2017

rey de palo

Espero que felipito se haya levantado para escuchar los pitidos, sería una descortesía y falta de educación para con esos valientes el quedarse sentado ante semejante muestra de amor y lealtad a lo que el personajillo tan infamemente representa.
Qué vergenza tener un rey que no es capaz tan siquiera de levantarse y marcharse del partido, ante la mas minima provocación, y decir no se juega más. No es a el al que insultan, sino s todos los españoles, sobre todo a los que dieron su vida por defender esta tierra y a sus hermanos.
Este rey, como el anterior, no ne representa.

# Publicado por: Requiario (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Sertorio
La fiel infantería
"Imagine"
Los escombros
Neutrales
El khmer rosa
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
"Imagine"
2 Patente de corso
3 ¿De verdad la economía pública es el demonio?
4 SERTORIO
La fiel infantería



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |