''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Viernes, 17 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Romero Murube, I

Aquilino Duque

23 de abril de 2008
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

En diciembre de 1993, en el curso de unas obras realizadas en los Reales Alcázares, apareció tapiada en un mechinal una caja de cartón que contenía ejemplares de los diarios sevillanos ABC, El Correo de Andalucía y Falange Española, unas monedas y un manuscrito destinado “para el curioso de no sabemos qué año, arqueólogo, poeta, albañil, u obrero de cualquier oficio que ande y registre por estos muros venerables”. En ese manuscrito se describen las obras llevadas a cabo en el Alcázar en el año de 1937, época que su autor  sitúa diciendo: “En los comienzos de la Era Triunfal, años de 1936 y 1937, rigiendo los destinos de España el Generalísimo Franco, caudillo triunfal en la guerra contra el marxismo ruso…”. La persona que de modo tan redundante dejaba constancia para la posteridad de su adhesión al Caudillo y de su fe en el triunfo de las armas nacionales no era otra que el joven conservador del noble edificio sevillano, Joaquín Romero Murube. Por esas mismas fechas, 1937, Joaquín Romero recogía en un cuadernito impreso en la Imprenta Alemana, de Sevilla, siete romances de vario asunto precedidos de una dedicatoria, entonces misteriosa y hoy elocuente, que decía: ¡A ti, en Vizna (sic), cerca de la fuente grande, hecho ya tierra y rumor de agua eterna y oculta!
 
El dedicatario de esos romances que preceden con mucho a su muerte es el mismo “amigo muerto” a quien, pocos años más tarde, buscaría Joaquín subiendo “las calles de Granada” en un soneto dedicado a otro amigo y paisano del muerto: Alfonso García Valdecasas. Amigo también de todos ellos fue Pepín Bello quien, al ser preguntado en la televisión por el drama común, dijo que él se enteró hallándose detenido en una checa por los mismos que habían asesinado a un hermano suyo y temiendo lo peor por sus ancianos padres, en zona roja también. También podía temer lo peor Joaquín Romero por su propia mujer, entonces en Madrid, y que no tuvo mejor ocurrencia que ir a pedir protección al camarada Alberti, que la mandó “a paseo”, según solía hacer en El mono azul. “Estamos en guerra, y en la guerra hay que estar a las duras y a las maduras”, fueron las palabras del poeta miliciano a Soledad Murube, y esas palabras dicen más que muchos volúmenes sobre la naturaleza de una guerra, y más si se trata de una guerra civil.
 
Alguna vez he dicho que la guerra española, más que una guerra entre hermanos, fue una guerra entre amigos, y recordaba que en una reunión en la Casita del Moro a la que asistían, además del dueño de la casa, don José María de Cossío, don Ramón Carande y don Jorge Guillén, de paso entonces por Sevilla, al evocarse al poeta sacrificado en Víznar, alguien se acordó de que precisamente se llamaba Amigo, Joaquín Amigo, dedicatario incluso de uno de los romances gitanos, otro sacrificado, pero por los del bando contrario.
 
Volví sobre estas cuestiones al ver la reedición, con motivo del centenario de Joaquín, de esos Siete romances, precedidos de un prólogo firmado por un Sr. Martínez y un Sr. García que, si bien rastrea con acierto la filiación literaria de los romances, emite unos juicios de valor inadmisibles sobre la época en que fueron publicados, juicios que, de paso, se extienden a la época de Primo de Rivera apoyándose en el más tabernario de todos los Unamunos conocidos.
 
Decía el novelista E. M. Forster que entre traicionar a la patria o traicionar a un amigo, no había duda: siempre había que traicionar a la patria. No se qué habría dicho si el dilema no fuera entre el amigo y la patria, sino entre el amigo y la democracia, la revolución, la internacional, el “pueblo” o cualquier otra abstracción del género. Afortunadamente, no creo que Joaquín Romero hubiera leído a Forster, de suerte que no se le planteó el dilema, y a la vez que rendía homenaje al amigo muerto mantenía su adhesión a la patria, por cuya salvación se produjo el Alzamiento Nacional.
 
En el bando contrario, el de los “sin patria” como ellos decían, no sé de ningún intelectual que se planteara un dilema parecido, y eso que no faltaron ocasiones. 
 
Franquismo y corrección política
 
De unos años a esta parte se procura rescatar para la “corrección política” a los buenos escritores que tomaron partido por el bando nacional. En realidad el precursor de esta operación fue Dionisio Ridruejo en una breve polémica con Umbral a propósito de Manuel Machado. Dionisio Ridruejo se consideraba obligado a hacer ciertas cosas por haber hecho otras cuando era más joven. Una de esas cosas juveniles fue el intento de recuperación de Antonio Machado para la España vencedora en la guerra, y nada más opuesto, o más complementario, que el posterior intento de recuperación de su hermano Manuel frente a esa España a la que sirvió según él con las reticencias del liberal que llevaba dentro. Tan ingenua era esta recuperación póstuma de Manuel como ingenua había sido la recuperación póstuma de Antonio, y Umbral le contestó “ha hecho usted con él leña menuda”.
 
Desde entonces, toda una crítica que va de José Carlos Mainer a los hermanos Carbajosa, seducida por la calidad literaria de los autores “fascistas”, por emplear una etiqueta sbrigativa, viene haciendo loables esfuerzos por conciliar su obra, por muy teñida de ideología que esté, con las pautas impuestas por la historiografía revisionista. No salen muy bien parados estos autores a la larga, pues cuanto más a fondo se les estudia, más irrecuperables resultan, y los juicios morales o políticos acaban destiñendo sobre los juicios literarios. Alguna vez cae en mis manos el lamentable suplemento literario de cualquiera de los grandes diarios nacionales. Últimamente, en uno de ellos, he podido leer una descalificación como literato de don Manuel Azaña a la vez que se le moteja de “estadista de excepción”. Todo al revés. Azaña como escritor es bastante decoroso, pero como “estadista” no lo salva ni la Paz ni la Caridad. La prueba está en ese gran acto de contrición que son sus aconsejables memorias y diarios, bastante más fidedignos y mejor escritos que la prosa de todos los historiadores y críticos revisionistas, es decir, contadores de la Historia al revés.
 
Otro ingenuo como Ridruejo, el poeta José Luis Tejada, sostuvo un tiempo que Antonio Machado, de no haber muerto en las circunstancias conocidas, habría acabado convirtiéndose a la fe de San Juan y Santa Teresa. Los casos de poetas que llegaron a sobrevivirse, como Rosales o Guillén por ejemplo, no nos autorizan a atribuir a otros una posible evolución parecida a título póstumo. Un poeta es su vida y es su obra y, como decía Rilke, cada cual tiene su propia muerte. Joaquín Romero Murube murió en el ocaso de su vida administrativa sin abdicar de las lealtades que lo mantuvieron en ella y, como no se engañaba, en más de una ocasión me anunció su propósito de retirarse de la escena tan pronto como, por ley de vida, cambiara el sistema y tuviéramos aquí –eran sus palabras- “un Adenauer de vía estrecha”.
 
Esas lealtades, al Caudillo y a Sevilla, no dejaron de proyectar su sombra sobre la carrera literaria de Joaquín Romero. Esta carrera él la sacrificó con gusto a cosas de más momento para él, pero es que además la una depuró a la otra. Me aclaro. La lealtad a Sevilla lo tuvo alejado de la Corte y al margen de sicofantes y aduladores, pero a la vez lo excluyó, no ya de las prebendas de la cultura oficial sino de los beneficios de la oficiosa.
 
Las únicas ciudades donde he podido ver estatuas de Carlos IV y de Fernando VII son México, La Habana y Manila, y eso, más las hiperbólicas alabanzas a Carlos II por parte de Sor Juana Inés de la Cruz, me inducen a pensar que la realeza gana con la distancia. Lo dicho de la realeza vale para el Poder político en general.
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Aquilino Duque
Crisis general y mitología política
Se ipsa torquens
Una teoría de Castilla
Del imperio de la ley a la república de la trampa
El Trágala: los liberales y la derecha
Guitarra de mesón, música y letra
El Planeta de los Simios
Juan Luis Calleja, en las manos de Dios
Los vascos, la Hispanidad y el verdadero origen de la ikurriña
Una aventura militar

La abogada de Satanás

Demócrata-cristianos y martirologio
La derecha como abogada de Satanás
La política del sentido común
Tejero y Calvo Sotelo: dos personajes para René Girard
Género lírico contra política de género
Más sobre Romero Murube y la amistad
Criminología
Carmen Gippini, la madre de Enrique Sotomayor
La jerarquía y el caos
Raíz y decoro del toreo
La defensión del pueblo
Regeneración y Constitución
Tanatofilia
Tensión electoral
Federicomplejines
Reflexiones cuaresmales
A golpe de comicios
Al hilo de los Mundiales de fútbol
Un terrestre en Marte
Los Cuadernos de Rusia de Dionisio Ridruejo
Los agujeros de la democracia
Obediencia o colaboración
Pemán en su tiempo y el nuestro
Poesía sefardita: Juan Gelman
"Tiempo de Manolete"
El placer
Maestros de juventudes: Dionisio, Aranguren, Rosales
Triunfalismo y derrotismo
Quince codazos: a propósito de un libro de Miguel D’Ors
Bienvenida andaluza a un hombre de Castilla: Delibes
Lenguajes
Con Z de Zorrapastro
“Corazón”, Marco y la Institución Libre de Enseñanza
España: burricie y xenofobia
Guerra de símbolos
Épica sevillista: el Ángel Volador
Las garras del Anticristo
Liberalismo retroactivo
La historia virtual
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 SERTORIO
Los hackers
2 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
3 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"
5 SERTORIO
La era Trump



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |