''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 26 de abril de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


JAVIER R. PORTELLA
El artebasura contemporáneo

SERTORIO
Titulitis

JOSÉ JAVIER ESPARZA - JOSÉ ALSINA
"¿Liquidar Mayo del 68?"

BEATRIZ VILLACAÑAS
Contra miedo y marea. Pensamientos para hacer frente
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Al hilo de los Mundiales de fútbol

Aquilino Duque

28 de enero de 2008
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  

Yo he sido, soy y seré aficionado al fútbol, por más que mi afición sea un tanto peculiar. En mi adolescencia fui sevillista, un poco por contagio y otro poco porque cuando empecé a ver partidos fue en la temporada, ya remota, en que el Sevilla C. F., como entonces se llamaba, ganó su primer campeonato de Liga. Al Sevilla sólo le quedaban, de la célebre delantera stuka, López y Campanal, éste ya tocado del ala,pero empezaban su brillante carrera jóvenes vasconavarros como Bustos y Arza. Más que de tal o cual equipo, yo fui partidario de viejas glorias y grandes figuras, y tuve la suerte de ver jugar al gran Atlético de Bilbao de aquellos años. Antes y después, fue la radio mi único acceso a los estadios, sobre todo cuando lo que se radiaba era un partido internacional en el que jugaba nuestra selección. Luego vendría la televisión y el primer campeonato que me ví entero fue el Mundial del 72, que se jugó en Alemania y ganó el equipo de la mitad occidental de este país.
 
Siempre tuvo el fútbol una fuerte componente nacionalista, hasta el punto de que una de las razones de la simpatía con que el Atlético de Bilbao era acogido en toda España era que todos sus jugadores eran de la cantera local. Ese nacionalismo se fue diluyendo según el fútbol, con el Madrid y el Barcelona a la cabeza, se abría a grandes estrellas foráneas y surgía en España, y en Italia también, la figura del “oriundo”, y así que fue posible reforzar el respectivo once nacional con argentinos y uruguayos naturalizados a escape, pero el remate fue cuando la naturalización por la vía de urgencia se extendió a húngaros huidos del Telón de Acero.  
 
Gracias a la selección brasileña y al campeonato de 1968, los negros empezaron a infundir respeto y admiración. De hecho, si no me equivoco, la única selección europea que había alineado un negro veinte años atrás, el extremo derecho Espirito Santo, fue la de Portugal, país adelantado en cuestiones de integración ya de antiguo: negro como el betún era por ejemplo el duque de Palmela. Francia distaba mucho entonces de ser una gran potencia futbolística, y de hecho, los equipos del Hexágono eran de pura raza gálica. Hasta España se le adelantó con el moro Ben Barek, jugador del Atlético Aviación, como entonces se llamaba el Atlético de Madrid.
 
Por fin, Europa tuvo que rendirse a la evidencia de la superioridad deportiva de la raza negra, de lo que ya había tenido un atisbo en la Olimpiada de Berlín de 1936, cuyo héroe fue Jesse Owens. Así las cosas, no habría ya club de importancia en Europa, con excepción del Atlético de Bilbao, que no diera su nota de color y con ello pie al racismo latente de una afición embrutecida. La excepción más ejemplar la constituiría Francia. No es que en Francia no haya racismo, pero tengo la impresión de que, por la cuenta que le trae, no llega a los estadios. Francia, cuna de los derechos del hombre y del ciudadano, tiene una cantera colonial muy valiosa, recursos ambos muy explotables y compatibles, además de mucho más rentables, a efectos deportivos, que el chauvinismo hexagonal. Hacen falta ciertas virtudes, hoy en baja en ciertos países, para vencer a estos franceses africanos, a estos africanos franceses que además son tan “chauvinistas” que se saben la letra de La Marsellesa. No sé si esas virtudes se están recuperando en Italia, pero quien viera la última final que ganó pudo comprobar, por utilizar una terminología maquiavélica, que en el triunfo italiano hubo más fortuna que virtù.

¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Aquilino Duque
Crisis general y mitología política
Se ipsa torquens
Una teoría de Castilla
Del imperio de la ley a la república de la trampa
El Trágala: los liberales y la derecha
Guitarra de mesón, música y letra
El Planeta de los Simios
Juan Luis Calleja, en las manos de Dios
Los vascos, la Hispanidad y el verdadero origen de la ikurriña
Una aventura militar

La abogada de Satanás

Demócrata-cristianos y martirologio
La derecha como abogada de Satanás
La política del sentido común
Tejero y Calvo Sotelo: dos personajes para René Girard
Género lírico contra política de género
Más sobre Romero Murube y la amistad
Romero Murube, I
Criminología
Carmen Gippini, la madre de Enrique Sotomayor
La jerarquía y el caos
Raíz y decoro del toreo
La defensión del pueblo
Regeneración y Constitución
Tanatofilia
Tensión electoral
Federicomplejines
Reflexiones cuaresmales
A golpe de comicios
Un terrestre en Marte
Los Cuadernos de Rusia de Dionisio Ridruejo
Los agujeros de la democracia
Obediencia o colaboración
Pemán en su tiempo y el nuestro
Poesía sefardita: Juan Gelman
"Tiempo de Manolete"
El placer
Maestros de juventudes: Dionisio, Aranguren, Rosales
Triunfalismo y derrotismo
Quince codazos: a propósito de un libro de Miguel D’Ors
Bienvenida andaluza a un hombre de Castilla: Delibes
Lenguajes
Con Z de Zorrapastro
“Corazón”, Marco y la Institución Libre de Enseñanza
España: burricie y xenofobia
Guerra de símbolos
Épica sevillista: el Ángel Volador
Las garras del Anticristo
Liberalismo retroactivo
La historia virtual
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 El virus borbónico en España
2 SERTORIO
Titulitis
3 JOSÉ JAVIER ESPARZA - JOSÉ ALSINA
"¿Liquidar Mayo del 68?"
4 JAVIER R. PORTELLA
El artebasura contemporáneo



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |