''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 23 de septiembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Juan y Medio

JAVIER R. PORTELLA
Ya que tanto les gustan las leyes…

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Nunca hubo genocidio español en América

SERTORIO
A degüello
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Irresponsabilidad y democracia

Aquilino Duque

9 de julio de 2007
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

En nuestro singular sistema político hay dos grandes irresponsables: el Monarca y el pueblo, es decir, eso que llaman “la ciudadanía”. La única diferencia está en que el Monarca ni pincha ni corta, mientras que “la ciudadanía” corta y pincha con sus papeletas de voto. La cosa no deja de ser paradójica, pues quien decide cómo ha de gobernarse la nación no es la persona que por su cargo más informada tiene que estar de los asuntos públicos, sino el “colectivo” que de los asuntos públicos sólo sabe lo que entre insulto e improperio se les cuenta en las campañas electorales o en los medios de confusión, como decía Marías. Los únicos que sí son responsables, o deberían serlo, son los individuos del poder legislativo y ejecutivo en primer lugar y, en menor grado, los del poder judicial.

Nada más lógico en este orden de cosas que Gobierno y Parlamento respondan de sus actos, pero como vivimos en un sistema de inversión de valores, resulta que cuando la Oposición pide cuentas de los cambalaches con los terroristas en los que al parecer consiste su política antiterrorista, esos ilustres estamentos se cierran en banda y se rasgan las vestiduras. Entonces va la Oposición, la pobrecita, y esgrime el recurso dialéctico de los que se quedan sin recursos, y acusa al Presidente del Gobierno de actuar como el anterior Jefe del Estado. El anterior Jefe del Estado era tan irresponsable como el actual, aunque se diferenciaba de él en que pinchaba y cortaba, por eso es con éste, con el actual, y no con el Presidente del Gobierno, con quien tendrían que buscarse las comparaciones, y entonces a lo mejor se le abrían los ojos más de la cuenta al otro irresponsable, al que paga impuestos, vota y se dice para su coleto, como dice Enrique García-Máiquez: “¡Vivan las caenas… de televisión!”.


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Aquilino Duque
Crisis general y mitología política
Se ipsa torquens
Una teoría de Castilla
Del imperio de la ley a la república de la trampa
El Trágala: los liberales y la derecha
Guitarra de mesón, música y letra
El Planeta de los Simios
Juan Luis Calleja, en las manos de Dios
Los vascos, la Hispanidad y el verdadero origen de la ikurriña
Una aventura militar

La abogada de Satanás

Demócrata-cristianos y martirologio
La derecha como abogada de Satanás
La política del sentido común
Tejero y Calvo Sotelo: dos personajes para René Girard
Género lírico contra política de género
Más sobre Romero Murube y la amistad
Romero Murube, I
Criminología
Carmen Gippini, la madre de Enrique Sotomayor
La jerarquía y el caos
Raíz y decoro del toreo
La defensión del pueblo
Regeneración y Constitución
Tanatofilia
Tensión electoral
Federicomplejines
Reflexiones cuaresmales
A golpe de comicios
Al hilo de los Mundiales de fútbol
Un terrestre en Marte
Los Cuadernos de Rusia de Dionisio Ridruejo
Los agujeros de la democracia
Obediencia o colaboración
Pemán en su tiempo y el nuestro
Poesía sefardita: Juan Gelman
"Tiempo de Manolete"
El placer
Maestros de juventudes: Dionisio, Aranguren, Rosales
Triunfalismo y derrotismo
Quince codazos: a propósito de un libro de Miguel D’Ors
Bienvenida andaluza a un hombre de Castilla: Delibes
Lenguajes
Con Z de Zorrapastro
“Corazón”, Marco y la Institución Libre de Enseñanza
España: burricie y xenofobia
Guerra de símbolos
Épica sevillista: el Ángel Volador
Las garras del Anticristo
Liberalismo retroactivo
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Palabras
2 SERTORIO
A degüello
3 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Nunca hubo genocidio español en América
4 FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN
Elogio de Polonia
5 ¿Un nuevo espíritu religioso?



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |