''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Domingo, 19 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella

SERTORIO
La era Trump

JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!

JESÚS LAÍNZ
¿Está Carles? Que se ponga

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¿Cultura? ¿Eso qué es?
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
La política del sentido común

Aquilino Duque

19 de mayo de 2008
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

En una ocasión, un amigo cubano, el novelista Juan Arcocha, me dejó un libro de ensayos del argentino Ernesto Sábato. Al cabo de unos días se lo devolví y él me preguntó que qué me había parecido. Le contesté: - Le sobra sentido común y le falta sentido del humor.
 
Algo de esto habría que decir de muchos ensayistas de la cuerda de Sábato que sería prolijo enumerar. En Francia tenían a Aron; en España teníamos a Marías, dos ensayistas sin sentido del humor. Antes tuvimos a Balmes, “filósofo del sentido común”, o del seny, que decimos en el Principado, pero en este paraje prefiero dejarle la palabra a Unamuno que, gran lector de Balmes en su primera juventud, no era capaz luego de volverlo a leer. “Cuando lo he intentado - escribía - me ha saltado al punto a la vista la irremediable vulgaridad de su pensamiento, su empacho de sentido común. Y el sentido común es, como dicen que decía Hegel, bueno para la cocina. Con sentido común no se hace filosofía.”
 
A esa filosofía del sentido común oponía Unamuno la filosofía de la paradoja, idea que recogía de una memoria presentada por G. Vallati en un Congreso científico celebrado en Ginebra en 1902. He aquí el párrafo de esa memoria que cita Unamuno: “La paradoja es siempre el efecto de una definición más exacta de los conceptos, definición que introduce el desacuerdo entre esos conceptos y la significación equívoca del término correspondiente en el lenguaje común.”
 
La forma política por excelencia de la filosofía del sentido común es la democracia, pues el sentido común nos dice que el gobierno ideal es el que encarna la voluntad de la mayoría, el sentir de la mayoría, y el sentir de la mayoría es el sentido general de la comunidad, el sentido común.
 
Sin entrar por ahora en la técnica de fabricación de mayorías, y aun dando por auténticas esas mayorías y por legítimas esas técnicas, hay que decir que una cosa es un gobierno inspirado por el sentido común y otra muy distinta un gobierno ordenado al bien común. Y aquí es donde la ciencia o el arte de la política rompe con el sentido común y entra de lleno en el reino de la paradoja. La propia política del sentido común es en sus resultados el colmo de la paradoja pues, en nombre de la igualdad y de la cantidad, sacrifica los derechos naturales de la mayoría a los derechos políticos de una minoría. Es decir, que para que una serie de sujetos con vocación política puedan “realizarse”, tienen que sacrificar esos ciudadanos esos derechos y esas libertades que solían distinguir al hombre civilizado del cavernícola cuadrumano o cuadrúpedo. Cuando uno de esos derechos resulta atropellado, nunca falta un político que explique a la afición que ese es el precio que hay que pagar por la libertad. Naturalmente se refiere a esa libertad de que tan buen uso hace él para hacer carrera en la política.
 
Entre los derechos naturales y los llamados derechos humanos existen ciertos parecidos, pero no hay que confundirlos. Los derechos naturales no están codificados o, mejor dicho, son anteriores a todo derecho positivo y su titular es el hombre por el mero hecho de haber nacido o de ir a nacer. Los derechos humanos están consignados en una Declaración Universal y su titularidad suele ser harto discriminatoria. Por ejemplo, el derecho a no ser sometido a torturas o a penas o tratos crueles, degradantes o infamantes se reconoce entre otros a los miembros de bandas armadas que tengan la mala suerte de caer en manos de la Policía, pero aún no sé de ningún caso en que se le haya reconocido a la víctima de secuestro o asesinato a mano de esas bandas armadas. Por eso a mí nadie me apea de la paradoja de que no es sanguinario un régimen que fusila o ahorca a unos asesinos, sino el régimen que da a esos asesinos toda suerte de facilidades para el desempeño de su profesión.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Aquilino Duque
Crisis general y mitología política
Se ipsa torquens
Una teoría de Castilla
Del imperio de la ley a la república de la trampa
El Trágala: los liberales y la derecha
Guitarra de mesón, música y letra
El Planeta de los Simios
Juan Luis Calleja, en las manos de Dios
Los vascos, la Hispanidad y el verdadero origen de la ikurriña
Una aventura militar

La abogada de Satanás

Demócrata-cristianos y martirologio
La derecha como abogada de Satanás
Tejero y Calvo Sotelo: dos personajes para René Girard
Género lírico contra política de género
Más sobre Romero Murube y la amistad
Romero Murube, I
Criminología
Carmen Gippini, la madre de Enrique Sotomayor
La jerarquía y el caos
Raíz y decoro del toreo
La defensión del pueblo
Regeneración y Constitución
Tanatofilia
Tensión electoral
Federicomplejines
Reflexiones cuaresmales
A golpe de comicios
Al hilo de los Mundiales de fútbol
Un terrestre en Marte
Los Cuadernos de Rusia de Dionisio Ridruejo
Los agujeros de la democracia
Obediencia o colaboración
Pemán en su tiempo y el nuestro
Poesía sefardita: Juan Gelman
"Tiempo de Manolete"
El placer
Maestros de juventudes: Dionisio, Aranguren, Rosales
Triunfalismo y derrotismo
Quince codazos: a propósito de un libro de Miguel D’Ors
Bienvenida andaluza a un hombre de Castilla: Delibes
Lenguajes
Con Z de Zorrapastro
“Corazón”, Marco y la Institución Libre de Enseñanza
España: burricie y xenofobia
Guerra de símbolos
Épica sevillista: el Ángel Volador
Las garras del Anticristo
Liberalismo retroactivo
La historia virtual
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 MARÍA ELVIRA ROCA BAREA
Lo de Cataluña: una versión renovada de la Leyenda Negra
2 JAVIER R. PORTELLA
¿Perder las próximas elecciones? Nada perderían Rajoy y los suyos
3 SERTORIO
La era Trump
4 SERTORIO
Gary Snyder: "La mente salvaje"



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |