''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 17 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Ni derecha ni izquierda: arriba o abajo

Maestros de juventudes: Dionisio, Aranguren, Rosales



Dionisio Ridruejo, Laín, Tovar, Aranguren… Nombres del antifranquismo que, sin embargo, empezaron formando parte del régimen. El libro de César Alonso de los Ríos Yo tenía un camarada los ha devuelto a la actualidad. Aquilino Duque los conoció a todos. También a otros grandes nombres de la cultura española de la época, como María Zambrano, en el exilio, o Luis Rosales, en Madrid. En este texto, el escritor recuerda a sus “maestros de juventudes”, con especial atención a Dionisio Ridruejo. Y una reflexión de largo aliento: “Cuando se pone la cultura por encima de la política, no se está a la derecha o a la izquierda, sino arriba o abajo. Todo es cuestión de verticalidad”.
Aquilino Duque

28 de noviembre de 2007
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

Juan Ramón Masoliver me decía en su casa de Vallensana que Dionisio Ridruejo se había muerto justo a tiempo, pues de lo contrario habría hecho aún muchas tonterías. Masoliver sabía de lo que hablaba pues él mismo era uno de los que, al decir del propio Dionisio, “más obstinada y eficazmente contribuiría a mi cambio de ideas”. En cambio yo, lo que son las cosas, al evocar a Dionisio en el primer aniversario de su muerte, había escrito que, si viviera, “sería el espejo de los españoles en pie”. Decía yo esto después de haber recordado lo que María Zambrano le había dicho a Dionisio cuando se vieron en el Instituto Español en Roma después de la guerra, a saber: que para que las heridas se cerraran, todos los españoles, de uno y otro bando, tenían que ponerse de rodillas y pedir perdón. Apostillaba yo que Dionisio lo hizo al momento, pero que tendrían que pasar años y cambiar los vientos para que cayeran de rodillas muchas gentes del lado de acá, y como quiera que en el de allá no se les correspondía, muchos se habían puesto a cuatro patas a ver si así ablandaban a los refractarios a la genuflexión.
 
Los hemisferios de la manzana
 
Yo mismo, para no ir más lejos, fui de los que, por seguir a Dionisio, llegaría por una temporada a “alinearme en espíritu con los vencidos” y hacer míos sus puntos de vista, hasta que comprobé que estaba tocando el violón y que, si seguía en la tierra de nadie, y sin agazaparme, lo más fácil era que me diera una bala perdida. Así fue cómo, poco a poco, tuve que replegarme sobre la posición de la que procedía, en vista de que los otros se obstinaban en permanecer en las suyas. Otro amigo de Dionisio, Eugenio Montes, decía que cuando se parte en dos una manzana, no hay diferencia entre los dos hemisferios, y que eso era lo que había pasado en la guerra española. 
 
Vuelvo sobre todo esto después de leer, o releer, el libro póstumo de Dionisio Casi unas memorias (Ediciones Península, Barcelona, 2007) y casi simultáneamente el de César Alonso de los Ríos Yo tenía un camarada (Áltera, Barcelona, 2007) y sigo resistiéndome a pesar de todo a seguir viendo a Dionisio tocando de rodillas su violín de Ingres por los bistrots de la emigración. Por razones de edad, yo traté a estos singulares “maestros de la izquierda” cuando ya habían dejado atrás su “pasado franquista” y a lo último a lo que yo podía aspirar era a ser un “intelectual orgánico” del Régimen. Cabe fechar en torno a 1960 y en Madrid, por supuesto, mi conocimiento personal de casi todos ellos.
 
Todos ellos, cada cual a su modo, influyeron no poco, directa e indirectamente, en la adhesión y en el rechazo, en fijar mis ideas. Por ejemplo, Luis Rosales, del que tanto aprendí, me abrió los ojos en cuanto a la clase de libertad que cantaba el pobre Miguel Hernández pero no logró comunicarme su fervor por el Conde de Barcelona. Panero me aclaró la diferencia entre la fantasía y la verdad, noción complementaria de la distinción que hacía Thomas Mann entre la verdad y la realidad. Aranguren me invitó a leer en alguno de sus seminarios, lectura que yo iba a titular algo así como “La poesía como fe de rebeldía” y que por fin, aconsejado por él, titulé “La poesía como acto de servicio”. En otra ocasión le hablé de la analogía de mentalidad y comportamiento entre cristianos y marxistas y él me dijo que la gran diferencia estaba en el componente ético del cristianismo. De José María Souviron saqué en claro algunas ideas sobre el arte contemporáneo o sobre el arte en general y su relación con lo trascendente. A Laín lo conocí en Barcelona y lo traté poco y a Tovar en Salamanca, ya tarde, cuando no tenía nada que ver con el Tovar que fuera rector. Como en ese momento estaba escribiendo algo sobre mi poesía, me abstuve por prudencia de manifestarle mis discrepancias ideológicas.
 
A todos les debo algo positivo, y a Dionisio más que a ninguno, aunque sólo fuera por las semblanzas que trazó de maestros y amigos, como d’Ors, como Montes, cuando ya militaba en sus antípodas ideológicas. La etopeya que Dionisio hizo de José Antonio en Escrito en España y el testimonio personal de una adversaria como María Zambrano fueron las causas principales de mi acercamiento a la figura de José Antonio. Cuando se pone la cultura por encima de la política, no se está a la derecha o a la izquierda, sino arriba o abajo. Todo es cuestión de verticalidad.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Aquilino Duque
Crisis general y mitología política
Se ipsa torquens
Una teoría de Castilla
Del imperio de la ley a la república de la trampa
El Trágala: los liberales y la derecha
Guitarra de mesón, música y letra
El Planeta de los Simios
Juan Luis Calleja, en las manos de Dios
Los vascos, la Hispanidad y el verdadero origen de la ikurriña
Una aventura militar

La abogada de Satanás

Demócrata-cristianos y martirologio
La derecha como abogada de Satanás
La política del sentido común
Tejero y Calvo Sotelo: dos personajes para René Girard
Género lírico contra política de género
Más sobre Romero Murube y la amistad
Romero Murube, I
Criminología
Carmen Gippini, la madre de Enrique Sotomayor
La jerarquía y el caos
Raíz y decoro del toreo
La defensión del pueblo
Regeneración y Constitución
Tanatofilia
Tensión electoral
Federicomplejines
Reflexiones cuaresmales
A golpe de comicios
Al hilo de los Mundiales de fútbol
Un terrestre en Marte
Los Cuadernos de Rusia de Dionisio Ridruejo
Los agujeros de la democracia
Obediencia o colaboración
Pemán en su tiempo y el nuestro
Poesía sefardita: Juan Gelman
"Tiempo de Manolete"
El placer
Triunfalismo y derrotismo
Quince codazos: a propósito de un libro de Miguel D’Ors
Bienvenida andaluza a un hombre de Castilla: Delibes
Lenguajes
Con Z de Zorrapastro
“Corazón”, Marco y la Institución Libre de Enseñanza
España: burricie y xenofobia
Guerra de símbolos
Épica sevillista: el Ángel Volador
Las garras del Anticristo
Liberalismo retroactivo
La historia virtual
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Los hackers
2 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
5 SERTORIO
La era Trump



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |