''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 25 de julio de 2014 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier Ruiz Portella  
También Santa Teresa era catalana. Y Cervantes, y Colón, y los Tartessos (de Tortosa), dicen los separatas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


ALAIN DE BENOIST
Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)

DAMIÁN RUIZ
Libertad política y libertad psicológica

JOSÉ VICENTE PASCUAL
Master Class

JESÚS J. SEBASTIÁN
Ortega y la catástrofe regeneradora del 14
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Psicólogos Madrid
 Psicólogos Mundo
 Cursos de Atención
 al Cliente
TRIBUNA
¿De qué se avergüenzan? O peor:
¿de qué nos avergonzamos?


Descubrimiento y colonización de América: gesta de España


Javier Ruiz Portella

9 de abril de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER RUIZ PORTELLA

¿De qué se avergüenzan? No sólo los “progres”. ¿De qué nos avergonzamos todos? Todos los españoles. O lo que aún quede de los tales.

Derecha, izquierda, indiferentes: todos se avergüenzan de la gesta americana. O se callan, escurren el bulto, pasan de puntillas. Como cuando el indio Morales se aúna con la criolla Kichner para derrumbar la estatua de Colón en Buenos Aires. Y nadie se entera, nadie dice nada (salvo El Manifiesto). Por la sencilla razón de que nadie asume la gesta americana como lo que fue: lo más grande que ha hecho en su historia (pido perdón por el término) nuestra patria.

Triste destino el de un país al que le encanta echar piedras sobre su propio tejado. El mal es general, es cierto; afecta a todo Occidente, pero aún incide con mayor encono en el último país europeo que se ha subido deprisa y corriendo al tren de la modernidad. ¿Por qué esta manía por denigrarnos? Sin duda, porque para la tiranía ideológica que nos quiere felices y buenecitos, nada hay peor que descubrir y colonizar un Nuevo Mundo. Descubrirlo…, vale, aún puede pasar. Pero ¿conquistarlo, colonizarlo? ¡Vade retro, Satanás! He ahí lo peor de todo: que los hombres de un pueblo fuerte y aguerrido, lanzándose a través de mares desconocidos, se jueguen la vida, lleguen a nuevas tierras, las exploren, venzan mil calamidades, conquisten sus imperios, expandan en ellos una nueva civilización…

Para nuestros bienpensantes –es decir, para todo el mundo– da igual que en los imperios conquistados se practicara sistemática, regular y masivamente –no, no eran casos aislados– tanto el canibalismo como el sacrificio religioso de hombres y mujeres cuya carne se consumía. Da igual que, a diferencia de todas las demás colonizaciones (salvo la romana), la española se haya caracterizado por la voluntad de integrarse hasta la médula (desde la sangre hasta la cultura toda) en las tierras y poblaciones del Nuevo Mundo. Da igual que la suerte de los indígenas haya sido radicalmente distinta en la América española y en la inglesa. (A ver, señores de la Leyenda Negra, díganme ustedes: ¿cuántos indios quedan respectivamente al norte y al sur de Río Grande?…) Da igual que las grandes mortandades de indígenas se hayan producido por causas naturales, al no estar inmunizados frente a las enfermedades para las que sí lo estaban los españoles. Da igual que no haya habido en toda la América española ningún intento sistemático de exterminio o de esclavización de las poblaciones indígenas. Da igual que dicha esclavitud haya sido prohibida por expresas disposiciones de Isabel y Fernando, de Carlos V, de Felipe II… Da igual que nuestros monarcas hayan denunciado y perseguido los atropellos que se produjeron, es indudable, contra los indígenas.

Da igual. Y da igual porque lo que resulta intolerable es, simplemente, el hecho mismo de la conquista y colonización: un hecho ante el que se derrumba el único valor que da “sentido” (llamémoslo así) a nuestras vidas: el del igualitarismo entre los hombres y el nihilismo entre las ideas. Para conquistar y colonizar –sobre todo para hacerlo a la manera romana y española– hace falta que existan hombres fuertes y aguerridos que se lanzan a lo desconocido –y otros que no lo son, o que no llegan a tanto. Hace falta que unos hombres sean fuertes (así sean un puñado tan grotescamente reducido como el de los Conquistadores), y otros, débiles. Y lo que está claro es que nuestros tiempos –al menos por lo que a su demagogia se refiere– han tomado decididamente el partido de la debilidad.

Pero no es sólo el igualitarismo entre los hombres lo que se rompe en añicos ante la simple idea de la colonización. Es también la igualdad –es decir, la indiferencia– entre principios, valores e ideas. Todos los valores se valen en la noche relativista donde todos los gatos son pardos. Todos los valores…, salvo el de la indiferencia que guía nuestros pasos. Y si todos se valen por igual, también se valen todas las culturas, todas las civilizaciones, todos los modos y formas de ser en el mundo. Ninguna es más grande, más refinada, más excelente que otras. “¿La excelencia?… ¡Por favor! ¡No seas carca, tío!”

No nos quejemos sin embargo demasiado. Consolémonos pensando que, en tiempos de los romanos, no eran afortunadamente tales principios los que regían el mundo. De haberlo sido, de no habernos visto invadidos, conquistados y civilizados por Roma, aún estaríamos en las celtibéricas tierras sin saber siquiera leer y escribir.

 

 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
sábado, 13 de abril de 2013

QUIENES SON LOS ENEMIGOS ?

La historia segun el contexto. El mundo en 1492 tenia dos enemigos: el islam y el cristianismo. (por lo menos). Los españoles eran cristianos, europeos. Como tales , y por entonces, estaban en el bando perdedor : Medio Oriente - Constantinopla capturadas por el Islam. Apareció Colon. Se llego a America. Que hubiera pasado si las tribus americanas practicaban el islam ? Por un lado se encontraron con algo peor: politeismo, del mas anticristiano posible. El mundo de 1492 se encontro con enemigos de la fe. Y la legitimidad de la conquista dependia de la conversion de esa gente. La controversia entre Las Casas y Sepùlveda, gira en torno a esto..la resolvieron sin querer los mismos indios: cuando en las antillas los españoles se encuentran con indios que son comidos por las tribus de al lado . Cuando Cortes arma la alianza de las tribus sometidas por los aztecas (La pelicula de Mel Gibson Apokalipto es bastante clara).....Indios contra indios....Que mejor para España, hubiera sido, que todos los indios comprendieran la obvia conveniencia de pasar de salvaje a persona?¡¡En Europa los catolicos y los luteranos iban pronto a resolver ´´la controversia´´ segun el USO DE LA EPOCA....¡¡¡Asi y todo los frailes terminaron por cansarse de bautizar indios, que amaban a los evangelizadores. Las Casas escribió..///.y miles de otros clerigos QUE JAMAS SE CITAN PORQUE DICEN EXACTAMENTE LO COTNRARIO.....tambien CONTANDO COMO AMABAN LOS INDIOS A LOS FRAILES....

# Publicado por: oscarghiso (buenos aires)
sábado, 13 de abril de 2013

GRACIAS POR CONTESTARME AUNQUE DISCREPEMOS.

Gracias Adolfo Gutiérrez por la explicación y por contestarme. No estamos de acuerdo en varios aspectos. Para mí nadie es un problema, excepto los terroristas. No creo que los charrúas lo hayan sido nunca, ni tampoco los judios en la Alemania nazi (la solución final sólo se tomó cuando la Segunda Guerra Mundial estaba perdida después de la derrota de Stalingrado). Cosa distinta es que entren en guerra y existan vencedores y vencidos, y como en toda guerra el vencedor impone sus condiciones. Pero lo de Salsipuedes fue una traición, fue un genocidio premeditado, no hubo declaración de guerra sino de amistad y los charrúas no eran un pueblo expansionista, sino que vivían según sus tradiciones, lenguas y costumbres, sin asesinar a nadie. No entiendo en que siempre el fuerte es el que vence, para algo están las Leyes, la ética, en el caso de la colonización española la religión Católica... podrían haber diferentes argumentaciones para evitar esas masacres como también ocurrió a los indios norteamericanos, aludir a cualquier otra razón porque nadie tendría que molestarnos a no ser que nos quieran aniquilar antes (como antes decía, sólo los terroristas son una amenaza), entonces habría que tomar medidas, pero quien lo hace por otros motivos (el fin nunca justifica los medios) convierten su causa por muy justa que sea, en una causa sin valores y sin razón ética. No podemos actuar como en una jungla porque entonces habría ni Ley ni justicia.

# Publicado por: hispano íbero (Granada)
sábado, 13 de abril de 2013

Sobre Salsipuedes

Españolito, parece que conoces la historia uruguaya y me alegra. Yo soy de ese País. El tema de Salsipuedes nos ha dividido en los últimos tiempos, fruto de la lucha dialéctica entre indigenismo y criollo-españolismo llevado adelante por el marxismo bolivariano. Pero dejando de lado ese aspecto, te diré simplemente que luego de la neutralización de los charrúas hubieron tres días de fiesta en las ciudades de Salto y Paysandú. Tal era el terror que sembraban. A mi entender esta gente no había superado el neolítico y las extinguió el viento de la historia. Hoy Nación Charrúa en Uruguay no existe y tampoco la cuestión indígena. Quienes se auto definen originarios no son más que unos pícaros que quieren beneficiarse de la legislación internacional sobre pueblos indígenas que entre otras cosas les daría derecho a parcelas de tierra. Su porcentaje de sangre indígena es mínima, si en realidad la tienen, Y en ningún caso Charrúa, posiblmente guaranítica. Bernabé Rivera le quitó al Uruguay un problema de encima. Así de sencillo.

# Publicado por: Adolfo Gutiérrez (Reykjavik)
viernes, 12 de abril de 2013

Dejarnos de tanta sensiblería.

La decadencia de la cultura europea se ve en esta tendencia a una pseudo humanidad. América del Sur fue CONQUISTADA por Espoña. No ´´descubierta´´, que en aquel entonces era un concepto sin sentido. Y la conquistaron hombres de armas. Y las reglas de la guerra eran bien claras: al enemigo se lo mata. Si hubieron masacres, pues a tomar por.... Ya está. Ellos perdieron y nosotros ganamos. Y gracias a ello no se siguen mirando el ombligo y haciendo sacrificios humanos. Toda esta pasayada de dolerse por un montón de indios es como dolerse por los cartagineses o por los tirios. Los ingleses si que fueron hábiles en el asunto de matar indios, y los belgas y franceses también. Dejémonos de boberías. Todo este indigenismo es un recurso de la lucha dialéctica marxista.

# Publicado por: Adolfo Gutiérrez (Reykjavik)
viernes, 12 de abril de 2013

Hasta los criollos son racistas, señor Juan Pablo Vitali.

Don Juan Pablo, me refiero a la masacre de los últimos charrúas protagonizada por José Fructuosa Rivera y Toscana. En la masacre de Salsipuedes (11 de abril de 1831). Hoy en día el 11 de abril es celebrado en Uruguay como el día de la nación Churrúa. Los franceses hacen con Moulage de Senaque, líder de los churrúas una monstruosidad vergonzante, que nos trae a la retina lo pasado en Europa a mediados del siglo pasado. Saludos cordiales don Pablo y felicidades por sus artículos.

# Publicado por: españolito (Granada)
viernes, 12 de abril de 2013

Colonización erronea

El problema reside en que los Ingleses colonizaron correctamente y los Españoles NO, el resto es la revuelta de los indios

# Publicado por: Aristócrata (Vigo)
martes, 09 de abril de 2013

.

´´los niños eran drogados antes del ritual para evitarles el sufrimiento´´ mas o menos como se hizo aquí con los detenidos de las organizaciones armadas foquistas, se los drogaba con Pentotal y luego se los arrojaba al mar o al Río de la Plata desde un avión o un helicóptero. Debo agregar que en ambos casos los que hicieron tales lindezas no eran españoles, sino indios y argentinos.

# Publicado por: Fernando Fernández Garganta (La Plata - Argentina)
martes, 09 de abril de 2013

CIFRAS INFLADAS -- CALUMNIAS Y SILENCIOS A DESIGNIO


´´La población indígena de América´´
Angel Rosenblat. Universidad de Bs As. 1945. Declara el Dr. En un documentado libro que citan todos los autores argentinos que hacen revisionismo: ´´En 1492 habia en el continente americano trece millones de habitantes.´´ Pág 108.
Hoy en día se escucha hablar de cifras tales como : ¡¡¡setenta millones¡¡¡ (creo que la Univ de Salamanca también repitió esta cifra sideral en un informe hace unos años).
Por lo menos los documentales yanquis (disponibles en la web) apuntan a las epidemias, y niegan ´´el genocidio´´. El imperio Maya ya se habia extinguido en 1492¡¡¡Sequías y sacrificios humanos multiplicados para pedir agua ¡¡¡ Los turistas de las pirámides olvidan que las gradas estaban habitualmente bañadas en sangre. Las momias de niños encontradas en el norte argentino (hace apenas unos años)descubren ante los cientificos norteamericanos la criminalidad inca pero los argentinos agregan en el mismo documental que los niños eran drogados antes del ritual para evitarles el sufrimiento ¡¡¡
El ´´quid´´ de estas campañas de desprestigio contra la obra civilizadora de España giran en torno a COMO DEFINIMOS NUESTRA IDENTIDAD NACIONAL.¡¡¡


# Publicado por: oscarghiso (buenos aires)
martes, 09 de abril de 2013

A todo o nada, por nosotros mismos

Como la cultura criolla es un gran escollo para sus fines y es muy difícil tacharla de racista, parece que la idea es remontarse al origen, al pecado original de una ´´España genocida´´. De tal modo todos los que tengamos sangre española o Europea, debemos elegir sin medias tintas: disfrazarnos de algún tipo de indio o asumir de genocidas. Ese es el dogma demente que aún así se quiere imponer.

# Publicado por: Juan Pablo Vitali (La Plata)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Otros artículos de Javier Ruiz Portella
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás
El Proyecto de un mundo nuevo
De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad
No, no ha muerto
Segunda carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
"Cásate y sé sumisa"
Carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
Cartas para explicar qué diablos buscamos en El Manifiesto
«Ha vuelto»
Quieren obligar a Grecia a vender nuestro patrimonio artístico
ÁLVARO MUTIS Y SU AMIGO CÉSAR BORGIA
Las 10 grandezas y las 10 miserias de la modernidad
El sacrificio heroico y el sentir mayoritario
"Pero, ay, nuestra especie vaga en la noche"…
Europa como patria… y como cacofonía de lenguas
Dragó y su hija se levantan y se largan de la telebasura
¿Desaparecerá el catalán si no lo arropan las cadenas del Estado?
El último Hombre Renacentista
La secesión en Cataluña
Aún hay héroes
¡"Tías" y "tíos" por doquier!
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Revista Elementos
Nº 76. La cultura como objeto-mercancía
Jesús J. Sebastián
1 Se cumplen 70 años del complot de Claus von Stauffenberg contra Hitler
2 Alexander Dugin, Rusia y la ´Gran Europa´
3 Vuelve a crecer la construcción. Más que en toda Europa
4 DAMIÁN RUIZ
Libertad política y libertad psicológica
5 ALAIN DE BENOIST
Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)


Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |