''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Martes, 17 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella


SERTORIO
Unir no es sujetar


JAVIER R. PORTELLA
Dos sediciosos al trullo

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
TRIBUNA
Hasta a las mejores llega ya el "carnaval cultural"

¿Hacia qué abismo se deslizan nuestras librerías?


Viví los primeros años de mi vida en Alhama, un pueblo de la provincia de Murcia. Mis padres, carentes de formación académica, no crearon ningún tipo de ambiente cultural en nuestra casa. Y, sin embargo, cuando entraba en la librería más céntrica de Alhama –la Lucas Almagro, después rebautizada como Atenea–, me encontraba en sus estanterías con una amplia selección de dos colecciones básicas en el mundo editorial español de las últimas décadas: la Austral de Espasa-Calpe y el libro de bolsillo de Alianza Editorial.
ANTONIO MARTÍNEZ

10 de octubre de 2008
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

ANTONIO MARTÍNEZ

Viví los primeros años de mi vida en Alhama, un pueblo de la provincia de Murcia. Mis padres, carentes de formación académica, no crearon ningún tipo de ambiente cultural en nuestra casa. Y, sin embargo, cuando entraba en la librería más céntrica de Alhama –la Lucas Almagro, después rebautizada como Atenea–, me encontraba en sus estanterías con una amplia selección de dos colecciones básicas en el mundo editorial español de las últimas décadas: la Austral de Espasa-Calpe y el libro de bolsillo de Alianza Editorial.

Cuando hoy vuelvo a esta librería de mi pueblo natal, me encuentro con lo mismo que ocurre en tantas otras pequeñas librerías de toda España: que antes eran librerías y papelerías, pero hoy se han convertido casi exclusivamente en papelerías. Ciertamente, hallamos todavía en ellas algunos libros, sobre todo novedades editoriales y de ediciones de bolsillo. Pero lo que no hay en casi ninguna es esa selección de las grandes colecciones generalistas de antaño en las que un adolescente –como yo hacia 1980– todavía podía encontrarse con los clásicos de la Literatura Universal y con muchos de los libros más importantes del siglo XX.
 
Podría pensarse que este problema está exclusivamente relacionado con el natural declive de los pequeños libreros ante la competencia de los centros comerciales y las grandes librerías, igual que la tienda de barrio ha sido barrida por los supermercados. Y, por supuesto, a la actual cultura audiovisual, tan hostil a la letra impresa, también le corresponde una considerable parte de culpa. Ahora bien: la crisis de las librerías se mueve a un nivel más profundo y, por ello, también más preocupante. No es un problema exclusivo de las pequeñas librerías de siempre. Es que también las grandes librerías de nuestras ciudades presentan unos fenómenos extraños y preocupantes, sobre los que resulta urgente realizar una seria reflexión.
 
En síntesis: nuestras librerías son cada vez más vacuas, más insustanciales, más posmodernas. Los grandes clásicos ocupan un espacio cada vez más marginal. Las colecciones de siempre languidecen y menguan, cada vez menos solicitadas por los clientes: los clásicos castellanos de Cátedra, los breviarios del Fondo de Cultura Económica, Alianza Editorial Ensayo. Las mesas de novedades exhiben un ir y venir incesante de títulos recién aparecidos, que se suceden unos a otros a una velocidad de vértigo. Un día vemos un libro; a las dos semanas, ya no se sabe nada más de él: otra novedad editorial ha venido a arrebatarle su precioso hueco ante nuestros ojos. La calidad media de los nuevos títulos deja mucho que desear. La cultura basura, la literatura de consumo, el fast food cultural y literario, ganan terreno de una manera imparable. Ciertamente, no debemos generalizar: entre lo mucho que hoy se publica, encontramos abundantes títulos de indudable interés. Pero la tendencia que aquí apuntamos no constituye una mera impresión subjetiva y personal. El visitante asiduo que compara las librerías de hoy con las de hace tan sólo quince o veinte años detecta en las actuales unas mutaciones alarmantes. Lo superficial y oportunista campa a sus anchas. Incluso podría decirse que las librerías se infantilizan. Hace un par de años, en la González Palencia de Murcia –gran librería generalista y universitaria de la ciudad–, ¡hasta pusieron un stand con gorras y camisetas!
 
 
Librerías posmodernas y cultura basura
 
Ciertamente, tal infantilización refleja una evolución análoga en la sociedad de la que las librerías de cada época constituyen un fiel reflejo. Las librerías están experimentando un proceso de cambio similar al de muchas editoriales, cada vez más atentas a criterios rabiosamente pragmáticos y economicistas, y crecientemente desvinculadas de su antigua función cultural. Y editoriales y librerías evolucionan como lo están haciendo porque están cambiando también otros elementos e instituciones de nuestra cultura: escuela, instituto, universidad, periódicos, televisión, planes de estudio, oposiciones etc. Es toda una mentalidad, unos valores y un estilo de vida lo que hoy está sufriendo una intensa y rápida transformación. El lector tradicional va desapareciendo poco a poco, reemplazado por el consumidor de productos más o menos literarios diseñados mediante estrategias de marketing. El universitario devoralibros ya casi es una rara avis. Editoriales serias y de solera publican libros de ínfima calidad (¡Espasa-Calpe ha publicado al refritólogo Eric Frattini!). La cultura queda engullida por la lógica del mercado. Se edita para mantener en funcionamiento la maquinaria editorial, más que porque se esté convencido del valor intrínseco de lo que se publica. Los libros entran en el giro absurdo del carnaval cultural posmoderno. Las librerías sólo constituyen un eslabón más en una cadena de sucesivos despropósitos.
 
¿Qué es lo que hoy, en justicia, podríamos pedir quienes deseamos una regeneración del clima cultural que contemplamos? Respecto a las librerías, cosas muy sencillas: que en las pequeñas de barrio y de pueblo siga siendo posible encontrar los grandes libros de toda la vida –es incluso una cuestión de imagen y de prestigio–, y que en las grandes se conserve un fondo editorial permanente de libros clásicos de todos los géneros. Ahora bien: para que esto suceda, es necesario cambiar otros muchos factores adyacentes dentro del universo psicosocial.
 
Sólo si, combatiendo el disolvente espíritu posmoderno, nos reencontramos con el auténtico sentido de la cultura –impulsarnos a emprender un viaje hacia el sentido de la vida–, el mundo de los libros escapará de su actual evolución degenerativa. Las librerías representan un pequeño universo que refleja el estado espiritual de toda una sociedad. Hoy constituyen, cada vez más, un carrusel de títulos cambiantes: lo esencial es el cambio, la velocidad, la sustitución. A nosotros nos incumbe el deber de recuperar su antigua dimensión de permanencia. Y esto sólo será posible si nuestra cultura, hoy bajo el signo del flujo incesante –¡Heráclito, venciste!–, recobra su tradicional centro de gravedad, anclándose de nuevo en el mundo de las cosas intemporales. Es decir, en el mundo de la sabiduría y de la belleza que no pasan.

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


Otros artículos de Antonio Martínez
¿Tienen futuro los periódicos de papel?
El cine de mi niñez
¿Es posible un "Islam de Francia"?
España en el laberinto
Cataluña en el diván
El ajedrez en la escuela
Los desmanes del "pedagogismo"
El demonio de Piketty
El misterio de la entropía académica
¿Igualitarios nuestros tiempos? ¡Por favor!…
¿Tiene Albert Rivera una "eminencia gris"?
¿Por qué están tan mal nuestros alumnos?
¿Qué le queda a España?
Piropos en Nueva York
REQUIEM POR "INFORME SEMANAL"
¿Adiós a la Historia de la Filosofía?
¿Tienen futuro nuestras librerías?
Nuestro tiempo, los actos ejemplares y la muerte de Dominique Venner
¿Debe el mundo "hacerse más pequeño"?
Vivir en los árboles
Por qué la comunicación no basta
Un Bachillerato clásico del siglo XXI
¿A favor o en contra de Las Vegas?
¿Un nuevo horario en el instituto?
¿Neutrinos más rápidos que la luz?
¿Por qué la simpatía entre Franco y Dalí?
¿Qué está pasando realmente en Europa?
¿Necesita Europa un nuevo doctor Mabuse?
¿Deben las baloncestistas usar un atuendo "sexy"?
Lo que nuestros alumnos saben de Rusia
Viena fin de siglo, ¿paraíso perdido?
El mundo celta dentro de la Europa de las regiones
Europa, capital París
¡La hortografia no es kosa del puevlo!
¿Hay que volver a Stonehenge?
La Coca-Cola, ¿bebida sagrada de nuestro tiempo?
¿Sería mejor un mundo sin ovnis?
Zapatero, el orgullo infinito
¿Hay que volver a las viejas enciclopedias?
Empieza otro curso en el instituto
¿Hay demasiada gente sobre la Tierra?
¿Qué significa el mito de la Tierra Hueca?
René Guénon, ¿profeta de nuestro tiempo?
El toro, Cataluña y el alma de España
España en la hora de la verdad
¿Qué debemos hacer con el velo islámico?
¿Por qué nos fascina la interconexión global?
¿Qué había en los ojos de la muchacha afgana?
¿Por qué todo parece estar yendo a peor?
La carrera que yo habría querido hacer
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 La gran mentira del genocidio español en América
2 Un gaditano contesta en "andalú" a una carta en catalán
3 22.000 soldados en alerta permanente. Entre ellos, la Legión
4 Miles de mossos asaltarán cuarteles y comisarías si detienen a Puigdemont
5 JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |