''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 28 de julio de 2016 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
"¡Lárgate, traidor!", le gritan los alemanes a su ministro de Justicia
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


JOSÉ JAVIER ESPARZA
La próxima guerra ha comenzado ya (I)

AQUILINO DUQUE
Crisis general y mitología política

PERE SERRAT
Carecemos de normas sociales

ADRIANO ERRIGUEL
Cómo se puede ser antiamericano (IV)
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Publicar una novela
 Publicar un libro gratis
 Cursos de Atención
 al Cliente
TRIBUNA
¿De qué se avergüenzan? O peor:
¿de qué nos avergonzamos?


Descubrimiento y colonización de América: gesta de España


Javier Ruiz Portella

9 de abril de 2013
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JAVIER RUIZ PORTELLA

¿De qué se avergüenzan? No sólo los “progres”. ¿De qué nos avergonzamos todos? Todos los españoles. O lo que aún quede de los tales.

Derecha, izquierda, indiferentes: todos se avergüenzan de la gesta americana. O se callan, escurren el bulto, pasan de puntillas. Como cuando el indio Morales se aúna con la criolla Kichner para derrumbar la estatua de Colón en Buenos Aires. Y nadie se entera, nadie dice nada (salvo El Manifiesto). Por la sencilla razón de que nadie asume la gesta americana como lo que fue: lo más grande que ha hecho en su historia (pido perdón por el término) nuestra patria.

Triste destino el de un país al que le encanta echar piedras sobre su propio tejado. El mal es general, es cierto; afecta a todo Occidente, pero aún incide con mayor encono en el último país europeo que se ha subido deprisa y corriendo al tren de la modernidad. ¿Por qué esta manía por denigrarnos? Sin duda, porque para la tiranía ideológica que nos quiere felices y buenecitos, nada hay peor que descubrir y colonizar un Nuevo Mundo. Descubrirlo…, vale, aún puede pasar. Pero ¿conquistarlo, colonizarlo? ¡Vade retro, Satanás! He ahí lo peor de todo: que los hombres de un pueblo fuerte y aguerrido, lanzándose a través de mares desconocidos, se jueguen la vida, lleguen a nuevas tierras, las exploren, venzan mil calamidades, conquisten sus imperios, expandan en ellos una nueva civilización…

Para nuestros bienpensantes –es decir, para todo el mundo– da igual que en los imperios conquistados se practicara sistemática, regular y masivamente –no, no eran casos aislados– tanto el canibalismo como el sacrificio religioso de hombres y mujeres cuya carne se consumía. Da igual que, a diferencia de todas las demás colonizaciones (salvo la romana), la española se haya caracterizado por la voluntad de integrarse hasta la médula (desde la sangre hasta la cultura toda) en las tierras y poblaciones del Nuevo Mundo. Da igual que la suerte de los indígenas haya sido radicalmente distinta en la América española y en la inglesa. (A ver, señores de la Leyenda Negra, díganme ustedes: ¿cuántos indios quedan respectivamente al norte y al sur de Río Grande?…) Da igual que las grandes mortandades de indígenas se hayan producido por causas naturales, al no estar inmunizados frente a las enfermedades para las que sí lo estaban los españoles. Da igual que no haya habido en toda la América española ningún intento sistemático de exterminio o de esclavización de las poblaciones indígenas. Da igual que dicha esclavitud haya sido prohibida por expresas disposiciones de Isabel y Fernando, de Carlos V, de Felipe II… Da igual que nuestros monarcas hayan denunciado y perseguido los atropellos que se produjeron, es indudable, contra los indígenas.

Da igual. Y da igual porque lo que resulta intolerable es, simplemente, el hecho mismo de la conquista y colonización: un hecho ante el que se derrumba el único valor que da “sentido” (llamémoslo así) a nuestras vidas: el del igualitarismo entre los hombres y el nihilismo entre las ideas. Para conquistar y colonizar –sobre todo para hacerlo a la manera romana y española– hace falta que existan hombres fuertes y aguerridos que se lanzan a lo desconocido –y otros que no lo son, o que no llegan a tanto. Hace falta que unos hombres sean fuertes (así sean un puñado tan grotescamente reducido como el de los Conquistadores), y otros, débiles. Y lo que está claro es que nuestros tiempos –al menos por lo que a su demagogia se refiere– han tomado decididamente el partido de la debilidad.

Pero no es sólo el igualitarismo entre los hombres lo que se rompe en añicos ante la simple idea de la colonización. Es también la igualdad –es decir, la indiferencia– entre principios, valores e ideas. Todos los valores se valen en la noche relativista donde todos los gatos son pardos. Todos los valores…, salvo el de la indiferencia que guía nuestros pasos. Y si todos se valen por igual, también se valen todas las culturas, todas las civilizaciones, todos los modos y formas de ser en el mundo. Ninguna es más grande, más refinada, más excelente que otras. “¿La excelencia?… ¡Por favor! ¡No seas carca, tío!”

No nos quejemos sin embargo demasiado. Consolémonos pensando que, en tiempos de los romanos, no eran afortunadamente tales principios los que regían el mundo. De haberlo sido, de no habernos visto invadidos, conquistados y civilizados por Roma, aún estaríamos en las celtibéricas tierras sin saber siquiera leer y escribir.

 

 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Javier R. Portella
Los bonachones escupen sobre la muerte de un torero
Ganó el Brexit. Ganó Europa: la verdadera
La disidencia a través de la belleza
Europa: nuestra patria carnal
La gran biografía de Wiesenthal sobre Rilke
Ada Colau sigue combatiendo al monstruo turístico
El fascismo y la libertad
La papilla electoral
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
La mayor de las Casualidades
¿Alcaldes rojos?
Asciende Podemos. ¿Peligra el Sistema?
El mayor delito de Rodrigo Rato no es el que se cree
Semana Santa: cuando se entremezcla lo pagano y lo cristiano
Nuestras «élites» alientan la infamia del «arte» oficial
«Dios ha muerto», pero los dioses renacen
El que dice "Patria" con orgullo también dice lo que dicen los pro etarras que con él están
"Podemos" no puede con lo sagrado
¿Un islam bueno… y otro malo?
Marine Le Pen echa un cable a Podemos y a Syriza
Los globalizadores mundialistas, peores que los nacionalistas patrioteros
Plebe rica y plebe pobre
Hungría: una gran revolución conservadora en marcha
"¿Qué dicen de nosotros en Madrit?"
Hace hoy 25 años caía el Muro. Caía el comunismo
¡A la cárcel los piropeadores!
Debate sobre paganismo y cristianismo
Un 90% de franceses aprueban la eutanasia
Felipe VI, primer rey laico-republicano de la Cristiandad
Aún existen los Pirineos
Dos preguntas decisivas. Sin responderlas, nada podrá cambiar jamás
El Proyecto de un mundo nuevo
De las Tablas de la Ley a las tablets de la modernidad
No, no ha muerto
Segunda carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
"Cásate y sé sumisa"
Carta a una amiga a quien el capitalismo no le parece nada mal
Cartas para explicar qué diablos buscamos en El Manifiesto
«Ha vuelto»
Quieren obligar a Grecia a vender nuestro patrimonio artístico
ÁLVARO MUTIS Y SU AMIGO CÉSAR BORGIA
Las 10 grandezas y las 10 miserias de la modernidad
El sacrificio heroico y el sentir mayoritario
"Pero, ay, nuestra especie vaga en la noche"…
Europa como patria… y como cacofonía de lenguas
Dragó y su hija se levantan y se largan de la telebasura
¿Desaparecerá el catalán si no lo arropan las cadenas del Estado?
El último Hombre Renacentista
La secesión en Cataluña
Aún hay héroes
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 GEORGE CHAYA
Occidente, víctima de su corrección política con el islamismo radical
2 AQUILINO DUQUE
Crisis general y mitología política
3 JOSÉ JAVIER ESPARZA
La próxima guerra ha comenzado ya (I)



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |