''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Jueves, 23 de noviembre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Encuentro de Puigdemont con los flamencos de Bruselas
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier R. Portella


SERTORIO
¿Ciberpiratas rusos?

JAVIER R. PORTELLA
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía

ALAIN DE BENOIST
¡Sí a la autonomía, no al independentismo!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
EDITORIAL
La fragmentación será peor que la secesión

elmanifiesto.com

26 de mayo de 2008
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos


Mientras el PNV intenta salir del atolladero de Ibarretxe y su “consulta” para la autodeterminación, el Partido Socialista de Euskadi se ha descolgado con el anuncio de que está dispuesto a construir la “nacionalidad” vasca. Eso lo ha dicho Patxi López, y es evidente que, como siempre, lo ha hecho porque ZP se lo ha mandado.

El paisaje que cabe augurar es muy evidente: el PSE quiere desempeñar en el País Vasco el mismo papel que el PSC ha jugado en Cataluña, a saber, ser el partido que lidere una ampliación confederalizante del estatuto de autonomía, con rasgos nacionales, y que se apoye al mismo tiempo en alguna formación radical de izquierda nacionalista y en otra de derecha nacionalista que actúe como oposición. El mismo modelo veremos dentro de breve plazo en Galicia.

De esta forma, el mapa de España quedará configurado como una confederación gobernada mayoritariamente por el PSOE, eventualmente con apoyos nacionalistas, y con una hegemonía casi permanente en numerosos territorios y en el conjunto del Estado. Esto lo había previsto Jaime Mayor Oreja hace varios años. El desarrollo de los acontecimientos le ha dado la razón. La reunión de ZP con sus “barones” para resolver el laberinto de la financiación autonómica va en el mismo sentido.

No asistiremos, pues, a la ruptura traumática de la unidad nacional por la secesión de algunas regiones, sino que más bien veremos cómo la nación implota: el tejido del Estado se fragmenta de manera “indolora”, “democráticamente”, ante la pasividad de los poderes públicos y de los ciudadanos privados. Ante la secesión habría sido posible una reacción nacional; ante la fragmentación, por el contrario, nadie reaccionará, porque está en la lógica del desorden establecido. Suicido con anestesia.
¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Editorial
¡HISTÓRICA VICTORIA!
Se reactivan los comentarios de artículos
El horror en la discoteca Bataclan
La visita de Alain de Benoist
Fe de erratas
Victoria del Frente Popular
Dominique Venner, ¡presente!
Este sábado, ¡todos ante los ayuntamientos! Por el honor de la patria (con perdón)
"Podemos", primer partido en intenciones de voto
Pídele a Tele5 que retire de su programación "El Gran Debate"
Corrupción, indignación y demagogia
"El Manifiesto" consigue desactivar un ataque de hackers
Lo único seguro con Obama: nada fundamental cambiará
El boom especulativo-inmobiliario hace ¡bum, pataplum!
La Mano Invisible, obligada a pedir limosna
El PP quiere deshacerse de la única tele que aún controla
¡Acabemos ya con la Guerra Civil!
Italia: ¿por fin la esperanza?
Zapatero se pone búlgaro y farruco
Los progres y el fútbol: patriotismo descremado
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
1 JAVIER R. PORTELLA
José Antonio Primo de Rivera: el político que amaba la poesía
2 JAVIER R. PORTELLA
El Homo festivus se casa (consigo mismo)
3 En defensa de los hispanohablantes en España
4 La cabaña noruega de Wittgenstein
5 SERTORIO
¿Ciberpiratas rusos?



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |