''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Miércoles, 20 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JOSÉ JAVIER ESPARZA
Nunca hubo genocidio español en América

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Elogio de Polonia

SERTORIO
Palabras

JOSÉ VICENTE PASCUAL
A buenas horas...
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La Cataluña sometida a la dhimmitud

El padre más buenista de todos los padres. Asesinado su hijo en el atentado, se empeñó en abrazar a un musulmán. Pero no lo hizo con cualquiera, sino con el imán que sustituye en Ripoll... al jefe de la panda de asesinos.

Dhimmitud: nombre árabe que designa la condición de los infieles que viven sometidos en tierra del islam (los mozárabes, por ejemplo, cuando los moros tenían sojuzgado a nuestro pueblo) y le pagan tributo; en el caso presente, subvenciones y ayudas de todo tipo.
Javier R. Portella

27 de agosto de 2017
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER R. PORTELLA


Tanto el resto de España como el conjunto de Europa occidental (no la del Este y de una parte del Centro, sin embargo) también están voluntariamente sometidos, desde luego, a la dhimmitud; pero no hasta el punto, no hasta la desmesura que se da en la progre Cataluña en manos de secesionistas, izquierdistas, “cuperos” y podemitas.
Dhimmitud: nombre árabe que designa la condición de los infieles que viven sometidos en tierra del islam (los mozárabes, por ejemplo, cuando los moros tenían sojuzgado a nuestro pueblo) y le pagan tributo; en el caso presente, subvenciones y ayudas de todo tipo.

¡Servidumbre voluntaria, que diría La Boétie, cuando tú nos atenazas!…

Dhimmitud: efectuar la multitudinaria manifestación-de-paz,-concordia,-lagrimeo-y-democrática-unión que se efectúa después cada atentado islámico (valga la redundancia, pues atentados budistas, o hinduistas, o confucionistas no los hay) y tener la jeta de convertirla… ¡en una manifestación (además de antiespañola) islamista!, en cuya cabecera, sosteniendo la pancarta “No tengo miedo”, figuraban, debidamente ataviadas y en compañía de los bomberos, policías, personal sanitario y comerciantes de las Ramblas, varias musulmanas, cuya presencia se repetía en la subcabecera de la manifa a donde aceptaron ser relegados Su Majestad el Rey y las máximas autoridades del Estado (recibidas, salvo las secesionistas, en medio de un atronador abucheo y un ingente flamear de las banderas de la secesión).

Dhimmitud: declarar, como lo hizo un destacado dirigente de Esquerra Republicana, que “es muy inquietante esta obsesión que les ha dado a los mozos de escuadra[1] de matar musulmanes”.

Dhimmitud: las múltiples muestras de comprensión y simpatía hacia los familiares de los terroristas, desde las ayudas psicológicas establecidas por el alcalde de Ripoll hasta la multitud de declaraciones efectuadas en tal sentido. Así, Ramón Colom, exdirector general de TVE, se compadecía de “la madre de ese muchacho de veintidós años al que han matado los Mozos, el segundo hijo que le matan en pocos días. Pobre mujer”.  Por no hablar de la multitud de entrevistas efectuadas… no a los parientes y amigos de unas víctimas que los medios han dejado relegadas, sino a los allegados y compinches de los asesinos, todos los cuales han enfatizado lo-muy-buenos-y-simpáticos-que-eran-esos-pobres-chicos.

 Dhimmitud: la lagrimosa cartita de Raquel Rull, educadora social de Ripoll que había tenido a su cargo a los dos hermanos asesinos y que ha quedado destrozada, la pobre, sin conseguir comprender que sus antiguos y queridos niños cometieran lo que han cometido, ellos que habían sido “niños como todos, educados, tímidos, amables, buenos estudiantes”. Y por eso llora amargamente, “porque me duelen las chispas que encienden el odio en las redes, en la calle, en el pueblo donde vivo, y donde se muestra la ignorancia, el rencor, la indiferencia, el no saber ponerse en la piel del otro”. Etcétera.

Dhimmitud: la de quienes han escondido cuidadosamente la foto del niño muerto en las Ramblas, cuando habían publicitado (y retocado) hasta la saciedad la de Aylan, el niño ahogado en el asalto emprendido por su padre hacia tierras europeas.

Dhimmitud: el gesto —el más tremendo, insoportable y emblemático de todos— realizado por el padre del niño de tres años asesinado por los musulmanes, quien después de haber declarado que necesitaba abrazar a un musulmán, acabó abrazando a uno. Y no a cualquiera, sino al actual imán de la mezquita de Ripoll: el que reemplaza al jefe de la panda de los asesinos de su niño, el cual imán pereció despedazado al estallar las bombas que manipulaba con vistas a una masacre infinitamente más grandiosa.

Dhimmitud (y esto es mucho más fundamental que todos los ejemplos anteriores): el hecho de que ni la inmigración en general, ni la musulmana en particular hayan sido puestas ni una sola vez en la picota. Y el hecho correlativo de que, salvo en este periódico y en otros similares, ni la palabra “invasión”, ni la palabra “enemigo”, ni las palabras “nuestra identidad amenazada” hayan sido pronunciadas ni una sola puñetera vez. Por nadie. Tampoco desde luego por ese Rajoy el Pasmado y por ese Felipe el Pitado (así pasará a la Historia) que aceptaron hacerse abuchear por las hordas mientras encajaban, impávidos e indiferentes, la tormenta de odio desencadenada contra la España que, se supone, encarna uno y gobierna el otro.

 



[1] ¿Por qué diablos hay que llamarlos mossos, cuando a los policemen británicos o a los policiers franceses los llamamos, como es lógico y de buena ley, policías? La dhimmitud, la complacida sumisión a los enemigos, tiene, en efecto, múltiples caras.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
lunes, 28 de agosto de 2017

Vivan los valientes

Enhorabuena por el artículo, que es tan lúcido como valiente. Con unos pocos medios como este podemos prescindir de la prensa convencional y de las televisiones, vendidas a la dictadura de la corrección política.

# Publicado por: Susana (León)
domingo, 27 de agosto de 2017

AMÉN

Fenomenal, extraordinario artículo. La miseria moral de Occidente plasmada en una manifestación y con 16 víctimas mortales todavía calientes. Mal por el establisment y peor por los separatistas. Un suspenso sin paliativos para unos y otros. El problema es la islamofilia, ciegos que estáis ciegos.

# Publicado por: españolito (Granada)
domingo, 27 de agosto de 2017

Emocionante manifestación contra la islamofobia

La Noche de los Cristales Rotos Fuenteovejuna se aproxima, pero no tendrá lugar en Barcelona, eso seguro. No nos alarmemos.
Probablemente será en Inglaterra.
Ya está habiendo muestras, como la del ama de casa británica de 42 años que ha atropellado a unos cuantos muslims el otro día.

# Publicado por: Derechón (Madrid)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier R. Portella
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
¡A por los (verdaderos) culpables!
Los 300 de Ceuta
"¡Turistas fuera!" "Refugees Welcome!"
Vuelve un héroe a morir. Vuelven los cerdos a gruñir
Reflexiones después de la derrota
¿Y ahora qué?
De "Bienvenido, Mister Marshall" a "Bienvenido, Mister Trump"
Renace la identidad europea. Se espantan los apátridas
Un fantasma recorre Europa: el populismo identitario
El autobús, el pene y la vulva
¿Existe un populismo de izquierdas? El caso de Podemos
Las provocaciones a la Trump… y a la friki-facha
Los tiempos cambian
«Fidel Castro is dead!» (Donald Trump)
Napoleón, el comunismo y Donald Trump
Contra la plebe alta y la plebe baja
Las feministas islamistas
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás
El Proyecto de un mundo nuevo
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Palabras
2 JAVIER R. PORTELLA
La paradoja de la Cataluña identitaria y… nihilista
3 Retorno sentimental de un catalán a Gerona
4 JESÚS J. SEBASTIÁN
Contra "Occidente"
5 El pueblo moral



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |