''¿Le interesa este artículo?
¡A sus amigos también!
Mándeselo. (Click aquí.)''

Cerrar
 
Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
 Háganos su página de inicio

 Añadir a favoritos
  

    El Manifiesto. Periódico política y socialmente incorrecto

Hemeroteca 

Quiénes somos 

Contactar 
Lunes, 23 de octubre de 2017 
  SECCIONES     REVISTA EN PAPEL El Manifiesto: Todos los números   Director: Javier R. Portella  
Desventuras sufridas por un progre solidario
Ver más
Lo que somos. Lo que nos mueve

Javier Ruiz Portella

SERTORIO
Sacar los tanques

JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer

JESÚS J. SEBASTIÁN
Liquidar el «régimen del 78»

JESÚS LAÍNZ
No hay nada que negociar con Cataluña

JOSÉ JAVIER ESPARZA
Cataluña: cada vez se ve más clara la trama

PERE SERRAT
El poderío ciudadano frente al golpe de Estado secesionista

JOSÉ VICENTE PASCUAL
¡Ja soc aquí!
Hazte amigo de elmanifiesto.com en Facebook
 Editar un libro
 Autoedición de libros
 Revistas Baratas
 Quiero publicar un libro
Enrique de Ofterdingen

elmanifiesto.com

8 de febrero de 2009
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooRSS Imprimir esta noticia
Enviar a amigos

Un libro que debería permanecer escondido debajo de la almohada es Enrique de Ofterdingen, obra inconclusa de Novalis, cuya juventud permanece intacta a pesar de los embates del tiempo y las modas.

Novalis murió a los 29 años en 1801, dejando inconclusa la que parecía ser una obra monumental, cuya finalidad última era encontrar la « flor azul » de la sabiduría.

Que aún podamos encontrar en ciertas librerías, entre los desechos polvorientos, una buena vieja edición de este libro, nos muestra hasta qué punto estamos aplastados por la basura de las novedades, y cómo obras que pueden enseñarnos son carcomidas por el polvo y el olvido.

« Sólo aquel a quien todo el pasado se le torna presente, consigue descifrar la sencilla ley de la historia. Nosotros sólo llegamos a fórmulas tan complicadas como insuficientes, y ya podemos darnos por satisfechos si hallamos una norma que nos guíe en nuestra breve vida personal », le dice a Enrique un viejo anacoreta, a quien encontró mientras excursionaba por una húmeda cueva, acompañado de mineros.
 
El sabio hombre retirado va más allá y le dice que « el sentido  auténtico de las histiorias humanas tiende siempre a desplegarse tardíamente, y por eso conviene estudiarlas mejor bajo la influencia apacible del recuerdo que no en el fragor de la impresión presente. Los hechos más próximos se ven unidos a los más lejanos por una simpatía que resulta siempre más maravillosa cuanto más superficial se juzgue, a primera vista, su relación »
 
El joven Enrique sueña y la obra transcurre durante un viaje que hace con su madre a la tierra de sus abuelos, llamado por el conocimiento del mundo y la necesidad de escuchar las historias comunes y corrientes que alegran a los viajeros y a los solitarios. Pese a que para los contemporáneos la obra de Novalis puede estar cargada de inútiles florituras, en Enrique de Ofterdingen quienes hablan de poesía son personas sencillas, comerciantes, mineros, contadores de historias. No hay en la proposición del poeta ninguna tendencia al aislamiento  enfermizo, sino la certeza de su necesidad en un mundo de sables y verdades sanguinolentas como las guerras de los cruzados a que hacen referencia envalentonados musculosos.
 
«El poeta aprende a conocer ese instrumento suyo por el ejercicio y la meditación  y acaba por saber exactamente lo que puede hacer de él; y no deberá intentar nunca el ensayo de arrancarle, a la fuerza, mas de lo que da a buen grado (…) Por la audacia de los saltos son admirados los títeres y no los poetas », le dice Klingsor.
 
Klingsor responde a Enrique de Ofterdingen a propósito de la guerra, que « es el caos en estado de agitación. Nuevas partes del mundo y nuevas gentes quieren brotar y surgir de ella. La guerra verdadera es la guerra religiosa, que sólo persigue la destrucción, y en ella se manifiesta en todo su exceso la locura humana. Muchas guerras, y sobre todo las que nacen del odio nacionalista, pertenecen a esta clase», agrega.
 
En los muchos encuentros y diálogos de Enrique con extraños personajes, se destila una ingenuidad cargada de paz y sabiduría, porque está alimentada por el deseo de escuchar y no permanecer anclado en sus dudas para siempre. Durante la historia se va definiendo esa enfermedad que es la poesía, cuyo virus es una misión de belleza y hondura, según Novalis. Pese a que dos siglos nos separan de esta obra, es evidente que el poeta sigue siendo un « enfermo ».
 
Ante tanta belleza y sabiduría « anacrónicas » no me ha quedado más alternativa que comprar varios ejemplares de esta empolvada edición de Austral vendida en saldo, para regalar a los amigos que muestan a veces una peligrosa proclividad hacia « lo nuevo », olvidando que la juventud sólo existe cuando deja de serlo.
 
Confieso que a la lectura de los poetas jovenes actuales, prefiero la de los poetas jóvenes ya muertos desde hace tiempo, entre quienes se encuentra Novalis, uno de los que no envejecerá nunca, como no envejecen los cuentos ni el amor.
                          
                                                            (México. 1983. Textos nómadas)
 
---------
* Novalis. Enrique de Ofterdingen. Traduccción de Germán Bleisberg. Colección Austral. Espasa Calpe. Buenos Aires. Argentina. 189 páginas.
 
 

¿Te ha gustado el artículo?
¡Dilo en tus redes sociales! ¡Ayuda a promover El Manifiesto!

Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  
  Enviar a Meneamé


COMENTARIOS
miércoles, 11 de febrero de 2009

TEXTOS NOMADES:Enrique de Ofterdingen

Noble y verdadero es evocar a Novalis, actualísimo para quienes cortejan el sentido der la eternidad, Novalis es una confluencia de sinfronías atemporal y metahistórica; inefable puente entre Pitágoras La piedra es música cristalizada y Nerval El espíritu crece detrás de la piel de la piedra con su La piedra es espíritu dormido. Puente entre El Estupor del Mundo oCruzado Incruento que en su Il Novelino, retoma la parábola del padre y los tres anillos, y Bocaccio que incluye a Melkisedec, y Melñdenson, y Guenón, y Schuon con la única solución estética como quería Federico II, El Cruzado Incruento para el conflicto actual en el medio oriente...

# Publicado por: mario césar ingénito (mar del plata-buenos aires-argentina)
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  Localidad:  
  E-mail (*):  
  Clave (*):
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado, si no lo está pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
 
  Titulo:  
  Comentario:
* La extensión máxima de los comentarios es de 1.500 caracteres. La página está destinada a efectuar comentarios puntuales y no a desarrollar largos artículos que nadie ha solicitado.
 
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website Elmanifiesto.com tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de Elmanifiesto.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Elmanifiesto.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Darse de baja del boletín
Ir a Portada
Páginas culturales
Lejos de Itaca
Un país raro
José Vicente Pascual
1 Cataluña es más grande
2 El catalán, dialecto del valenciano
3 SERTORIO
El dedo y la llaga
4 Anteproyecto de la nueva Constitución que preparan PP y PSOE
5 JAVIER R. PORTELLA
En España empieza a amanecer



Revistas Baratas


http://www.elmanifiesto.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Quiénes somos | Contactar |