''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 30 de agosto de 2015 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
El Che, Podemos y la nueva España
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

PERE SERRAT
El golpista Artur Mas

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Stalin: la mujer como instrumento

ALAIN DE BENOIST
La ilusión liberal

JAVIER R. PORTELLA
La mayor de las Casualidades
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Publicar un libro gratis
 Cursos de Atención
 al Cliente
IDENTIDAD
Datos sobre la esclavitud

Dos tipos de colonización: la española y la anglofrancesa



Una cosa es conquistar un país para explotarlo sin dar nada a cambio, sin implicarse en él, sin que los conquistadores mezclen su sangre con la de los conquistados, sin edificar un proyecto de vida colectiva (tal es el modelo aplicado por Inglaterra y Francia), y otra cosa es hacer exactamente lo contrario, como lo hizo Roma con Europa o España con América. Las diferencias entre ambos modelos se expresan en todos los campos, incluido el de la esclavitud. Los datos que Pablo Victoria, escritor colombiano, autor de dos notables novelas históricas relacionadas con América, nos da sobre la amplitud de la esclavitud en ambos casos son tan esclarecedores como estremecedores. Si estremecedora resulta la extensión alcanzada por la trata de negros en las posesiones anglofrancesas, escalofriante resulta tambi&ea
Pablo Victoria

12 de octubre de 2007
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

PABLO VICTORIA
 
La diferencia fundamental entre la colonización española y la inglesa es que la soberanía de las Indias, como entonces se las llamaba, reposó siempre, en el caso español, en la Corona de España, muy al contrario de lo que ocurrió en la conquista inglesa, donde el ejercicio de la soberanía era delegado a las compañías creadas para la explotación de las tierras conquistadas. Es por esta razón, por ejemplo, por lo que la evangelización de San Francisco Javier no rindió los frutos esperados en la India y, en cambio, sí los rindió plenamente en las Filipinas, porque tras ella estaba el respaldo de un Estado cuyo propósito principal era éste y no solamente el comercial.
 
Una clara prueba de lo anterior se encuentra en estas dos observaciones: la conquista inglesa del Nuevo Mundo fue esencialmente costera e isleña, en tanto que la conquista española fue también “mediterránea”. Es decir, mientras los ingleses permanecían en los puertos, los españoles remontaban montañas, cruzaban selvas y se adentraban a fundar ciudades en sitios tan imposibles como inaccesibles.
 
La segunda prueba radica en el número de esclavos que unos y otros asentamientos albergaron. Por ejemplo, en la isla de Santo Domingo, del lado español, cuya extensión equivalía tan sólo a dos tercios del tamaño del lado francés, había 122.000 hombres libres y 30.000 esclavos; en el lado francés, en cambio, se encontraban 465.000 esclavos frente a tan sólo 58.000 hombres libres. En la Guayana francesa, de los 21.000 habitantes que tenía, 19.000 eran esclavos. Un caso similar ocurría en las Antillas inglesas, donde la proporción era de 505.000 esclavos frente a 98.000 hombres libres; en cambio, en las Antillas españolas la proporción era de 25.000 esclavos frente a 220.000 habitantes libres. Si comparamos la Nueva España (hoy México), observaremos mayores diferencias: sólo 10.000 esclavos en una población de 6 millones de habitantes, cuando en los Estados Unidos la proporción era de 700.000 esclavos frente a 300.000 hombres libres.
 
Cifras como las anteriores nos tienen que hacer ver la libertad en un contexto diferente del que ha sido vista; es decir, la libertad no es sólo el hecho de que se convocara con mayor o menor frecuencia el Parlamento inglés o las Cortes españolas, sino que, en un sentido más amplio, la libertad es la característica del país en el que más numerosos eran los hombres libres y en el que los esclavos disponían de la posibilidad de comprar su libertad. Por esto cabe afirmar que la esclavitud, bajo el Imperio español, más que con esta última tiene que ver con lo que histórica y jurídicamente se conoce como servidumbre.Gracias todo ello al hecho incuestionable de que las posesiones españolas eran consideradas más como una prolongación de la metrópoli (de la “Madre Patria”, como se la denominaría luego) que como unas simples factorías de enriquecimiento de aquellas metrópolis que jamás tuvieron ni pretendieron tener nada que ver con “Madre Patria” alguna.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Identidad
EE. UU. subvenciona el transporte de inmigrantes a Europa
Los húngaros quieren seguir siendo europeos
Europa contra las patrias
La época de Al-Andalus fue terrorífica
Viktor Orbán: ¿para qué aumentar el PIB si nuestro pueblo se extingue?
Ni Lampedusa ni Bruselas: ¡ser europeo!
Llegaron desde las estepas eurasiáticas
El veneno que mata a Occidente: Yo, yo, yo y yo
Hungría: el primer ministro Viktor Orbán considera que la inmigración amenaza a la civilización europea
La Europa colonizada
Por una ecología de las civilizaciones
La Junta de Andalucía entrega al islam la mezquita-catedral de Córdoba
Italia: nace un gran movimiento identitario
Las razas existen y conforman grupos humanos distintos
En las escuelas españolas se va a enseñar el islam
¡Ay de los vencidos!
¿Unión nacional? No: estupefacción, recuperación y manipulación
Yo soy Charlie Martel
Luchar contra el yihadismo es luchar contra la islamización y la inmigración
Frente a la inmigración, reemigración
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Aforismos de Cioran
2 ALAIN DE BENOIST
La ilusión liberal
3 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Stalin: la mujer como instrumento
4 PERE SERRAT
El golpista Artur Mas



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |