''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 19 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Lenguajes

Aquilino Duque

29 de octubre de 2007
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

Un político español, aragonés de nación y catalán de adopción, monta en cólera cuando en un coloquio alguien del público comete la imprudencia de llamarlo por su nombre de pila, es decir, por el nombre que le impusieron cuando lo cristianaron, y que él, por imperativo de su filiación política, prefiere oír traducido. En España existe una lengua común que además es universal, o intercontinental, o “avezada a cruzar océanos”, que dijo don Eugenio d’Ors, que no incurría en la cursilería o en la horterada de hacerse llamar Eugeni cuando estaba fuera de Cataluña, como Cambó no se hacía llamar Francesc en Madrid ni en Buenos Aires.

El catalán es una de las varias lenguas que los españoles tenemos para andar por casa, y en la que los catalanes por lo menos se hallan perfectamente a gusto y viene a ser algo así como el pijama y las babuchas. Nada más natural que el ciudadano de Lérida, de Gerona, de Villanueva y la Geltrú o del Ensanche barcelonés, al llegar a casa, cuelgue el castellano del perchero, se quite la corbata y los zapatos y se ponga el pijama y se calce las babuchas. Ahora bien, a nadie se le ocurriría salir a la calle, o ir de visita o al Liceo, en pijama y babuchas, y eso es lo que pasa cuando los catalanes hacen alarde de su lengua vernácula (y los andaluces, verbigracia, de nuestros idiotismos) fuera del ámbito local o familiar. Bien es verdad que al español, en tiempos de los que trata de hacerse “memoria histórica”, no le importaba salir a la calle en pijama.

Ahora hemos progresado, y al pijama lo ha sustituido el “chándal” y a las babuchas las zapatillas de deporte. No diré pues que el catalán que habla en su lengua fuera de tiesto salga a la calle en pijama, pero sí que sale en “chándal.”

Estas consideraciones no son aplicables a otras hablas regionales de España por la sencilla razón de que, a diferencia de la catalana, es insignificante el número de naturales de la región respectiva que se halla a gusto en ellas, empezando por la vasca. El catalán es otra cosa. Es una lengua que todo español culto tiene el deber de defender frente a los politicastros tribales que hacen lo posible por desacreditarla.

 


¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Aquilino Duque
Crisis general y mitología política
Se ipsa torquens
Una teoría de Castilla
Del imperio de la ley a la república de la trampa
El Trágala: los liberales y la derecha
Guitarra de mesón, música y letra
El Planeta de los Simios
Juan Luis Calleja, en las manos de Dios
Los vascos, la Hispanidad y el verdadero origen de la ikurriña
Una aventura militar

La abogada de Satanás

Demócrata-cristianos y martirologio
La derecha como abogada de Satanás
La política del sentido común
Tejero y Calvo Sotelo: dos personajes para René Girard
Género lírico contra política de género
Más sobre Romero Murube y la amistad
Romero Murube, I
Criminología
Carmen Gippini, la madre de Enrique Sotomayor
La jerarquía y el caos
Raíz y decoro del toreo
La defensión del pueblo
Regeneración y Constitución
Tanatofilia
Tensión electoral
Federicomplejines
Reflexiones cuaresmales
A golpe de comicios
Al hilo de los Mundiales de fútbol
Un terrestre en Marte
Los Cuadernos de Rusia de Dionisio Ridruejo
Los agujeros de la democracia
Obediencia o colaboración
Pemán en su tiempo y el nuestro
Poesía sefardita: Juan Gelman
"Tiempo de Manolete"
El placer
Maestros de juventudes: Dionisio, Aranguren, Rosales
Triunfalismo y derrotismo
Quince codazos: a propósito de un libro de Miguel D’Ors
Bienvenida andaluza a un hombre de Castilla: Delibes
Con Z de Zorrapastro
“Corazón”, Marco y la Institución Libre de Enseñanza
España: burricie y xenofobia
Guerra de símbolos
Épica sevillista: el Ángel Volador
Las garras del Anticristo
Liberalismo retroactivo
La historia virtual
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
2 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
3 SERTORIO
La era Trump
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |