''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 15 de diciembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
"Durante los próximos 1.700 años todo Occidente pensará y vivirá según la manera catalana"
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
La nueva desigualdad

FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ
Tuiteo y tuteo
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Un poeta y, además, un señor

Pemán en su tiempo y el nuestro



Los veinticinco años de la muerte de don José María Pemán se conmemoraron en Cádiz con una exposición en la que fue su casa de la plaza de San Antonio, hoy casa museo, y en Sevilla con una antología de sus artículos literarios (Siluetas literarias) hecha y prologada por el poeta Juan Lamillar. No es la primera vez que Juan Lamillar se ocupa de una figura literaria de un período histórico todavía polémico, y lo hace, pese a su juventud, con una atención tan escrupulosa que parece haber conocido esa época de primera mano y no meramente a través de lecturas y consultas. Yo recomiendo siempre su biografía de Joaquín Romero Murube, a quien traté mucho, y no tengo ninguna objeción seria que hacer a esta semblanza de Pemán, a quien traté algo. 
Aquilino Duque

28 de diciembre de 2007
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

Aquilino Duque
 
Mi primer recuerdo de Pemán se remonta a los primeros meses de nuestra guerra, en el Teatro San Fernando de Sevilla, en cuyo escenario el poeta, alto, delgado, con un bigotillo negrísimo, declamaba algo y echaba una rosa a un pozo de cartón que quedaba flotando en el agua negra de su brocal pintado. Mi padre, que conservaba una carta agradeciéndole la felicitación por el éxito de El Divino Impaciente, había hecho con él el servicio militar en el cuartel de Artillería frente al gaditano Parque Genovés. A ese cuartel, hoy sede universitaria, le decían el Cuartel de la Bomba, y al pelotón al que pertenecían mi padre y Pemán, el pelotón de los tumbaos. También yo iba de uniforme militar, de infante de Marina, cuando más de treinta años después me lo presentaron los “plateros” (Quiñones, Pleguezuelo, Pro Hesles, Sordo Lamadrid) al cruzarnos con él en la calle Benjumeda. Le mencioné lo de mi padre, del que se acordaba por el nombre, Carpóforo, nombre que no es de los que fácilmente se olvidan. Ya figuraba en el retablo de mis primeras admiraciones literarias, al que empezaban a incorporarse los poetas del 27.
 
El poeta primero, luego el dramaturgo, a continuación el articulista y por fin el orador… y el actor. Pemán fue todo eso y además fue un señor, cuando esa palabra quería decir algo. Si a una época hay que juzgarla por los hombres que triunfan en ella, la época en que triunfó Pemán no pudo ser tan mísera como hoy se nos quiere hacer creer. Muchos españoles se lo jugaron todo a la carta de la guerra y Pemán figuró entre los agraciados por la fortuna. Los valores por los que apostó serían los que prevalecieran en la España que él y muchos como él hicieron posible. Le salía todo demasiado bien como para no ser blanco de envidias, pero él era demasiado superior como para no sobrellevarlas con una benévola ironía. Incluso lo que más puede dolerle a un escritor, que es la exclusión de ciertos cuadros de honor, en su caso la orla de la llamada Generación del 27, fue cosa que tomó a beneficio de inventario, como tuvo que tomar, por la fuerza de las cosas, la frustración de su “humano impaciente”: el augusto aspirante al Trono.
 
Entre las siluetas literarias que selecciona Juan Lamillar hay simpatía para gentes de muy distinta cuerda, desde Baroja y Azorín hasta Celaya y Foxá. Sabe sazonar el juicio literario y la reflexión moral con la agudeza de ingenio. Es raro el artículo de Pemán que no deje sonriente al lector. Como agudeza de ingenio y sentido del humor yo destacaría dos piezas maestras: la Autopresentación que hizo en la Tertulia de Rafael Montesinos en el Instituto de Cultura Hispánica, y Almuerzos académicos.
 
Ahora bien, hay siluetas que le son especialmente próximas, como la de Paul Claudel, cuya oda o elegía A los mártires españoles no dejó de dejar huella en el ambicioso Poema de la Bestia y el Ángel, escrito también en defensa y loor de una España que no quería dejar de ser. No voy a negar que ese Poema, ese gran Poema hizo a su autor caer en desgracia frente a la Intelligentsia, pero en aquel momento había para Pemán en su patria cosas en juego más serias y más dignas de su poesía que una dudosa gloria literaria. Aún lo creía así cuando, ya España a salvo, Falla componía La Atlántida sobre el gran poema en catalán de Verdaguer, del que Pemán decía: “Le palpitaba en el alma un inmenso afán de unidad española.”

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Aquilino Duque
Crisis general y mitología política
Se ipsa torquens
Una teoría de Castilla
Del imperio de la ley a la república de la trampa
El Trágala: los liberales y la derecha
Guitarra de mesón, música y letra
El Planeta de los Simios
Juan Luis Calleja, en las manos de Dios
Los vascos, la Hispanidad y el verdadero origen de la ikurriña
Una aventura militar

La abogada de Satanás

Demócrata-cristianos y martirologio
La derecha como abogada de Satanás
La política del sentido común
Tejero y Calvo Sotelo: dos personajes para René Girard
Género lírico contra política de género
Más sobre Romero Murube y la amistad
Romero Murube, I
Criminología
Carmen Gippini, la madre de Enrique Sotomayor
La jerarquía y el caos
Raíz y decoro del toreo
La defensión del pueblo
Regeneración y Constitución
Tanatofilia
Tensión electoral
Federicomplejines
Reflexiones cuaresmales
A golpe de comicios
Al hilo de los Mundiales de fútbol
Un terrestre en Marte
Los Cuadernos de Rusia de Dionisio Ridruejo
Los agujeros de la democracia
Obediencia o colaboración
Poesía sefardita: Juan Gelman
"Tiempo de Manolete"
El placer
Maestros de juventudes: Dionisio, Aranguren, Rosales
Triunfalismo y derrotismo
Quince codazos: a propósito de un libro de Miguel D’Ors
Bienvenida andaluza a un hombre de Castilla: Delibes
Lenguajes
Con Z de Zorrapastro
“Corazón”, Marco y la Institución Libre de Enseñanza
España: burricie y xenofobia
Guerra de símbolos
Épica sevillista: el Ángel Volador
Las garras del Anticristo
Liberalismo retroactivo
La historia virtual
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Víctor Laínez, ¡Presente!
2 SERTORIO
La nueva desigualdad
3 Las golfas-monjas
4 Tórtolos...
5 Autocentrar el desarrollo para poner fin a la mundialización neoliberal



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |