''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 17 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
A golpe de comicios

Aquilino Duque

4 de febrero de 2008
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

Llamar cobardes a los terroristas me resulta tan grotesco como llamárselo a los matadores de toros, según hacen los enemigos de la fiesta brava. Al fin y al cabo, unos y otros abrazan una arriesgada profesión. De los riesgos que corren saben muy poco los que de modo tan impropio los califican. Los “chicos de la gasolina” se deben de reír bastante al oír o leer ese calificativo y otros por el estilo, mucho más aplicables a los demócratas que aún no se explican cómo encajan ciertas conductas en una democracia en la que, como vulgarmente se dice, “cabe todo”.   Una “ciudadana” de a pie justificaba en Málaga unas banderas, no ya anticonstitucionales, sino prehistóricas, diciendo que “en la Constitución cabe todo”, y otra “ciudadana”, ésta de a caballo, decía en Sevilla que, gracias a esa Constitución, en España cabemos todos. Lo cierto es que en España cabemos unos más que otros, y si no que se lo pregunten a las víctimas de la delincuencia política o común, y en cuanto a la Constitución, cualquiera que no sea magistrado del Tribunal Constitucional puede comprobar que cabe todo porque todos se la saltan a la torera. 
 
Si fuera verdad eso de que en la Constitución cabemos todos, no se saldrían impunemente con la suya los que se ponen al margen de ella con el propósito declarado de descuartizar la nación. No pasa un día sin que asistamos impotentes al ultraje de los símbolos que nos debían unir y por lo visto nos separan o a la imposición con el mismo fin de este o aquel dialecto regional. A mí lo que me llama especialmente la atención es la indiferencia de las más altas instancias del Estado ante la interpretación aberrante o el incumplimiento sistemático de las disposiciones constitucionales. Si nos atenemos a las apariencias y a las versiones oficiales, la Constitución estuvo en peligro en febrero de 1981 y fue el “poder moderador” el que salió con éxito en su defensa. No hubo muertos ni heridos; tan sólo prisioneros. En marzo de 2004, los que explotaron el éxito del cruento estrago violaron sin escrúpulos la jornada de reflexión sin que el pusilánime Gobierno se atreviera, no ya a suspender, sino a aplazar las elecciones una o dos semanas. Se tiene la impresión de que la Constitución corre más peligro por parte de quienes la acatan aunque no acabe de gustarles, que por parte de los demócratas que la están dejando hecha unos zorros. 
 
Yo volvería a tomar en serio la Constitución cuando se me demuestre con hechos que es un baluarte de la nación amenazada. Esos hechos serían la aplicación de ciertos artículos consignados en ella en su día en previsión de coyunturas como la presente. Ya sé que la sola mención de esos artículos pone nerviosos a todos los “padres de la patria” sin excepción, y lo triste del caso es que los que creemos en España no tengamos a donde dirigirnos para impedir su balcanización babelizante.
 
Ahora bien, una España hecha añicos es una amenaza para la estabilidad del Viejo Continente, sobre todo si se tiene en cuenta que sería una España retrotraída a esos convulsos años 30 que tanto añoran los irresponsables que la desgobiernan. Y yo tengo la impresión de que en los centros de poder de Occidente se está llegando a conclusiones parecidas a las que se llegó a comienzos de los 70 cuando a Chile le salió el forúnculo de la Unidad Popular. No sé si eso explica el nerviosismo con que se lanza a la campaña electoral la gente que detenta el Poder. 

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Aquilino Duque
Crisis general y mitología política
Se ipsa torquens
Una teoría de Castilla
Del imperio de la ley a la república de la trampa
El Trágala: los liberales y la derecha
Guitarra de mesón, música y letra
El Planeta de los Simios
Juan Luis Calleja, en las manos de Dios
Los vascos, la Hispanidad y el verdadero origen de la ikurriña
Una aventura militar

La abogada de Satanás

Demócrata-cristianos y martirologio
La derecha como abogada de Satanás
La política del sentido común
Tejero y Calvo Sotelo: dos personajes para René Girard
Género lírico contra política de género
Más sobre Romero Murube y la amistad
Romero Murube, I
Criminología
Carmen Gippini, la madre de Enrique Sotomayor
La jerarquía y el caos
Raíz y decoro del toreo
La defensión del pueblo
Regeneración y Constitución
Tanatofilia
Tensión electoral
Federicomplejines
Reflexiones cuaresmales
Al hilo de los Mundiales de fútbol
Un terrestre en Marte
Los Cuadernos de Rusia de Dionisio Ridruejo
Los agujeros de la democracia
Obediencia o colaboración
Pemán en su tiempo y el nuestro
Poesía sefardita: Juan Gelman
"Tiempo de Manolete"
El placer
Maestros de juventudes: Dionisio, Aranguren, Rosales
Triunfalismo y derrotismo
Quince codazos: a propósito de un libro de Miguel D’Ors
Bienvenida andaluza a un hombre de Castilla: Delibes
Lenguajes
Con Z de Zorrapastro
“Corazón”, Marco y la Institución Libre de Enseñanza
España: burricie y xenofobia
Guerra de símbolos
Épica sevillista: el Ángel Volador
Las garras del Anticristo
Liberalismo retroactivo
La historia virtual
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Los hackers
2 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
5 SERTORIO
La era Trump



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |