''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Sábado, 26 de mayo de 2018 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
La detención del jefe de los golpistas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
El cole de las señoras Iglesias

JOSÉ VICENTE PASCUAL
Tenga usted nietos, pero no hijos

AUDREY D AGUANNO
Un seísmo sacude a Europa
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Mayo del 68 y su legado

Mayo del 68: sus dos caras


No sólo se decretó "el estado de felicidad permanente" —ese horror aún no del todo realizado. También se "prohibió prohibir", también se promulgó que "lo sagrado es el enemigo"… al tiempo que se endiosaba al individuo que se toma por el centro del mundo.
Javier Ruiz Portella

16 de mayo de 2018
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos
 Aumentar tamaño Disminuir tamaño Reestablecer tamaño  


No sólo se decretó “el estado de felicidad permanente” —ese horror aún no del todo realizado (salvo en Un mundo feliz, la novela de Huxley). También se “prohibió prohibir”, también se promulgó que “lo sagrado es el enemigo”… al tiempo que se endiosaba al individuo que se toma por el centro del mundo: ese fatuo personaje que ni entonces ni hoy se ha enterado de que el centro no es él, de que el centro es el Mercado y el Capital.

Peor: al creer que ocupa el pilar central del mundo, al aniquilar toda instancia externa o sagrada (tradición, historia, comunidad…), ese individuo no hace, el pobre, sino someterse a la más subyugadora de todas las instancias: el Dinero, la Mercancía… Estas mismas mercancías contra cuyo Orden, sin embargo, arremetían ardorosamente aquellos rebeldes de las calles de París: “Consumid más, viviréis menos”, “La mercancía es el opio del pueblo”, “Acabaréis todos reventando de comodidad. Estáis tan vacíos”, clamaban, al tiempo que, por primera vez en la historia, se introducían en el ámbito público enormes dosis de humor y mordacidad.


¿En qué quedamos, pues?


Quedamos en que pasó lo de siempre. Pasó lo que tantas veces ha pasado a lo largo de este siglo de pesadilla y de esperanzas… tronchadas de raíz por la estupidez, el engreimiento…, la maldad también de los hombres. Pasó que se desencadenó todo un vendaval de convulsas esperanzas ante el eventual derrumbe de un orden que sí —¡no lo dudéis!—, merecía (y merece) ser derrumbado. Pero pasó también que, por los presupuestos mismos que sostenían tales esperanzas, por toda la carroña con que andaban revueltas, cabía temer el más pavoroso de los resultados en caso de que llegara a triunfar todo aquel mejunje en el que legítimas esperanzas se veían envueltas, aplastadas, por los más ilegítimos de los anhelos.

Triunfó el mejunje, vaya si triunfó. Los díscolos estudiantes, es cierto, fueron derrotados, pero el espíritu de Mayo del 68 es lo que ha acabado imponiéndose por doquier: pregúntenselo, si no, a todos los pijos progres (acrónimo: pijopres) que, ya de derechas o de izquierdas, ya “liberales” o “sociatas”, ostentan hoy el poder (cultural, político, económico, mediático…). Lo que quedó derrotado fueron las esperanzas: aquel espíritu indómito, aventurero, de quienes querían “explorar sistemáticamente el azar” o “llevar la imaginación al poder”; aquel desparpajo iconoclasta de quienes denunciaban que “las elecciones son una trampa para bobos”, al tiempo que se alzaban contra “un mundo en el que la certeza de no morirse de hambre se cambia por el riesgo de morirse de aburrimiento”.

Lo que ha triunfado es todo lo demás: los presupuestos nihilistas y egoístas (“¡Viva lo efímero”, “Ni amo ni Dios. Dios soy yo”); todo aquel hedonismo barato (“Gozad aquí y ahora”, “Mis deseos son la realidad”) que junto con el igualitarismo antijerárquico (“Exámenes = servidumbre, promoción social, sociedad jerarquizada”) se plasma en la mitad aproximadamente de las pintadas que cubrieron los muros de París.

Sí, aquellos rebeldes… domesticados por el resentimiento igualitario y el individualismo egoísta han llegado hoy al poder. Quien lo ocupa no es, desde luego, la imaginación que pretendían que lo alcanzara. Quien okupa el poder (como dirían, años después, sus émulos españoles), quien domina la sociedad es el más mortal de los aburrimientos: el tedio gris que exhalan unos principios “liberal–libertarios” que, como señala Rodrigo Agulló, uno de los colaboradores de El Manifiesto, no han hecho sino facilitar el triunfo del “capitalismo absoluto”, ese régimen que “sólo puede erigirse sobre un proceso de des–simbolizacióntotal de la sociedad”: la desimbolización, la destrucción de valores que impone el pensamiento liberal–libertario “al desacreditar todo aquello que, por derivar de una dimensión trascendente —valores morales, culturales, religiosos— no tiene una conversión directa en forma de mercancías o servicios”.[1]

¿Por qué, como casi siempre en la historia, al menos en la de estos dos últimos siglos, han perdido una vez más los buenos y ganado los malos (los buenos y malos principios, quiero decir)? Sin duda porque es mucha la fuerza que se requiere para arremeter contra el mundo dominado por el Dinero, la Mercancía y el Nihilismo, sin aferrarse al mismo tiempo a ningún ídolo: ni a los de ayer ni a los de hoy; ni a los ídolos de los que se querían liberar —y hacían bien— las muchachas y muchachos del 68, ni a los demás fetiches: aquellos a los que ya se sometían entonces y que han acabado esclavizándolos del todo. (Un ejemplo entre mil: la libertad sexual recién conquistada —“Amaos los unos sobre los otros”, clamaban los muros de París— queda degradada, desfigurada de entrada, por todo lo que implica, por ejemplo, una memez como la lucha “contra la fijación afectiva que paraliza nuestras potencialidades”, decía un “Comité de mujeres en vías de liberación” [sic].)

Hay dos “Mayos del 68” —tres, en realidad, como luego veremos. Acabamos de examinar los dos primeros. Basta recorrer sus lemas y consignas, basta dar la palabra a los muros, para constatarlo con toda claridad —como podrán constatarlo nuestros lectores con sólo leer las dos columnas en las que ofrecemos, enfrentadas, las dos caras de lo que aquellos días se jugaba. Y en medio, por así decirlo, rechazando categóricamente una de las dos caras y suscribiendo el espíritu rompedor de la otra, ¿cómo no situar este otro espíritu: el del periódico que ahora mismo está usted leyendo?; ese periódico que, inspirado en el Manifiesto contra la muerte del espíritu y la tierra, se alza también contra el orden materialista que, hace ahora cuarenta años, se combatía (pero desde premisas radicalmente distintas y desde motivaciones y objetivos totalmente opuestos) en las calles de París.

No somos los únicos en hacerlo así. Hace también cuarenta años se producía en el mismo París un acontecimiento —“el tercer Mayo del 68”, decía— del que pocos tienen noticia, pero que se impone saludar como un hito de capital importancia. Otros jóvenes franceses celebraban en aquel histórico mes el acto fundacional de lo que acabaría siendo una corriente de pensamiento que, impugnando el orden dominante del mundo, no caería sin embargo en la adoración de ninguno de los fetiches que subyugaron a quienes se manifestaban aquellos mismos días por calles y universidades. El 4 y 5 de mayo de 1968 un grupo de jóvenes intelectuales, entre los que destacaban Alain de Benoist y Dominique Venner, celebraban en París la primera reunión del GRECE (Grupo de investigación y estudios para la civilización europea). De ella saldría toda la corriente de pensamiento que recibiría la no por infausta menos arraigada denominación de “Nueva Derecha”. Desde aquí lo recordamos y saludamos con emoción.



[1] Rodrigo Agulló, "El progresismo, enfermedad terminal del izquierdismo", El Manifiesto, n.º 10.



El Mayo del 68 que hay que preservar

– Consumid más. Viviréis menos.

– Parad el mundo. Quiero bajarme.

– Abajo la sociedad del espectáculo y las mercancías.

– La edad de oro era la edad en la que el oro no reinaba. El becerro de oro es siempre de barro.

– El único placer de la burguesía es degradarlos todos.

– En el decorado del mundo en el que todo es espectáculo la mirada sólo se topa con las cosas y su precio.

– No cambiemos de empleadores. Cambiemos el empleo de la vida.

– ¡Qué triste es amar el parné!

– La economía está herida. Que se muera.

– Acabaréis todos reventando de comodidad.

– Estáis tan vacíos.

– No queremos un mundo en el que la certeza de no morirse de hambre se cambia por el riesgo de morirse de aburrimiento.

– Y, sin embargo, todo el mundo quiere respirar y nadie puede respirar y muchos dicen “ya respiraremos más adelante”. Y la mayoría no se mueren, porque ya están muertos.

– La mercancía es el opio del pueblo.

– El bosque precede al hombre. El desierto lo sigue.

– Elecciones: trampa para bobos.

– Cuando la Asamblea Nacional se convierte en un teatro burgués, todos los teatros burgueses deben convertirse en asambleas nacionales.

– Soy marxista, tendencia Groucho.

– Abajo el realismo socialista. Viva el surrealismo.

– Amaos los unos sobre los otros.

– Desabrocha tu cerebro tan a menudo como tu bragueta.

– “El combate es el padre de todas las cosas” (Heráclito)

– “Me propongo agitar e inquietar a la gente. Yo no vendo pan, sino levadura” (Unamuno)

– La acción no ha de ser una reacción, sino una creación.

– Viva los furibundos que construyen aventuras.

– Hay que explorar sistemáticamente el azar.

– “Hay que llevar en uno mismo un caos para dar a luz una estrella” (Nietzsche)

– La imaginación toma el poder.


El Mayo del 68 que triunfó


· Lo sagrado: he ahí el enemigo

¡Viva lo efímero!

· Es doloroso aguantar a los jefes. Aún es más idiota escogerlos.

· Está prohibido prohibir.

·Gozad aquí y ahora.

· Mis deseos son la realidad.

· La naturaleza no ha hecho ni servidores ni amos. No quiero ni dar ni recibir leyes.

· Ni amo ni Dios. Dios soy yo.

· Aun si Dios existiera, habría que suprimirlo.

· El Estado es cada uno de nosotros.

· “Porque la propiedad existe hay guerras, revueltas e injusticias” (San Agustín).

· Se murió el arte. Nada podrá Godard.

· Estalla en nosotros no sólo la razón de milenios: también su locura. Es peligroso ser heredero.

· ¿Y si quemáramos la Sorbona?

· Ya no digas: “Señor profesor”. Di: “¡Muérete, cabrón!”

· Exámenes = servidumbre, promoción social, sociedad jerarquizada.

· Comed a vuestros profesores.

· Todo enseñante es enseñado. Todo enseñado es enseñante.

· La cultura es la inversión de la vida.

· Luchemos contra la fijación afectiva que paraliza nuestras potencialidades (Comité de mujeres en vías de liberación).

· La novedad es revolucionaria.

· Abramos las puertas de los asilos, de las cárceles y demás facultades.

· La chusma somos nosotros.

· “La pasión de la destrucción es una alegría creadora” (Bakunin).

· La nueva sociedad se tiene que basar en la ausencia de todo egoísmo, de toda egolatría. Nuestro camino será una larga marcha hacia la fraternidad.

· Queremos una música salvaje y efímera.

· Vivir en el presente.

· Yo decreto el estado de felicidad permanente.


¿Te ha gustado el artículo?
Su publicación ha sido posible gracias a la contribución generosa de nuestros lectores. Súmate también a ellos. ¡Une tu voz a El Manifiesto! Tu contribución, por mínima que sea, dará alas a la libertad.
Aportar
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
viernes, 18 de mayo de 2018

El año en que Europa se fue a la mierda

Qué gran negocio han sido las ideas sesentayochistas para el capitalismo más depredador y desalmado, en comparación con los valores tradicionales de Europa, tan remisos ante las promisiones cortoplacistas y la degradación espiritual y moral de la existencia. Consumo frente a austeridad, complacencia frente a templanza, materialismo frente a espiritualismo, ética hedonista frente a ética de la virtud, ateísmo frente a cristianismo, perspectiva del deber frente a perspectiva del placer, ´´popularidad´´ frente a honor, suficiencia frente a excelencia, etc. En suma, el apego a las cosas de este mundo frente a la ancestral centralidad en la mirada de lo eterno y lo perenne. ¿Cómo no va a ser el capitalismo el gran patrocinador mundial del marxismo cultural y el humanitarismo globalizador, su principal baza frente a las impertinencias provocadas por las tradiciones y valores de los pueblos?

# Publicado por: Guillermo Hispánico (Madrid )
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 Dominique Venner: ¡Presente!
2 El barrizal catalán
3 SERTORIO
El cole de las señoras Iglesias
4 JOSÉ VICENTE PASCUAL
Tenga usted nietos, pero no hijos
5 Cruces de muerte en las playas catalanas



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |