''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 18 de diciembre de 2014 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier Ruiz Portella  
Sigue el delirio. También Leonardo da Vinci era catalán Y la Mona Lisa
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

JAVIER RUIZ PORTELLA
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros

ALAIN DE BENOIST
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios

JESÚS J. SEBASTIÁN
La soberanía digital
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Publicar un libro gratis
 Cursos de Atención
 al Cliente
CULTURA
Sorprendente conclusión de un economista inglés

La revolución industrial fue cuestión de genes

Evolución

Todo el mundo sabe que la Revolución Industrial del siglo XIX se debió a inventos como la locomotora o la tejedora automática. Pero ¿por qué sucedió en ese momento? Según un profesor británico, fue un largo proceso que se incubó durante siglos y que se basó en la supervivencia de los hijos de los más ricos. ¿Y por qué eran ricos? Porque practicaban tres hábitos: trabajo duro, paciencia, y convivencia pacífica. Eso les permitió alfabetizarse y cultivarse. Al extenderse los genes con esos valores, todo un pueblo estaba preparado para aceptar la mecanización. He aquí su análisis.
Carlos Salas

13 de septiembre de 2007
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

CARLOS SALAS
 
¿Genes? ¿Ricos? ¿Triunfadores? ¿Ahorro? ¿Convivencia? ¿Selección de los más aptos? El economista británico Gregory Clark (trabaja en la Universidad de California) utiliza esos términos para dibujar su idea de la Revolución Industrial. La Revolución Industrial no debió su éxito a colosales inventos como la locomotora de vapor o la tejedora automática, sino que esos inventos debieron su éxito a que los británicos los aceptaron en masa. ¿Y no es lo mismo?
 
Según el libro que acaba de publicar Clark (A farewell to alms, que se podría traducir libremente como “Adiós a las limosnas”), afirma que esos inventos fueron aceptados por los británicos, e introducidos rápidamente en su sistema económico, porque había un estado espiritual abierto a esas novedades. Y ese estado de ánimo se debía a que durante siglos se extendió el genoma de los ricos, así como sus valores.
 
Los ricos lloran menos
 
Su explicación es más o menos la siguiente: tanto los ricos como los pobres han tenido desde la Edad Media muchos hijos. Sin embargo, se producía una trampa malthusiana: como la productividad era escasa debido al bajo desarrollo técnico, cualquier incremento de la población repercutía negativamente en la subsistencia de las familias. Es decir, morían niños por inanición o por enfermedad.
 
Según el economista británico Malthus, llegaría un momento en que el incremento geométrico de la población, no iría paralelo con el crecimiento de los alimentos ni de la agricultura, de modo que sólo sobrevivirían los más aptos. Clark añade aquí su reflexión: ¿quiénes sobrevivieron? Pues aquellos que trabajaban duramente, que ahorraban para el futuro, que eran pacientes y que desplegaron dotes pacíficas basadas en la colaboración. Eso les permitió ser ricos, y los hijos de estas familias sobrevivían. Además, recibían una mejor educación y poco a poco, estos genes se iban extendiendo desde las clases más elevadas a las menos, por simple desplazamiento demográfico.
 
Para demostrar que se desplegaron cualidades ahorrativas, Clark aporta el dato siguiente: desde el año 1200 hasta el 1800 (antesala de la Revolución Industrial), los tipos de interés en Gran Bretaña fueron reduciéndose progresivamente. Ya se sabe que lo que eleva los precios es el consumo excesivo o masivo; en cambio, el ahorro reduce los tipos.
 
“El triunfo del capitalismo en el mundo moderno puede haberse debido tanto a nuestros genes como a nuestra ideología o racionalidad”, afirma Clark. Y si la Revolución Industrial explotó en Gran Bretaña y no en las populosas China o Japón se debió, dice Clark, a que las dinastías chinas, o los nobles japoneses (los ricos), tenían pocos hijos.
 
Bondades de las familias numerosas
 
Para demostrar que los hijos de los ricos británicos sobrevivían y conservaban el patrimonio heredado, Clark aporta el siguiente dato curioso: estudiando los testamentos de 2.000 familias ricas británicas en los siglos anteriores a la Revolución Industrial, se comprueba que los pater familias dejaban su patrimonio a una prole numerosa.
 
Dado que las sociedades preindustriales estaban sometidas a la “trampa malthusiana” (el aumento de las cosechas no compensaba al aumento demográfico), los únicos que podían pasar sus genes al porvenir eran los más ricos, según ya había afirmado Charles Darwin.
 
Clark además expone que las familias ricas también eran menos violentas, con lo cual aseguraban su descendencia. Pone como ejemplo a los yanomamos del Amazonas, donde los que mataban a más congéneres eran los que tenían más hijos. En cambio, en las sociedades agrícolas, el éxito reproductivo recaía en los menos violentos. Además, estas sociedades más pacíficas se ocuparon de cultivarse intelectualmente, de modo que estos cambios de comportamiento, y no de las instituciones, fueron los que hicieron evolucionar a la sociedad. Estaban mentalmente mejor preparados para aceptar innovaciones.
 
Como punto final, Clark añade un comentario pesimista: a pesar de nuestro poderío material, larga vida y menos desigualdades, no somos más felices que los antiguos cazadores-recolectores.
 
Actualmente, el profesor Clark está dirigiendo una serie de estudios para confirmar sus hipótesis: ha pedido la colaboración de los británicos para que les suministren en la medida de lo posible los testamentos de sus ancestros entre 1450 y 1914.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Cultura
Lo de Zemmour en Francia no es un fenómeno cultural sino social
Podemos, ¿fascismo cool?
Una fiscalía para perseguir a los roba gallinas
Lenin, el caudillo bolchevique (I)
Entrevista a Catherine Deneuve
"Es mi decisión." El adiós de una joven enferma de cáncer
Céline (y otros) en Sigmaringen
Contra los «intelectuales», las feministas y la aniquilación del arte
Elementos Nº 78. Ernst Jünger: de Héroes, Titanes y Dioses
El principio del fin
Alexander Dugin, Rusia y la ´Gran Europa´
Palabras
Sonámbulos
Periódicos
"Después de las europeas: la oligarquía contra las identidades"
Cena-coloquio con José Javier Esparza, el viernes 30 de mayo
Carl Schmitt y la crítica del liberalismo
El García Márquez que recuerdo
Tertulia Amigos de El Manifiesto
A los lectores y amigos de El Manifiesto
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 ALAIN DE BENOIST
Marine Le Pen, o el arte de conjugar lo posible y los principios
2 JAVIER RUIZ PORTELLA
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
3 Lenin, el caudillo bolchevique (III)
4 Lo de Zemmour en Francia no es un fenómeno cultural sino social



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |