''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 23 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
Sacar los tanques

JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liquidar el «régimen del 78»

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Cada día peor (o mejor…, según se mire)

Empieza a implosionar el sistema capitalista

Wall Street durante el crack de 1929.

Decir que en estos días estamos asistiendo a un colapso del sistema financiero es muy poco decir. En realidad, presenciamos el primer indicio de eso que el gran teórico incorrecto francés Alain de Benoist venía advirtiendo desde hace años: que el final del sistema capitalista no sería explosivo, sino implosivo; es decir, que se iba a derrumbar sobre sí mismo, senda en que ya lo precedieran los comunistas. Como en el caso ruso, nadie esperaba que el punto de fractura se presentara tan de improviso, pues las previsiones menos optimistas lo situaban no antes de transcurridos unos cien años.
JUAN RAMÓN SÁNCHEZ CARBALLIDO

8 de octubre de 2008
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

JUAN RAMÓN SÁNCHEZ CARBALLIDO

Decir que en estos días estamos asistiendo a un colapso del sistema financiero es muy poco decir. En realidad, presenciamos el primer indicio de eso que el gran teórico incorrecto francés Alain de Benoist venía advirtiendo desde hace años: que el final del sistema capitalista no sería explosivo, sino implosivo; es decir, que se iba a derrumbar sobre sí mismo, senda en que ya lo precedieran los comunistas. Como en el caso ruso, nadie esperaba que el punto de fractura se presentara tan de improviso, pues las previsiones menos optimistas lo situaban no antes de transcurridos unos cien años.

A diferencia del desmoronamiento soviético, sin embargo, aquí parece imponerse la sensación de que no ocurre nada. Casi nada, que diría el castizo: desde fechas recientísimas se puede afirmar con rigor la inviabilidad del sistema capitalista, una inviabilidad que pone de manifiesto su incapacidad para sostenerse a largo plazo sin el apoyo de papá Estado, ese gran Leviatán que los liberales aborrecen y al que atribuían la extensa nómina de nuestros males cotidianos.
 
Uno mira a su alrededor, compra la prensa y hasta consulta a los amigos que acertaron a matricularse en Económicas para buscar una respuesta a la cuestión que verdaderamente importa: y ahora, qué. La conclusión llama a la perplejidad: ahora nada. La teoría del libre mercado ha quedado falseada por la experiencia, pero hemos decidido seguir adelante como si funcionara correctamente, como si la ficción de unas fuerzas económicas capaces de suplantar la acción Estado en la búsqueda del bien común (llámese progreso, bienestar o como se quiera) mantuviera incólume su antiguo prestigio. Sin sonrojo, nuestros políticos insisten en el pegajoso motete del valor de las privatizaciones (por ejemplo, Esperanza Aguirre), nuestros empresarios en la fórmula salvadora del abaratamiento del despido (por ejemplo, Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la CEOE), y todos al unísono vuelven sobre las viejas recetas, pero careciendo ya, visto el colapso financiero, de todo poder de convicción en cuanto a su validez teórica, de forma que no les queda sino recrearse al menos en su probada capacidad para infligir sufrimientos gratuitos a las personas y a la sociedad: competitividad (que es sólo un eufemismo para ocultar el rostro siniestro de la explotación capitalista), intensificación de la jornada laboral, moderación salarial, movilidad geográfica y funcional, y un largo etcétera de refinadas técnicas de deshumanización del trabajo.
 
Pero políticos y empresarios están en nómina del Sistema y de ellos no cabría haber esperado nada diferente. Más lamentable es el silencio de la sociedad civil. Silencio de los sindicatos, centrados en la gestión cedida por las empresas de gigantescos fondos de pensiones o en la impartición de cursos de formación subvencionados por el Estado; sindicatos inexistentes en muchas ocasiones como no se cansa de denunciar ante todo el que quiera escucharlo el histórico y gran sindicalista azul Ceferino Maestú. Silencio de los militantes antisistema que, aturdidos por densas vaharadas de humo de cannabis,dedican sus energías a una estéril caza de ectoplasmas para alimentar el mito fundador de su lucha “antifascista”. Silencio de los propios fascistas y neofascistas comme il faut, si es que alguno sobrevive al tiempo o a las seducciones del Sistema, para quienes estaría sonando la hora del desquite con el fracaso técnico de aquellos movimientos políticos de masas del siglo XX (comunismo y liberal-capitalismo) que les hurtaron a sangre y fuego, bajo tempestades de acero, su lugar bajo el sol. Silencio de los ecologistas, en fin, que después de percibir entre los más madrugadores los primeros indicios de alarma ni siquiera han hecho uso de la privilegiada tribuna que les ceden los medios de comunicación internacionales para plantear alternativas políticas globales, contentándose con actuaciones micro centradas en la preservación del hábitat natural de este u otro bicho concreto en peligro de extinción.  
 
Todos, en definitiva, con cara de bobos confiando en que los que mandan, los mismos que han conducido hasta esta situación económica insostenible, nos digan lo que tenemos que hacer, acongojándonos ante la negra perspectiva de que las cosas vayan todavía a peor. A fin de cuentas, pensamos, la cosa no ha sido para tanto. Bien mirado, la tensión entre el mercado y el Estado no es más que una fruslería teórica que sólo afecta a las insondables mentes de los teoretas. Es cierto, sí, que nuestros impuestos estaban destinados a otra cosa que a salvar la cara de quienes han estado jugando con nuestra confianza: a incrementar los ratios de calidad en la sanidad, en la educación, en la seguridad ciudadana, en las infraestructuras viales. Es cierto, también, que nos han robado a dos manos: una por vía de los ahorros colocados en las grandes operaciones financieras, y otra por vía impositiva, pues del bolsillo del contribuyente –y no de una mágica chistera– van a salir los caudales que van a dispendiar los Estados para tapar las goteras de los grandes expertos en inversión. Empero, todo lo vivenciamos con candidez, con una inagotable indulgencia, creyéndolo tal vez un justiprecio por los elevados índices de bienestar y de libertad que el Sistema, graciosamente, nos ha deparado.
 
Quizás esté contenida en esta imagen la auténtica cuestión que debemos plantear: la necesidad de poner en duda si, en efecto, habitamos el mejor de los mundos posibles. Con otras palabras, si este bienestar y esta libertad merecen en realidad todos los sacrificios que se nos imponen: esas jornadas inacabables, esa sucesión de renuncias para llegar a fin de mes, ese dimensionamiento de nuestras familias en función del calado de nuestras nóminas, esa articulación de la vida a imitación de los ritmos y los rendimientos mecánicos de las máquinas.
 
¿No se tratará de una contrapartida demasiada elevada para los bienes que recibimos a cambio? Porque, a fuer de ser conscientes, ¿en qué medida podemos considerarnos hoy individuos verdaderamente libres y prósperos?
 
(Sugerencias para responder: decida previamente el lector si prefiere acudir al socorrido recurso de comparar nuestra época con las de grandes penurias del pasado, o si opta por hacerlo con los horizontes de libertad y de bienestar que la creatividad y la imaginación insitas en nuestra especie ponen al alcance de la mano, a condición de empeñarnos en la tarea de diseñar sin hipotecas del pasado nuestro futuro común.)

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Juan R. Sánchez Carballido
La ofensiva metapolítica.
Lecciones del capitalismo pekinés
La sociedad suicida: ¿Por qué no se habla de ello?
El valor de educar
Seguridad e inmigración: la relación prohibida
Ecos de una manifestación
¿Me basta con lo que tengo?
Hay que atreverse con la cultura “pop”
¿Esto es sólo política-ficción?
Para el bocazas de Martín Prieto
La muerte de un radical
Donde habite el olvido
La bella y la bestia, en un vagón de metro
España, para empezar
El vídeo de Rajoy
Incomprensible nacionalismo
Cualquier cosa menos “progre”.
Una fábula sobre la libertad
Teoría del cambio
No es Prestige todo lo que se hunde
La multa de Telefónica
La CMT ya no es lo que era
La paz del sectario
Sobre un río que suena
El disputado voto de Monseñor Sebastián
Globalización, agricultura y cultura rural
Telecom Italia: la clave está en la red
España se muere (de vieja)
El búnker de la SGAE
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Cataluña es más grande
2 El catalán, dialecto del valenciano
3 SERTORIO
Sacar los tanques
4 SERTORIO
El dedo y la llaga
5 JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |