''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 17 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Retrospectiva sobre el Estado de las Autonomías

Bienvenida andaluza a un hombre de Castilla: Delibes



En el otoño de 1983 vino Miguel Delibes a Sevilla invitado por la Obra Cultural de El Monte a hablar sobre su arte de novelar y yo recibí el encargo de presentarlo, en lo que el escritor vallisoletano tenía especial interés. Las palabras que siguen provocaron una airada reacción del público que ocupaba el fondo de la sala, émulo de aquel grupo, La Montagne, que se distinguió por su estrepitoso radicalismo en la Convención francesa, así como el pasmo de algunos oyentes de respeto, como don Ramón Carande y el padre Javierre. Veinte años más tarde se me acercó un señor al finalizar una charla mía y me dijo que él había sido uno de aquellos energúmenos y que venía a pedirme perdón y a decirme que yo tenía toda la razón en lo que decía.
Aquilino Duque

6 de noviembre de 2007
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

Aquilino Duque
 
A mediados de los años 60, viviendo yo en Ginebra, leí Las ratas, de Miguel Delibes, una parábola del abandono del campo de Castilla. En aquellos tiempos se tenía que recurrir a la novela y a la poesía para decir lo que no se podía decir en los periódicos, y el resultado era malo en general para la poesía y para la novela. Las ratas fue una de esas excepciones que confirman la regla y desde luego en el plano artístico –aunque tal vez no en el crematístico– compensó con creces a su autor del cese como director del Norte de Castilla. Aquella novela de Delibes fue una obra de arte porque era un acto de amor, un acto de amor a la Castilla olvidada por los polos de desarrollo.
 
En aquellos tiempos, a pesar de todo, los españoles creíamos todavía en España y amábamos a Castilla. A los andaluces concretamente nos había predicado con el ejemplo nada menos que don Antonio Machado, el cantor de la Castilla miserable, cuyo corazón estuvo donde nació, no a la vida, sino al amor, cerca del Duero, y que ni en sus peores traspiés renegó jamás de su condición española. Luego lo seguiría el Alberti del Guadarrama. Luego vendrían Escorial y Espadaña, y todos mirábamos a Castilla y subíamos a la meseta como romanos que subieran a la Acrópolis. En una de estas subidas mías a la meseta conocí yo a Miguel Delibes, y no fue en Madrid ni en Valladolid, sino en Salamanca, en la Plaza Mayor de Salamanca. Yo venía de Roma y él iba a Sevilla.
 
La casa chica y la casa grande
 
Un castellano que viene a Andalucía es como un vasco que va a Castilla o un español a Hispanoamérica. Como un griego que fuera a Roma. Es pasar de la casa chica de la madre a la casa grande de la prole. Dice Octavio Paz que lo mejicano contiene a lo español, pero no viceversa, es decir, que el mejicano es español, pero el español no es mejicano. Lo mismo cabe decir de cualquier pueblo, sobre todo de los “avezados a cruzar océanos”, como hubiera dicho don Eugenio d’Ors. Nosotros los andaluces tenemos sobre los castellanos la misma ventaja que los mejicanos tienen sobre los españoles: somos tan castellanos como ellos pero además somos algo que ellos no son. Castilla crece y se multiplica en Andalucía del mismo modo que España crece y se multiplica en Hispanoamérica. Nosotros lo andaluces somos el resultado de Castilla como los hispanoamericanos son el resultado de España, y el mejor resultado de todos es el imperio de una lengua creado por cántabros y vascongados que un andaluz, Antonio de Lebrija, exaltó al rango de compañera del Imperio. Ese Imperio fue una empresa de guerra, pero también fue una empresa de amor, pues de lo contrario no sería la lengua de Castilla lo que hoy es, el patrimonio espiritual de trescientos millones de seres humanos.
 
En 1992 vamos a conmemorar esa empresa de nuestra raza a ambas orillas del Atlántico, del mar que hubiera sido un auténtico Oceanum Nostrum si Castilla y Portugal hubieran aunado su respectiva voluntad de imperio. Hay quien dice, en esta hora baja de micromanías tribales, que esa voluntad de imperio no fue otra cosa que la megalomanía de Castilla. Bendita mil veces esa megalomanía, aunque sólo sea por los frutos literarios que ha dado en las repúblicas de Ultramar. La hora más alta de Andalucía como región o como reino, de Sevilla como ciudad, es la hora en que sirve de trampolín a Castilla y de antesala de América. Pero la historia de una nación es una sucesión de horas altas y bajas, y España, como muy bien ha visto una pensadora castellana nacida en Andalucía, María Zambrano, al meditar sobre otro pensador castellano de estirpe andaluza, Ortega y Gasset, sufre de vez en cuando crisis de ensimismamiento y renuncia a su aventura y a su gloria.
 
En uno de esos momentos de renuncia y abandono, en tiempos de Felipe IV, cuando se rompe la unidad de España con la separación de Portugal y las intentonas de Cataluña y Andalucía, llega a cantar la plebe sevillana: Qué se le da a Sevilla / ser más de Portugal que de Castilla. En ese cantar había menos daño del que parecía a primera vista, pues lo cierto es que lo andaluz contiene a lo portugués como contiene a lo castellano. El mal de esa copla estaba y está en dar por sentado un antagonismo entre Portugal y Castilla, un antagonismo que con el tiempo sería un antagonismo entre Portugal y España, un antagonismo entre una de las partes y el todo.
 
Vengo a parar aquí porque, en mi opinión, se ha producido en nuestra patria en esta hora baja de renuncia y abandono, en esta nueva hora de los enanos, un hecho muchísimo más grave que los ultrajes al Rey y a la bandera en varias provincias españolas, y ese hecho estriba en los obstáculos económicos con los que unos Gobiernos ideológicamente afines han reforzado las fronteras entre España y Portugal. Medidas semejantes son tan antihistóricas como lo son los intentos de erradicar el amor a España y el uso de la lengua de Castilla en algunas provincias de nuestra patria. La revolución de los medios de comunicación y difusión tiende a borrar fronteras y diferencias artificiales, y ante ese hecho inexorable sólo hay un modo de reaccionar, que es el voluntarismo irracional.
 
Recientemente, un periódico portugués tuvo la ocurrencia de publicar una encuesta sobre el destino histórico de Portugal y resulta que un tercio de los encuestados (y un cincuenta por ciento de la población rural encuestada) contestaron que querían ser españoles. La reacción del Gobierno de Lisboa fue fulminante. Sancionó al instituto que hizo el sondeo, cerró el periódico que publicó los resultados, y es de suponer que la decisión de multar con mil escudos a los viajeros que permanezcan más de setenta y dos horas en España haya sido por lo menos el último eslabón de una reacción en cadena. He aquí lo que queda del internacionalismo socialista cuando llega la hora de la verdad.
 
El individualismo de los pueblos
 
Yo, que no me tengo por socialista, considero que el nacionalismo es un concepto burgués que, superado en el terreno de la teoría, debería superarse en el de la práctica. “El nacionalismo – dijo José Antonio – es el individualismo de los pueblos.” Ese individualismo nacional debería superarse hacia delante, no hacia atrás, y por eso creo que la única superación que cabe en nuestra península es la de una confederación o alianza preferente, a imagen del Benelux si se quiere, entre Portugal y España, a ver si el resto de Europa nos toma más en serio de lo que toma al balcánico Estado de las autonomías. Cada vez que oigo mentar al Estado de las autonomías, versión ibérica del sudafricano Estado de los bantustanes, hierven mis cuatro gotas de sangre jacobina y hierven porque veo en su lontananza fronteras y aduanas cuarteando las tierras de España y carabineros, guardas jurados, ertzainas y mozos de escuadra separando a sus hombres.
 
Yo no sé lo que pasará cuando se desarrolle el Estado de las autonomías, mejor dicho, sí lo sé; lo que no sé es si el Estado de las autonomías llegará a desarrollarse. Las criaturas malformadas suelen vivir poco. En la duda, y mientras la Historia siga en las rodillas de los dioses y los españoles podamos pasearnos a lo largo y a lo ancho de nuestra patria, yo no puedo desaprovechar la ocasión de desahogar mi corazón delante de Miguel Delibes, un hombre de Castilla la Vieja que viene todavía por derecho propio a Castilla la Novísima.
 
(Otoño de 1983).

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Aquilino Duque
Crisis general y mitología política
Se ipsa torquens
Una teoría de Castilla
Del imperio de la ley a la república de la trampa
El Trágala: los liberales y la derecha
Guitarra de mesón, música y letra
El Planeta de los Simios
Juan Luis Calleja, en las manos de Dios
Los vascos, la Hispanidad y el verdadero origen de la ikurriña
Una aventura militar

La abogada de Satanás

Demócrata-cristianos y martirologio
La derecha como abogada de Satanás
La política del sentido común
Tejero y Calvo Sotelo: dos personajes para René Girard
Género lírico contra política de género
Más sobre Romero Murube y la amistad
Romero Murube, I
Criminología
Carmen Gippini, la madre de Enrique Sotomayor
La jerarquía y el caos
Raíz y decoro del toreo
La defensión del pueblo
Regeneración y Constitución
Tanatofilia
Tensión electoral
Federicomplejines
Reflexiones cuaresmales
A golpe de comicios
Al hilo de los Mundiales de fútbol
Un terrestre en Marte
Los Cuadernos de Rusia de Dionisio Ridruejo
Los agujeros de la democracia
Obediencia o colaboración
Pemán en su tiempo y el nuestro
Poesía sefardita: Juan Gelman
"Tiempo de Manolete"
El placer
Maestros de juventudes: Dionisio, Aranguren, Rosales
Triunfalismo y derrotismo
Quince codazos: a propósito de un libro de Miguel D’Ors
Lenguajes
Con Z de Zorrapastro
“Corazón”, Marco y la Institución Libre de Enseñanza
España: burricie y xenofobia
Guerra de símbolos
Épica sevillista: el Ángel Volador
Las garras del Anticristo
Liberalismo retroactivo
La historia virtual
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Los hackers
2 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
5 SERTORIO
La era Trump



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |